Download reflexión - Soeurs de Sainte

Survey
yes no Was this document useful for you?
   Thank you for your participation!

* Your assessment is very important for improving the work of artificial intelligence, which forms the content of this project

Document related concepts
no text concepts found
Transcript
Celebración de Nuestra Señora de los Dolores
Y del 175º aniversario de la fundación de la rama femenina de Santa Cruz
15 de septiembre de 2016
REFLEXIÓN
Comencé a escribir esta reflexión hace ya un mes, el 15 de agosto, durante la
fiesta de la Asunción de la Virgen María, fiesta que nos recuerda el pasaje de
María de Nazaret de su vida terrestre a su vida de eternidad. Antes de que ella
realizase este tránsito, vivió toda una vida en la tierra, una vida salpicada de
alegrías, desafíos y sufrimientos.
Cuando era una joven hermana, hice un retiro de 30 días en Nominingue. En
cierto momento del retiro intenté definir mi devoción por María, más allá del
rosario y del mes de María, y le pedí a mi acompañante me dijera lo que
pensaba sobre María. Él me respondió sencillamente, “María está siempre
ahí”. Robert Lebel tuvo la misma intuición: en sus letanías a la Virgen,
Nuestra Señora de la Tierra, él canta Oh María, Nuestra Señora de Todos
Lados.
María siempre estuvo presente en la vida de Jesús, desde su concepción hasta
el momento de su muerte.
Las Escrituras nos la muestran en las siguientes escenas, entre otras:
- En las bodas de Caná: ella evita a los novios pasar una vergüenza
- E incluso cuando la familia viene para hablar con Jesús y él les
responde: “¿Quién es mi madre y quiénes son mis hermanos?... Porque
el que hace la voluntad de mi Padre celestial, ése es mi hermano, mi
hermana y mi madre”. (Mt. 12, 48-50). En efecto, María no hizo la
voluntad de Jesús en las bodas de Caná, ni tampoco su propia voluntad,
sino la voluntad del Padre.
- Podemos suponer que María, al igual que Jesús, descubrió poco a poco
su rol como Mamá, como madre del Salvador, una situación inédita que
1
tuvo que enfrentar. ¡Ella comprendió gradualmente que debía ser
Nuestra Señora de Todos Lados!
- Una escena conmovedora del Evangelio es la de María al pie de la Cruz
junto a otras mujeres y a Juan, el bien amado discípulo. Regresaremos a
esta escena…
- Y María estuvo también en Pentecostés, junto a los demás, durante el
nacimiento de la Iglesia, para acoger al Espíritu de Jesús y de su Padre,
y recibir fuerzas y luz para construir el Reino.
El Padre Moreau, fundador de la familia Santa Cruz, tenía una gran devoción
por la Virgen María, él quería que las hermanas fuesen consagradas al
Corazón de María y, muy especialmente, al Corazón traspasado de María.
Nosotras hemos mantenido esta devoción por María, Madre Dolorosa;
actualmente nos referimos a María como mujer de compasión.
En los inicios de la rama femenina de Santa Cruz, se ponía énfasis en la
compasión hacia María que tanto había sufrido, pero esto cambió con el pasar
de los años: actualmente, se trata más bien de desarrollar la acción compasiva
para con las personas que sufre, en unión con la Virgen de los misterios
dolorosos (p.192, Como un gran árbol)
Hoy es un día de fiesta agridulce para las Hermanas de Santa Cruz.
Recordamos a María, la mujer de los Dolores, y las numerosas cargas que
llevo consigo.
Hoy es también el día de fiesta de nuestra Congregación y, este año, estamos
celebrando de forma especial, la fundación de la rama femenina de Santa
Cruz, realizada en 1841, en Le Mans, Francia.
En el momento de nuestra fundación, éramos conocidas como las Hermanas
de Nuestra Señora de los Siete Dolores. Este nombre cambió eventualmente a
Marianitas de Santa Cruz (Marianitas debido a la devoción por María), Santa
Cruz (debido a que la propiedad, donde se alojaban los religiosos y religiosas
2
de Moreau, se encontraba en el municipio de Santa Cruz). De esta rama
madre surgieron dos brotes: en 1869 las Marianitas en South Bend, Indiana,
se separaron de Francia y se convirtieron en las Hermanas de la Santa Cruz; y
en 1883 la rama canadiense se volvió autónoma pasando a conocerse como las
Hermanas de Santa Cruz y los Siete Dolores.
Puede que hayan escuchado ya esta historia, de los días cuando las hermanas
vestían hábito y viajaban por tren, una de nuestras hermanas se dirigía al
oeste de Canadá. Un caballero en el tren le preguntó cuál era el nombre de su
congregación. Al no ser el inglés su primer idioma esta hermana le preguntó
a su compañera “¿cómo se dice “doleur” [“dolor”] en inglés?”. Su compañera
respondió pain [Nt. en el sentido de “daño” o dolor físico], y entonces la
hermana le dijo al hombre que nuestro nombre era “Hermanas de Santa Cruz
y los Siete Daños”.
En 1982, la parte de los Siete Dolores se retiró de nuestro nombre y ahora
somos conocidas como las Hermanas de Santa Cruz.
El Padre Moreau quería infundir en las primeras hermanas que “su nombre
era acorde con el plan de Dios para ellas”, el nombre era la vocación. Las
hermanas no podían olvidar que estaban llamadas a seguir los pasos de María
ya que cada día llevaban un corazón de plata con la imagen de la Madre
Dolorosa.
La Madre María de los Siete Dolores, la primera hermana de la rama
femenina de Santa Cruz, y también la primera superiora general, siguió la
misma tónica del Padre Moreau, alentando a las hermanas a tener el mismo
corazón que María tuvo:
fuerte y generoso, ,
ferviente y enérgico,
valiente.
La Hermana Joyce Rupp, escribió un libro sobre los Siete Dolores de María
titulado, ““Your Sorrow is my Sorrow” [“Tu dolor es mi dolor”]. Hasta hoy
3
casi podemos escuchar a María diciendo, “Tu dolor es mi dolor”. María vivió
una vida entera en la tierra, una vida real, semejante a las mujeres de su época
y atravesando situaciones similares a las que viven las personas en la
actualidad: No creen acaso que ella, que experimentó, junto a José y al Bebé,
la huida a Egipto, puede decirles, “sé cómo es esto… tu dolor es mi dolor”.
¿Cómo dejaría ella de estar al lado de las familias, de aquellas mujeres y
niños-as que huyen de la guerra o de países que ya no pueden proporcionar el
alimento que sus hijos-as necesitan? María experimentó esto en carne propia
y sabe cómo se siente.
A menudo hemos visto la escena de María al pie de la cruz. Cómo imaginarse
el sufrimiento que vivió esta mujer en sus momentos difíciles. El niño que
llevó en su seno, esa carne que tomó forma en su cuerpo… y verlo
martirizado ante una muchedumbre enardecida…
Efectivamente, María está ahí, siempre presente… Al haber vivido grandes
sufrimientos, ella sabe cómo estar presente al pie de las cruces modernas,
- junto a los padres y madres cuyos hijos e hijas han desaparecido, o que
han decidido suicidarse,
- junto a los padres y madres que han visto a sus hijos e hijas
radicalizarse y unirse a grupos fanáticos,
- junto a quienes se ven ridiculizados-as o encarcelados,-as porque se
atreven a decir la verdad y a denunciar prácticas injustas…
- junto a toda persona que sufre emotivamente en su cuerpo enfermo o
envejecido.
María, durante su vida, llevaba a su corazón los eventos que ocurrían, con el
fin
de
comprender,
no
intelectualmente,
sino
espiritualmente,
su
importancia; para así unirse a la Señora Sabiduría y poder ver más allá…
Tal como ella, las hermanas están llamadas a mantenerse de pie en su vida y
en su servicio.
4
Al vivir su vida conscientemente y meditar en su corazón, María fue capaz de
llevar en lo profundo el sufrimiento del mundo, junto a su hijo, algo que
sigue haciendo en la actualidad. Este es el ideal propuesto a la hermana de
Santa Cruz y a todas-os nosotras-os como personas cristianas; y cito nuestras
Constituciones:
“La compasión ante la humanidad sufriente despierta y sostiene la audacia
apostólica de la hermana de Santa Cruz… Como María, lleva en el amor y el
perdón el peso del mal y lo convierte en camino de salvación”.
Para cerrar, oremos por las tres ramas femeninas de Santa Cruz quienes, al
igual que sus predecesoras durante los últimos 175 años, continúan con su
ministerio de compasión en África, Asia, el Caribe, Europa, América del
Norte y del Sur.
PAUSE
María, de pie ante todas nuestras cruces modernas, ¡ora por nosotras-os!
María, mujer de compasión, ¡enséñanos tus caminos!
María, modelo y patrona nuestra, ¡ora por nosotras!
María, que nos ha acompañado fielmente estos 175 años, ¡permanece con
nosotras!
AMÉN
Lucienne Landry, c.s.c.
Referencia:
Graziella Lalande, c.s.c., "COMO UN GRAN ÁRBOL" page 183 a 210.
5