Download 1 Bernardo Alberto Houssay 10 abril 1887 Buenos Aires – 21

Survey
yes no Was this document useful for you?
   Thank you for your participation!

* Your assessment is very important for improving the work of artificial intelligence, which forms the content of this project

Document related concepts

Bernardo Alberto Houssay wikipedia, lookup

Gerty Cori wikipedia, lookup

Arturo Rosenblueth Stearns wikipedia, lookup

Transcript
Bernardo Alberto Houssay
10 abril 1887 Buenos Aires – 21 septiembre 1971 Buenos Aires
Houssay, Profesor de Fisiología y Director del Instituto de Fisiología de la Facultad de Ciencias
Médicas de la Universidad de Buenos Aires desde 1919, compartió la esperanza en el gobierno surgido
de la revolución del 4 de julio de 1943 y asesoró al interventor de la Facultad de Ciencias Médicas, el
abogado Eusebio Gómez.
Junto a otras figuras entrevistó al Presidente Pablo Pedro Ramírez quien les manifestó la voluntad de
rectificar su política externa e interna. En procura de ese consenso, ciudadanos “pertenecientes a
diversos sectores de la vida nacional” se movilizaron apelando a la ciudadanía mediante una
“Declaración sobre democracia efectiva y solidaridad latinoamericana” que publicaron en los diarios
del viernes 15 de octubre de 1943 reclamando “democracia afectiva por medio de la aplicación de la
Constitución nacional” y “solidaridad americana por el leal cumplimiento de los compromisos
internacionales”.
Contra lo esperado, la declaración provocó una crisis de gabinete y los ministros “democráticos”
fueron reemplazados. El nuevo Ministro de Educación y Justicia, miembro de la Academia Argentina
de Letras, Gustavo Martínez Zuviría, más conocido por su pseudónimo literario Hugo Wast, dejó
cesantes a los firmantes de sus cargos oficiales, entre ellos a Houssay de la cátedra de fisiología y la
dirección del Instituto de Fisiología así como Vicepresidente de la Comisión Nacional de Cooperación
Intelectual y Presidente de la Asociación Argentina para el Progreso de las Ciencias.
En esa última clase escuchada por más de 2000 personas, Houssay sólo habló de fisiología. Luego,
manteniendo su entereza, se despidió en su oficina redactando las palabras que, desde entonces,
presidieron su mesa de trabajo.
Amor a mi patria
Amor a la libertad
Dignidad personal
Cumplimiento del deber
Devoción a la ciencia
Respeto a la justicia y a mis semejantes.
Afecto a los míos, parientes, discípulos y amigos
Octubre de 1943
BA Houssay
A la noticia de la expulsión, en las primeras horas de la tarde del lunes siguiente al fatídico viernes,
Miguel F. Laphitzondo, Carlos Sauberan, Fernando Capdevielle y Pablo Perlender de la Fundación
Sauberan, visitaron y ofrecieron a Houssay los recursos para solventar la continuidad de sus
investigaciones.
Con esos recursos, a los cinco meses de la expulsión de la Facultad de Ciencias Médicas, Houssay
superó la incidencia reiniciando, el 14 de marzo de 1944, las
investigaciones: “Estamos trabajando en un pequeño laboratorio
privado, en investigación científica y sin provechos materiales
de ninguna clase. Los recursos son escasos de aparatos, drogas,
animales y bibliografía. Mis colaboradores son Eduardo Braun
Menéndez, Virgilio Foglia, Juan T. Lewis y Oscar Orías, es
decir, los mejores fisiólogos que hay en la Argentina”,
informaba Houssay al fisiólogo Arturo Rosenblueth.
En la escalinata de la casa posaron ese día de la inauguración:
de izquierda a derecha, Eduardo Braun Menéndez, Oscar Orías ,
Houssay, Juan T. Lewis, detrás, Carlos Martínez, Roberto M.
2
Pinto, Virgilio Foglia, Guillermo Sara y Antonio Bernaldes, que sería encargado del edificio.
En la memoria del primer año Houssay afirmó: “Este Instituto es una de las iniciativas más
importantes realizadas en nuestro país para establecer un centro de investigaciones científicas
desinteresadas, de carácter privado e independiente de los recursos y la dirección del gobierno o de sus
dependencias”.
También dando pleno cumplimiento a lo anunciado, Houssay inició la redacción del prometido libro de
texto con Orías, Hug, Foglia, Lewis, Braun Menéndez y Leloir que terminaron en el plazo del año:
“Fue entonces cuando decidimos escribir el texto Fisiología Humana confiando al papel impreso la
vocación didáctica que no podíamos ejercer de palabra”, recordará Braun Menéndez. En junio de 1945,
la editorial ‘El Ateneo‘ publicó Fisiología humana, dedicado a la Fundación Sauberan, prontamente
traducida al inglés por la editorial norteamericana McGraw Hill.
Pero las dinámicas eran independientes y, el 19 de octubre de 1945, Oscar Stoppani informaba al hijo
Andrés becario del British Council en Cambridge: “Perón que estuvo dos días en Martín García sacado
por Ávalos, y a instancias del pueblo que lo reclamaba, se presentó en los balcones de la Casa de
Gobierno ayer por la noche donde la gente en la plaza ha estado desde las 5 de la mañana hasta las 12
de la noche y desde allí se dirigió a la gente manifestando que había pedido su retiro del Ejército para
dedicarse a la campaña política. Hoy ha sido un día de paro general, pero todo en orden”.
Sobre ese acontecimiento Houssay escribía el 29 de octubre al fisiólogo brasileño Carlos Chagas:
“Entre los militares hubo un movimiento para suprimir a Perón. Consideraban que el gobierno no
debía emplear todos sus recursos para imponer su candidatura. Ese nuevo gobierno me invitó a ser
Ministro de Justicia e Instrucción Pública, diciendo que buscaban elecciones libres y sin presión del
Gobierno. Me negué mientras siguiera la dictadura militar, es decir Farrell y otros. En los días
siguientes, las reparticiones públicas, Secretaría de Trabajo y Previsión y la Policía y matones pagos
interrumpieron el trabajo y provocaron una huelga de trabajadores, 60.000 personas de lo más rotoso y
vagabundo que existe, las cuales cometieron excesos en todas las ciudades, protegidos por la Policía.
Se volvió al gobierno anterior y sigue la dictadura y la máquina de Perón”.
En febrero de 1946 culminó la transformación política que consagró presidente al General Juan
Domingo Perón.
El Poder Ejecutivo Nacional promulgó el Decreto Nº 7.966 dejando sin efecto los estatutos de las
universidades nacionales que fijaban un límite de edad a los profesores titulares para continuar en el
ejercicio de la cátedra. En septiembre de 1946, el Delegado Interventor de la Facultad de Medicina
dispuso, de oficio, la jubilación de Houssay tras más de treinta años de docencia universitaria.
En noviembre de 1946, Houssay retornó al Instituto de Biología y Medicina Experimental que había
estado a punto de clausurar pues era imposible mantenerlo junto al Instituto de Fisiología. Sólo la
energía de Braun Menéndez había logrado disuadirlo.
También emulando al maestro, Oscar Orías había regresado a Córdoba y fundado, el 5 de octubre de
1946, el que sería Instituto de Investigaciones Médicas Mercedes y Martín Ferreira.
En septiembre de 1947, la Academia Carolina de Suecia anunció el otorgamiento del Premio
Nobel de Fisiología y Medicina: “El concejo docente del Instituto Carolino decidió otorgar la
mitad del Premio Nobel de Fisiología y Medicina 1947 al profesor Carl Cori y a la doctora
Gerty Cori “por su descubrimiento del proceso de conversión catalítica del glicógeno” y la otra
mitad al profesor Bernardo Houssay “por su descubrimiento del papel desempeñado por la
hormona de la parte anterior de la pituitaria en el metabolismo del azúcar”.
El discípulo Virgilio Foglia recordaba el mutismo del gobierno: “Grande fue, sin embargo,
nuestra sorpresa al observar el silencio oficial en estas circunstancias, la escasa publicidad por los
medios habituales y la dificultad o prohibición de homenajes públicos. Ni siquiera se pudo pasar el
noticiero de cine mostrando los actos de entrega del premio en Estocolmo”.
3
Nuevamente, el modelo de Houssay fructificó cuando Leloir, a su regreso de Cambridge,
reinició las investigaciones en el instituto: “Un cuarto, una heladera y unas pocas pipetas”. En ese
mismo mes en Rosario, también en el alborozo por el Premio Nobel al maestro, fue fundada la
Asociación Rosarina para el Fomento de la Investigación Científica (ARFIC) que, el 4 de diciembre,
inauguró el Instituto de Investigaciones Médicas (IIM) dirigido por el discípulo Juan T. Lewis.
Tras el regreso a Buenos Aires desde Estocolmo, silenciado por la prensa y desconocido por los
funcionarios y las instituciones gubernamentales, Houssay sólo fue homenajeado, el 14 de mayo
de 1948, por la Asociación Médica Argentina.
El ostracismo sólo cesó en octubre de 1955 cuando retornó a la facultad que había debido
abandonar hacía nueve años: “En esta hora de responsabilidad cívica es un deber de todo
universitario prestar ayuda en la reconstrucción de la universidad”, respondió Houssay a Nerio
Rojas, Delegado Interventor de la Facultad de Ciencias Médicas, que había dispuesto su
reincorporación.
Bibliografía
Barrios Medina, A. y Paladini, A. C., Escritos y Discursos del Dr. Bernardo A. Houssay,
EUDEBA, Buenos Aires, 1989
Cereijido, Marcelino, La nuca de Houssay La ciencia argentina entre Billiken y el exilio, Fondo
de Cultura Económica, México, 1990
Dosne de Pasqualini, Christiane, Quise lo que hice Autobiografía de una investigadora
científica, Leviatán, Buenos Aires, 2007
Foglia, V. G. y Deulofeu, V. (Editores), Bernardo A. Houssay Su vida y su obra 1887-1971,
Academia Nacional de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales, Buenos Aires, 1981
Pasqualini, Rodolfo Q., En busca de la medicina perdida, Editorial de Belgrano Universidad de
Belgrano, Buenos Aires, 1999