Download introducción a la geomorfologia

Survey
yes no Was this document useful for you?
   Thank you for your participation!

* Your assessment is very important for improving the work of artificial intelligence, which forms the content of this project

Document related concepts
no text concepts found
Transcript
INTRODUCCIÓN A LA GEOMORFOLOGIA
Los conceptos fundamentales de la Geomorfología histórica fueron establecidos
alrededor de comienzos del siglo XX por el geólogo William Morris Davis. Según este
científico, hay que tomar en consideración tres cosas para estudiar las formas de la
corteza terrestre: la estructura, el proceso y la etapa.
Las dos primeras son también objeto de estudio de la Geomorfología
procesos, pero la tercera, la que tiene en cuenta el tiempo, es propia de
Geomorfología histórica. Según Davis cualquier forma de la corteza terrestre sigue
ciclo de vida: juventud, madurez y vejez, y es posible interpretar en que etapa
encuentra.
de
la
un
se
La Geomorfología histórica se basa en algunos análisis cronológicos, particularmente en
el estudio de los estratos que se han formado en los últimos dos millones de años, en el
cuaternario.
El orden cronológico de los estratos se estudia observando las relaciones que
guardan entre ellos, pero, para determinar con más precisión los intervalos de tiempo
que les corresponden, se necesita recurrir a métodos de datación, como pueden ser el del
carbono 14, el estudio de los anillos de los árboles fosilizados, es decir, la
dendrocronología, etc.
DEFINICIÓN
Llamamos geomorfología a la ciencia que tiene por objeto la descripción y la
explicación del relieve terrestre, continental y submarino.
Constituye una disciplina de síntesis orientada, especialmente hacia el estudio de uno de
los componentes del medio natural (R. Coque, 1987).
En geomorfología podemos diferenciar tres ámbitos de estudio:
La geomorfología estructural trata de los fundamentos litológicos y tectónicos que
definen el relieve en la Tierra, de las formas estructurales elementales, de las grandes
unidades morfoestructurales y sus contactos, y de las relaciones de la hidrografía con la
estructura geológica.
La geomorfología dinámica trata de los procesos elementales de erosión, de los
grandes agentes de transporte y de la naturaleza de la erosión, que integra la erosión
antrópica y los procesos morfogenéticos.
La geomorfología climática trata de la influencia del clima en la morfogénesis, de los
grandes dominios morfoclimáticos, y de las herencias de los sistemas morfoclimáticos
del pasado.
Mención especial merece la geomorfología de los litorales, por las peculiaridades
reerosión litoral, y las formas litorales y tipos de costa que observamos, así como
laevolución de los litorales.
El DIASTROFISMO
Entre los agentes que crean las irregularidades del relieve se encuentran las
fuerzas internas. Al conjunto de éstas se le llama diastrofismo. Las fuerzas diastróficas
dan lugar a movimientos horizontales y verticales.
Las fuerzas horizontales provocan plegamientos en los lugares en los que hay
rocas sedimentarias que tienen suficiente plasticidad como para deformarse. Si son
demasiado rígidas como para deformarse, en vez de formar plegamientos se fracturan, y
si las fuerzas tienen componentes verticales, una de las partes de la fractura queda más
alta que la otra.
A este tipo de fractura se le llama falla y al escalón que queda entre las dos
partes salto. Hay muchas clases de fallas: normales, escalonadas, horizontales e
invertidas.
En una falla normal la corteza terrestre está traccionada y una de las partes de la fractura
se desplaza hacia abajo.
Las fallas invertidas aparecen en lugares en los que la corteza terrestre está sometida a
compresión. Una de las partes de la fractura se monta sobre la otra o se mete debajo de
la otra.
En las fallas horizontales las dos partes de la fractura se deslizan
horizontalmente manteniéndose ambas a la misma altura.
Algunas veces se producen dos fallas próximas una de otra quedando en medio
un bloque estrecho y erguido que se llama 3orst o pilar o, al contrario, el bloque se
hunde, en cuyo caso se le llama graben o fosa.
Graben y 3orst
TERREMOTOS Y VOLCANES
Los terremotos son vibraciones o sacudidas que se producen como consecuencia
de choques o desplazamientos de dos bloques de la corteza terrestre.
Con los desplazamientos va aumentando el esfuerzo en las líneas de falla y
cuando se libera la energía acumulada se generan vibraciones en forma de ondas hasta
producir terremotos. También se pueden producir terremotos como consecuencia de
explosiones volcánicas.
Al lugar del interior en el que se ha producido el terremoto se le llama hipocentro. Al
punto de la superficie más próximo al hipocentro se le llama epicentro y es el lugar
donde más se siente la sacudida. Una serie de ondas se expande a partir del hipocentro.
Unas ondas son longitudinales y se transmiten a gran velocidad (12 km/s). Otras
ondas son transversales y se expanden a menor velocidad (6 km/s).
Cuando estos dos tipos de ondas se encuentran entre sí se generan unas ondas
superficiales. Éstas son las más lentas.
Los terremotos más peligrosos y destructivos son los que tienen el hipocentro a
poca profundidad, porque provocan grandes sacudidas y la destrucción de edificios e
infraestructuras, etc.
Los volcanes son aberturas de la corteza terrestre por las que salen el magma y
los gases que se encuentran en el interior de la Tierra.
La estructura de los volcanes tiene básicamente tres partes: la chimenea que es el
camino que encuentran la lava y los gases en su salida hacia el exterior, el cono, que es
la estructura que forman los materiales expulsados por el volcán durante las erupciones
y el cráter, que es el agujero de la parte superior del cono que constituye la boca del
volcán.
Maqueta del corte de un volcán
La forma de la parte exterior del volcán depende del tipo de erupción. Cuando la
lava tiene un gran contenido de gases la erupción suele ser muy violenta y se forman
conos de cenizas y conos compuestos.
Los conos de cenizas crecen rápidamente y alcanzan poca altura (difícilmente
crecen más allá de 300 m). Están constituidos por partículas de lava solidificada
(bombas, lapilli, cenizas y polvo volcánico) y suelen tener un gran cráter central.
Los volcanes que tienen este tipo de cono aparecen por grupos, frecuentemente
en las líneas de falla y se extienden por grandes zonas.
Los conos compuestos se forman como consecuencia de la acumulación de
materiales nuevos sobre otros más antiguos. El material nuevo a veces se desliza por la
ladera y cambia la forma del cráter formando una caldera. Los volcanes compuestos
aparecen principalmente en el llamado "cinturón de fuego" del Océano Pacífico.
Las erupciones que no son tan violentas originan los llamados domos de lava o
escudos volcánicos. En este tipo de erupciones no salen bombas o partículas sólidas
semejantes y la mayor parte de la lava sale por las grietas.
Por lo tanto, los domos no tienen cráter central, sino muchas grietas y la lava da
lugar a un cono ancho y de poca altura.
Hay otra serie de fenómenos que ocurre a la vez que las erupciones volcánicas.
Por una parte se producen terremotos y por otro grandes lluvias porque el vapor de agua
que sale se condensa. Esas lluvias suelen ser torrenciales y provocan grandes ríos de
lodo.
De los aproximadamente mil volcanes que hay en el mundo unos 600 permanecen
activos.
Entre las erupciones más famosas están la del Vesubio en el año 79 que destruyó
la ciudad de Pompeya, la del Laki (1783) en Islandia, la del Cracatoa (1883) cerca de
Java que produjo 30.000 muertos, la del monte Pelée (1902) en la isla de Martinica.
Más recientemente se produjo la erupción del volcán Santa Helena en la costa
oeste de los EEUU en mayo de 1980. La potencia de esta erupción fue 500 veces mayor
que la de la bomba de Hiroshima, los materiales que expulsó alcanzaron los 15 km de
altura, destruyeron 400 km2 de bosques y murieron 32 personas a causa de la erupción.
LAS PLACAS TECTÓNICAS
Según explica Wegener en su teoría de la deriva de las placas continentales,
nuestro planeta, cuando se formó, estaba constituido por una sola placa, que cubría
aproximadamente un tercio de la superficie del globo, y que más tarde se partió
desplazándose América hacia el oeste mientras que Eurasia y África lo hacían hacia el
este.
Las coincidencias de los continentes en sus costas y el hecho de que sus floras y
faunas primitivas sean muy parecidas parece que confirman esta hipótesis.
Más tarde se formuló la teoría de la contracción, según la cual la superficie
primitiva de la Tierra debió de ser parecida a un manto basáltico delgado que cuando se
enfrió se contrajo.
De las grietas que ocasionó este proceso salieron lava, vapor de agua y gases,
formando así las masas de tierra y la atmósfera. De acuerdo con la teoría de la
convección, por otro lado, en el manto semifluido se formaron corrientes circulares de
convección que al rozar con la corteza terrestre dieron lugar a plegamientos.
Hoy en día la teoría más generalmente aceptada es la de las placas tectónicas, es
decir, fundamentalmente la teoría de la deriva de los continentes combinada con la de la
convección.
La geomorfología de procesos estudia los procesos que se están produciendo en la
actualidad. Por ejemplo, la erosión o las fuerzas que están alterando el relieve.
EL RELIEVE
Las formas que adquiere la corteza terrestre, es decir, los montes, los valles, etc.
son consecuencia de modificaciones que se están produciendo continuamente.
La estructura que tiene la Tierra en una región es producto de las fuerzas
internas y del volcanismo. A veces se encuentran estructuras horizontales compuestas
por rocas sedimentarias, mientras que otras veces aparecen plegamientos y fallas
producto de fuerzas internas.
Las estructuras creadas por las fuerzas internas son modificadas por la acción de
agentes externos: el viento, el agua, las olas, el hielo, la gravedad, los cambios de
temperatura, etc.
En la playa de Itzurun, Zumaia, se aprecian claramente los estratos y también la erosión
que sufren continuamente.
El relieve de la Tierra puede reducirse a una serie de unidades topográficas
llamadas vertientes. Pero dentro de ellas podemos identificar ciertas características
comunes que constituyen las formas de relieve.
La orografía es la ciencia que estudia esas unidades, para lo cual las ha de
caracterizar, inventariar y clasificar de manera sistemática. También tratará de las
combinaciones posibles entre diferentes unidades de relieve. Estas formas necesitan
para su formación grandes períodos de tiempo, el tiempo Geológico.
El relieve de la Tierra es un fenómeno complejo que procede de incesantes
interacciones de los diferentes componentes del espacio geográfico, es decir de la
litosfera, de la atmósfera, de la hidrosfera y de la biosfera». (R. Coque 1987).
Fenómenos que modelan el relieve
Las formas nuevas generadas por las fuerzas internas están a merced de los
agentes externos. Estos están modificando sin cesar esas formas. Éstos son los procesos
de modelado del relieve:
Denudación: conjunto de procesos externos que producen la descomposición de los
materiales de la superficie terrestre y la modificación del relieve que ésta acarrea. Suele
estar compuesta por tres fases: meteorización, transporte y erosión.
Meteorización: conjunto de cambios que se producen por la acción de agentes
mecánicos y físico-químicos. Es la primera fase de la denudación.
Transporte: acción por la cual el agua, el hielo de los glaciares o el viento desplaza la
graba, la arena o la tierra. Los materiales transportados forman acumulaciones de
sedimentos de muchas clases.
Erosión: conjunto de procesos que deshacen los materiales de la superficie en
partículas, las meteorizan y las erosionan. En sentido geológico amplio abarca un
proceso complementario que consiste en el transporte de los materiales y su
acumulación en otro lugar.
Sedimentación: acumulación de los materiales que han dejado el agua, el viento y los
demás agentes erosionantes.
Relieve en Africa
El relieve africano está condicionado por el hecho de que la mayor parte del país está
formado por una placa tectónica.
En realidad en el este existe un contacto entre la placa africana y las placas
arábiga y somalí.
La zona de contacto es el valle del Rift, que da nombre a este tipo de contactos
entre placas. La mayor parte de África es un escudo precámbrico muy estable y duro.
Predominan los materiales como el gneis, el granito o la pizarra.
África limita al norte con el mar Mediterráneo, al oeste con el océano Atlántico
al sur con el océano y al este con el océano Índico y el mar Rojo.
Sus cabos más importantes son, Verde, Buena Esperanza, Agujas y Guardafuí.
Los golfos más importantes son el de Sirte, Gabés, Guinea, Bengala, y Adén. Ocupa una
superficie de unos 30.330.000 km2.
Pero en medio de este gran escudo se encuentran enclavadas grandes cuencas
sedimentarias en las que se depositan materiales blandos, como arenas, arcillas y
margas.
Relieve de Europa
El relieve europeo no es excesivamente complejo, básicamente se organiza en torno
a una gran llanura central rodeada de regiones montañosas más o menos antiguas.
Sin embargo, aunque la llanura es lo dominante (el 66% del territorio no supera
los 200 metros de altitud) la influencia de las montañas es notable. La combinación de
montaña y llanura da al territorio una variedad ecológica muy valiosa, lo que ha
permitido explotar gran cantidad de recursos.
En Europa las montañas no han constituido obstáculos insalvables, más bien lo
contrario, son regiones de contacto. Las mayores elevaciones son: Elbrus (5.633 m),
Mont Blanc (4.807 m) y Mulhacén (3.478 m).
Pero el rasgo más destacado del relieve europeo es la constante presencia del mar,
gracias a lo recortado de sus costas. Europa tiene más de 43.000 km de costas; y
ninguno de sus puntos se aleja tanto del mar como para no recibir su influencia, aunque
la orografía tenga mucho que decir en ello.
Esto permite la entrada de las masas de aire marinas mucho menos contrastadas
que las continentales. El clima europeo es dulce y agradable, con cuatro estaciones muy
marcadas. Los mares han facilitado la comunicación entre los pueblos de Europa.
En sus costas se encuentran con facilidad puertos naturales, , golfos, etc. Son de
destacar a este respecto dos regiones: la del mar del Norte y el Báltico y la del
Mediterráneo.
En Europa encontramos gran cantidad de penínsulas, cabos, golfos, estrechos e islas
las más importantes son:
Penínsulas: Kola, Jutlandia, Escandinavia, Iberia, Italia y Balcanes.
Cabos: Norte, Punta de San Mateo, Finisterre, Roca, San Vicente, Gata, Spartivento y
Matapan.
Golfos:
Botnia,
Finlandia,
Vizcaya,
León,
Génova
y
Venecia.
Estrechos: Canal de la Mancha, Gibraltar, Messina, Dardanelos y Bósforo.
Islas: Islandia, Británicas, Baleares, Córcega, Cerdeña, Sicilia y Creta.
CONEXIÓN CON
BIOGRAFIA.
GEOLOGIA,
CLIMATOLOGIA,
HIDROGRAFIA
Y
La geomorfología tiene que contar prioritariamente con el factor geológico que
explica la disposición de los materiales. Las estructuras derivadas de la tectónica y de la
litología configuran frecuentemente los volúmenes del relieve de un modo más o menos
directo.
El clima introduce modalidades en la erosión y en el tipo de formaciones vegetales,
de modo que la morfogénesis adquiere características propias en cada zona climática. La
elaboración de geoformas también depende de los paleoclimas que se han sucedido en un
determinado lugar.
De las condiciones climáticas, biogeográficas, topográficas y litológicas, depende
la eficacia erosiva de los cursos de agua y de otros modos de escorrentía. Aquí habrá que
considerar el conjunto de la red hidrográfica.
La cobertura vegetal introduce un tapiz protector en la interfase atmósfera-litosfera,
razón por la cual la biogeografía da claves importantes en el análisis de las geoformas y de
los procesos que las modelan. Pero esta cobertura no depende sólo del clima y del sustrato
rocoso, sino también de la acción antrópica.
Geoforma. Una geoforma es un cuerpo tridimensional: tiene forma, tamaño, volumen y
topografía, elementos que generan un relieve. Se han clasificado treinta y seis (36)
geoformas; el primer paso es identificar las geoformas con su topografía, drenaje, textura,
tono, vegetación natural y uso del suelo.
Como geoformas las rocas son lechos rocosos; los deltas, abanicos, terrazas y
llanuras de inundación, son materiales transportados. Los suelos residuales están asociados
a los lechos rocosos.
Figura 155. Paisajes con diferentes situaciones litológicas, estructurales y ambientales: 1.
Relieve apalachinado (plegamiento erosionado), 2. Aspecto de una cuesta estructural
subhorizontal. 3. Relieve aluvial invertido, (construcción y destrucción de un valle), 4.
Escarpe tectónico (falla normal), 5. Escarpe de erosión m (obsérvese el descenso del
relieve), 6. Escarpe litológico (el escarpe marca el contacto), 7. Paisaje árido en suelo fino
(formación de yardang), 8. Paisaje árido en conglomerado (formación de mesas
basculantes y pilares), 9. Afloramientos duros (diques intruyendo rocas más blandas).
Adaptado de Max Derruau, Geomorfología.
CONCEPTOS BASICOS DE GEOMORFOLOGIA
1. Los procesos físicos de hoy operaron en el pasado geológico.
2. La estructura geológica condiciona las formas del relieve.
3. El proceso geológico se expresa en la geoforma.
4. Cuando los diferentes agentes modelan la corteza se produce la secuencia que evidencia
tales etapas.
5. La complejidad es más común que la simplicidad en las geoformas.
6. La geología del cuaternario domina la topografía.
7. La adecuada interpretación del paisaje exige conocer los cambios geológicos y
climáticos pasados.
8. La presión y temperatura del clima regional son necesarias para entender los procesos
geológicos.
9. Se debe mirar la geomorfología de hoy en el contexto de las geoformas pasadas.
BIBLIOGRAFIA
Aguilera, Mª José y otros: Ejercicios Prácticos de geografía física. UNED. Madrid
1997.
Birot, Pierre: ratado de geografía física general Vicens Vives. Barcelona 1972.
Coque, Roger: Geomorfología. Alianza. Madrid 1987.
Derruau, Max: Geomorfología. Ariel. Barcelona 1991.
Foyo, Alberto: Conceptos de geomorfología. Escuela Técnica Superior de Ingenieros
de Caminos, Canales y Puertos. Santander 1995.
Instituto Tecnológico Geominero de España: Mapa geológico de la provicia de León.
Madrid 1994.
Jordá Pardo, Jesús F.: Tectónica de placas. Santillana: Ciencia hoy. Madrid 1998.
López Bermúdez, Francisco; Rubio Recio, José Manuel; Cuadrat, José María:
Geografía física. Cátedra, D.L. Madrid 1992.
Martínez de Pisón, Eduardo: El relieve de la Tierra. Salvat: Temas clave. Madrid
1985.
Martínez Pisón, Eduardo; et. al.: Atlas de geomorfología. Alianza. Madrid 1986.
Martonne, Emmanuel de: Tratado de Geografía física. Juventud (Sociedad General de
Publicaciones). Barcelona 1964.
Mateo Gutiérrez Elorza, F. Díaz del Olmo [et al.]: Geomorfología de España. Rueda.
Alcorcón, Madrid 1994.
Pedraza Gilsanz, Javier de; Carrasco González, Rosa María [et al.]
(colaboradores): Geomorfología: principios, métodos y aplicaciones. Rueda. Madrid
1996.