Download Trimestre 2

Survey
yes no Was this document useful for you?
   Thank you for your participation!

* Your assessment is very important for improving the work of artificial intelligence, which forms the content of this project

Document related concepts
no text concepts found
Transcript
PLAN DE ANIMACIÓN ESPIRITUAL 2017
Segundo trimestre
Entramos al segundo trimestre del año. Sin duda este tiempo tiene que estar marcado por la vivencia
de los Ejercicios Espirituales y la Semana Santa. Siguiendo el ícono de la Transfiguración (cf. Mt 17, 1-9),
hemos llegado al ‘monte alto’ y nos toca contemplar. No es cualquier cosa.
Nos seguirá acompañando la lectura, sin prisas, y la meditación de la Carta Circular “Llamados a
irradiar la alegría del Evangelio en el mundo de hoy”, del Superior General, P. Mathew Vattamattam.
La guía para este trimestre sigue organizada en tres Retiros. Cada comunidad puede adaptarlos según
los propios ritmos comunitarios. Cada Retiro tiene dos momentos: 1) TRABAJO PREVIO PERSONAL (que
se hace durante el mes en tiempos de reflexión, estudio y oración particular), 2) EN REUNIÓN DE
COMUNIDAD (o con alguno de los hermanos de comunidad, en comunicación más profunda, en un día
programado).
Te animo a vivir con intensidad este tiempo donde completaremos la Cuaresma, celebraremos la
Semana Santa y recorreremos la Pascua hasta Pentecostés. ¡Adéntrate por los caminos del Espíritu! Con la
fiesta del Corazón de María, cómplice en la Fragua del Espíritu, culminaremos este segundo trimestre del
año.
Como ves, es un tiempo intenso. No dejes de motivarte para participar abiertamente en los Ejercicios
Espirituales. Y profundiza personalmente la tarea propuesta para cada mes.
SEGUNDO TRIMESTRE: ‘CONTEMPLAR’
I Proceso de Transformación:
‘Adoradores de Dios en el Espíritu’
El documento del último Capítulo general nos propone tres procesos de transformación que el
encuentro con la persona de Cristo provoca en nuestra vida misionera claretiana. Coinciden con nuestro C M
F. Dedicaremos los tres trimestres que quedan de este año a cada uno de estos procesos (ver tarjeta 8, dada
en los Ejercicios Espirituales).
En este segundo trimestre nos metemos en el primer proceso de transformación, en el F: ‘Adoradores
de Dios en el Espíritu’. Es la F de hijo, de Fragua, lugar donde se transforma el hierro, de fuego. Es la F de
formación. “Como misioneros, nuestra primera contribución a la misión de la Iglesia es la de profundizar la
dimensión teologal de nuestras vidas” (P. General), nuestra identidad de hijos.
Tras la subida con Jesús a la montaña, es la oportunidad de experimentar la contemplación. Durante
estos meses profundizaremos en este texto (cf. Mt 17, 2-8) que te invito a leer.
Abril: ADORAR A DIOS.
Mayo: CULTIVAR NUESTRA ESPIRITUALIDAD.
Junio: MUNDANIDAD ESPIRITUAL.
1
RETIRO de Abril:
Adorar a Dios
I.
TRABAJO PREVIO PERSONAL:
Prepara bien y prepárate bien para la Semana Santa. Si algo podemos hacer en esos días es adorar.
Pero, ¿qué es para nosotros adorar? Vayamos al texto bíblico de la Transfiguración (cf. Mt 17, 2-9) y
encontremos allí momentos y actitudes de adoración.
Adorar es situarnos en la presencia del Señor; descubrir que en lo humano, en Jesús, se transparenta
Dios; sentarnos a los pies del Maestro a escuchar y no dejar de hacerlo mientras le seguimos; saberse amado
en todo, en el orar, trabajar y sufrir; ver a los demás y al mundo a través de la mirada de Dios; entender la
Historia, a pesar de todo, como Sagrada; hablar de lo que he visto tras el encuentro con el Resucitado.
Adorar es algo más que aquel “Señor, ¡qué bueno sería quedarse aquí!”; es algo más que caer rostro en
tierra llenos de un gran temor; es algo más que hablar de muchas teorías vacías de experiencia. Adorar es
sentir que Jesús, en nuestras circunstancias concretas, nos toca y nos invita a levantarnos y no temer. Adorar
es que nuestros ojos ya no vean a nadie más que a Jesús. Adorar es ser místicos en la misión.
De la Carta Circular “Llamados a irradiar la alegría del Evangelio en el mundo de hoy” del Superior
General lee, subraya y reflexiona “Adoradores de Dios en Espíritu” y “La vocación misionera como una
llamada transformadora del Señor”. Están en el número 3.2 y 3.2.2. de la segunda parte.
Unas tareas y preguntas:
1.
2.
3.
4.
5.
6.
7.
8.
9.
Aprovecho la vivencia de la Vigilia Pascual de este año para renovar la identidad de hijo.
Resalto las características y actitudes de los ‘evangelizadores con Espíritu’ que aparecen en MS 23 y 73.
¿Qué experiencia he tenido en mi vida donde puedo decir que Jesús se transfiguró en mi presencia?
¿Qué experiencias de adoración, de presencia del Señor transformado he tenido en esta Semana Santa?
Miro a Jesús, a María y a San Antonio María Claret y resalto sus actitudes de adoración.
Contemplo el amor, aprecio y fidelidad a la vocación mostrados por nuestros mártires.
¿Cómo está mi capacidad de adoración?
¿Sé adorar en todo, en el orar, trabajar y sufrir?
¿Qué experiencias he tenido de ser místico en la misión?
II.
EN REUNIÓN DE COMUNIDAD:
1. Oración del Directorio Espiritual (DE), 10.
2. Leemos MS 23 y 73.
3. Compartimos con todos o en grupos algunas de las preguntas del trabajo personal y, sobre todo, nuestra
experiencia de la Semana Santa. ¡Celebramos la Pascua!
4. Nos motivamos para la participación en la segunda tanda de Ejercicios Espirituales en Costa Rica y
oramos por los que van a hacer esos Ejercicios.
5. Avanzamos en la elaboración del proyecto comunitario o evaluamos una parte de él.
6. Presentamos informes de las distintas administraciones que llevamos.
7. Oración del Directorio Espiritual (DE), 8.
2
RETIRO de Mayo:
Cultivar nuestra espiritualidad
I.
TRABAJO PREVIO PERSONAL:
Estamos en el primer proceso de transformación, estamos poniendo la F. Es la F de Fragua, lugar
donde nos configuramos como hijos, como evangelizadores que arden con el fuego del Espíritu. Es la F de
formación (tarjeta 8). Estamos en el mes de mayo, mes de María, Madre y Formadora. Tiempo de Pascua,
de situarnos en “la estancia de arriba” (cf. Hch 1, 13), el Cenáculo del Espíritu, donde está María, nuestra
gran inspiración. Tiempo de abrirnos al protagonismo misionero de la Palabra con la escucha de los Hechos
de los Apóstoles.
“Hemos sido agraciados con una espiritualidad peculiar, heredada de san Antonio María Claret y
nuestra rica tradición” (MS 39). “Sin una fuerte espiritualidad no seremos creíbles ni capaces de llegar a ser
místicos en la misión” (MS 40). Vuelvo al texto bíblico de la Transfiguración (cf. Mt 17, 2-9) y veo a qué
espiritualidad honda me lleva.
Continúo con la lectura, subrayado y reflexión de la Carta Circular “Llamados a irradiar la alegría del
Evangelio en el mundo de hoy”. Concretamente los apartados “Cultivar nuestra espiritualidad misionera”,
y “La formación, un proceso permanente de transformación”. Están en los números 3.2.1. y 3.2.3. de la
segunda parte.
Repaso MS 74-75: los objetivos y tareas respecto a la espiritualidad y la formación (tarjeta 9). Unas
preguntas para la reflexión:
1. ¿Qué resalto de lo que nos dice el P. General? ¿Cómo cuido el crecimiento permanente en mi vocación
misionera, en mi espiritualidad claretiana, en mi identidad misionera?
2. ¿Soy consciente de que la formación es un proceso de transformación en Cristo que ha de durar toda la
vida y que ha de abarcar el corazón, la cabeza y las manos?
3. ¿Soy capaz de mantenerme firme en medio de tormentas y tempestades que aparecen en las relaciones
interpersonales y en el ministerio, y de crecer espiritualmente a través de estas pruebas?
4. ¿Conozco y vivo con profundidad y pasión nuestro bello patrimonio espiritual?
5. ¿Con qué dinamismos me preparo para la convivencia intercultural, la inculturación y el compromiso
con la misión universal de la Congregación?
6. ¿Qué tiempos y esfuerzos dedico a la formación para ofrecer servicios misioneros cualificados?
II.
EN REUNIÓN DE COMUNIDAD:
1. Oración del Directorio Espiritual (DE), 30.
2. Leemos MS 39-40.
3. Compartimos con todos o en grupos algunas de las preguntas del trabajo personal y, también, nuestra
experiencia en la segunda tanda de los Ejercicios Espirituales.
4. Evaluamos otra parte de nuestro proyecto comunitario.
5. Miramos cómo impulsar la Pastoral juvenil-vocacional y concretamos quién va a participar en el
Encuentro provincial de Pastoral Vocacional en el mes de julio en San Salvador.
6. Programamos bien la celebración de Pentecostés y la fiesta del Corazón de María.
7. Oración del Directorio Espiritual (DE), 26.
3
RETIRO de Junio:
Mundanidad espiritual
I.
TRABAJO PREVIO PERSONAL:
Seguimos en el primer proceso de transformación: con la F de Formación, de Fragua, lugar donde se
configura nuestro corazón para ser capaz de amar. Una tarea fundamental en este proceso de
transformación consiste en detectar nuestras contaminaciones con el virus de la mundanidad espiritual para
no perder nuestra identidad misionera y poder vivir nuestra vocación en la alegría del amor, como
verdaderos Hijos del Inmaculado Corazón de María, ahora que se acerca su fiesta.
“Nuestro tiempo se caracteriza por la seducción de múltiples idolatrías” (MS 23). “No faltan quienes
han convertido la satisfacción del propio interés y placer en el principal sentido de la vida… La fragmentación
y aceleración de la vida dificultan la serenidad, la profundización y la formación de criterios” (MS 15). “Nos
preguntamos en qué medida nosotros también participamos de ese inmediatismo egoísta que está
arrasando el mundo” (MS 10). “Nos encerramos en el marco ilusorio de nuestro ‘ego’, que se identifica con
las características físicas o sociales (belleza física, raza, popularidad, estatus, protagonismo, etc.)…; no
somos capaces de romper el dique del ‘ego’ y llegar a la fuente del amor que nos habita” (P. General).
Vayamos de nuevo al texto bíblico de la Transfiguración (cf. Mt 17, 2-9) y detectemos
contaminaciones con el virus de la mundanidad espiritual.
“Nos sentimos así llamados a abandonar nuestras zonas de confort y nuestra excesiva preocupación
por nosotros mismos,… a superar cualquier tipo de acedia o mundanidad” (MS 20; cf. 41.4); a cultivar
“actitudes anti-idolátricas: contemplación y adoración, pobreza, humildad, sencillez, autenticidad y
honestidad” (MS 23); “a combatir los virus de la manipulación, la superficialidad y la despersonalización”
(MS 18); “excluyendo cualquier colaboración con el dios de las riquezas injustas” (MS 50), y no dejando que
“nada ni nadie (por ejemplo, el abuso de los medios de comunicación y de las nuevas tecnologías u otros
intereses) nos aíslen” (MS 70.1). Nos sentimos llamados “a mostrar así la vaciedad de cualquier forma de
idolatría” (MS 74.3); a “abrir espacios contemplativos en nuestra vida” (P. General).
Avanzo con la lectura, subrayado y reflexión de la Carta Circular “Llamados a irradiar la alegría del
Evangelio en el mundo de hoy”. Concretamente cuando nos habla de “Mundanidad espiritual” y de sus seis
manifestaciones. Está en la tercera parte.
Puedo repasar, además, de los Ejercicios Espirituales el 3 y 4. Y respondo a las preguntas:
1.
2.
3.
4.
5.
6.
7.
¿Cómo me está contaminando el virus de la mundanidad espiritual? ¿Qué manifestaciones tiene en mí?
¿En qué medida participo de ese inmediatismo egoísta que está arrasando el mundo?
¿Qué tengo que ir abandonando? ¿Qué virus tengo que combatir?
¿Me siento llamado a romper el dique del ‘ego’ y llegar a la fuente del amor que nos habita?
¿Colaboro con el ‘dios’ de las riquezas injustas?
¿Doy testimonio con mi estilo de vida de la vaciedad de cualquier forma de idolatría?
¿Qué espacios contemplativos tengo en mi vida?
4
II.
EN REUNIÓN DE COMUNIDAD:
1.
2.
3.
4.
5.
Oración filial y apostólica al Corazón de María: Directorio Espiritual (DE), 20.
Compartimos con todos o en grupo algunas de las preguntas trabajadas a nivel personal.
Presentamos los informes de las diversas administraciones.
Evaluamos algún área o dimensión del proyecto comunitario.
Miramos cómo impulsar la Pastoral juvenil-vocacional, y concretamos quién va a participar en el
Encuentro provincial de Pastoral Vocacional en el mes de julio en San Salvador.
6. Celebramos juntos la Eucaristía en torno a la fiesta del Corazón de María y culminando este segundo
trimestre.
7. Acción de gracias por el Corazón de María: Directorio Espiritual (DE), 22.
Para la contemplación y profundización de la Transfiguración (Mt 17, 1-9):
5