Download La Parola della Madre nella Consulta del 2008

Survey
yes no Was this document useful for you?
   Thank you for your participation!

* Your assessment is very important for improving the work of artificial intelligence, which forms the content of this project

Document related concepts
no text concepts found
Transcript
Consulta de la Confederación Exalumnas/os de las FMA
Resonancias al tema del Centenario
Las manos en el mundo, las raíces en el corazón
12 de Enero de 2007
Sor Antonia Colombo
Querida Carolina Fiorica, Presidente de la Confederación Mundial Exalumnas/os de las FMA,
queridas consejeras y Consejeros,
con gran alegría estoy hoy aquí con vosotros, junto a Sor María de los Angeles Contreras,
Responsable - en el Consejo general - del ámbito de la Familia salesiana y a Sor Maritza Ortiz,
Delegada Mundial de la Asociación Exalumnas/os de las FMA para el encuentro de la Consulta de
la Confederación, convocada en cumplimiento al artículo 11 del Estatuto de la Confederación según
las finalidades allí precisados.
Según el programa, inmediatamente después, tendremos un encuentro de los dos Consejos
generales: – el de las Hijas de Maria Auxiliadora y el de la Confederación Mundial Exalumnas/os.
Ambos consejos se encaminan hacia el término de su correspondiente mandato. Queremos
prepararnos juntos para pasar la antorcha a quienes vendrán después de nosotros.
En calidad de representante del instituto de las FMA he sido invitada a expresar mis resonancias al
tema elegido para celebrar el Centenario de la asociación: Las manos en el mundo, las raíces en el
corazón: Lo hago con mucha alegría y gratitud.
Cuando las raíces están en un corazón habitado por Dios y las manos disponibles para la misión que
Él nos confía, se enciende una pequeña luz de esperanza.
Impresiona siempre observar el Coliseo iluminado en ocasiones particulares, por ejemplo, cuando
se suspende la pena capital a un condenado a muerte. Creo que si el Coliseo se pudiera iluminar
cada vez que las exalumnas y exalumnos dan una señal de esperanza en el mundo, los faros siempre
estarían encendidos! No se trata de gestos llamativos, sino de pequeñas luces capaces de alimentar
una gran esperanza.
¡Y cuántas luces habéis encendido a lo largo de vuestro camino durante estos cien años! A menudo
en el silencio, lejos de los reflectores del palco, pero siempre desde la perspectiva de servir a la
vida. El camino de la asociación en su recorrido centenario ha conocido una progresiva
concretización de la esperanza!
Las exalumnas y exalumnos tienen cada vez más las manos en el mundo. Son conscientes de su
misión de laicos/as ocupados en la humanización de los jóvenes y valorizan la dimensión de
internacionalidad de la Asociación para hacerse presentes allí donde hay una vida humana por
defender, un dolor por aliviar, una dignidad femenina por promover. Obran en red con asociaciones
de voluntariado activándose por una solidaridad sin fronteras. El proyecto “Ni uno solo menos”
ONLUS, promovido por la Asociación para apoyar especialmente las acciones educativas en favor
de los niños y de la joven mujer, creo que en este momento es un gran árbol (una encina) que está
dando frutos maduros.
La conciencia de ser un grupo eclesial laical con una especifica vocación en interacción con otros
grupos de la Familia salesiana, ha fortalecido en el tiempo un proceso hacia la autonomía. La sede
situada en la Via Gregorio VII de Roma, es una expresión simbólica del proceso y constituye un
punto de apoyo, de referencia y de encuentro a nivel mundial para la gestión de la asociación. La
casa de acogida y espiritualidad de Castelnuovo Nigra es un ulterior paso en esta dirección. Ésta
representa un techo y un corazón del que se irradia la espiritualidad laical salesiano-mornesina
asumida desde hace tiempo como programa de la asociación.
La petición cada vez más explícita por parte de muchos laicos y laicas de compartir con los
religiosos y las religiosas no sólo las actividades, sino la espiritualidad y la misión del Instituto es
hoy una confortadora novedad presente en la Iglesia.1 La Familia querida por don Bosco está en las
mejores condiciones para este compartir en un contexto complejo - globalizadoo en sus ofertas
positivas, pero fragmentado en los valores que ofrece y que nos exige unir nuestras fuerzas para
converger hacia la misión de educar a las/los jóvenes.
Las situaciones nuevas que la realidad actual presenta, requieren respuestas nuevas capaces de
promover una cultura alternativa respecto a la cultura dominante, que a menudo tiene otras
finalidades y presenta modelos de vida demasiado alejados del reconocimiento, no sólo verbal, de la
dignidad de la persona y de sus derechos inalienables.
La presencia de la Familia salesiana en el mundo constituye una red internacional animada por el
mismo espíritu y estilo de vida en la que se puede intercambiar experiencias educativas realizadas
incluso en ambientes multiculturales y multireligiosos a causa de la emigración. La posibilidad de
que muchas personas podamos compartir la misma espiritualidad y tener interlocutores eficaces a
nivel de los organismos en los que se deciden las políticas juveniles, nos anima a ser audaces y
creativos.2
El tema del Centenario indica el camino a través del cual se abre el futuro de la Asociación. Es el
camino del Sistema preventivo inculturado en la realidad de hoy para formar y formarnos según el
programa de don Bosco: “Buenos cristianos y honestos ciudadanos”.
En este mismo año nuestro Instituto se prepara a celebrar el CG XXII focalizando la dimensión de
signo para testimoniar concretamente el amor preveniente de Dios, especialmente a las jóvenes
generaciones. Podemos ofrecer juntos una señal más clara, legible y conjunta de este amor,
promoviendo una cultura de la vida humana en la línea de la comunión y la solidaridad.3
Las manos en el mundo para promover la dignidad y la ciudadanía desde una óptica evangélica, han
alentado realizaciones por parte de la asociación y constituyen una invitación a una mayor osadía en
el futuro. Siempre y cuando no se desatiendan las raíces que están en un corazón habitado por Dios.
El logo del Centenario subraya la reciprocidad de estas dimensiones. En sintonía con vuestra
propuesta y en perspectiva de futuro, querría ahora poner en evidencia la importancia de algunos
aspectos presentes en los objetivos del centenario y que quizás nos puedan unir para un compromiso
común.
* A la escucha de la Palabra. Como sabéis, en este año 2008, se celebra el Sínodo de los Obispos
sobre la Palabra de Dios, con la intención de "favorecer el redescubrimiento, lleno de asombro, de
la Palabra de Dios que está viva, como espada afilada, eficaz, en el corazón mismo de la Iglesia, en
su liturgia y en su oración, en la evangelización y en la catequesis, en la exégesis y en la teología,
1
Cito como ejemplo el reciente documento de la Congregación para la Educación Católica, Educar juntos en la Escuela
Católica. Misión compartida entre personas consagradas y fieles laicos, Roma, Librería Editorial vaticana, 2007.
2
El inicio de una Oficina de Derechos Humanos en Ginebra, por parte de nuestro Istituto, quiere ser un signo en esta
dirección.
3
En algunos casos los grupos laicales de la Familia de Don Bosco han asumido responsablemente el carisma salesiano,
continuando la obra educativa dejada por los SDB o por las FMA; en muchos otros casos se colabora recíprocamente.
Las Evaluaciones trienales postcapitulares non han confirmado esta orientación. Las exalumnas/os, particularmente,
piden ser cada vez más corresponsables en a obra educativa, de la inculturación del carisma. Tal petición es para
nosotras una llamada a favorecer la comprensión de la riqueza de cada estado de vida, a vivir nuestra específica
vocación dejándonos interpelar por el compromiso de los laicos en el camino de la santidad.
2
en la vida personal y comunitaria"4. Maria de Nazareth es maestra, madre, modelo viviente de todo
encuentro personal y comunitario con la Palabra, que ella acoge, medita y traduce en servicio de
caridad en la existencia de todos los días.5
Don Bosco, Maria Mazzarello, todos los santos de la Familia salesiana, también los que
encontramos en nuestro diario caminar, se han dejado tomar por mano de María. Cuanto más los
tiempos son difíciles, tanto más la guía de esta Madre nos ayuda en el discernimiento de sus
desafíos esenciales.
La escucha de la Palabra con Maria nos ayuda a no temer la periferia del mundo, a redescubrir el
fascinador compromiso del anuncio explícito de Jesús y su mensaje de salvación.6
En nuestras realidades salesianas hay muchas loables iniciativas para favorecer la escucha de la
Palabra. La casa de espiritualidad de Castelnuovo Nigra, en el 2008 preve semanas de
espiritualidad, laboratorios de catequesis y un curso de ejercicios espirituales. Podríamos,
sucesivamente, realizar una experiencia juntos: exalumnos/as y FMA.
* Dar nuevo impulso a la espiritualidad salesiano mornesina desde la óptica del Sistema
preventivo. El espíritu de familia es el clima en que florece y crece. La atención a la persona, la cura
de las relaciones, el desarrollo de la comunión en la reciprocidad, la formación del corazón
constituyen no sólo un itinerario para el fomento de cada persona,sino para la apertura a Dios y a
los otros. El corazón solidario, capaz de compartir se forma en este taller vital que es el espíritu de
familia.
Vuestra Asociación ha puesto en evidencia el estilo mornesino de la espiritualidad vivido por
Exalumnos/as. Se trata de un énfasis que evoca aquellas jóvenes mujeres, futuras FMA, que
inculturaron en femenino el Sistema Preventivo de don Bosco en Mornese. Apropiarse nuevamente
de este mismo estilo nos permite sentirnos en continuidad con todas las personas que a lo largo del
tiempo han recibido esta herencia.
El Aguinaldo del Rector Mayor para este año 2008 indica campos concretos de acción para
enfrentar los desafíos actuales con el tesoro del carisma salesiano, animados por la pasión del Da
mihi Animas.
Quisiera subrayar la urgencia de educar en una óptica de no exclusión que comporta el
reconocimiento de los derechos humanos de cada persona y su promoción a partir de los últimos,
expresando en acciones concretas la opción del carisma salesiano de optar prioritariamente por
las/los jóvenes más pobres.
* Juntos para darle un rostro a la esperanza. El optimismo salesiano se apoya sobre la fe en la
Providencia que sustenta el mundo y lo orienta hacia un destino de resurrección. No hace falta citar
las estadísticas de los expertos para estar informadoos sobre las situaciones de muerte presentes en
el mundo. Los medios de comunicación, lamentablemente nos tienen acostumbrados a la crónica
negra, sin una luz al final. Pero una mirada atenta, educada en la escuela de la Palabra y la
espiritualidad salesiana, sabe divisar un vislumbre de esperanza en las situaciones-límite.
Los Exalumnos y xalumnas no se conforman con mirar. Saben que no basta con conservar limpias
las manos, si luego estas manos permanecen dentro de los bolsillos - según una conocida expresión
de don Milani. La palabra de Dios se traduce en palabras y gestos humanos que ofrezcan apoyo y
defensa a la vida que nace, a las familias que deben custodiarla y desarrollarla, a las instituciones
educativas cuya voz es a menudo desoida y sin embargo echada en falta, hasta el punto de hablar de
emergencia educativa.
4
Prefazio de los Lineamenta.
Cf. Lineamenta, n° 12.
6
Cf CONGREGACIÓN PARA LA DOCTRINA DE LA FE, Notas doctrinales sobre algunos aspectos de la
Evangelización, n° 13.
5
3
Si los grupos de la Familia salesiana alimentamos la pasión del Da Mihi Animas, podemos encender
una luz de esperanza capaz de dar testimonio, especialmente a las jóvenes generaciones, del amor
preventivo de Dios hacia todos sus hijos e hijas.
Algunos posibles ámbitos de recíproco compromiso.
- Movilidad humana. Benedicto XVI dedicó el mensaje para el Día mundial del migrante y del
refugiado que se celebrará mañana, 13 de enero, a los jóvenes emigrantes. Muchos de ellos son
niños/as y adolescentes. A menudo se trata de chicas, más fácilmente víctimas de explotación, de
chantajes morales y abusos de todo género. Es difícil para ellos mirar con confianza hacia el futuro.
La situación del tráfico de los seres humanos ha sido tomada en consideración a través de una
declaración conjunta de los Superiores generales USG/UISG y de la Caritas international, en el
pasado mes de noviembre. La declaración fue firmada por el Presidente USG, don Pascual Chávez,
de la Presidente UISG, suor Amelia Kawaji, y del cardenal Oscar Andrés Rodríguez-Maradiaga,
Presidente de la Caritas international. En esta declaración se reconoce que el tráfico de los seres
humanos es uno de los más graves atentados a la dignidad y a los derechos de las personas y se
hace, por tanto, un llamado a trabajar juntos para su contraste y erradicación.
A los 60 años de la Declaración universal de los Derechos humanos (1948) comprobamos que su
reconocimiento efectivo todavía está lejos de ser una realidad para cada persona.
* ¿Qué acción común podríamos proponernos en el campo de los Derechos humanos, en particular
de los jóvenes emigrantes y de la mujer en clave educativa?
* ¿Cuáles oportunidades formativas podemos prever para prepararnos juntos a una misión educativa
en las situaciones inéditas en que vivimos?
- Educación a la Paz. El mensaje de Benedicto XVI para la Jornada de la Paz 2008 vuelve a
reclamar la importancia de promover la paz a partir de la familia como condición para promover la
paz a nivel de la gran familia humana.
* ¿La fragilidad de la institución familiar no podría unirnos para promover alguna acción en favor
de la familia, desde los contextos donde estamos?
¿* De qué manera podemos favorecer la educación a la paz en la enseñanza, en los lugares de
trabajo, en la catequesis y en la pastoral?
- Atención a la mujer. En ocasión del XX° aniversario de la encíclica Mulieris dignitatem (1988), el
Pontificio Consejo de los Laicos se propone encaminar una reflexión, a la luz de la revelación
bíblica, sobre los nuevos paradigmas culturales y sobre las dificultades que la mujer católica debe
enfrentar para vivir su propia dignidad y para colaborar en una fecunda reciprocidad con el hombre
en la construcción de la Iglesia y de la sociedad.
* ¿De qué manera podemos insertarnos en este debate y, sobre todo, cómo podemos responder a las
situaciones que llaman en causa nuestra responsabilidad de mujeres junto a otras mujeres?
Las manos en el mundo, las raíces en el corazón constituyen palabras síntesis para el futuro de la
Asociación. La gran esperanza de la resurrección de Jesús y de la recapitulación de todas las cosas
en Él, se nutre de pequeñas esperanzas que sabemos suscitar en los lugares de nuestra cotidianidad,
con la coherencia y fidelidad al mensaje del amor que Jesús nos ha demostrado, con la
disponibilidad al servicio del Reino de Dios allí donde El nos llame.
4
La encíclica de Benedicto XVI sobre la esperanza se concluye con un párrafo sobre Maria, Estrella
de la Esperanza.7 Dejamos que resuenen también en nuestro corazón las palabras del ángel a María:
No temas. Y el nuevo siglo de vida que se abre para la Asociación será rico de las sorpresas de
Dios.
7
BENEDICTO XVI, Carta Encíclica Spe Salvi (30 noviembre 2007), n. 49.
5