Download La expansi ó n de las causales para el aborto

Survey
yes no Was this document useful for you?
   Thank you for your participation!

* Your assessment is very important for improving the work of artificial intelligence, which forms the content of this project

Document related concepts
no text concepts found
Transcript
Psi. Alexander Pinzón Coordinador de empleabilidad Unidad Local de Desarrollo Empresarial – ULDE
Alcaldía Los Mártires Calle 13 No. 19-71 Local 245Centro Comercial Sabana Plaza Tel 375 24 05.
1. Sentencia C-355/06 de la Corte Constitucional
1. Revise lo concerniente a definición, tipos de aborto, legislación en Colombia
sobre el aborto, posición de las diferentes iglesias con respecto al aborto y
consideraciones éticas y morales del aborto
2. Revise el video: ¿Qué es un wiki?, para que se informe en qué consiste y como
participar
3. Participe en el Wiki haciendo su aporte acerca del tema
Objetivos especificos





Informar acerca de lo que con lleva la practica y el hecho de
dejarse practicar un aborto.
Distinguir los diferentes metodos abortivos.
Consientizar acerca de la practica ilegal del aborto.
Diferenciar las secuelas tanto fisicas, psicologicas o morales al
practicarse un aborto.
Conocer los diferentes tipos de aborto.
INDICE
1-) Objetivo general.
2-) Objetivos específicos.
3-) Qué es el aborto?
4-) Causas de un aborto.
5-) Consecuencias del aborto clínico.
6-) Síntomas de un aborto.
7-) Efectos del aborto.
8-) Tipos y clases de aborto.
9-) Diagnostico.
10-) Tratamiento.
11-) Prevención.
12-) Legalización del aborto.
13.1-) Efectos de la legalización del aborto.
14-) Qué es la ética?
14.1-) Principios éticos.
15-) El aborto inducido.
16-) Consecuencias sociales de la aceptación del aborto.
OBJETIVOS GENERALES
Demostrar que el aborto inducido representa un grave peligro para la salud de la mujer y que su
legalización no soluciona el problema del aborto clandestino en las mujeres.
OBJETIVOS ESPECIFICOS
1-) Definir el aborto.
2-) Distinguir dos tipos de aborto.
3-) Enunciar las diferentes técnicas para practicar diferentes abortos clínicos.
4-) Determinar los peligros del aborto clandestino.
5-) Enunciar las complicaciones inmediatas del aborto clínico.
6-) Enunciar las complicaciones a largo plazo del aborto clínico.
QUE ES EL ABORTO?
El aborto es un proceso quirúrgico por la cual es la finalización del embarazo debido a un parto
prematuro antes del comienzo de la veinteava semana de embarazo. A esta altura el feto no se ha
desarrollado lo suficiente para sobrevivir fuera del útero por si solo. La mayoría de abortos
ocurre dentro de las primeras 14 semanas de embarazo.
Es imposible saber el número de abortos que ocurre durante el primer mes de embarazo antes de
que la mujer este consiente de que esta embarazada; la única señal es el período menstrual
ligeramente atrasado. Sin embargo, cerca del 12 porciento de los embarazos conocidos terminan
en aborto.
CAUSAS DEL ABORTO
La razón de que suceda un aborto no siempre se entiende, pero se aborta usualmente porque no
se esta desarrollando en forma normal. Varios factores pueden contribuir al aborto, incluyendo
anormalidades en el esperma del padre, enfermedad de la madre (infección, trastorno glandular,
presión arterial alta, enfermedad renal o cardíaca o diabetes), anormalidades uterinas,
desnutrición de la madre o uso de cigarrillo, alcohol o medicamentos y exposición a la polución
ambiental. Como el feto esta también protegido en el útero, la causa del aborto rara vez es una
caída o un traumatismo sufrido por la madre.
La expulsión del feto como un resultado de una anormalidad se piensa que es un suceso de
probabilidad, no debido a algún defecto de los padres.
Las mujeres pueden abortar si poseen ruveola.
Todos los sedantes y los estimulantes tomados pueden afectar al feto.Los abortos también
pueden producirse cuando la placenta se desprende del revestimiento del útero.
Otras mujeres abortan porque tienen fibromas.
CONSECUENCIAS DEL ABORTO CLINICO
RIESGO DE MUERTE: En el terreno de la medicina el especialista tiene a su cuidado el
bienestar de la madre y del hijo, la madre debe tener en cuenta la complicación de este proceso y
la posibilidad de la muerte para ambos o para alguno de los dos.
Mortandad fetal y mortandad infantil: El aborto clínico un procedimiento cuyo fin es la
destrucción de la vida del niño en gestación y que implica la muerte fetal cercana al 100
porciento.
Dos de los procedimientos que permiten el nacimiento de criaturas vivas cuya existencia se paga,
al cabo de horas, por carecer de los ciudadanos que necesitan para sobrevivir.
El aborto practicado en forma rudimentaria envuelve una probabilidad de muerte mucho mas
alta, los abortos clínicos practicados en aceptables condiciones de higiene, entrañan riesgos que
ponen en peligro la salud de la mujer y muchas veces su vida.
SINTOMAS DEL ABORTO
Los síntomas de aborto son sangrado vaginal (desde pocas gotas hasta fuerte flujo) y cólicos
(pesados y constantes o agudos e intermitentes) en la región inferior del abdomen o la espalda.
También resulta importante evitar el coito durante las semanas que siguen a una amenaza de
aborto, porque las relaciones sexuales pueden determinar una hemorragia o poner en peligro la
vida del feto.
Un coágulo sólido de material o tejido puede pasar por la vagina. Si es posible esto debe
guardarse para el médico, quien lo pueda examinar y determinar la expulsión. Un aborto puede
ser completo (el útero expulsa todos los tejidos) o incompleto (permanece tejido sobre el útero).
EFECTOS DEL ABORTO
Los efectos físicos de un aborto temprano son generalmente mínimos. Pero si la perdida de
sangre a sido considerable es una buena idea consumir pastillas que contengan hierro para evitar
la anemia.
A menos de que el médico se prevenga contra ulteriores embarazados, no es necesario esperar
mucho tiempo para intentarlo otra vez. Por lo general, si la salud de la mujer es buena, cuanto
mas tardío sea este, mas tiempo necesitara el cuerpo para recobrarse.
Es muy corriente y natural la depresión que sigue a una aborto, pero de persistir es preciso
solicitar la orientación de un experto. Algunas mujeres ofrecen una historial de abortos repetidos.
Nunca deben subestimarse los afectos emocionales y físicos de semejante situación. En ese caso,
la mujer debe de hablar del tema con un médico.
Los efectos de un aborto suponen en ocasiones una gran tensión en la vida de una familia. Una
mujer que a tenido que ser internada en un hospital y que a dejado en su casa niños pequeños
descubrirá después de que su ausencia les ha afectado. Pueden reaccionar mostrándose difíciles,
dando rienda suelta a su peor temperamento o negándose a comer. Todas esta reacciones abran
de ser soportadas por una padre que necesitara mostrarse paciente y comprensivo en los
momentos que esta luchando con sus propias emociones.
La perdida de un bebe es desalentadora y puede afectar también a las relaciones de la pareja. Si
nunca a tenido hijos, puede considerarse incapaces para la procreación. Si en la familia hay un
historial pedagógico al respecto, pueden sentirse responsables de la muerte del feto. Cuando una
pareja ha empezado a comprar ya ropitas y juguetes para el futuro bebe, el arrumbar una y otros
resultara quizá descorazonador.
Si en la pareja ha habido ya sucesivos abortos, es importante determinar su causa y hacer que un
ginecólogo examine el problema. Este puede llegar a sugerirse la adopción como remedio.
TIPOS Y CLASES DE ABORTO
Existen varios tipos de abortos. Una amenaza de aborto la experimenta 1 de 5 mujeres
embarazadas cuando se presenta sangrado vaginal en los primeros tres meses. Aunque tal
sangrado puede indicar aborto espontaneo, rara vez es una mas que una amenaza y el embarazo
continua normalmente. Un aborto inevitable se refiere a la situación en la que se presenta
sangrado, el cervix se empieza a abrir y se expulsa el contenido uterino.
Clases:
Aborto natural o espontaneo: El feto puede morir, si esto sucede, el organismo de la madre lo
expulsa espontáneamente y ella debe acudir de inmediato al médico, ya que los abortos
espontáneos pueden presentarse con hemorragias que requieren cuidado. Cuando la muerte del
niño ocurre en etapas avanzadas de la gestación, aparecen los síntomas del parto y la mujer da a
luz normalmente aunque el hijo nazca sin vida. Loa abortos naturales pueden, también, ser
causados por anormalidades en el organismo materno que provocan la expulsión del feto.
Aborto inducido: Procedimientos practicados por personas con el propósito de destruir la vida
del niño en gestación y extraerlo del seno materno. Los abortos inducidos se clasifican en dos
categorías: Los clandestinos y los clínicos.
El aborto clandestino: Procedimiento practicado por personas inexpertas, utilizando técnicas
primitivas. Existe toda una gama de métodos para abortar: desde una ingestión de sustancias
abortivas, algunas de dudosa efectividad, hasta la introducción en el útero grávido de sondas,
agujas, pinzas o ganchos que matan al feto y provocan su expulsión.
El aborto clínico: Terminación deliberada del embarazo por medio de un procedimiento
practicado por personal médico debidamente entrenado, utilizando instrumentación adecuada y
en aceptables condiciones higiénicas.
Los métodos que se emplean son los siguientes: Dilatación y el curetaje, el curetaje por succión,
la inyección salina, la histerotomia, y las prostaglandias.
La dilatación y el curetaje: Procedimiento quirúrgico conocido como raspado, que se utiliza para
extraer los tejidos retenidos después del aborto espontaneo, pero puede utilizarse también para
extinguir la vida humana en sus etapas iniciales. Este método se aplica dilatando el cuello del
útero lo suficiente para introducir en el una cureta que arranca poco a poco el cuerpo aún
diminuto del niño en gestación.
El curetaje por succión: Consiste en introducir por el útero un tuvo delgado y flexible que va
conectado a una succión. Una vez colocada la sonda se pone en la marcha la maquina para
aspirar el feto, la placenta y además tejidos del embarazo.
La infección salina: Los métodos anteriormente descritos pueden practicarse únicamente hasta
los tres meses de embarazo; cuando la gestación esta mas avanzada, es preciso recurrir a
sistemas diferentes como, la inyección salina. Inventada por los nazis el los campos de
concentración, esta técnica consiste en extraer del útero, por medio de una aguja introducida a
través del abdomen, 200 centímetros cúbicos de liquido amniotico, reemplazandolos por otros
tantos centímetros de solución salina concentrada que intoxica mortalmente a la criatura.
Después de muerta el organismo de su madre lo expulsa por medio de un parto normal, como si
el deceso se hubiera producido en forma natural.
La histerotomia: La inyección salina solo puede ser utilizada hasta las catorce o dieciséis
semanas de embarazo, cuando la gestación esta aún mas avanzada, es necesario recurrir a la
histerotomia. Este método, idéntico a una operación cesárea, tiene la particularidad que sus
victimas suelen nacer vivas por el hecho de que se practican las ultimas etapas del embarazo,
cuando el niño a alcanzando un mayor proceso de desarrollo.
Las prostagladinas: Este método se lleva a cabo inyectando a la madre unas hormonas llamadas
prostaglandinas, que estimulan las contracciones uterinas desencadenado por un parto
prematuro. Como en el caso de la histerotomia los niños abortados por tal procedimiento
generalmente nacen vivos.
DIAGNOSTICO
Dependiendo del tipo de aborto, el diagnostico se puede basar en la historia clínica, examen
físico, análisis de cualquier descarga, pruebas de sangre y orina (para detectar la presencia de
infección o anemia causada por la hemorragia) o estudios radiológicos o de ultrasonido (para
establecer la ausencia fetal o la presencia de un feto anormal o partes del mismo)>
TRATAMIENTO
No existe ningún tratamiento para detener o impedir un aborto inevitable. (El dietilestildestrol se
prescribía para detener abortos hasta que se descubrió que tenía muy poco efecto y podía causar
anormalidades fetales). El médico por lo general lo indica a la mujer con síntomas de aborto que
permanezca en cama y se abstenga de relaciones sexuales.
Después de un aborto inevitable incompleto o detenido, cualquier residuo de tejido fetal o
placentario debe removerse con un procedimiento llamado dilatación y raspado, en el cual el
médico dilata el cérvix y raspa suavemente el material residual dentro del útero. Sin esta
precaución, la mujer esta mas propensa a infecciones.
Es normal que una mujer se sienta deprimida por la perdida del hijo esperado, pero usualmente
es seguro para ella tratar de concebir de nuevo en forma temprana (6 a 8 semanas después) bajo
el consejo del médico.
PREVENCION
Es aconsejable que la mujer al principio del embarazo obtenga cuidado prenatal adecuado e
información actualizada sobre sustancias y actividades que pueden contribuir con un aborto.
LEGALIZACION DEL ABORTO
La legalización del aborto es la sugerencia de erradicar el flagelo del aborto clandestino y
proteger la salud de la mujer.
EFECTOS DE LA LEGALIZACION DEL ABORTO: Según la experiencia de los países Japón
y Europa Oriental, el número de abortos se mantuvo constante. En Bulgaria, los abortos ilegales
aumentaron de 17.500 en 1954, a 20.500 en 1963, como resultado del cambio de la ley. Estudios
referentes a la experiencia de países que han modificado sus leyes al respecto en fechas mas
recientes.
Entre las razones por las razones por las cuales el aborto persiste, a pesar de la legalización del
procedimiento, debemos mencionar: La relajación de las costumbres, el aborto es complemento
del legal y las mujeres que abortan prefieren ocultarse tras el anonimato.
QUE ES LA ETICA?
Conjunto de pautas y normas de conducta que orientan al hombre hacia su realización personal y
aseguran la armonía de su convivencia en sociedad.
POR QUE LA ETICA?
La ética es necesaria porque el hombre es un ser libre; esto significa que es el único ser viviente.
El hombre, en cambio, siempre actúa de la misma manera y su instinto determina su
comportamiento. El hombre, en cambio, elige una manera de obrar que deterioran la salud,
adquirir hábitos malsanos, y en el peor de los casos, suicidarse. En el plano social, La conducta
humana no siempre es benéfica para la especie, como lo demuestran la corrupción de las
costumbres, la depravación sexual, la violencia, las guerras, etc.
Pero, en su sentido autentico, la libertad no significa ni mucho menos la posibilidad de autodestruirse.
PRINCIPIOS ETICOS:
Para cumplir su finalidad, los principios éticos deben ser, necesariamente, objetivos y
universales. Por objetivos entendemos que la validez de dichos principios se fundan en el sentido
profundo de la existencia humana y, por lo tanto, precede y transciende las opiniones
individuales; por universales, que su vigencia se aplica por igual a todas las personas.
EL ABORTO INDUCIDO
La destrucción de una vida: Se trata de la terminación deliberada del embarazo con el fin de
eliminar el hijo concebido.
Al afirmar que no hay un ser vivo de por medio, nos encontramos en dos posibilidades:
a-) El ser vivo nunca ha existido.
b-) El ser vivo existió, pero murió.
Es una vida humana: Ante la evidencia de que el aborto consiste en destruir deliberadamente un
ser vivo, sus defensores suelen presentar la siguiente objeción: "Si, se destruye una vida, pero
esta no es humana".
CONSECUENCIAS SOCIALES DE LA ACEPTACION DEL ABORTO
La institucionalización de la injusticia: La discriminación de los niños indeseados y en la
aplicación del utilitarismo encontramos consecutivos abusos. Los mas sagrados derechos
humanos, sin exceptuar primero el derecho a la vida, dejan de estar regidos por la justicia y por
el principio de igualdad fundamental de todos los hombres.
Institucionalización de la entansia social: La aceptación del utilitarismo en un mundo en que la
inmensa mayoría de las vidas es de mala calidad, ya muchos países legalizaron el aborto por
causas sociales, o sea por la pobreza de la madre.
Destrucción de la civilización: el grado de civilización de una comunidad se mide por la calidad
del cuidado que esta brinda a sus miembros indefensos, aquel individualismo feroz que niega su
derecho a existir, solamente porque necesitan la ayuda y protección de los demás. La existencia
misma de la sociedad se basa en el amor, la solidaridad y el altruismo; cuando estos desaparecen
y son desplazados por el poder y la competencia, sobreviene inevitablemente la desintegración
social con sus guerras y conflictos, como lo demuestran la realidad histórica del momento actual.
Legislación y normatividad del aborto
Qué dice la ley colombiana sobre la Interrupción Voluntaria del Embarazo y cuáles son
las instituciones garantes de estos derechos de la mujer.

Documentación Complementaria y Norma Técnica para la
Atención de la Interrupción Voluntaria del Embarazo
SENTENCIA C-355 DE MAYO DE 2006
Serie de Documentos Técnicos Colombia, 2009
Ministerio de la Protección Social República de Colombia Se autoriza la
reproducción total o parcial de este documento siempre y cuando se conserve
intacto su contenido y se dé crédito al Ministerio de la Protección Social.
República de Colombia
Ministerio de la Protección Social Dirección General de Salud Pública
PRESENTACIÓN
Mediante Sentencia C-355 de mayo de 2006 la Honorable Corte Constitucional
despenalizó el aborto en (más...)

Los problemas para el acceso y la prestación del servicio de IVE
Para solicitar la interrupción voluntaria del embarazo en los casos de violación
que resulten en embarazo, sólo es necesaria la denuncia del delito. El proceso de
denuncia es un trámite simple que por la experiencia de seguimiento acumulada
en La Mesa no ha evidenciado obstáculos considerables.57
Una vez que la mujer ha hecho la denuncia ingresa al sistema de salud. Si hace
parte del régimen contributivo acude a su IPS para solicitar el servicio. La IPS
solicita la asignación de una cita (más...)

Marco normativo
Ministerio de la Protección Social. Decreto 4444 de 2006 Por el cual se
reglamenta la prestación de servicios de salud sexual y reproductiva
Está dirigido a:
• Entidades Promotoras de Salud (EPS). • Entidades Promotoras de Salud del
Régimen Subsidiado (EPSS). • Entidades adaptadas. • Empresas de medicina
prepagada. • Entidades departamentales, distritales y municipales de salud
(Secretarías de Salud e Institutos de Salud Pública). • Entidades de los regímenes
de excepción de que tratan el artículo (más...)

El proceso de reglamentación e implementación del derecho a la
interrupción voluntaria del embarazo
“La Mesa estaba convencida de que apenas se despenalizara el aborto había que
tener lista la reglamentación…. En ese sentido, La Mesa tenía fortaleza al estar
integrada por una diversidad de grupos y personas, con alto nivel teórico y
experticia técnica” (Entrevista a Beatriz Quintero, 2008)
“Cuando La Mesa por la Vida y la Salud de las Mujeres conoció en 2004 la idea
de Women´s Link Worldwide, de presentar la demanda de inconstitucionalidad
de la penalización total del aborto, liderada por la (más...)

Sentencia C-355/06 de la Corte Constitucional
El 10 de mayo de 2006, la Corte Constitucional de Colombia produjo un fallo
histórico a favor de los derechos humanos de las mujeres en el país. Mediante la
Sentencia C-355/06 del 10 de mayo de 2006, la Sala Plena del Tribunal
Constitucional decidió despenalizar la práctica del aborto en tres circunstancias
específicas:
“a) cuando la continuación del embarazo constituya peligro para la vida o la
salud de la mujer, certificada por un médico; b) cuando exista grave
malformación del feto que haga (más...)
Religión y aborto
Las mayoría de Iglesias han declarado su posición frente al aborto en forma
clara. La más fuerte posición contra el aborto es la organización Pro-Vida, cuyos
líderes provienen principalmente de la Iglesia Católica. Otras Iglesias también han
manifestado una posición contra el aborto (por ejemplo., los Judíos Ortodoxos,
Protestantes Evangélicos, Iglesia Luterana, Mormones). El principio fundamental en el
que creen estas Iglesias es que la vida comienza al momento de la concepción y, por lo
tanto, el feto es digno de derechos y protección. Para estos grupos, una meta importante
es revertir o detener las leyes que legalizan el aborto.
Sin embargo, dentro de estos mismos grupos, hay quienes no están de acuerdo con las
posiciones oficiales de la Iglesia. Por ejemplo, dentro de la Iglesia Católica, hay grupos
que en la actualidad defienden el aborto durante el primer trimestre y han hecho notar
que en algún momento la Iglesia se aceptó la idea aristotélica de que el alma no entra al
cuerpo hasta después de 40 - 80 días de la concepción (Santo Tomás de Aquino ratificó
esta idea). No siempre se precisó que el alma comienza desde la concepción. Por esto,
algunos católicos argumentan que la posición de la Iglesia Católica podría cambiar para
tomar en cuenta las necesidades y preocupaciones de los grupos Pro-Elección (a favor
de la legalización del aborto voluntario). Además, con excepción de la Iglesia Católica,
la mayoría de Iglesias que tienen la posición Pro-Vida, aceptan el aborto en casos
excepcionales como cuando la vida de la madre esta en riesgo de muerte.
Otras Iglesias abiertamente han adoptado la posición Pro-Elección (por ejemplo, la
Iglesia Unida de Cristo, Iglesia Unida Metodista, Iglesia Episcopal, Iglesia
Presbiteriana). Estas Iglesias consideran que la definición del momento en que la vida
humana se inicia es una cuestión que no está establecida. Por lo tanto, creen que se debe
permitir a la mujer ejercer su libertad personal y seguir sus creencias morales y
religiosas.
También consideran que el bienestar de la mujer es una prioridad sobre el bienestar del
niño y creen que la legalización del aborto asegura la salud de la mujer.
La mayoría de estas Iglesias consideran que el aborto es una opción en circunstancias
especiales y que, por tanto, no debe ser usado como un método ordinario de
planificación familiar.
La mujer con sangre RH negativo y el aborto
Toda mujer que tiene un tipo de sangre Rh Negativo y que tenga un aborto
espontáneo o inducido (si el feto tiene sangre tipo Rh Positivo) debe recibir el
medicamento pertinente (Rhodam) para evitar que se creen anticuerpos en su sangre. Si
este medicamento no se administra, la mujer tendrá dificultades de mantener viable el
feto en próximos embarazos. Por lo general, toda mujer que recibe tratamiento
profesional médico para el aborto está garantizada en este sentido. El problema ocurre
principalmente en países en que el aborto es ilegal y las mujeres acuden a realizarse
abortos en condiciones clandestinas y con personas no profesionales de la medicina.
La expansión de las causales para el aborto para incluir el incesto:
En 1983, el LDS Manual General de Instrucciones de la Iglesia cambió la política de la
iglesia hacia el aborto:
1. Agregó el embarazo causado por incesto como un motivo más por el aborto.
2. Se redujo la necesidad de que un embarazo causado por violación o incesto
producir "un trauma emocional grave en la madre" antes de un aborto era
aceptable.
3. Aclaró que se debe buscar asesoría, y de quién.
El Manual establece:
"La Iglesia se opone al aborto como una de las prácticas más repugnantes y
pecaminosas de este día. Los miembros no deben someterse a, ser parte, o realizar un
aborto. Las únicas excepciones son los casos excepcionales en los que, en opinión del
consejo médico competente , la vida o la salud de la mujer está en peligro o el embarazo
es resultado de incesto o violación. Incluso entonces, la mujer debería considerar la
posibilidad de un aborto sólo después de que el asesoramiento con su esposo y su
obispo o presidente de rama, y de recibir la confirmación divina mediante la oración. "5
La expansión de las causales para el aborto:
En su discurso en la Universidad Brigham Young en el 1999-FEB-09 El élder Dallin H.
Oaks, del Quórum de los Doce Apóstoles, reafirmó que el aborto está permitido,
después de "consejería con la autoridad local que preside el sacerdocio y después de
haber recibido la confirmación divina" si alguno de cuatro motivos existido:
La vida de la madre está en grave peligro.
El buen estado de salud de la madre está en grave peligro.
El embarazo fue causado por una violación.
El embarazo es producto de incesto.
Citó un motivo adicional que permita el aborto como una opción admisible:
"El feto tiene graves defectos que no permitirán que el bebé de sobrevivir
más allá del nacimiento." 2
Además, Oaks caer el requisito de que de un embarazo causado por violación o incesto
sólo puede ser rescindido si produce serios traumas emocionales en la madre. Estos tres
cambios, aparentemente, han sido hechas por el liderazgo de la iglesia antes de su
discurso de Robles en 1999.
Elder Oaks justifica el acceso de la mujer al aborto en los casos de violación o incesto,
citando una carta que había recibido de un compañero miembro de la Iglesia SUD. Se
dijo:
"El derecho de la mujer a elegir lo que va o no va a suceder a su cuerpo es, obviamente,
violados por violación o incesto. Cuando los resultados de concepción en tal caso, la
mujer tiene la moral, así como el derecho legal de un aborto debido a la condición de
embarazo es el resultado de otra persona irresponsabilidad, no de la suya. Ella no tiene
que asumir la responsabilidad por ello. Para obligarla por ley a llevar el feto a término
sería una nueva violación de su derecho. Ella también tiene el derecho de rechazar el
aborto . Esto le daría el derecho a que el feto, y también la responsabilidad por ello. Más
tarde se podía renunciar a este derecho y esta responsabilidad en el proceso de colocar
al bebé para su aprobación después de su nacimiento. Cualquiera que sea el camino es
una elección responsable "2.
Aborto
Posición
Debido a que el CRC considera que todos los seres humanos son imagebearers de Dios,
afirma el valor único de toda la vida humana. Consciente de la sexta mandamiento "No
matarás" (Ex. 20:13), la iglesia condena la arbitraria o destrucción arbitraria de
cualquier ser humano en cualquier etapa de su desarrollo desde el punto de la
concepción hasta la muerte. La Iglesia afirma que el aborto inducido es una opción
permitida sólo cuando la vida de la madre-a-ser está realmente amenazada por la
continuación del embarazo.
La iglesia llama a los creyentes para mostrar compasión cristiana y ofrecer apoyo a los
embarazos no deseados que sufren, así como a aquellos que han sufrido abortos.
Además, se invita a los creyentes hablar en contra de la atrocidad del aborto, para
promover la acción y la legislación que refleja la enseñanza de la Escritura sobre la
santidad de la vida humana, y rechazar toda forma de violencia contra aquellos que
cometen el aborto.
Vea también Temas de la Vida.
Historia
La Iglesia Cristiana Reformada tomó su posición oficial sobre el aborto en 1972 en
respuesta a las propuestas y un comité de estudio designado en 1971. Su Sínodo se ha
ocupado de la cuestión del aborto en varias ocasiones desde entonces. Se aprobó la
Enmienda Vida Humana en el año 1976 e instó a las iglesias a hacer todo lo que esté a
su alcance para proteger y promover la santidad de la vida humana. Sínodo derrotó a
una obertura para designar a una santidad anual de Derechos Humanos, Domingo de la
Vida, ya que era reacia a aumentar el número de domingos especiales. Sin embargo, en
1981 y en 1995 lo hizo alentar a las iglesias para dar una atención constante a esta
importante cuestión y utilizar la fecha del aniversario de la decisión de los Estados
Unidos la Corte Suprema sobre el aborto de la manera más eficaz posible.
En 1996, en respuesta a la preocupación acerca de un profesor de Calvin College, cuya
posición sobre el aborto no está de acuerdo con la posición oficial de la CDN, sinodales
han señalado que las decisiones sinodales no se oponen a la discusión la facultad, el
debate o desacuerdo con el contenido de la posición adoptada. Sínodo ha reafirmado su
posición sobre el aborto en 1997 y condenó la práctica de aborto por nacimiento parcial.
Sínodo de 1998 instó a las iglesias que siguen oponiéndose a la atrocidad del aborto,
para ministrar a aquellos que no eligen el aborto, así como a aquellos que sufren de sus
consecuencias, y para rechazar toda violencia contra los que cometen aborto. Sínodo de
1999, juzgó una obertura para estudiar el aborto y las cuestiones relacionadas con el
embarazo, junto con una obertura sobre temas éticos y teológicos en la biociencia, y en
el sínodo de respuesta nombró una comisión de estudio "para examinar los temas
bíblicos / teológicos / éticos planteados por las capacidades cada vez mayores y los
últimos descubrimientos en la ingeniería de la biociencia y la genética "(Hechos del
Sínodo de 1999, p. 578). Sínodo de 2010 recibió una obertura en relación con la defensa
de la posición denominacional oponerse al aborto y aprobó una recomendación "para
instruir a la Oficina de Justicia Social y Acción contra el Hambre (OSJ) para defender
con valentía la posición de la Iglesia contra el aborto, y para ayudar a equipar a las
iglesias para promover la santidad de la vida humana "(Hechos del Sínodo de 2010, p.
883).
CONSIDERACIONES ETICAS SOBRE
EL ABORTO TERAPEUTICO
Dr. Mauricio Besio Rollero
Instructor Asociado
Centro de Bioética
Departamento de Obstetricia y Ginecología
La interrupción voluntaria de un embarazo antes de la viabilidad fetal cae dentro de lo
que se considera un aborto provocado. Todos los abortos provocados, en razón al objeto
mismo del acto, es decir la realización de una acción que tiene por consecuencia la
muerte de un ser humano, aparecen constituyendo actos éticamente ilícitos si se les
analiza en forma independiente de la intención del ejecutante y de las circunstancias que
lo rodean.
Existen situaciones clínicas frecuentes que derivan en acciones médicas que, si son
analizadas sólo considerando la acción física misma, podrían corresponder a lo que se
considera un aborto terapéutico. Por acción física entendemos la maniobra instrumental
desprovista de la intencionalidad del agente y del libre albedrío de éste para hacerla. El
presente trabajo pretende reflexionar sobre circunstancias y motivaciones del médico
tratante bajo las cuales dicha acción no constituiría un aborto provocado, sino que una
acción terapéutica lícita. Trataré de presentar, a la vez, un procedimiento de análisis de
cada situación clínica en particular tendiente a determinar su licitud ética.
Definiciones y clasificaciones
Para centrar el problema, es útil precisar algunas definiciones. De acuerdo a su finalidad
y circunstancias, los abortos provocados han sido clasificados en los siguientes tipos:


Aborto libre. Es el aborto realizado bajo el supuesto derecho que tendría
la mujer para interrumpir su embarazo. Se invocan una serie de
motivaciones, las más frecuentes son las económicas o sociales. Bajo
este concepto, algunos aceptan como suficiente la voluntad de la mujer y
bastaría el hecho de ser un embarazo no deseado.
Aborto eugenésico. Es aquel que pretende la eliminación de un feto
cuando se puede predecir con probabilidad o certeza que nacerá con un
defecto o enfermedad.


Aborto por razones médicas o terapéutico. Es aquella interrupción
voluntaria de un embarazo antes de la viabilidad fetal por razones de
salud materna.
Aborto por motivaciones mixtas. Se refiere a la llamada reducción fetal
selectiva, que pretende eliminar algunos embriones en el caso de
embarazos múltiples, con el fin que otros tengan mejor probabilidad de
sobrevivir.
Aborto por razones médicas o terapéutico
Es la interrupción voluntaria de un embarazo antes de la viabilidad fetal (23 semanas o
menos de 500 g) por razones de salud materna. Se invocan aquí razones de tipo
preventivas y curativas. Serían preventivas en el caso que se considerara que la
gestación podría agravar o empeorar el pronóstico de una enfermedad de base y curativa
cuando se considera que el embarazo está causando un peligro para la vida de la madre.
Por ejemplo, en el caso de enfermedades psiquiátricas, se considera preventivo el evitar
una descompensación psicótica postparto y curativo el impedir un eventual suicidio en
el caso de rechazar la solicitud del aborto.
Dificultades de la definición. El concepto de aborto terapéutico es muy amplio, ya que
diferentes autores consideran como tal:




Sólo casos en que el embarazo esté poniendo en peligro la vida de la
madre.
Cuando agrava el pronóstico materno en casos de alguna enfermedad.
Cualquier aborto provocado. Cito aquí a Benjamín Viel: "Si Salud para
la OMS es la condición de bienestar físico, mental y social y no
solamente la ausencia de enfermedad. Ante tal definición me pregunto,
ante una mujer que solicita aborto y que está físicamente sana, ¿está
acaso mental o socialmente sana? Si no lo está tendría su salud alterada y
si la tiene, la medicina debe ayudarla. Al aceptar tal definición todo
aborto inducido es terapéutico".
Cualquier aborto provocado por un médico. Como los médicos realizan
terapias, cualquier aborto realizado por un médico sería terapéutico.
En este trabajo no voy a considerar las dos últimas definiciones, una por ser demasiado
amplia y la otra porque evidentemente no todas las acciones de los médicos
corresponden a terapias.
En cátedras de Obstetricia de nuestro país, tanto de la Universidad de Chile como de
nuestra Facultad, se enseña que la indicación de aborto terapéutico no se ha planteado
desde hace por lo menos treinta años. En el Hospital Clínico de la Universidad de Chile,
en la década entre los años 1930-1940, las únicas indicaciones de aborto por razones
médicas eran tuberculosis materna, valvulopatía (estenosis mitral) e hiperemesis
gravídica severa. Sin embargo, siguen presentándose con frecuencia situaciones cuya
resolución por parte del médico podría, de acuerdo a la definición, constituir un aborto
del tipo terapéutico. A continuación presentaré tres casos reales de cierta frecuencia en
nuestro medio.
CASOS CLINICOS
Caso 1.
Paciente de 29 años, con antecedentes de una infertilidad primaria de origen
tuboperitoneal. Dos años atrás fue sometida a una microcirugía tubaria, en la cual se
encontró una obstrucción tubaria bilateral, lográndose realizar una reanastomosis en
ambas trompas, quedando ambas permeables. Consulta por una amenorrea de más o
menos 7 semanas y una prueba de embarazo positiva. Su médico le realiza una
ecografía transvaginal en la cual no encuentra un saco gestacional dentro del útero, sin
embargo en el anexo izquierdo lo aprecia claramente, con un embrión con actividad
cardíaca visible y una biometría de acuerdo con 7 semanas de gestación, sin encontrar
fluido libre en el fondo de saco de Douglas. El médico tratante le indica que lo mejor
para conservar esa trompa y su fertilidad, es inyectar inmediatamente metotrexate al
saco gestacional mediante un trócar guiado por ultrasonido.
Caso 2.
Paciente de 31 años, portadora de un dispositivo intrauterino desde su último parto. A
pesar de él se embaraza y consulta de urgencia a las 16 semanas de gestación, por
pérdida de líquido amniótico en forma evidente. Una ecografía muestra el feto vivo, un
oligoamnios severo y el dispositivo intrauterino retroplacentario. Es hospitalizada. A los
dos días aparece fiebre y se hace el diagnóstico de infección ovular. El médico le dice
que es necesario interrumpir el embarazo por el riesgo que ella corre.
Caso 3.
Paciente de 27 años, con antecedentes de un embarazo anterior gemelar, interrumpido a
las 27 semanas debido a una preeclampsia severa y edema pulmonar. Posteriormente, en
un segundo embarazo, a las 24 semanas presenta una crisis hipertensiva con proteinuria
+++. Se intenta tratamiento con hidralazina endovenosa. Una ecografía muestra una
estimación de peso fetal de 400 g. A pesar del tratamiento médico, existe un
compromiso materno progresivo con radiografía de tórax compatible con congestión
pulmonar, proteinuria de 8 g por litro. Se decide interrupción del embarazo, obteniendo
un recién nacido de 400 g que fallece. La paciente presentó una tensión arterial normal a
los 10 días postparto.
FORMULACION DEL PROBLEMA
Si utilizamos la definición de aborto terapéutico reconocida universalmente, debiéramos
considerar como abortos de ese tipo las interrupciones de los embarazos en los tres
casos presentados, ya que en todos ellos se trata de interrupciones voluntarias de la
gestación antes de la viabilidad fetal y por razones de salud materna.
Sin embargo, para el análisis de un problema ético-clínico no basta con evaluar si una
intervención clínica corresponde o no con una definición; las definiciones son
demasiado amplias para un caso particular o, dicho de otra manera, los casos clínicos
concretos en los que nos corresponde decidir no son definibles. Corresponde pues, un
análisis individual y profundo de cada caso, tratando de incluir todos los aspectos que
constituyen un acto en cuanto ético.
Intento de solución
Examinemos lo que tienen en común y lo que diferencia a cada caso presentado.
Comparten todos ellos un conflicto entre el bien que le corresponde en justicia a la
madre y a su hijo. El médico puede realizar ciertos actos en beneficio de uno, del otro, y
también de ambos, y duda sobre cuál o cuáles efectuar o no efectuar.
Los elementos a considerar en el análisis ético son la jerarquía de valores y principios
involucrados, la información clínica éticamente relevante, la decisión de la madre,
adecuadamente informada, y la adecuada ponderación de los elementos anteriores, junto
a circunstancias particulares.
Valores o principios en juego. Son los siguientes:





Respeto a la vida. En los tres casos la interrupción del embarazo
significa la muerte del embrión. También parece existir un riesgo vital
para la madre, riesgo que no existiría sin ese embarazo.
Principio de beneficiencia. La obligación del médico es buscar el bien
en lo que a salud de sus pacientes se refiere. Es necesario considerar que
en cada uno de estos casos existen dos pacientes.
Principio de autonomía. La madre tiene derecho a participar en las
decisiones terapéuticas que le conciernen a ella y también a su hijo, en
forma subrogada. No olvidar que el feto tiene también autonomía,
aunque no pueda ejercerla.
Principio de justicia. Como seres humanos, ambos tienen igual derecho
a la vida y a acciones que les permitan un desarrollo saludable.
Principio de no maleficiencia. Ni a la madre ni al embrión o feto se les
puede arbitrariamente realizar una acción que les sea perjudicial.
Información clínica éticamente relevante. Desde el punto de vista clínico, los tres
casos tienen en común:


La interrupción del embarazo produce inevitablemente la muerte del
embrión o feto.
La interrupción del embarazo provoca que la madre salga de la situación
de riesgo para su salud.
Sin embargo, de acuerdo a la naturaleza, curso habitual y pronóstico de cada una de las
tres situaciones clínicas, existen diferencias:
En el caso del embarazo ectópico, como no está complicado:

Este no representa una gravedad actual para la paciente,



La operación o administración de metrotrexate en ese momento tendría
mayor indicación para salvar la trompa de la madre que la vida de ella.
La literatura muestra que sin intervención, un cierto número de
embarazos tubarios se reabsorben espontáneamente.
Es poco probable que una paciente bien controlada corra un riesgo de
muerte importante si se complica.
En el caso de la infección ovular:


Clínicamente hay distintos grados de infección ovular, con pronósticos
muy distintos, desde una infección subclínica, que responde fácilmente a
tratamiento antibiótico, hasta casos de infección diseminada de alta
mortalidad o morbilidad materna.
Existen datos en la literatura que permiten concluir que es perfectamente
posible tratar y controlar ciertos casos de infección ovular con
tratamiento médico e incluso lograr obtener un recién nacido vivo.
En el caso de la preeclampsia grave:

Tanto los datos de la literatura médica, como la experiencia de todo
obstetra, señalan que si no se interrumpe ese embarazo se producirá la
muerte de la madre y del feto.
Participación de la madre en la decisión. En virtud de la autonomía que le
corresponde como persona, la madre debe participar activamente en la decisión a tomar,
si su condición clínica le permite la competencia necesaria. Es indispensable entonces
una adecuada y entendible información del clínico hacia ella. Esto no significa que el
médico esté moralmente obligado a realizar la acción que ella determine, ya que como
vimos, éste también tiene obligaciones para el feto o embrión, cuya autonomía no es
ejercida actualmente. En caso de conflicto, el médico puede desistir de seguir
atendiéndola, asegurándose que pueda contar con otro profesional calificado que lo
haga.
Ponderación final de los elementos a considerar. El análisis de estos datos clínicos
nos muestra que estamos frente a tres situaciones en las cuales si bien existe un
conflicto de valores a defender entre la madre y el feto, la proporción de ellos es
distinta, no hay una equivalencia de los efectos esperados en cada uno de ellos:


En el embarazo tubario no complicado, la intervención provoca la muerte
del embrión y permite salvar la trompa de la madre y evitar a ésta un
riesgo real, aunque este último difícilmente le causaría la muerte, con el
avance actual de la medicina.
En la infección ovular, la intervención provoca la muerte del feto y
disminuye el riesgo materno. No obstante, se sabe que en un número
significativo de casos un tratamiento antibiótico agresivo puede lograr no
sólo el control de la infección, sino que también sería posible lograr una
sobrevida fetal. Sólo en algunos casos graves, identificables
clínicamente, es perentorio interrupir el embarazo como parte ineludible
del tratamiento para evitar la muerte de ambos.

En la preeclampsia severa descrita, si bien la intervención provoca la
muerte del feto, logra evitar la única muerte evitable.
Conclusión propuesta para estos casos
De las interrupciones del embarazo antes de la viabilidad fetal por razones de salud
materna, sólo serían éticamente lícitas aquellas efectuadas cuando el médico tratante
está razonablemente convencido de que si no realiza dicha acción, sus dos pacientes
morirán. En dichos casos no sólo existirían circunstancias en las cuales el efecto
buscado es proporcionado al efecto no deseado, sino que la acción libremente elegida
por el médico sería recta, lícita y no constituiría un acto de los llamados intrínsicamente
malos. Estos últimos son los que, según la tradición moral de la Iglesia, son ilícitos por
sí y en sí mismos, independientemente de las circunstancias, por razón de su objeto,
como por ejemplo el homicidio, el genocidio o el aborto (Veritatis Splendor Nº 79-83).
La tesis sostenida en este artículo es que tanto la intención del médico como las graves
y especiales circunstancias que configuran el acto, constituyen un objeto que no es un
aborto, sino que una acción lícita y ordenada al bien. Es más, en estos casos la omisión
de actuar provocaría un mal mayor. La interrupción del embarazo en circunstancias que
si no se actúa morirán ambos y que el actuar significa salvar al único posible de salvar
(más aun, si se toma todas las providencias para atender y tratar de salvar al otro) no
puede considerarse una elección errada, producto de un desorden de la voluntad y por lo
tanto de un mal moral, sino que una acción que le corresponde como médico y hombre
recto puesto en una díficil situación.
RECAPITULACION
Para realizar un análisis sobre la licitud ética de tres acciones médicas en los casos
clínicos concretos ya vistos, hemos hecho lo siguiente:
Comenzamos por analizar una situación general, aunque ya con una cierta delimitación.
En todos ellos se trataba de la interrupción, por razones médicas, de un embarazo no
viable. Luego, con el aporte de antecedentes clínicos relevantes y examinando la
motivación del tratante y el entorno de cada caso, hemos logrado identificar lo que
diferencia a cada uno de ellos. No es igual, por lo tanto, la motivación del médico al
intentar preservar la fertilidad de la paciente en el embarazo tubario o la de mejorar a la
paciente con una infección ovular leve, que la motivación al desear salvar la pérdida
inminente de la vida de la paciente con una preeclampsia severa.
Por lo tanto, para efectuar un análisis ético-clínico en casos concretos, partiendo de una
situación genérica, y por lo tanto más potencial, es necesario identificar, mediante el
análisis de la intención del médico y con el aporte de los datos clínicos relevantes y la
evaluación de las circunstancias que los rodean, las características específicas de cada
uno de ellos, logrando así constituir el acto moral completo: una acción libremente
elegida. Libre, a causa de la razón que muestra al médico los principios y bienes
participantes, las circunstancias que acompañan a cada situación y las consecuencias
previsibles de cada opción. Elegida, a causa de la adhesión de la voluntad a un curso de
acción u omisión deseado, no sólo como bien particular sino que ordenado al Bien
último.
CONCLUSION
Las interrupciones de embarazo, como actos físicos genéricos, no pueden ser valoradas
éticamente. Actos instrumentales, como por ejemplo un legrado uterino o una inducción
ocitócica son absolutamente indiferentes desde del punto de vista moral, desprovistos de
su especificación formal. Son las diferencias específicas que completan una acción
concreta, las que permiten una valoración ética.
En el tema de las interrupciones de embarazos no es posible hacer una evaluación ética
sólo analizando si una acción corresponde o no con una definición, ya que a pesar que
las definiciones comprenden un género y diferencias, éstas no logran alcanzar la
especificidad de una acción concreta. La definición de aborto terapéutico como
"interrupción voluntaria de una gestación antes de la viabilidad fetal, por razones de
salud materna" es por lo tanto demasiado genérica, no logra agotar la especificidad de
frecuentes y diversas situaciones clínicas.
De acuerdo a lo discutido, serían lícitas las interrupciones de embarazos en las cuales el
fin buscado por el agente (médico tratante) no sólo es bueno (ordenado), sino que
también proporcionado al efecto no deseado. No serían lícitas en cambio, las
interrupciones del embarazo en las cuales el fin buscado por el médico es desordenado o
desproporcionado en relación al efecto no deseado.
En conclusión, es necesario que los médicos tratantes realicemos, frente a un caso en
particular, un análisis acucioso de nuestras motivaciones, de lo que pretendemos con
nuestra intervención, así como también un estudio profundo de los datos clínicos
relevantes, para así poder juzgar adecuadamente la proporcionalidad de los efectos
posibles en las diversas circunstancias, constituyendo de este modo el acto moral
completo, del cual sí podemos juzgar su licitud o ilicitud.
REFERENCIAS ESCOGIDAS
1. Requena M. Aborto inducido en Chile, Edición Sociedad Chilena de Salud
Pública, Santiago, 1990.
2. Avilés V. Derecho Obstétrico, Multigráfica S.A. Santiago, 1992.
3. Lavados M., Serani A., Ética Clínica, Fundamentos y Aplicaciones. Ediciones
Universidad Católica de Chile. Santiago, 1993.
4. Ovalle A, Roncone S, Iglesias J et al. Bacteriología, evolución, hallazgos
histoplacentarios miometriales e histerográficos del huevo infectado entre las 10
y 26 semanas. Rev Chil Obstet Ginecol 1983; 48: 449-62.
5. Ogita S, Imanaka M, Matsumoto M y Hatanaka K. Premature rupture of the
membranes managed with a new cervical catheter. Lancet 1984; 1 (8390): 13302.
6. Gilles RG, Monif MD. Recurrent Chorioamnionitis and maternal septicemia: A
case of successfull in utero therapy. Am J Obstet Gynecol 1983; 146: 334-335.