Download La Gestión del Desarrollo Regional en Cuba

Survey
yes no Was this document useful for you?
   Thank you for your participation!

* Your assessment is very important for improving the work of artificial intelligence, which forms the content of this project

Document related concepts

Planificación Territorial wikipedia, lookup

Desarrollo local wikipedia, lookup

Desarrollo sostenible wikipedia, lookup

Ciudad inteligente wikipedia, lookup

Desarrollo económico wikipedia, lookup

Transcript
LA GESTIÓN DEL DESARROLLO REGIONAL EN CUBA.
UN ENFOQUE DESDE LA ENDOGENEIDAD.1
Autores: Dr. Ramón González Fontes
Msc. Ana de Dios Martínez
Msc. Rafael Montejo Veliz
Los problemas del desarrollo han constituido, en los últimos cincuenta años, el centro
de atención de políticos, estadistas, académicos y científicos de diversas partes del
planeta, debido a que ha ido cobrando fuerza la idea de que en su solución se define
la propia existencia de la humanidad.
Esto ha provocado, que desde el punto de vista conceptual, se haya ido acumulando
un notable avance en cuanto al desarrollo teórico del estudio de esta problemática, así
como que, de forma práctica, se haya producido un gran arsenal de modelos y
estrategias, que han pretendido dar respuestas a la misma.
La Cuba de la época revolucionaria no ha sido una excepción en este sentido y los
cuarenta años transcurridos a partir de 1959, han sido testigos de un notable esfuerzo
en la búsqueda de soluciones a los problemas que ha ido enfrentando el país, en el
establecimiento y defensa del proyecto político que se definió desde 1953 en “La
Historia me Absolverá”2, y que fue rediseñándose a partir de 1961 con la declaración
del carácter socialista de la revolución.
Todo este período se ha caracterizado por un esfuerzo continuo, para lograr lo que se
definió como el desarrollo integral del país (Carlos Rafael Rodríguez, 1983, 27), lo que
se ha caracterizado por esfuerzos para solventar las graves deformaciones
estructurales, heredadas tras varios siglos de dominación colonial y neocolonial.
El final de la década del ochenta y toda la década del noventa, ha sido un período que
para Cuba, se ha caracterizado por un notable esfuerzo para sobreponerse a una de
las crisis económicas mas profunda de su historia 3, y en una búsqueda constante de
soluciones a los problemas que se han ido presentando.
Esta crisis tiene sus causas en la transformación del escenario político, económico y
social del mundo, a partir de la desintegración de la URSS y la desaparición del Campo
Socialista, el recrudecimiento del bloqueo y la guerra económica de los EE.UU, todo lo
cual agotó las posibilidades del Sistema Centralizado de Dirección y Planificación de la
Los autores quieren agradecer las opiniones, sugerencias y la ayuda que a la elaboración de este
materiall recibimos del Dr. Carlos de Mattos.
2
Alegato de Autodefensa presentado por Fidel Castro en el juicio por el asalto al cuartel Moncada de
Santiago de Cuba el 26 de julio de 1953 y que constituye el primer programa político de la época
revolucionaria, conocido también como”El Programa del Moncada”.
3 Hasta 1993 el Producto Interno Bruto cubano disminuyó en un 35 % con relación a 1989.
1
1
Economía que se venía aplicando desde 1975, y que se sustentaba en las relaciones
con el Consejo de Ayuda Mutua Económica (CAME).
Es por ello que la actualidad constituye un momento crucial en la búsqueda de
soluciones a los problemas que enfrenta el país, desde sus propias posibilidades; dado
el aislamiento económico a que está siendo sometido y a la necesidad de que dichas
soluciones tengan un carácter irreversible y autosostenibles.
Así pues, el objetivo del presente trabajo es realizar una propuesta coherente de un
conjunto de transformaciones, que pudieran contribuir a darle un mayor dinamismo a la
participación de los territorios en la solución de los problemas que enfrenta el país,
sobre la base de la aplicación de un nuevo enfoque para la Gestión del Desarrollo
Regional en la economía cubana, desde la perspectiva que brinda la capacidad
endógena de los territorios.
Este nuevo enfoque implica que dicha gestión se realice desde los territorios,
combinada y armonizada con la proveniente de fuentes y factores de desarrollo que
emanen de las estrategias y políticas nacionales, pero sobre la base de estrategias
propias que aprovechen al máximo el potencial interno y promuevan toda la capacidad
endógena de desarrollo, que los territorios puedan desplegar.
La síntesis conceptual que se ejecuta en este trabajo, se realiza tomando en
consideración
los fundamentos y mecanismos desarrollados en la teoría
contemporánea del Desarrollo Endógeno, adecuadas a las realidades y exigencias del
sistema socio económico cubano, sobre la base de los resultados de un conjunto de
investigaciones aplicadas, realizadas por los autores,
Resulta necesario aclarar que la problemática analizada y las soluciones planteadas,
se han elaborado para las condiciones concretas del caso cubano, sin pretender
realizar extrapolaciones a otras realidades, en las que pudieran resultar inviables;
aunque
sin embargo, estos resultados podrán indicar direcciones de futuras
investigaciones o de posibles soluciones más generales.
EL DESARROLLO Y SU GESTIÓN DESDE UNA PERSPECTIVA TERRITORIAL:
Cuando se quiere estudiar la Gestión del Desarrollo de sistemas tan complejos como
los territoriales4, es necesario tener presente que este proceso, como todo proceso de
gestión, implica la acción conjunta de dos subsistemas que se interrelacionan e
interactúan y que requieren ser definidos. De una parte tendremos el subsistema
gestor o sujeto de la gestión y de otra el subsistema gestionado y que resulta el objeto
de la gestión del primero.
Por el momento no se asumirá una posición en cuanto a quién o quienés, son los
actores que están más capacitados para asumir las funciones de subsistema gestor.
Solamente se apuntará que el ejercicio de la gestión por parte del mismo se logra de
4
Cuando se habla de sistemas territoriales, se refiere a los espacios subnacionales, como un entramado
de relaciones económicas y sociales ubicadas en un determinado espacio geográfico.
2
manera efectiva, en la medida que tenga una coherencia en su actuar y una postura
institucional que le permita ser reconocido por el resto del sistema territorial, con
capacidad de liderar el proceso de desarrollo. Más adelante analizaremos esta
problemática, al menos para el caso particular de Cuba.
Por otra parte se encontrará el subsistema gestionado, o sea, el desarrollo del sistema
territorial, que constituye un elemento de extraordinaria complejidad, y que requiere
una definición clara de los factores claves, sobre los cuales hay que incidir para lograr
una adecuada gestión.
La gestión del desarrollo de los sistemas empresariales ha sido ampliamente
estudiada, sobre la base de su funcionamiento bajo las condiciones de los diferentes
sistemas socio económicos: de Economía de Mercado o de Dirección Centralizada, y
existe una amplia literatura al respecto.
A diferencia del campo empresarial, no existe igual claridad cuando se trata de la
Gestión del Desarrollo Regional. Esto se debe, básicamente, a que su definición y
estructura conceptual está cargada de enfoques normativos que condicionan, a priori,
las vías y procedimientos de gestión, y no permiten poner en claro cuales son los
aspectos claves sobre los que deberá recaer, de forma prioritaria, la acción del
subsistema gestor.
Esta problemática es debida, fundamentalmente, a que el propio concepto de
desarrollo ha llevado implícito siempre una versión sobre lo que es deseable o no que
suceda para una sociedad nacional o territorial, por estar basado en principios
valorativos, éticos y normativos de lo que conviene o no para el ser humano (Todarov
1984). No obstante, en los últimos años se han ido despejando cuales son los
aspectos esenciales de estos procesos, independientemente del marco institucional 5
en el cual se manifiesten.
Si se analizan algunas de las concepciones contemporáneas del desarrollo, se puede
apreciar que han venido experimentando sustanciales cambios después de la Segunda
Guerra Mundial, con una marcada tendencia a poner al ser humano en el centro de la
atención del problema, ya que, en última instancia, es el hombre quien padece o se
beneficia de la situación que presente la sociedad, y se ha alcanzado un consenso en
cuanto a esta cuestión.
5
Douglas North en su obra Institutions, Institutional Change and Economic Performance, define y
fundamenta como las instituciones constituyen las reglas de juego del funcionamiento de una sociedad y
demuestra como las mismas influyen en el desempeño de la Economía. A esto se puede añadir que las
instituciones; las relaciones institucionales o el marco institucional, se encuentran determinadas en
última instancia por las Relaciones Sociales de Producción y su esencia, las Relaciones de Propiedad,
que caracterizan a la organización económica o Modo de Producción, pudiendo encontrarlas reflejadas
tanto en las relaciones de producción (relaciones de propiedad, o relaciones de mercado), como en los
elementos de la superestructura que a ellas le corresponden.
3
Podemos así encontrar un punto de reconocimiento institucional generalizado, a partir
del primer informe del Club de Roma, en 1972, al considerarlo como:
...” el proceso que experimenta una sociedad para conseguir el bienestar de la
población, relacionándose de forma armónica con el entorno natural,
consiguiendo así, satisfacer las necesidades materiales y establecer las bases
para que todo individuo pueda desplegar su potencial humano”... 6
Esta concepción tiene una gran relevancia, ya que incluye la necesidad de que estos
procesos se produzcan en armonía con el entorno natural y, además, porque plantea
como objetivo del mismo, el bienestar de la población y el establecimiento de las bases
para que esta pueda desplegar todo su potencial humano, tanto individuamente, como
de forma colectiva.
Desde finales de la década del ochenta y toda la década del noventa, continúa
desarrollándose esta concepción humanista del desarrollo, aunque condicionada en
sus aspectos valorativos de políticas y de estrategias para alcanzarlo, en
correspondencia con la envoltura institucional de las sociedades donde se aplican y
los juicios de valor de los que realizan los análisis, toman las decisiones y elaboran las
políticas y estrategias de desarrollo. Si analizamos la propuesta de la Comisión del Sur
sobre la definición de desarrollo:
...“A nuestro juicio éste (el desarrollo) es un proceso que permite a los seres
humanos utilizar su potencial, adquirir confianza en sí mismos y llevar una vida
de dignidad y realización. Es un proceso que libra a la gente del temor a las
carencias y a la explotación. Es una evolución que trae consigo la desaparición
de la opresión política, económica y social (...) El desarrollo supone, por
consiguiente, una creciente capacidad para valerse por si mismos, tanto en el
plano individual como colectivo.
... El verdadero desarrollo tiene que centrarse en la gente, estar encaminado a
la realización del potencial humano y a la mejora del bienestar social y
económico de las personas, y tener por finalidad el logro de lo que ellas mismas
consideran que son sus intereses sociales y económicos...7
Podemos apreciar que se profundiza en el carácter humanista de este proceso y da
por sentada la existencia de determinadas magnitudes de recursos que permitan a las
personas “llevar una vida de dignidad y realización”, y tratando de reflejar su carácter
relativo, introduce la ambigüedad en cuanto a que su finalidad es el logro de lo que
ellas mismas consideran que son sus intereses sociales y económicos. Así, el
Citado por el Centro de Investigaciones de la Economía Mundial (CIEM) en: Investigación sobre
Desarrollo Humano 1996 de Martínez, J. Economía Mundial, Madrid, Mc Graw Hill, 1995, p 254. La obra
donde se recogen los principales resultados de este Informe del Club se Roma se titula Los Límites del
Crecimiento (1972).
7 Citado por el Centro de Investigaciones de la Economía Mundial (CIEM) en:
Investigación sobre
Desarrollo Humano 1996 de la Investigación sobre Desarrollo de Comisión del Sur. Desafío para el Sur.
México. D.F. Fondo de Cultura Económica, 1991, p 20 – 24.
6
4
desarrollo en un pueblo de Haití puede ser diferente al de Nueva York, por el solo
hecho de que la percepción de lo que puede ser el logro de los intereses de los
haitianos, sea diferente al de los newyorkinos.
Por otra parte, la definición de Desarrollo Humano del PNUD, plantea:
...” el Desarrollo Humano es un proceso en el cual se amplían la oportunidades
del ser humano. En principio estas oportunidades pueden ser infinitas y cambiar
con el tiempo. Sin embargo, a todos los niveles de desarrollo, las tres más
esenciales son:
disfrutar de una vida prolongada y saludable, adquirir
conocimientos y tener acceso a los recursos necesarios para lograr un nivel de
vida decente. Si no se poseen estas oportunidades esenciales muchas otras
alternativas continuarán siendo inaccesibles.
... Según este concepto de Desarrollo Humano, es obvio que el ingreso es sólo
una de las oportunidades que la gente desearía tener, aunque ciertamente muy
importante; pero la vida no sólo se reduce a eso. Por lo tanto, el desarrollo debe
abarcar más que la expansión de la riqueza y los ingresos. Su objetivo central
debe ser el Ser Humano”.... 8
Este nuevo enfoque refuerza su atención en el ser humano, aunque igualmente deja
abierta las posibilidades de enfoques normativos, tanto en las propuestas de medición
como de análisis, en torno a las formas en que está distribuido en la sociedad este
proceso de ampliación de las oportunidades.
Sin embargo, de todo este desarrollo conceptual se puede despejar cuáles son los
elementos esenciales para que exista desarrollo, o sea, centrar la atención en el
bienestar del ser humano, el equilibrio con el entorno natural y la posibilidad de
aumentar constantemente las oportunidades de reforzar esa condición humana,
aunque su logro y alcance dependan de la posición relativa en que se encuentren los
territorios analizados con relación a sistemas territoriales de referencia, de los análisis
valorativos que se hagan o se tengan de lo que es bueno o no, y de cómo debe estar
distribuido este bienestar.
Las fuentes del desarrollo en los territorios:
A este nivel de análisis y en función de los objetivos que se pretenden alcanzar, resulta
imprescindible aislar de toda esta problemática, los elementos que pueden constituir
las fuentes y los factores que están presentes en cualquier proceso de desarrollo.
Desde esta perspectiva, el Desarrollo es un proceso de cambio y progreso socio económico continuado, que posibilita el bienestar del ser humano en equilibrio con el
entorno natural, pero si se hace abstracción de los aspectos normativos que
determinan la magnitud que alcanzan este bienestar, ese progreso9, de cómo van a
8
9
PNUD. Desarrollo Humano Informe 1990. Bogotá, Editorial Tercer Mundo, 1990. p 34.
Los términos “bienestar y progreso”, aunque también resultan ambiguos en cuanto a su expresión
5
estar distribuidos; así como de la correlación existente entre el bienestar y el progreso
que se logren alcanzar en un momento dado.
De esa forma, el desarrollo es una combinación del bienestar que proporciona el
disfrute de determinados niveles de consumo actual y el progreso que garantiza
determinados niveles de acumulación para garantizar el bienestar futuro, en armonía
todo con el entorno, para garantizar que sea sostenible, independientemente de los
criterios de valor que condiciones los difenrentes sistemas institucionales imperantes.
Así pues, el punto de partida de este proceso para un espacio dado, lo constituye el
conjunto de recursos (naturales, históricos, culturales, humanos, tecnológicos,
económicos, institucionales y materiales) que forman su Potencial de Desarrollo
(Vázquez - Barquero 1999 y Mattos 1999).10
Este punto de partida, al tener un carácter histórico concreto, provoca que tanto
cuantitativa como cualitativamente sea diferente para los distintos países o regiones.
Sin embargo, desde el punto de vista conceptual, constituye la capacidad que se
tiene de generar una determinada cantidad de riqueza (material, humana 11, cultural o
espiritual), que sea dedicada a garantizar la elevación del bienestar actual y otra al
progreso que va a dar respuesta futura al crecimiento de la población, de las
necesidades y retroalimentar el propio proceso de cambio de una forma continuada y
sostenible.
En dependencia de cómo sea ese potencial y de la organización que alcance el
sistema institucional bajo el cual se ejecute el proceso de obtención de esa riqueza, así
serán los resultados del desarrollo del territorio. O sea, que puede ser abundante y
bien organizado, llegar a estar tan deprimido y desorganizado que exista una ausencia
de desarrollo o de sustentabilidad del mismo, o cualquier otra combinación de estas
situaciones. Evidentemente, el problema radica en establecer cómo y de dónde puede
provenir el
logro de
magnitudes
excedentes de riqueza que alimenten o
complementen, en cualquier caso, este potencial.
Así pues, la primera fuente de desarrollo es el potencial que posee el sistema
territorial. Además, esta fuente originaria puede ser alimentada por otras, desde dos
direcciones diferentes, pero que se complementan. Una tiene un carácter exógeno y
viene dada por el corriente (histórico, cultural, humano, tecnológico, económico,
institucional y material), que viniendo desde fuera del sistema nacional o territorial, se
cuantitativa en un momento dado, aquí se consideran sólo como la expresión de la satisfacción que se
logra en un momento dado (bienestar) y las condiciones (progreso) que se establecen para garantizar
niveles crecientes de bienestar para el futuro tanto desde el punto de vista material como espiritual.
10 Sobre el concepto de potencial de desarrollo se puede ver trabajos de Vázquez – Barquero y De
Mattos, donde ambos coinciden con el criterio de que dicho potencial es el punto de partida para
cualquier proceso de Desarrollo.
11 Cuando se habla de riqueza humana no se refiere sólo a la posibilidad de incrementar
cuantitativamente la población o los recursos laborales sino también su preparación técnica y cultural
como Capital Humano.
6
integra al mismo y es utilizado para ampliar en el territorio, el bienestar, el progreso
del ser humano o ambos inclusive.
La otra tiene carácter endógeno, mediante la cual el propio sistema es capaz de
generarlo o incrementarlo desde dentro, gracias a la coherencia de su organización,
que le permite aprovechar toda la sinergia12 que es capaz de desplegar y que se
encuentra latente en su capacidad interna, e integrarse a las fuentes exógenas en
función del desarrollo.
Por tanto, todo proceso de desarrollo a escala territorial depende esencialmente:



Del potencial de desarrollo que pueda tener en un momento dado;
De los flujos exógenos que puedan alimentarlo, gracias a los mecanismos de
redistribución que existan en sistemas de orden superior, o a los que se logren
por la atractividad del mismo13;
Y de la capacidad endógena que pueda desarrollar, que le permita desplegar
toda la sinergia que sea capaz de albergar.
Así pues, queda evidenciado que los elementos anteriormente analizados no
dependen de los juicios de valor con que sean interrelacionados o utilizados, aunque
estos últimos y las formas organizativas que adopten (Sassenian 1998, 29) sí
determinen y condicionen el resultado final y sus interrelaciones, ya que como resulta
comprensible, estos elementos esenciales alcanzan determinadas magnitudes, toman
determinados rumbos y producen efectos e impactos sobre unos y otros sistemas
nacionales y territoriales, en dependencia de la envoltura institucional que los alberga e
interrelaciona y las formas organizativas que internamente adopten.
No se pretende hacer una demostración exhaustiva de la eficiencia o deficiencias, que
los diferentes sistemas institucionales de la sociedad puedan jugar o hayan jugado,
en el actual estado de cosas con relación al desarrollo. Nos limitaremos simplemente
a apuntar
que existen evidencias empíricas irrefutables de que la historia de la
humanidad ha dibujado un sistema mundial extraordinariamente desigual y en franco
proceso de deterioro14, tanto a escala internacional como hacia los espacios
El término sinergia se utiliza aquí como el incremento de la acción de dos elementos de un sistema
cuando actúan conjuntamente o cuando por el actuar de elementos del sistema se produce una
exaltación recíproca del efecto que producen dichos elementos y su relación en el sistema, Un elemento
esencial de la materialización de la capacidad de desarrollo de un territorio endógenamente, radica
básicamente en las sinergias que se logran en los sistemas territoriales. Este aspecto aparece implícito
en el trabajo de Vázquez – Barquero “Desarrollo Redes e innovación, Lecciones sobre Desarrollo
Endógeno. Ediciones Pirámide 1999 y de manera explícita en Desarrollo Endógeno y Globalización.
Revista EURE Vol. XXVI No 79 pp 47 – 65.
12
La atractividad del territorio es su capacidad de concitar el interés por parte de las empresas
nacionales y extranjeras para invertir en el territorio. Expuesto por Matos en Nuevas Teorías del
Crecimiento Económico. Lectura desde la perspectiva de los territorios de la periferia.
14 Baste señalar que hasta septiembre de 1998... “El 86 % del consumo mundial actual corresponde a
sólo el 20 % de la población del mundo. Muchos millones de personas, en particular en el mundo en
desarrollo, han sido excluidas de la reducción del consumo. En algunos países la gente tiene menos
13
7
subnacionales. Esto se ha debido a un condicionamiento histórico concreto de partida,
y a que los sistemas de explotación imperantes, sobre todo el capitalista, han
profundizado esta desigualdad.
Esta situación ha deprimido el potencial de desarrollo de muchos países y territorios,
hasta hacerlos prácticamente inexistente, y con ello la posibilidad de materializar y
fomentar su propia capacidad endógena de desarrollo y la capacidad de atracción de
fuentes exógenas, las que, además, se dirigen hacia los lugares más atractivos, en
correspondencia con la dinámica del capital.
Tanto a escala mundial, como hacia el interior de los países, existen territorios muy
deprimidos, lo que requiere que existan mecanismos de cooperación, intercambio,
distribución y redistribución que permitan elevar el potencial de desarrollo de los
mismos a partir de procesos exógenos, para con ello poder emplear y desplegar su
capacidad endógena, ya que el desarrollo es el efecto conjunto de estas dos fuentes, y
no debe absolutizarse ninguna de ellas.
Un elemento vital de todos estos procesos lo constituyen los distintos flujos de
riquezas que se producen y circulan a través de los distintos territorios, así como la
capacidad que adquiere cada territorio o nación de reinvertir parte de esas riquezas en
incrementar el bienestar o el nivel de progreso de su población y territorio.
En ocasiones, la capacidad endógena no se manifiesta, y requiere un impulso
exógeno para entrar en acción, pero la influencia exógena requiere de una
organización adecuada del sistema hacia su interior, ya que sólo así podrá aprovechar
toda la capacidad de incremento del potencial que pueda ser capaz de provocar dicha
influencia externa. Por ello, la gestión del desarrollo debe producirse por la utilización
armónica y combinada de todas las fuentes de desarrollo, ya que de lo contrario la
fuente exógena podría crear una situación de deformación estructural en el territorio.
Para caracterizar tal situación se pueden utilizar los planteamientos de la teoría de la
dependencia (Furtado, 1964 y Cardoso, 1970) en cuanto a que las regiones de la
periferia requerían de la expansión de economías avanzadas como condicionante para
su desarrollo. No obstante, debe tenerse presente que las regiones que asimilen
inversiones o flujos de recursos externos deberán atender aspectos claves, como
resume Vázquez Barquero (Vázquez Barquero, 1999):


Que las inversiones o empresas puedan convertirse en polos de crecimiento
y no se conviertan en “enclaves” económicos, con escasos o ningún vínculo
con el sistema productivo territorial;
Que estas inversiones no se conviertan sólo en polos de absorción de los
recursos empresariales locales, privándolo de la capacidad técnica que le
permitiría encausar su desarrollo y con ello el del territorio en su conjunto;
bienes y servicios a su disposición que los que tenía hace 20 o 30 años”... Nota introductoria de Ariel
Francois, Representante Residente del PNUD en Cuba en el informe sobre Desarrollo Humano 1998.
8

Que estos flujos no ocupen una posición subordinada en cuanto a las
inversiones en I + D y que ésta se realice solamente en las casas matrices
ubicadas fuera del territorio.
Además de esto, debe añadirse el hecho de que los flujos financieros que se
producen en el territorio puedan ser aprovechados en determinadas magnitudes en el
desarrollo del mismo.
Si el sistema territorial no se encuentra protegido, regulado y organizado de manera
que estos fenómenos no se manifiesten o, cuando lo hagan, sea de una forma
atenuada, entonces la fuente exógena implicará un reforzamiento de las condiciones
de dependencia del territorio.
Con esto no se pretende reducir el papel de las corrientes exógenas en el Desarrollo
de los Territorios, sino que su proceso de gestión ha de requerir un territorio protegido
y organizado, para que estas corrientes estimulen el cambio y no se conviertan en un
factor de dependencia y deterioro.
Esta problemática es válida independientemente de la envoltura institucional que
provoque o condicione la ocurrencia de estas corrientes exógenas. No obstante, vale
destacar que en la medida en que el sistema que envuelve al territorio posea: a) la
suficiente unidad y coherencia para propiciarlas y guiarlas de manera armónica y b)
los mecanismos que las ordenen, condicionen y estimulen, se evitarán las
deformaciones estructurales de dependencia, tanto a escala nacional como hacia los
espacios subnacionales.
Sólo así se podrá lograr una tendencia a la nivelación del desarrollo de los sistemas
territoriales y será posible una gestión del desarrollo desde la endogeneidad 15, que
disminuya paulatinamente las condiciones de dependencia de los territorios periféricos,
condicionada históricamente.
De esta manera, se puede concluir que cuando existan procesos de gestión del
desarrollo que no creen las condiciones para que todas estas fuentes se pongan de
manifiesto, se estarán limitando las posibilidades de desarrollo del territorio y
profundizando sus deformaciones estructurales. Vista esta problemática, se debe
pasar a estudiar detenidamente los factores condicionantes de la endogeneidad.
Los factores del desarrollo desde la endogeneidad.
Como se ha planteado hasta aquí, un proceso de desarrollo podrá tener lugar en un
territorio, a partir de tres fuentes básicas: El potencial de desarrollo del territorio; la
El término gestión desde la endogeneidad se utiliza, en este contexto, para designar a un proceso que
parte de la capacidad y estructura interna del sistema regional para gestionar su propio desarrollo pero
integrado armónicamente con las otras fuentes de desarrollo y crear condiciones para multiplicarlas sin
significar que todo el desarrollo dependa del logro o no de la de la capacidad endógena.
15
9
capacidad para utilizar y atraer corrientes exógenas de otras regiones, y la capacidad
de complementar endogenamente esos potenciales.
Es por ello que la gestión del desarrollo desde la endogeneidad se debe ejecutar,
básicamente, a partir de la búsqueda y creación de las condiciones, para que los
mencionados efectos sinérgicos se pongan de manifiesto. De aquí que resulte
necesario poner al descubierto los factores capaces de generar un proceso de
desarrollo desde la endogeneidad.
El primer factor está relacionado con la nueva concepción del espacio, donde el
territorio constituye un entramado de intereses de una comunidad regional (Mella
Márquez, 1999, 22)16, y con el elemento más dinámico de los que intervienen en el
proceso, o sea, las personas que encarnan los diferentes actores del desarrollo, ya que
en ellos se materializa y toma cuerpo el sistema de relaciones socio - económicas del
territorio, siendo estos los portadores de toda la dinámica de generación de riquezas,
conocimientos, tecnologías, iniciativas y soluciones para los problemas del desarrollo.
De aquí que el primer objetivo de la gestión del desarrollo desde la endogeneidad, ha
de ser la creación de mecanismos para lograr la “participación” activa de todas las
personas17 como actores del desarrollo. Sólo así se comienzan a crear condiciones
para que el territorio deje de ser un simple soporte físico o espacial de la actividad vital
de la sociedad, para convertirse en un elemento activo del desarrollo. Elemento este
que constituye la base de la respuesta a la concepción del desarrollo como un proceso
de transformación social, estableciendo las bases para el despliegue de todo el
potencial humano.
En la medida en que el sistema institucional logre que esta participación sea lo más
efectiva y generalizada posible, los efectos sinérgicos de la actividad humana se harán
sentir más en el despliegue de la iniciativa, la búsqueda y aplicación de soluciones y el
avance incremental de la tecnología, lo que reforzará el hecho de que cada persona
pueda desplegar todo su potencial humano.
En todo este proceso de cambio, que implica la gestión del desarrollo desde la
endogeneidad, reviste una singular importancia el hecho de que se desarrollen
procesos de capacitación para asumir el mismo, que permiten elevar la cultura
general y crear una cultura de desarrollo en los diferentes actores y la población en
general. Para ello, resulta necesaria la existencia de sistemas de capacitación y
preparación, así como sistemas de divulgación que contribuyan a crear esta cultura
de desarrollo.
Especial atención debe dedicarse a la capacitación para crear una cultura de gestión
del desarrollo en todos los elementos del sistema institucional, sobre todo cuando los
Mella Márquez, José M. Evolución Doctrinal de la ciencia regional: una síntesis.
Existen territorios que su principal limitante lo constituye el factor humano, en los cuales tendrían una
relevancia considerable todos los mecanismos encaminados a favorecer la estabilidad en el crecimiento
demográfico, las migraciones, la formación y capacitación profesional y la mayor inclusión social.
16
17
10
procesos de cambio provengan por conducto de la descentralización, ya que será
necesario aprender a desempeñar eficientemente funciones que con anterioridad no
se acometían.
Otro factor en el cual podremos encontrar efectos sinérgicos radica en la estructuración
y funcionamiento del “Sistema Productivo Territorial”, (Vázquez Barquero, 1999, 38),
pero entendiéndose como tal, no solamente al conjunto de empresas locales, sino a
todo el entramado productivo y de servicios del territorio, ya que la gestión del
desarrollo desde la endogeneidad se logrará, en la medida en que se propicien los
vínculos entre todas las empresas del sistema productivo del territorio (ya sean locales
o grandes empresas externas localizadas en el territorio).
Esto significa que será necesario procurar la estructuración de redes de empresas, que
propicien la circulación de bienes y servicios, de flujos financieros y de tecnología
también hacia el interior del territorio, y se alimente la potencialidad del territorio.
Esto permitirá que en el ámbito del territorio se produzcan sinergias, materializadas
en:

Las economías externas de escala, provocadas por los vínculos hacia adelante y
hacia atrás que se producen en la red formada, tanto por las empresas locales
como las ubicadas en el territorio, que a través de ello comenzarán a ser en mayor
medida empresas para el territorio, (Bellandi, Marcos, 1986, 3).

La difusión de la innovación tecnológica y el conocimiento, que de forma
incremental va enriqueciendo las posibilidades de dicho sistema, constituye un
elemento de singular importancia, lo que unido a la participación y vínculo con la
comunidad hace que el mismo vaya pasando a estadíos superiores de
organización, hasta poder convertirse en un entorno innovador.
Para que estas sinergias se pongan de manifiesto, resulta preciso una convergencia
entre las estrategias del territorio, de la red en su conjunto y de las empresas incluidas
en ellas, lo que requiere del sistema gestor del desarrollo una capacidad de gestionar
esta red, creando las interfaces que sean necesarias para dinamizar los flujos
comerciales, financieros, de información y conocimientos; y establecer los espacios
de concertación para lograr que todo el sistema se aprecie como una unidad que
busque la elevación de la competitividad del territorio en su conjunto.
La correcta estructuración del sistema productivo del territorio va a depender, no
solamente del estímulo a la creación de nuevas empresas, sino de la modificación y
ampliación del objeto social de las ya existentes, a través de reconversiones
tecnológicas o reestructuraciones productivas y de la forma en que se logren armonizar
y lograr un equilibrio entre las estrategias sectoriales de las grandes empresas y las de
los territorios.
11
Otro factor lo constituyen los flujos de innovación, en los cuales la sinergia se produce
a similitud de lo que ocurre en una tormenta de ideas, cuando un grupo se encuentra
trabajando en la solución de un problema. En ese caso una idea se fertiliza con otra,
complementándose y creando una solución incremental compartida. Asimismo, la red
de innovación incremental se fertiliza y complementa y va creando condiciones para
elevar la competitividad de ese sistema productivo territorial.
Como resulta lógico, éste constituye uno de los elementos productores de sinergias
que requiere de mayores condiciones del potencial interno del territorio, o de impulsos
exogenos, lo que significa que para territorios deprimidos de la periferia no será fácil
crear estas redes de innovación y mucho menos convertirlas en entornos innovadores,
(Furio Blasco, Elier, 1996. 10).
Esta dependencia de impulsos externos en el caso de territorios deprimidos, requerirá
de instrumentos organizativos y de protección, que impidan la generación de procesos
de dependencia tencnológica. Vale destacar que en este sentido, la envoltura
institucional posee una influencia significativa, ya que estas aglomeraciónes (redes o
entornos innovadores) requerirán de una unidad de los actores, así como una
confianza y cooperación que viabilice los flujos incrementales de innovación.
Por otra parte, como nos plantea Carlos de Mattos: ...”desde el punto de vista de los
factores privilegiados por las nuevas teorías del crecimiento, los lugares que disponen
de mejor dotación de capital físico, capital humano y conocimientos, serían los de mayor
potencial endógeno y, por tanto allí, donde dadas las externalidades positivas de estos
factores y su incidencia mancomunada condicionaría las posibilidades de acumulación y
crecimiento de cada territorio”18.
Es por ello que las ciudades constituyen el espacio más atractivo para el
establecimiento de los sistemas productivos, donde se nutre de los diferentes factores
productivos, relacionándose con la comunidad e interactuando con ella. Y cuando las
acciones de gestión provocan una adecuada organización y estructuración de la
comunidad y los espacios urbanos donde radican, cualquiera que sea su nivel en la
jerarquía en el sistema de ciudades, también se logran efectos sinérgicos, tales como:



Las economías de aglomeración que se producen en la medida en que aumenta la
jerarquía de la ciudad.
La posibilidad de acceso directo a proveedores y clientes con reducidos costos de
transporte y de transacción.
La existencia y desarrollo de infraestructuras productivas y de servicios, que
permiten el logro de externalidades en el sistema productivo del territorio.
De Mattos, Carlos. Ciudades y territorios en un espacio mundial globalizado y competitivo. Esta versión
fue preparada como base para una conferencia en Camagüey, Cuba, en junio del 2000. Hay una versión
anterior, mucho más extensa, que fue preparada para ser utilizada en Bahía Blanca en abril del mismo
año.
18
12
Otro elemento decisivo de la ciudad como factor del desarrollo endógeno, radica en el
aprovechamiento, explotación y enriquecimiento del patrimonio cultural del territorio, de
los cuales las ciudades constituyen un sitio ideal de localización, lo que permite
además la manifestación de toda la riqueza cultural, espiritual y humana del hombre.
Lo planteado no significa que los procesos endógenos sólo sean posibles en los
espacios urbanos, sino que la ciudad es un factor condicionante de desarrollo
endógeno en los territorios.
Todos los factores analizados anteriormente, tendrán diferentes grados de madurez y
de posibilidades de manifestación, en dependencia del potencial de desarrollo
existente en los territorios. No puede concebirse que estos factores se manifiesten de
igual forma en el Valle del Silicon en los Estados Unidos o en el municipio de San
Miguel del Guapore en el estado de Rondonia en el centro de la amazonia brasileña, o
inclusive en el municipio de La Habana Vieja o el municipio de Najasa en la provincia
cubana de Camagüey.
Todo ello quiere decir, que las estrategias para el fortalecimiento y utilización de esta
fuente del desarrollo tienen que ser disímiles, en dependencia del punto de partida
(Potencial de Desarrollo) que tiene cada territorio y de la envoltura institucional que los
contenga.
Hasta aquí, hemos realizado un análisis de esta corriente de desarrollo que puede
alimentar el potencial del sistema territorial desde su interior, tratando que el análisis
no haya estado influenciado por los elementos que el sistema institucional impone.
Pero como se ha dicho ya, estos factores se manifiestan y provocan efectos e
impactos sobre el ser humano, condicionados por la envoltura institucional que los
acoja, la que contienen la esencia del sistema de relaciones de producción, o sea, las
formas de propiedad dominantes.
La Gestión del Desarrollo desde la endogeneidad lo que persigue es dinamizar las
fuentes internas de sinergias de los territorios, que son capaces de generar crecimiento
económico, elevación del bienestar material y espiritual y ofrecer posibilidades de
progreso, en armonía con el entorno natural del territorio. La envoltura institucional
condiciona la forma en que este progreso y este bienestar se gestiona, distribuye y
llega a los individuos de la sociedad, a partir de los diferentes mecanismos y principios
éticos en que se sustentan los distintos sistemas socio – económicos.
Uno de los aspectos más polémicos de la envoltura institucional lo constituye el papel
que juega al estado en la sociedad y sobre todo, la capacidad que este tiene para
dirigir la gestión del desarrollo. Por ello, la definición y establecimiento concreto del
actor que va a ejecutar la gestión del desarrollo, depende íntegramente de los juicios
de valor con que se encierra la conceptualización del desarrollo endógeno.
Es necesario destacar que todas las teorías y los modelos de crecimiento y desarrollo
endógeno que se han elaborado en los últimos años, parten de la base de que el
13
estado y sus políticas tienen que operar sin introducir distorsiones en el libre juego de
las fuerzas del mercado.
Este planteamiento se realiza sobre la base de lograr que...” La economía local se
autoorganice, de forma espontánea, guiada por la necesidad de las empresas de
producir bienes y servicios para un mercado exigente en el que compiten con los
productos de empresas de otras ciudades y regiones”...19
No obstante, el desarrollo de estas teorías ha ido reconociendo un papel
relativamente más importante
al estado en el logro de estos propósitos de
endogeneidad. Carlos de Mattos20 nos presenta un análisis referencial de este criterio
cuando resume:
…Así pues, distintos autores vinculados a esta corriente han esbozado una
concepción general sobre el tipo de Estado que consideran compatibles con sus
planteos, estableciendo que “la aparición de gobiernos que garanticen los derechos
de propiedad físicos e intelectual, que regulen el sector financiero y exterior y
eliminen las distorsiones, y que mantengan un marco legal garante del orden es
deseable”, siendo este el contexto en el que se reconoce que el gobierno
 …
juega un papel importante en la determinación de la tasa de crecimiento a largo plazo”
(Sala i Martín, 1994). En esa misma dirección, Robert Barro precisa que  … el
gobierno tiene una serie de funciones claves sobre todo a la hora de definir y
proteger los derechos de propiedad. Esto implica seguridad nacional y privada y la
creación mantenimiento del sistema de leyes y contratos, otras actividades publicas
importantes incluyen garantizar (aunque no producir) un nivel mínimo de educación,
un nivel mínimo de calidad de vida y la participación de formas limitada en las
inversiones en infraestructura como carreteras, y aeropuertos (Barro,1996)…
Así mismo, se destacan por este autor criterios que justifican la intervención pública
orientada a asegurar el mejor despliegue de las fuerzas del mercado: la gestión de
las externalidades y la provisión de ciertos bienes públicos. (Guelles y Ralle 1995).
Con el propósito, en última instancia, de contribuir a generar en cada lugar un
ambiente económicamente atractivo para la inversión privada.
Lo anterior parece reforzar la idea de que el estado debe tener un papel de importancia
creciente en cualquier circunstancia institucional. No obstante, no es objetivo del
presente trabajo ofrecer soluciones universales a esta problemática, sino despejar en
que medida esta lógica de pensamiento es aplicable para Cuba
Es por ello que, para el caso concreto del sistema institucional cubano, como el
estado y el gobierno han mantenido y mantienen, la capacidad de liderear las
transformaciones a que viene siendo sometido, constituye el elemento de mayor
vitalidad, capacidad y poder de convocatoria en el territorio para liderear estos
Vázquez Barquero, Antonio. Desarrollo, redes e innovación. Lecciones sobre desarrollo endógeno.
Ediciones Pirámide. 1999 p. 34.
20 De Mattos, Carlos. Nuevas Teorías del crecimiento económico. Lectura desde la perspectiva de los
territorios de la periferia. Instituto de Estudios Urbanos. Pontificia Universidad Católica de Chile. de julio
de 1999.
19
14
procesos de gestión del desarrollo, desde la endogeneidad, lo que además permitiría
mantener el control del proceso de transformaciones de la economía y la sociedad.
Pero, como se desprende de todo el análisis que se ha venido realizando, la
participación activa de los órganos locales de gobierno en la gestión del desarrollo no
puede lograrse desde una posición totalmente centralizada, sino que requiere de
procesos descentralizadores, que sin erosionar el carácter unitario del estado cubano,
ofrezcan la posibilidad de activar, desde la base, las fuerzas productoras de sinergias,
combinado con la acción centralizada, encargada de la regulación general de las
proporciones sectoriales y territoriales de la Economía Nacional y de los mecanismos
de Inversión, distribución y redistribución que para ello sean necesarios.
Por tal motivo, todo este proceso debe ser aplicado sobre la base del funcionamiento
de la planificación, como elemento esencial, encargado de establecer el vínculo entre
los propósitos territoriales y sus capacidades, armonizádolas con las del resto de la
economía nacional.
Es así como a partir de toda esta valoración, se puede decir que el Desarrollo Regional
en Cuba debe ser visto como un proceso localizado de cambio socioeconómico
sustentable, que lidereado por los gobiernos locales y en armonía con el que emana de
los niveles centrales de la nación, persigue el bienestar y el progreso permanente de la
región, la comunidad regional como un todo y de cada individuo residente en ella, en
dependencia de los resultados de su trabajo.
Donde los atributos que debe tener ese proceso de cambio son: un crecimiento
económico sostenido; una capacidad decisional, del órgano de gobierno local, para
liderear los procesos de desarrollo del territorio; la posibilidad de captar y reinvertir
parte del excedente económico regional; posibilidades de desarrollar una amplia
participación social en la toma de decisiones para el desarrollo; un equilibrio e
integración sectorial - territorial y un uso racional de los recursos naturales y
protección del medio ambiente, para lograr la sustentabilidad del desarrollo. 21
Como se puede apreciar, el sistema de gestión que se diseñe para aplicar este
enfoque
a la economía cubana, debe partir del análisis de un conjunto de
particularidades de su sistema de dirección, de manera que la capacidad endógena de
desarrollo de los territorios se manifieste a partir de las condiciones concretas del
sistema institucional cubano.
Primeramente, porque la dinámica de acumulación de la economía cubana mantiene
la preeminencia de la propiedad estatal, lo que requiere formas de motivación y
estimulación de la creatividad, ajenos a la dinámica ciega de las fuerzas del mercado,
aunque sin negar la posibilidad de la existencia de relaciones de mercado, sin que
prime la propiedad privada para su manifestación.
Al respecto se `puede ver la discusión que plantea Sergio Boisier en su trabajo: La Gestión Regional.
Un enfoque Sistémico. ILPES. Santiago de Chile. 1991, donde ofrece una definición de desarrollo
regional con fuerte contenido endógeno.
21
15
En segundo término, porque el sistema de dirección de la economía cubana se
encuentra sometido a procesos de cambio con un fuerte contenido descentralizador,
que combina diferentes formas de descentralización, incluida la territorial, las cuales
deben alcanzar un nivel de profundidad tal que se logre un equilibrio entre la
descentralización funcional del sistema empresarial, que implica la aplicación de los
programas de “Perfeccionamiento Empresarial”22, y la territorial que se pueda
manifestar a través de los Gobiernos locales.
Y tercero, porque el papel de las estructuras de gobierno en la gestión del proceso de
cambio que en estos momentos se está acometiendo, debe incluir la de creación de
los mecanismos necesarios que los capacite para realizar la gestión del desarrollo
desde la endogeneidad, y además, para que se cree una cultura de gestión del
desarrollo desde la base.
Para Cuba resulta necesario un esquema de gestión del desarrollo que sea una
combinación entre las potencialidades que pone de manifiesto la endogeneidad, sobre
la base del logro de una competitividad regional y los mecanismos de regulación, que
presuponen la relevancia del estado cubano en la búsqueda de formas de
redistribución de las riquezas, para mantener el propósito de avanzar en la reducción
de las disparidades territoriales del desarrollo. Esta debe ser la peculiaridad de la
inserción de lo territorial en el proceso objetivo de globalización para el caso cubano.
A esta situación se ha llegado a partir de un proceso constante de búsqueda de
soluciones, a las que el país se ha enfrentado en todo este período.
LA GESTIÓN DEL DESARROLLO REGIONAL.
TERRITORIAL PARA LA ECONOMÍA CUBANA.
UN
NUEVO
ENFOQUE
La Gestión del Desarrollo en Cuba fue una de las premisas que guio la acción del
estado a partir del triunfo de la Revolución, en consonancia con la estructura
organizativa y de carácter unitario que siempre tuvo el estado cubano. Los procesos de
desarrollo fueron organizados y ejecutados con una perspectiva centralizada, en la
búsqueda de un Desarrollo Integral que permitiera resolver los enormes problemas que
caracterizaban la sociedad cubana hasta 1959. En la medida en que se fue
profundizando en el proceso revolucionario y en la institucionalización del estado
socialista, los métodos se fueron refinando en correspondencia con la aplicación de
sistemas centralizados de planificación.
La aplicación de la Planificación de la Economía Nacional, en sus diferentes variantes
y métodos de ejecución, a partir de 1960, permitió estructurar un sistema que sentó
las bases para un desarrollo armónico y proporcional en la distribución de las riquezas
para todo el país.
22
Estrategia de cambio organizacional que se aplica al sistema empresarial cubano, con un fuerte
contenido descentralizador, desde el punto de vista funcional, y que se aplica como una extensión de las
experiencias obtenidas, en un proceso similar, por el sistema empresarial de las Fuerzas Armadas
Revolucionarias.
16
Este proceso, marcado por un enfoque “del centro al territorio”, aprovechó las ventajas
de recursos naturales, humanas, infarestructurales y capacidades instaladas que
brindaban los territorios a las inversiones para el desarrollo. Sin embargo, aunque fue
palpable la mejoría, gracias al esfuerzo desplegado, no se logró resolver plenamente
las disparidades territoriales en el desarrollo del país.
Sin embargo, todo esto provocó que se creara una infraestructura diversificada y
distribuida a lo largo de todo el país, para prestar los servicios básicos al desarrollo de
los territorios y la nación, pero dependiente, en gran medida, de la capacidad exógena
de desarrollo, que se logró obtener por las relaciones de colaboración que se
desarrollaron con el campo socialista.
Esta situación trajo consigo que, a partir de 1989, se produjera un efecto resultante de
las siguientes situaciones contrapuestas. De una parte, la infraestructura existente
permitió establecer una estrategia de resistencia, que ofreció posibilidades reales de
enfrentar con éxito la crisis que se desarrolló a partir de ese momento y que tuvo su
momento mas crítico en el año 1993, pero, por otra parte, puso de manifiesto que no
se habían desarrollado todas las capacidades internas que existían en el país, y que
era necesario establecer los mecanismos que permitieran poner en marcha todas esas
reservas.
En el esquema de planificación que se fue instaurando en Cuba desde 1960 siempre
estuvo presente lo territorial, aunque en diferentes formas y grados de profundidad.
Los primeros estudios y proyectos vinculados a la problemática territorial surgen en
Cuba después de 1959, debido a las desproporciones territoriales heredadas tras
varios siglos de dominación colonial y un largo período de dependencia neocolonial.
Estas disparidades y deformaciones regionales se han enfrentado a través de las
Estrategias de Desarrollo Económico y Social en distintos períodos de la construcción
del socialismo en Cuba.
A esta situación se llegó, a partir de 1959, después de una breve etapa de profundas
transformaciones socioeconómicas y del establecimiento de la propiedad estatal como
forma predominante. Entre 1961 y 1963, se concibe una estrategia que plantea como
objetivo transformar a Cuba en un país industrializado a corto plazo, planteándose, por
primera vez, la necesidad de realizar estudios que asegurarán una correcta
localización de las inversiones y la aplicación de medidas de ordenamiento territorial, 23
encaminadas a lograr una integralidad en los procesos inversionistas, en cada zona
geográfica, que tenían una elaboración central ramal y que ya no era posible definir
centralmente.
Las estrategias definidas en las siguientes etapas, formularon los objetivos del
desarrollo económico, vinculadas a la transformación de la estructura económica del
país, buscando que hiciera posible la industrialización ulterior del mismo, y se mantuvo,
El ordenamiento territorial se refiere a la estructura político administrativa del territorio, a las formas
institucionales de administración y gobierno de esas estructuras, al equipamiento de la infraestructura, al
patrón urbano, etc. Conduce a la adecuación o funcionalidad entre la organización del espacio y el
modelo de desarrollo concebido (global y regional).
23
17
por tanto, la política de ordenamiento territorial trazada en la década del 60.
Una nueva etapa en el desarrollo del enfoque territorial, se perfila una vez adoptados
los acuerdos del Primer Congreso del PCC en el año 1975. La nueva organización
fue un paso decisivo en la política de ordenamiento del territorio, al crearse una nueva
estructura político - administrativa, así como un nuevo peldaño en la política de
descentralización, al iniciarse el proceso de traslado de actividades (salud pública,
educación, unidades gastronómicas, transporte, etc.), a la subordinación de los
Poderes Populares Municipales y Provinciales (gobiernos locales).
La nueva
regionalización establecida, además de crear condiciones para la planificación
territorial, permitiría una nueva vinculación más directa de la dirección con la base y se
adecuaría a los objetivos de los Órganos Locales del Poder Popular y del nuevo
Sistema de Dirección y Planificación de la Economía.24
Los cambios producidos a partir de este momento, provocaron un mayor grado de
descentralización de las decisiones, que pasaron a las instancias regionales, y se
crearon mejores condiciones para la participación popular institucionalizada y la
planificación endógena territorial.
Así lo confirman las directivas para el Desarrollo Económico y Social aprobadas para el
quinquenio 1976-80, que consideraron un acercamiento de los centros de producción
a las fuentes de materias primas, de la fuerza de trabajo, a las vías de comunicación y
a las zonas de concentración de los consumidores, procurando ubicar las inversiones
industriales en territorios de menor desarrollo relativo hasta el momento, tomándose en
cuenta además, las circunstancias demográficas, las facilidades portuarias, etc., que
permitirían integralidad de los procesos inversionistas. De esta manera, se confirma
una política dirigida a una mejor distribución de las fuerzas productivas en el territorio
nacional.
En estas directivas se planteó además, la necesidad de una gestión dirigida a la
formación en los territorios de fuerza de trabajo calificada, a la atención de factores
ambientales y a la preservación y el uso racional de los recursos naturales, así como a
la conjugación adecuada de la planificación sectorial y territorial.
En 1978 se elaboraron por primera vez estrategias de desarrollo perspectivo
económico y social hasta el año 2000 para cada provincia y para el país, lo que
imprimió más endogeneidad al ordenamiento territorial iniciado en la década del 60 y
un mayor alcance y contenido a la planificación desde el propio territorio.
Esta perspectiva se fortalece después del II Congreso del PCC, en los lineamientos
para el quinquenio 1981-85, que planteó una mayor participación de las provincias y
las ciudades menos desarrolladas en la producción y el empleo industrial, y proyectó el
desarrollo de ciudades y pueblos a través de una política de mejora de las condiciones
de vida de los territorios.
Las desproporciones territoriales en el plano socio económico aún se mantienen en
24
Tesis y Resoluciones del Primer Congreso del Partido Comunista de Cuba, La Habana, 1976.
18
1985, es por ello que el III Congreso del PCC traza importantes objetivos, 25
privilegiando una vez más la dimensión espacial, sobre todo en el proceso
inversionista. En los lineamientos económicos y sociales del país para el período
1986-90, se insiste en el desarrollo de los territorios de la zona oriental y montañosa,
sobre la base de la adecuada ubicación de las inversiones productivas, tomando en
cuenta el potencial de recursos laborales de estos territorios. Los planes directores
municipales (1986) sirvieron para compatibilizar las inversiones que se concentraban
en determinados puntos del territorio.
Es imposible negar la perspectiva territorial de la política económica nacional, durante
esta larga etapa, sobre todo, dirigida al ordenamiento de los territorios, con el fin de
reducir las disparidades territoriales y en particular, en la distribución de las
inversiones y del desarrollo de las fuerzas productivas, además de mejorar el nivel de
vida de los distintos territorios del país. Reducir las disparidades, lograr una mayor
integración territorial y aumentar el nivel de vida en los territorios, han sido objetivos
presentes siempre en las estrategias de desarrollo del país.
En 1990 comienza un nuevo período para la economía cubana, marcado por la
aplicación de un grupo de importantes medidas, que han ejercido un impacto en la
situación económica y social del país, en la actual década, encaminadas a transformar
la estructura y el funcionamiento de la economía.
Dentro de las transformaciones efectuadas y sus impactos más importantes sobre la
economía y la sociedad cubana, se destacan las siguientes:
 Se le ofreció un mayor impulso al turismo, con el objetivo de aprovechar su
dinamismo, su capacidad de generar ingresos en divisas en un plazo breve y por
sus posibilidades de influir en la reanimación de otros sectores.
Esto provocó que se modificara la participación de este sector en la estructura del
PIB, que pasó de poco más del 2 % en el año 1992 a cerca de un 7 % en 1998,
con una tendencia creciente cada año. Lo que constituye una fuerte modificación
estructural de la economía, como principal impacto, así como el hecho de que por la
forma en que se ha ejecutado esta transformación, la actividad turística no siempre
se ha integrado de manera efectiva a los territorios, situación de extrema
complejidad para ser resulta desde los niveles centrales de la economía, ya que
dependen en gran medida del desarrollo de la iniciativa local.
 Se crearon las Unidades Básicas de Producción Cooperativa (UBPC) , con el
propósito de incentivar la producción agropecuaria, a partir de una modificación de
las condiciones de trabajo e ingreso de los obreros agrícolas, debido a una mayor
personalización de los resultados del trabajo, buscando un vínculo más directo entre
la producción y la distribución de los resultados.
25
Lograr la integralidad necesaria en el proceso inversionista (a escala nacional) para que los esfuerzos
en el desarrollo agroindustrial, en obras sociales, viviendas y redes de infraestructura se complementaran
armónicamente en el espacio económico, así como ubicar con mayor uniformidad las inversiones para
eliminar desproporciones que subsisten entre los diferentes territorios.
19
El principal impacto de esta transformación es otra fuerte modificación estructural
de la economía, ya que el fondo de tierras de propiedad no estatal pasó de un 24,8
% en 1992, a un 65.6 % en 1997, con la correspondiente creación de los mercados
agropecuarios de libre concurrencia, como vía de materializar parte de la producción
de estas nuevas formas de propiedad.
 La ampliación del Trabajo por Cuenta Propia, con el objetivo de crear alternativas de
empleo en las difíciles condiciones de contracción de la economía y para ofrecer
cauce legal al trabajo de personas con posibilidades de incrementar la oferta de
bienes y servicios necesarios para la población.
Esta medida tuvo un gran impacto en la dinamización de las economías locales en la
respuesta a problemas que por la vía centralizada eran imposibles de resolver en
tales
condiciones, abriendo espacios a pequeñas y micro empresas que
comenzaron a gestionar un lugar en la economía, a partir del carácter emprendedor
de las comunidades locales, pero dando lugar a otras transformaciones de carácter
fiscal, de organización de mercados, de abastecimiento, de legalidad, etc., que
apuntan a la necesidad de un vínculo estrecho de estas formas de trabajo y de
propiedad con la organización comunitaria y local.
 La aplicación de un conjunto de medidas para lograr el saneamiento financiero
interno, a través de la descentralización en la ejecución del presupuesto; la
elevación de los precios de los productos no esenciales, como la bebida y el tabaco;
la eliminación del subsidio a las empresas irrentables y la introducción de un nuevo
sistema tributario, anteriormente casi inexistente.
El impacto de estas medidas ha estado dirigido fundamentalmente a estabilizar las
finanzas internas y a establecer un conjunto de mecanismos reguladores de la
economía en las nuevas condiciones que se han ido creando, lográndose a partir
de 1994 una disminución progresiva del déficit presupuestario hasta lograr su
estabilización en alrededor de un 3 % de PIB anual a partir de 1996 y una mejoría
de la paridad interna del peso con el dolar estadounidense de 1 : 145 en 1993 a 1 :
20 en el 2000, como promedio. Estas medidas de saneamiento financiero son las
que mayor vínculo requieren con la localidad, por la especificidad que exigen las
medidas de regulación, a través de los impuestos, así como en la ejecución de los
presupuestos locales.
Como resultado de este proceso de transformaciones, la economía cubana ha sufrido
cambios que por su naturaleza son estructurales, funcionales y organizativos y llevan
implícito un fuerte contenido descentralizador. Esto condiciona que puedan ser
tomadas medidas organizativas encaminadas a lograr un acercamiento entre la
obtención de los excedentes en los territorios y sus procesos de distribución y
redistribución, lo que influirá en que se produzca una aplicación del conocimiento en
los procesos productivos y el desarrollo de las iniciativas locales en la explotación al
máximo de las ventajas comparativas de los territorios y se logre la utilización de las
20
economías externas, que se generan en los sistemas productivos y en las ciudades,
influyendo por consiguiente, en el logro de un crecimiento económico.
Es por ello que en esta nueva etapa y en este nuevo escenario, lo territorial debe
cobrar una nueva dimensión, no sólo porque aparecen nuevos objetivos intraregionales
a lograr desde el espacio subnacional, vinculados a los cambios producidos, sino
porque desde él, se puede aminorar el impacto económico y social de las
transformaciones antes mencionadas y, sobre todo, promover el desarrollo del país y
de los propios territorios, potenciando los factores endógenos presentes en los
mismos, velando además por la integridad de estos procesos.
Este nuevo enfoque debe plantear la gestión del desarrollo como una combinación de
la gestión desde abajo con la gestión desde arriba, en la que esta última juege un
papel, fundamentalmente, de regulador del comportamiento global de la economía;
garante del mayor equilibrio posible en el desarrollo de los diferentes sectores, y que
se establezcan
los mecanismos de redistribución que permitan reducir las
disparidades del desarrollo hacia dentro de la economía cubana y que se influya, de
forma sistemática, en el incremento de la atractividad y el aprovechamiento del
potencial de desarrollo de los territorios.
La gestión desde abajo deberá ser una gestión capaz de poner en juego, de manera
organizada, toda la estructura del territorio y las localidades, en función de extraer de
ellas todas las reservas de incremento de la eficiencia y la eficacia en la solución de los
problemas del desarrollo.
LA GESTIÓN DEL DESARROLLO EN CUBA DESDE LA ENDOGENEIDAD.
Como se ha venido demostrando, la gestión del desarrollo puede realizarse utilizando
sólo el potencial de desarrollo existente, o creando condiciones para añadir a este la
acción de corrientes exógenas que se integren a ese potencial propio y lo multipliquen,
sin llegar a constituir un factor de dependencia. Si a esto se une la creación de
condiciones organizativas y de mecanismos que permitan lograr que la capacidad
endógena se ponga de manifiesto, se completará la triada en la utilización de las
diferentes fuentes del desarrollo.
Podrán existir procesos de desarrollo que empleen de manera aislada o exclusiva
algunas de las vías señaladas, pero en todos los casos no se estarán explotando todas
las posibilidades de gestionar el desarrollo de los territorios.
Como se apreció, la evolución histórica de las formas de gestión del desarrollo en
Cuba han privilegiado la misma desde los niveles centrales y siempre con un enfoque
integral, pero no se han explotado al máximo las posibilidades que ofrece la gestión
desde la endogeneidad, como un proceso que, de forma objetiva, ofrece mayores
posibilidades de extraer todas las reservas existentes, de elevar el bienestar de la
población y permitir la plena realización humana.
21
Sin embargo, para ello resulta necesario el cumplimiento de un conjunto de premisas
que posibiliten poner en juego mecanismos que permitan la gestión del desarrollo
desde la endogeneidad, las cuales serían las siguientes:
Una primera premisa está dada por el contenido del concepto de endogeneidad, el
cual exige, en las condiciones de Cuba, de procesos descentralizadores y de
negociación con los niveles centrales, para alcanzar en los gobiernos locales de los
territorios una capacidad de decisión suficiente sobre parte de los excedentes creados
en el territorio, después de haber cumplido con los aportes a los niveles centrales.
Esto se debe fundamentalmente a que la dinámica de acumulación de la economía
cubana, no tiene como base la propiedad privada y por lo tanto esta fuente no se
manifiesta de manera ciega como en las economías de mercado. Es por ello
necesario que los procesos de distribución y redistribución se acerquen lo mas posible
en tiempo y espacio a los productores directos de la riqueza material.
Esta situación presupone, que sin erosionar el carácter unitario de la nación y el
programa político que se sustenta, los sistemas de dirección de los órganos de
gobierno asimilen un proceso descentralizador, en el que los procesos de distribución
y redistribución de los excedentes, como ya se dijo, se produzcan lo más cercano
posible en el tiempo y el espacio a la base, de manera que se perciba, con la mayor
nitidez posible, que cada cual aporta según su capacidad y recibe según su trabajo.
Relacionada con esta resulta necesario, como segunda
premisa, establecer
mecanismos que propicien la creación, por los gobiernos locales de una capacidad
financiera local destinada a la ejecución de procesos inversionistas, asociados al
fortalecimiento del sistema productivo local o la red de aseguramiento a servicios
sociales en el territorio y sus localidades. Esto permitirá extraer el máximo a la
dinámica de acumulación de un sistema económico como el cubano y contribuye a que
se pueda ejecutar la gestión del desarrollo desde la endogeneidad.
La tercera premisa se relaciona con el establecimiento de un sistema de gestión de los
gobiernos locales, que propicien la mayor participación de todos los actores en la
gestión del desarrollo y cree una capacidad de gestión estratégica del desarrollo en el
territorio. Esta premisa lleva implícita un fuerte proceso de capacitación, en la creación
de una cultura de gestión del desarrollo a partir de las propias fuerzas y los propios
recursos, sin esperar que todo provenga de las asignaciones centrales.
Por último, es necesario lograr un equilibrio en el desarrollo del territorio, tanto en la
relación sectorial - territorial, físico territorial, financiera, como en la medioambiental.
En lo relacionado con la problemática del equilibrio sectorial – territorial, es necesario
que se establezcan los mecanismos que posibiliten que el desarrollo sectorial que
emana del nivel central, no sea generador de enclaves productivos de bienes y
servicios, sino que estas grandes empresas y sus estrategias sectoriales, se integren
armónicamente al sistema productivo territorial.
22
La problemática medioambiental y de la protección de los recursos naturales y
patrimoniales constituyen elementos que han sido atendidos exhaustivamente desde la
perspectiva centralizada, y la acción local se basará en el establecimiento de vías que
profundicen la incorporación de esos recursos al desarrollo, como la mejor vía de su
protección y en que se administren localmente los planes de manejo y conservación
que garanticen la sustentabilidad de su explotación.
Estos procesos descentralizadores requieren de un riguroso equilibrio y control
financiero26, partiendo de que los presupuestos locales adquirirán una mayor
complejidad al poseer fuentes de autogestión financiera, que requerirán de un riguroso
control presupuestario y de planificación, de manera que exista equilibrio entre los
objetivos propuestos y las posibilidades financieras del territorio.
Esta ultima premisa se logrará, básicamente, a partir de la aplicación de una
Planificación Estratégica Territorial que integre todas estas dimensiones y garantice
los equilibrios requeridos.
Mecanismos para lograr la endogeneidad en la gestión del desarrollo.
Sobre la base del cumplimiento de las anteriores premisas, deben ser diseñados los
mecanismos que propicien la manifestación de este sistema de gestión desde la
endogeneidad.
Este proceso, lidereado por las estructuras locales del gobierno, constituye una
necesidad objetiva actual, para imprimir una nueva fuerza al proceso de cambio
iniciado en 1986. Para ello resulta necesario la creación de mecanismos capaces de
crear esta capacidad endógena de gestionar el desarrollo.
El carácter centralizado del sistema de dirección ha generado una tendencia a la
autarquía de los diferentes elementos del sistema, lo que provoca una atrofia del
sistema de relaciones interempresariales, basadas hasta ahora en un sistema
centralizado de dirección, que disminuye la eficiencia que proviene de la división social
del trabajo y genera enclaves productivos y de servicios que limitan las posibilidades
de reinversión de parte de los excedentes en los territorios, elemento que constituye
una condición básica de la elevación de la capacidad de desarrollo endógeno de los
mismos y de una elevación de su grado de participación en su gestión.
En este sentido, es preciso privilegiar la formación de mecanismos o entidades que
asuman el papel de Interfaces entre los agentes productivos o de servicios y los
propios territorios, y permitan la formación de un sistema de redes interempresariales.
Fernández Andrés, Ana.: Enfoque analítico gubernamental para medir eficiencia y eficacia de
empresas públicas y unidades presupuestadas. Tesis de Doctorado defendida en 1999. Este trabajo
propone métodos de análisis financieros con un enfoque microeconómico, que posibilitan la realización
de análisis financieros con criterios de eficiencia y eficacia.
26
23
Estas interfaces pueden ser, por ejemplo, empresas comercializadoras que logren
materializar los vínculos intersectoriales de diferentes entes del sistema empresarial
del territorio. Un ejemplo de ello lo constituyen las empresas comercializadoras que
puedan garantizar los vínculos entre el turismo y la agricultura en los territorios y donde
las relaciones de intercambio se produzcan tomando en consideración la situación de
los mercados locales de productos agropecuarios y las exigencias de calidad y precios
que plantea el turismo. 27
Otro ejemplo de interfaces generadoras de redes empresariales lo constituyen las
Oficinas de los Historiadores de los Centros Históricos de las grandes ciudades del
país; las que además de generar su propia red de conservación del patrimonio
edificado, van creando un conjunto de entidades turísticas y comercializadoras, que
permiten incorporar ese patrimonio cultural al desarrollo del territorio y constituyen,
además; un vehículo excepcional de vínculo entre ese sistema empresarial y el
desarrollo social del territorio de su demarcación.
El funcionamiento de estas oficinas constituye un ejemplo fehaciente de las tesis
fundamentales de este trabajo, al validar la posibilidad de que en un sistema
institucional como el de Cuba se pueden crear procesos de desarrollo desde la
endogeneidad. 28
O sea que este tipo de entidades pueden ser empresas productivas, de servicios o
comercializadoras, que sobre la base de sus necesidades internas de desarrollo
logren un vinculo productivo, tecnológico, contractual y de mercado que permita
dinamizar la estructura interna del territorio o la localidad. Resulta muy importante
destacar la necesidad de gestionar el vínculo de estas entidades y el sistema
empresarial con el desarrollo de la comunidad ya que este ha de ser uno de los
factores más importantes de estímulo a la participación.
El funcionamiento de dichas entidades, además de modificar la estructura del sistema
empresarial, con sus mecanismos de funcionamiento, resuelve el aislamiento existente
entre los elementos del mismo. Y contribuye a ir estructurando una red de empresas
27Hernández
Companioni, José Carlos. "La relación intersectorial Turismo - Sector Agropecuario en el
contexto del desarrollo regional. El caso de la Provincia Ciego de Avila". Doctorado defendido en 1999.
Este trabajo propone la creación de una empresa comercializadora de productos agrícolas, que sirva de
interface entre las Cooperativas de Producción Agropecuarias y las Empresas turísticas del territorio, así
como de viabilizadora de los procesos inversionista que deban elevar la competitividad de la producción
agropecuaria.
Los autores realizaron un proceso de investigación en las oficinas de los historiadores de la Ciudad de
la Habana (OHCH)y la de Camagüey (OHCC) las que con diferentes grados de desarrollo y
complejidad, dadas la madurez del los proyectos respectivos y el potencial de desarrollo de partida,
ofrecen un panorama alentador en cuanto al desarrollo de formas de captación y utilización de
excedentes financieros en el territorio; al desarrollo de las redes empresariales a ellas asociadas; sus
vínculos con los gobiernos de los municipios donde se desarrollan y el impacto social que van teniendo al
convertirse en poleas de transmisión entre el desarrollo de su red empresarial y el desarrollo social de la
comunidad de su área de demarcación.
28
24
interconectadas de forma múltiple, con la interdependencia que provoca el estar
trabajando por un objetivo común y con vínculos de reciprocidad y regulación,
posibilitando que el mecanismo de mercado no funcione de manera ciega, sino que
sea un elemento dinamizador de los sectores y de los territorios, incrementando la
eficiencia y eficacia de su aporte al desarrollo del mismo y la nación.
Un sistema de dirección que pretenda mantener y desarrollar las conquistas que en el
terreno social ha alcanzado, así como proyectar niveles superiores de eficiencia,
debe lograr que la planificación sea la esencia del sistema de relaciones de
producción, y su sistema institucional, pero sobre la base de un mecanismo flexible
que armonice dos procesos: de una parte, que le proporcione a los territorios un papel
activo en la definición de los objetivos estratégicos, y de otra, que se realice sobre la
base de una integración de estas metas territoriales, con las que emanan de las metas
sectoriales y nacionales, previstas y proyectadas desde el centro.
Ambos procesos son dependientes, ya que conforman una división estructural y no
sólo de procedimiento, (porque existen diferentes factores causales del desarrollo
territorial), unos pertenecientes al ámbito de las decisiones nacionales y otros referidos
al de las decisiones regionales. Los primeros deben ordenar y guiar el proceso de
desarrollo teniendo en cuenta los problemas, potencialidades e intereses de todas las
regiones del país; los segundos son de naturaleza endógena, al movilizar distintos
factores del desarrollo, articular adecuadamente el ordenamiento del territorio con el
desarrollo multidimensional, adecuando la política nacional (homogénea) a las
estructuras territoriales (heterogénea).
La experiencia de seis años en la implantación de la Planificación Estratégica en la
Provincia de Camagüey, pone de manifiesto que resulta imprescindible armonizar y
coordinar la planificación desde abajo, desde el punto de vista del ordenamiento físico
territorial (Planes de Ordenamiento Territorial); desde el punto de vista técnico
económico (Plan de la Economía) y desde el punto de vista financiero (Presupuesto),
elaborados en un sistema de objetivos territoriales, con una visión al mayor horizonte
de planificación posible, como Plan Estratégico Territorial Integrado.
Esta metodología de planificación sobre una base prospectiva, ofrece el marco y los
mecanismos apropiados para lograr el nivel de flexibilidad necesario, que permita el
balance adecuado entre los diferentes mecanismos que se utilicen por el sistema de
relaciones económico organizativas de la sociedad, así como que canalice la
participación de las estructuras de base en la gestión del desarrollo regional.
Otro elemento de vital importancia lo constituye el análisis detallado y la utilización de
flujos financieros, ya que sin capacidad financiera no puede existir capacidad de
decisión desde la endogeneidad; por ello resulta preciso la creación de entidades
gestoras de financiamiento para el desarrollo regional, que de una parte, se nutran de
parte del excedente creado en el territorio, y de otra, de las diferentes corrientes
financieras que puedan ser atraídas por el territorio tanto desde los niveles centrales,
como de otras fuentes financieras externas.
Estas entidades funcionan no sólo como casas financieras para el fomento, sino que
25
constituirán un elemento vital de interface y complemento entre las necesidades y
demandas de desarrollo sectorial y territorial. Son al mismo tiempo un mecanismo
apropiado para que el gobierno local estructure y apruebe un proceso inversionista,
orientado desde la endogeneidad, encaminado al logro de la gestión del desarrollo.
Los efectos que pueden producir mecanismos de esta índole, se aprecian, como ya se
comentó, en los resultados obtenidos por las Oficinas de los Historiadores, para el
aspecto específico de la gestión de la conservación del patrimonio edificado.
Por otra parte, para que exista un verdadero desarrollo desde la endogeneidad, es
necesario prestar atención a lo que pudiéramos llamar los factores intangibles del
desarrollo.
Es evidente que la introducción de este sistema de gestión constituye un profundo
cambio, y como cambio al fin, requiere de la creación de una capacidad de asimilación
del mismo y de las modificaciones que las transformaciones del entorno le
provoquen.
Para ello se requiere de un profundo proceso de capacitación, que cree en los líderes
de las estructuras locales y del sistema empresarial, la capacidad de guiar el sistema
en las nuevas condiciones y de adquirir y asimilar nuevos estadios de desarrollo que
se traduzcan en la formación de una cultura de gestionar el desarrollo. Esto se logrará
con el establecimiento de Sistemas Integrales de Capacitación a directivos en las
particularidades de los nuevos sistemas de gestión que deben ser aplicados.
Ahora bien, esta cultura de gestión del desarrollo, que se debe crear en los líderes,
debe ser complementada con la creación de una cultura de desarrollo en la
comunidad regional, con un reforzamiento del sentido de pertenencia regional y una
imagen regional auténtica, para lo cual cada localidad debe concebir programas de
imagen que eleven el sentido de pertenencia con el territorio y propicien la
participación activa de la comunidad en la transformación del territorio.
Un elemento de crucial significado para lograr el desarrollo descrito lo constituye la
inserción de los territorios en el escenario económico mundial, lo que significa que es
necesario alcanzar el nivel de competitividad que posibilite este objetivo, lo que pasa
necesariamente por la asimilación del actual proceso de innovación tecnológica.
Se hace necesario combinar la asimilación y difusión de la tecnología proveniente
desde fuera del territorio y que pueda tener una carácter radical, con el nuevo
paradigma tecnológico, o sea, la innovación incremental, que significa la difusión y
aplicación de pequeñas pero constantes innovaciones y racionalizaciones que surgen
de los esfuerzos e iniciativas de los actores locales, que al constituir soluciones
propias, se convierten en ventajas competitivas de los territorios.
El proceso de innovación tecnológica desde la endogeneidad se imbrica
necesariamente con la utilización de los mecanismos existentes (Fórum de Ciencia y
Técnica) y la creación de otros nuevos,
que permitan potenciar las reservas
tecnológicas y productivas territoriales. Tal es el caso de la formación de oficinas de
gestión de información y conocimientos, que integradas directamente a empresas o
26
redes de empresas del sistema empresarial, puedan ofrecer un nivel de información
adecuado para la gestión de proyectos y financiamientos que redunden en la elevación
de la competitividad del sistema empresarial y del territorio o localidad en su conjunto. .
Es por ello que, un sistema territorial que actúe bajo las condiciones de un sistema
como el que se describe, debe funcionar sobre la base de una proyección estratégica y
también asimilando los más variados sistemas de gestión en el accionar del aparato
de gobierno local. Los gobiernos locales serán los creadores del marco apropiado en
el que se desarrolle el sistema empresarial y comunitario de cada territorio, de una
forma armónica, ya que no es suficiente tener estrategias: es necesario gestionarlas y
utilizar eficientemente los recursos humanos, financieros y las iniciativas locales.
Resumiendo podemos decir que:
 El desarrollo regional es un proceso que depende basìcamente de la acción de tres
fuentes que se complementan, a saber, el potencial de desarrollo existente en el
territorio, las fuentes exógenas que se puedan captar y las fuentes endógenas que
se puedan desarrollar, sin la acción de las cuales no se estarán aprovechando
todas las posibilidades de gestión del desarrollo.
 Los factores de los que depende la manifestación del desarrollo endógeno, son
aquellos capaces de pone en juego la capacidad de producción de sinergias que
internamente se encuentra latente en el territorio, y que para manisfestarse requiere
de condiciones organizativas que propicien su aparición.
 En la coyuntura económica y social de Cuba al inicio del tercer milenio, el desarrollo
integral del país gestionado desde los niveles centrales, debe ser combinado con
una gestión del desarrollo desde la endogeneidad. Este proceso, lidereado por las
estructuras locales del gobierno, constituye una necesidad objetiva actual, para
imprimir una nueva fuerza al proceso de cambio iniciado en 1986.
 Este proceso presupone, que sin erosionar el carácter unitario de la nación y el
programa político que se sustenta, los sistemas de Dirección asimilen un proceso
descentralizador, en el que los procesos de distribución y redistribución de los
excedente se produzcan lo más cercano posible en el tiempo y el espacio a la base,
de manera que se perciba con la mayor nitidez posible que cada cual aporta su
máxima capacidad y recibe según su trabajo, lo que significa la posibilidad de
extraer el máximo a la dinámica de acumulación de un sistema económico como el
cubano y contribuye a que se pueda ejecutar la gestión del desarrollo desde la
endogeneidad .
 La endogeneidad es imposible si no existe capacidad financiera, susceptible de ser
gestionada a partir de la eficiencia del territorio y de su capacidad de gestión, para
elevar el poder de decisión de la región y para ello es preciso crear los
mecanismos que permitan desarrollar estas capacidades y crear las condiciones
para que los territorios posean la capacidad de elevar su atractividad con relación a
27
flujos financiero externos, ya bien provengan de los flujos centralizados o de
inversores extranjeros.
 Las estructuras del gobierno deben convertirse en gestoras de un entramado
territorial, sobre la base de un profundo programa de ampliación de la participación
empresarial, institucional, popular y comunitaria en las diferentes fases del proceso
de gestión del desarrollo, desde lo territorial, de manera que la democracia sea
cada vez más un permanente ejercicio participativo de los distintos actores, en la
gestión del desarrollo.
 Se logre además una armonía entre el desarrollo sectorial y el territorial, mediante la
creación de mecanismos y entidades capaces de integrar las necesidades y
demandas tanto sectoriales como territoriales, de manera que los primeros vean en
los segundos el sustento, así como el complemento de sus actividades y
resultados, y dejen de ser enclaves productivos y de servicios, radicados en los
territorios.
 El desarrollo desde la endogeneidad
debe propiciar una atención más
particularizada a la armonía con el medio ambiente,
para garantizar la
sustentabilidad del mismo.
 Ninguna de las premisas planteadas pueden alcanzarse sólo por decreto o por la
voluntad expresa de lograrlas, sino que deben crearse los mecanismos económicos,
financieros, legales, estructurales y administrativos, que posibiliten su manifestación
y por ende un proceso de desarrollo desde la endogeneidad, que complemente y se
vincule armónicamente al desarrollo integral que se gestiona desde los niveles
centrales.
 Los mecanismos que se diseñen deben:




Privilegiar la transformación de los sistemas empresariales del territorio en redes
de empresas o sistemas de redes que se interrelacionen y tengan
intercomunicaciones múltiples.
Establecer sistemas integrales de capacitación organizacional que creen y
desarrollen una cultura de gestión del desarrollo.
Desarrollar programas encaminados a fortalecer la imagen de los territorios, y la
creación de una cultura de desarrollo en la comunidad.
Explotar al máximo los sistemas de innovación y difusión de cambios
tecnológicos existentes, asociados al desarrollo empresarial, institucional y de la
estructura y funcionalidad de las ciudades enclavadas en los territorios.
 La planificación estratégica integrada de los territorios constituye el elemento
esencial de equilibrio de los mismos con el entorno; de integración del territorio a
la nación y al proyecto político que ella sustenta y condición indispensable para que
la gestión territorial se integre con la gestión del desarrollo desde el nivel central,
con un enfoque estratégico, dinámico y sobre una base prospectiva.
28

Por último, para alcanzar la endogeneidad, no basta con tener estrategias, sino que
es necesario gestionarlas y utilizar eficientemente los recursos humanos,
financieros, las iniciativas locales y que exista una voluntad política de que los
flujos financieros puedan ser utilizados en magnitudes crecientes para la gestión del
desarrollo, por el propio territorio.
BIBLIOGRAFÍA:
1. ALBURQUERQUE F. 1998. Cambio Tecnológico, globalización y desarrollo económico. Ed.
Mimeo. Consejo de Investigaciones Científicas Madrid.
2. ALONSO J. L. MÉNDEZ R. Innovación, Pequeña Empresa y desarrollo local en España.
3. BELLANDI, M. (1986): "El Distrito Industrial en Alfred Marshall". Estudios Territoriales, 20,
pp. 31.
4. BOISIER, S. (1997): "El vuelo de una cometa. Una metáfora para una teoría del desarrollo
territorial". Serie Ensayos, documento 97/37, CEPAL, Santiago de Chile.
5. BOISIER, S. La Gestión Regional: Un enfoque Sistémico. Cuadernos del ILPES- 1991.
6. CASTRO RUZ, F. La Historia me Absolverá. Editora Política.
7. CENTRO DE INVESTIGACIONES DE LA ECONOMIA MUNDIAL. (CIEM) CUBA. Informe
de los resultados de la investigación sobre el Desarrollo Humano en Cuba.
8. COTORRUELO MENTA. Planificación y Gestión Estratégica del Desarrollo Local. En El
Desarrollo Local y Regional. Nuevos Enfoques desde la Perspectiva Territorial.
9. DE MATTOS, C. Paradigmas, modelos y estrategias en la práctica Latinoamericana de la
Planificación. Cuadernos del ILPES.
10. FURIO BLASCO E. Desarrollo Territorial y procesos de innovación: Los milieux
innovateurs.
11. FERNÁNDEZ ANDRÉS, ANA.: Enfoque analítico gubernamental para medir eficiencia y
eficacia de empresas públicas y unidades presupuestadas. Tesis de Doctorado defendida
en 1999.
12. GAROFOLI, G. (1995): “Desarrollo económico, organización de la producción y territorio”.
En Vázquez Barquero, A. y Garofoli, G. (eds.) Desarrollo económico local en Europa,
Economistas Libros, Colegio de Economistas, Madrid, pp. 53-72.
13. GONZÁLEZ FONTES, R. La Gestión del Desarrollo Regional. Nuevo enfoque Territorial de
la Economía cubana. Edición interna CEDET.
14. HERNÁNDEZ COMPANIONI, JOSÉ CARLOS. "La relación intersectorial Turismo - Sector
Agropecuario en el contexto del desarrollo regional. El caso de la Provincia Ciego de Avila".
Doctorado defendido en 1999.
15. KRUGMAN, P. (1990). Geography and Trade. Leuven University Press and MIT Press,
Leuven and Cambridge, Massachusetts. (traducción al castellano Antoni Bosch Editor,
Barcelona, 1992).
16. KRUGMAN, P. (1995): Development, Geography and Economic Theory. MIT Press,
Massachusetts. (traducción al castellano Antoni Bosch Editor, Barcelona, 1997).
17. LUCAS, R. (1988): "On the Mechanics of Economic Development". Journal of Monetary
Economics, 22 (1), pp. 129-144.
18. MAILLAT, D. (1995): "Desarrollo territorial, milieu y política regional". En A. Vázquez
Barquero y G. Garofoli (eds.) Desarrollo Económico Local en Europa. Colegio de
Economistas de Madrid, pp.37.
19. MAILLAT, D. (1996): "Du district industriel au milieu innovateur: contribution à une analyse
des organisations productives territorialisées". Working papers, IRER, 9, Universite de
Neuchâtel.
29
20. MAILLAT, D. (1997): "Innovative milieux and new generations of regional policies". En D.
McCafferty y J. A. Walsh Competitiveness Innovation and Regional Development in Ireland.
Regional Studies Association (Irish Branch), Dublín.
21. MAILLAT, D. (1998): "Interaction Between Urban Systems and Localized Productive
Systems". European Planning Studies, 6, pp. 117-129.
22. MELLA MÁRQUEZ, J. M. Evolución Doctrinal de la Ciencia Regional: Una Síntesis. En
Economía y Política Regional en España ante la Europa del siglo XXI.
23. NORTH DOUGLASS C. Intitutions, Institutional Change and Economic Performance.
24. PNUD. Informe sobre el Desarrollo Humano. Bogotá, Tercer Mundo Editores, 1990.
25. PORTER, M. (1990): The Competitive Advantage of Nations, Free Press, New York
(traducción al castellano, Ed. Plaza y Janés, Barcelona, 1991).
26. RODRIGUEZ, C. R. Letra con Filo. La Habana, Editorial Ciencias Sociales. 1983. T.2
27. ROMER, M. P. (1994): "The Origins of Endogenous Growth". The Journal of Economic
Perspectives, Vol. 8. pp. 3-22.
28. SALA i MARTÍN, X. (1994): Apuntes de crecimiento económico. Antoni Bosch Editor,
Barcelona.
29. SAXENIAN, A. (1994): Regional Advance. Culture and competition in Silicon Valley and
Route 128. Harvard University Press, Cambridge, Massachusetts.
30. VALCÁRCEL-RESALT, G. El enfoque local del Desarrollo Rural: de la teoría a la Práctica.
1993.
31. VÁZQUEZ BARQUERO. A. 1982. Crecimiento dualista Vs. Crecimiento dependiente. Las
limitaciones de la teoría del Crecimiento Económico. .
32. VÁZQUEZ BARQUERO A. Desarrollo Económico Local y Descentralización: Aproximación
a un marco conceptual.. Cepal.
33. VÁZQUEZ BARQUERO, A., (1988): Desarrollo Local. Una estrategia de creación de
empleo. Madrid, Pirámide.
34. VÁZQUEZ BARQUERO, A. (1993): Política Económica Local. Pirámide, Madrid
35. VÁZQUEZ BARQUERO, A. (1995): “Los planes estratégicos para el desarrollo urbano”,
BBV, Situación, 3, pp. 25-38.
36. VÁZQUEZ BARQUERO, A. (1996): “Desarrollos recientes de la política regional. La
experiencia europea”, Revista EURE, XXII (65), pp. 101-114.
37. VÁZQUEZ BARQUERO, A. (1997): “Gran empresa y desarrollo endógeno. La convergencia
estratégica de las empresas y territorios ante el desafío de la competencia”, Revista EURE,
XXIII (70), pp. 5-18.
38. VÁZQUEZ BARQUERO, A. (1999a): Desarrollo, Redes e Innovación. Pirámide, Madrid.
39. VÁZQUEZ BARQUERO, A. y GAROFOLI, G. (eds.) (1995): Desarrollo económico local en
Europa. Economistas Libros, Colegio de Economistas, Madrid.
40. VÁZQUEZ BARQUERO, A. y SÁEZ, A. (1997): "La transformación de los sistemas
productivos locales y la globalización”. Revista Valenciana d' Estudis Autonomics, núm. 19,
pp. 37-58.
41. V Congreso del PARTIDO COMUNISTA DE CUBA (PCC). Tesis y Resoluciones. La
Habana 1978.
30