Download LOS DIEZ MANDAMIENTOS ANTES DEL SINAÍ 1. No adorar dioses

Survey
yes no Was this document useful for you?
   Thank you for your participation!

* Your assessment is very important for improving the work of artificial intelligence, which forms the content of this project

Document related concepts

Doctrinas de la Iglesia adventista del séptimo día wikipedia, lookup

Transcript
LOS DIEZ MANDAMIENTOS ANTES DEL SINAÍ
LOS DIEZ MANDAMIENTOS ANTES DEL SINAÍ
1. No adorar dioses ajenos. En Génesis 6 se menciona el diluvio universal como
consecuencia del abandono del Dios verdadero. El relato de la torre de Babel (Gen.
11) es otra demostración de la condena que pesa sobre los adoradores de dioses
falsos.
1. No adorar dioses ajenos. En Génesis 6 se menciona el diluvio universal como
consecuencia del abandono del Dios verdadero. El relato de la torre de Babel (Gen.
11) es otra demostración de la condena que pesa sobre los adoradores de dioses
falsos.
2. No tener ídolos. Si Jacob consideraba que era pecado tener los dioses que Raquel
había hurtado a su padre, y los enterró, demuestra que ya se conocía el mandamiento
que prohíbe venerarlos (Gen. 31: 19, 30; 35: 1-4).
2. No tener ídolos. Si Jacob consideraba que era pecado tener los dioses que Raquel
había hurtado a su padre, y los enterró, demuestra que ya se conocía el mandamiento
que prohíbe venerarlos (Gen. 31: 19, 30; 35: 1-4).
3. No blasfemar. La conducta de Esaú, relatada en Génesis 25: 27-34, fue blasfema,
por cuya razón en el Nuevo Testamento se lo califica como "profano" (Heb. 12: 16).
3. No blasfemar. La conducta de Esaú, relatada en Génesis 25: 27-34, fue blasfema,
por cuya razón en el Nuevo Testamento se lo califica como "profano" (Heb. 12: 16).
4. Observar el sábado. El séptimo día fue bendecido y santificado por Dios en la
creación (Gen. 2: 1-3). En Exo. 16: 4-30 se ordena la observancia del sábado un mes
antes de llegar al Sinaí, lo que demuestra que el mandamiento era conocido.
Transgredirlo, como lo hicieron algunos, significaba no respetar la ley de Dios (vers.
28). Nótese, además, que el mismo mandamiento da la razón de la observancia:
"porque en seis días hizo Jehová los cielos y la tierra. . ." y porque "Jehová bendijo el
día de reposo y lo santificó" (Exo. 20: 11).
4. Observar el sábado. El séptimo día fue bendecido y santificado por Dios en la
creación (Gen. 2: 1-3). En Exo. 16: 4-30 se ordena la observancia del sábado un mes
antes de llegar al Sinaí, lo que demuestra que el mandamiento era conocido.
Transgredirlo, como lo hicieron algunos, significaba no respetar la ley de Dios (vers.
28). Nótese, además, que el mismo mandamiento da la razón de la observancia:
"porque en seis días hizo Jehová los cielos y la tierra. . ." y porque "Jehová bendijo el
día de reposo y lo santificó" (Exo. 20: 11).
5. Honrar a los padres. En Génesis es notable el respeto que los hijos de Dios
mostraban hacia sus padres. El caso de Cam, hijo de Noé (Gen. 9: 20-27)*, nos ayuda
a comprender la alta estima en que se tenía al quinto mandamiento.
5. Honrar a los padres. En Génesis es notable el respeto que los hijos de Dios
mostraban hacia sus padres. El caso de Cam, hijo de Noé (Gen. 9: 20-27)*, nos ayuda
a comprender la alta estima en que se tenía al quinto mandamiento.
6. No matar. La condena del asesinato, como el cometido por Caín y otros relatados
en Génesis, demuestran la existencia del sexto mandamiento (Gen. 4: 8-15).
6. No matar. La condena del asesinato, como el cometido por Caín y otros relatados
en Génesis, demuestran la existencia del sexto mandamiento (Gen. 4: 8-15).
7. No cometer adulterio. El caso de Dina, hija de Jacob (Gen. 34: 1-7). y la conducta
intachable de José frente a la tentación a cometer adulterio, indican el conocimiento
del séptimo mandamiento.
7. No cometer adulterio. El caso de Dina, hija de Jacob (Gen. 34: 1-7). y la conducta
intachable de José frente a la tentación a cometer adulterio, indican el conocimiento
del séptimo mandamiento.
8. No hurtar. Raquel robó a escondidas los dioses de su padre (Gen. 31: 19-37). La
reacción de Jacob, cuando Labán lo acusó de hurto (vers. 30-32), demuestran el
conocimiento del octavo mandamiento.
8. No hurtar. Raquel robó a escondidas los dioses de su padre (Gen. 31: 19-37). La
reacción de Jacob, cuando Labán lo acusó de hurto (vers. 30-32), demuestran el
conocimiento del octavo mandamiento.
9. No levantar falso testimonio. El incidente entre Isaac y Abimelech (Gen. 26: 6-11) y
el de Jacob y Esaú (27: 1-45) demuestran que la mentira era considerada una mala
acción.
9. No levantar falso testimonio. El incidente entre Isaac y Abimelech (Gen. 26: 6-11) y
el de Jacob y Esaú (27: 1-45) demuestran que la mentira era considerada una mala
acción.
10. No codiciar. El resultado desastroso de la codicia de Eva (Gen. 3: 6), prueban que
la codicia era pecado. La codicia de Lot (Gen. 13: 11, 12), manifestada en su elección,
fue un pecado que trajo una maldición.
10. No codiciar. El resultado desastroso de la codicia de Eva (Gen. 3: 6), prueban que
la codicia era pecado. La codicia de Lot (Gen. 13: 11, 12), manifestada en su elección,
fue un pecado que trajo una maldición.