Download Las misas navideñas siempre atraen a algunas personas que no

Survey
yes no Was this document useful for you?
   Thank you for your participation!

* Your assessment is very important for improving the work of artificial intelligence, which forms the content of this project

Document related concepts
no text concepts found
Transcript
Las misas navideñas siempre atraen a algunas personas que no van a la
iglesia muy a menudo, y son muy bienvenidas. Ustedes que vienen cada semana
crean el tipo de comunidad que la gente quiere experimentar cuando más
necesitan de la fe. Sin ti, no habría iglesia en Navidad para los demás que quieren
incluir el culto público en sus planes.
Es difícil explicar por qué la iglesia atrae a algunas personas y desinteresa
a otras. A veces tiene que ver con los líderes de la iglesia, familiares, o
acontecimientos que la gente tiene que reconciliarse con su fe. En Navidad,
muchas personas vienen a la iglesia, incluso aquellos que mantienen no mas una
chispa de fe en medio de sus dudas. Ellos saben lo que significa la Navidad Dios ha visitado la tierra. Así que quieren visitar a Dios. Algunos de nuestros
visitantes me dijeron que nuestra iglesia es hermosa. Este edificio es el tipo de
lugar que hace que la gente quiere venir a la iglesia. Los visitantes encuentran a
Dios aquí porque nos encuentran a nosotros aquí. Y nosotros estamos aquí por
la fe de nuestros ancestros que se sacrificaron y construyeron este santo lugar.
El salmo responsorial de hoy es un himno que admira el templo en
Jerusalén. Ese edificio debió haber sido algo hermoso de admirar. La gente que
está cantando este salmo describen el templo, el anhelo que sienten por volverlo
a ver, y la envidia que tienen hacia las personas que pueden vivir ahí: “¡Qué
deseables son tus moradas, Señor de los ejércitos! Mi alma se consume y anhela
los atrios del Señor, mi corazón y mi carne retozan por el Dios vivo. Dichosos los
que viven en tu casa, alabándote siempre.” Como pueden ver, los padres que
tienen que arrastrar a sus hijos a la iglesia nunca escuchan que los jóvenes
canten esta canción.
Una excepción fue Jesús, que ciertamente aprendió este salmo de niño, y
le encantó tanto el templo, que fue ahí sin permiso de sus padres. Le asombró
que sus padres estuviesen molestos con él por haberlo encontrado ahí. Aquí en
San Antonio cuando nuestros decoradores iban a trabajar justo antes de la
víspera de Navidad, abrieron el nacimiento que se encuentra debajo del Sagrado
Corazón. Todas las estatuas estaban ahí excepto una. Sí, Jesús no estaba. Yo
dije, “Él debe estar en el templo enseñando,” pero nadie me creyó. En el templo
es precisamente donde él no estaba. Finalmente lo encontraron no en el templo,
sino en el sótano de la casa parroquial. Todavía no sé qué estaba haciendo allí.
En ninguna parte de la biblia dice: “Mi alma se consume y anhela el sótano.”
Estoy seguro que hubo momentos cuando Jesús no quería ir a donde sus padres
querían que fuera, pero los padres generalmente saben lo que es mejor. Si una
familia quiere imitar a la Sagrada Familia, todos sus miembros visitan el templo
juntos.
Hay momentos en que una persona no quiere ir a la iglesia. Lo entiendo.
No siempre se siente el mismo deseo del salmo ochenta y cuatro, pero cuando
vamos a la iglesia, estamos en la casa de Dios. Estamos en nuestra casa, el lugar
que Dios quiere que llamemos hogar.