Download “ADORACION Y SERVICIO, DOS GRANDES DEMANDAS DE DIOS

Survey
yes no Was this document useful for you?
   Thank you for your participation!

* Your assessment is very important for improving the work of artificial intelligence, which forms the content of this project

Document related concepts
no text concepts found
Transcript
“ADORACION Y SERVICIO, DOS GRANDES DEMANDAS DE DIOS”
“Entonces Jesús le dijo: Vete, Satanás, porque escrito está: Al Señor tu Dios
adorarás, y a él sólo servirás” Mateo 4:10.
“Díjole entonces Jesús: Apártate, Satanás, porque escrito está: “Al Señor tu
Dios adorarás y a Él solo darás culto.” Versión Nacar Colunga.
Tres poderosas tentaciones
Comienzo del ministerio del Señor Jesucristo en el monte de la tentación, el
Señor tenía 30 años cuando da inicio a su poderoso e inigualable ministerio, el
Espíritu Santo lo lleva a un monte para consagrar su vida al Padre que lo envió
(no se sabe con exactitud cuál es ese monte pero muchos creen que podría ser
el monte Quarantania cerca de Jericó). El ayuna 40 días, y al final de los 40
días el diablo se presenta con toda su sutileza y fuerza seductora para tentarlo
en tres ocasiones, al tentarlo pretendía que Jesús cayera en desobediencia y no
pudiera cumplir su propósito aquí en la tierra, en las tres oportunidades Jesús
lo venció con el poder de la palabra de Dios; el “…escrito está…” fue su gran
arma de victoria sobre el enemigo.
La tercera tentación fue la más fuerte y la más seductora “todo esto te daré si
postrado me adorares”, oferta que difícilmente un mortal pueda rechazar, la
respuesta de Jesús fue abrumadora, decidida, clara, firme, tajante y desarticuló
totalmente las pretensiones del diablo; “al Señor tu Dios adorarás y al solo
servirás”, frase que estaba registrada en Deuteronomio 10:20 (en ese pasaje
del libro del antiguo testamento se traduce la palabra “temerás” por
“adorarás”).
Dos grandes demandas de Dios
Esta frase no solo es un golpe certero al diablo y sus malvadas pretensiones
sino que resume también dos grandes demandas de Dios para los que son sus
hijos, su pueblo; adorarlo y servirlo. Dos exigencias que se revelan claramente
en toda la escritura, de hecho el primer mandamiento está sujeto al amor que
debemos tener a Dios (Deuteronomio 6:5, Mateo22:37, Lucas 10:27), amar
a Dios y adorarlo es la primera demanda divina.
Adoración= “honra y reconocimiento que se la da a Dios en razón de lo que
Él es en Sí mismo, alabanza y exaltación a Dios de parte de su pueblo y de
todos aquellos que experimentan sus beneficios y bendiciones”, del griego
EUSEBEO “piedad”, PROSKUNEO (PROS “hacia” y KUNEO “besar”)
significa “hacer reverencia, dar obediencia, homenaje, amar con devoción”.
Servicio= ““acción por la cual el creyente en el evangelio presta un servicio
a la obra de Dios. Dedicación, acto de ministrar, servicio voluntario al
soberano. Prestar servicios en la iglesia, diametralmente opuesto al deseo de
la mayoría de los seres humanos de recibir siempre beneficios y ser
servidos”. Hebreo SHARAT “ministrar en el templo”, ABAD; “cultivar,
esclavizar, trabajar” y en el griego lee DIAKONIA; “servicio, ministrar,
socorrer, distribuir, quehacer, un sirviente” otra palabra es LEITOURGUIA
“servicio, ministrar en el santuario, prestar un servicio, servir en el culto” y
también lee EUEGERSIA; “buen servicio, trabajo bien hecho, prestar
beneficios, obra de mano”.
No solo adoradores sino también servidores
Existe mucha gente en la iglesia que ama a Dios profundamente de todo
corazón, los eternos enamorados de Dios, los grandes adoradores, pero no son
activos servidores del Dios que dicen tanto amar, como dijo Jesús “Porque
llamáis Señor, Señor y no hacéis lo que yo os mando” Lucas 6:46 y “si me
amáis guardad mis mandamientos” Juan 14:15. No prestan servicios en su
preciosa obra, son pasivos, descuidados y hasta flojos, dejan que otros lleven
la carga de la obra. Otros, no obstante, son muy activos en la obra, trabajan
mucho, son los que siempre “se ven en la obra”, los que mucho trabajan y
poco descansan, pero no hacen las cosas por amor sino por otras motivaciones,
son “activistas religiosos”, trabajan al ojo, otros para ser vistos, otros para
hacer méritos para ser accedidos de cargos, otros en busca de fama y aplausos
etc.
Jesús es el más grande ejemplo de servicio como el mismo lo dice; “Como el
Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida
en rescate por muchos” Mateo 20:28, pero servir a Dios, es también servir a
los demás Hebreos 6:1 Gálatas 5:13. Debemos servir con alegría y gozo no
con indiferencia y
Romanos 12:11).
mucho menos con “la cara larga” (Hechos 20:19,
El primero de estos mandamientos está relacionado con el más profundo
sentimiento que puede experimentar el ser humano; el amor a Dios, y el
segundo con la acción que lleva a servir a Dios de todo corazón por el amor
que se le profesa. Debemos amar a Dios con todo el corazón, buscarle,
adorarle en espíritu y verdad pero también servirle con ahínco, fuerza y
pasión.
Culminación
“Al Señor tu Dios adorarás, y al solo servirás” no es solo una frase de
respuesta a la fuerte tentación del diablo y un golpe potente en las mandíbulas
de satanás, el gran “ángel caído”, sino también una arenga, una máxima, una
ordenanza, una exhortación, un mandamiento, una demanda doble para todos
nosotros los creyente en el Señor Jesucristo. Amén, que así sea.
Related documents
Descargar - Juntos Por Siempre
Descargar - Juntos Por Siempre
1er PROPOSITO - Ministerio Nueva Vida
1er PROPOSITO - Ministerio Nueva Vida