Download Carta a los parlamentarios ya los partidos políticos

Survey
yes no Was this document useful for you?
   Thank you for your participation!

* Your assessment is very important for improving the work of artificial intelligence, which forms the content of this project

Document related concepts

Impuesto sobre el carbono wikipedia, lookup

Tratado de la Carta de la Energía wikipedia, lookup

Bonos de carbono wikipedia, lookup

Economía del calentamiento global wikipedia, lookup

Políticas sobre el calentamiento global wikipedia, lookup

Transcript
[Tratamiento y nombre del candidato o candidata o el partido político]
[Ciudad]
[Pais]
[Lugar y Fecha]
Carta a los parlamentarios y a los partidos políticos
Estimado/a candidato/a al Parlamento europeo,
Las Antenas de la Red África Europa Fe-Justicia (AEFJN) representamos una parte de la sociedad europea y nos
permitimos presentar nuestras preocupaciones respecto a ciertos aspectos de la política de la UE. Esperamos
que en el caso de que usted sea elegido, nuestras peticiones formen parte de su programa político durante los
6 próximos años y tenga en cuenta estas preocupaciones ante el Parlamento europeo.
El Parlamento Europeo es un actor importante en la escena política mundial. Sus decisiones, que afectan a las
empresas, el comercio y la agricultura, tienen repercusiones sobre el bienestar de las personas que viven más
allá de las fronteras de la UE. Por medio de sus políticas, la UE condiciona el acceso a los recursos naturales y a
los servicios que son esenciales para la dignidad de cada persona.
Nosotros debemos trabajar en la creación de una Europa socialmente consciente, dispuesta a defender la
dignidad de todos los seres humanos y a salvaguardar la Tierra.
Nuestras preocupaciones:
Políticas agrícolas y comerciales. La liberalización de las políticas comerciales de la UE y la falta de
regulación del mercado han obligado a los agricultores de muchas partes del mundo a vender los productos a
precios inferiores al coste de producción. Esto hace que los medios de subsistencia agrícolas sean
insostenibles, sobre todo para las agriculturas familiares. AEFJN llama a la UE a promover políticas agrícolas y
comerciales que: (i) apoyen las agriculturas familiares (dentro de la UE y en los países en desarrollo), (ii)
aseguren la disponibilidad de alimentos, (iii) promuevan el acceso a la tierra y a los recursos agrícolas (agua y
semillas), (iv) promuevan la cohesión social, la preservación del medio ambiente y los recursos naturales, y (v)
favorezcan prácticas agrícolas sostenibles que eviten el cambio climático.
La soberanía alimentaria. El sistema alimentario mundial ha debilitado a nuestros agricultores, nuestra
salud y nuestro entorno. El derecho de todos a la alimentación no puede ser garantizado por el actual modelo
de agricultura “industrial” en un mercado mundial no reglamentado. La producción alimentaria a gran escala y
la agricultura industrial no han conseguido erradicar el hambre de millones de personas. AEFJN llama a la UE
a: (i) priorizar el apoyo a la agricultura familiar, (ii) garantizar el acceso equitativo a la tierra, el agua, las
semillas, el crédito y los mercados, (iii) fijar un objetivo a largo plazo para ser, en lo posible, autosuficientes en
la alimentación humana y animal a fin de acabar con la destrucción de los mercados agrícolas del Sur, y (iv)
reducir, en estos países, la dependencia de la UE y el agotamiento de los recursos naturales.
El cambio climático. La UE ha sido pionera en el establecimiento de objetivos de reducción de las emisiones
de gas de “efecto invernadero”. Sin embargo, los acuerdos de comercio y los bloqueos internacionales no
frenan el crecimiento de los sectores que contaminan, como las industrias y la agricultura intensiva, que
destruyen la tierra y aumentan las emisiones de carbono a causa de su dependencia de los combustibles
fósiles. Esto, unido a un modelo de consumo ávido de recursos y un sistema de transporte de materias primas
y de productos, contribuye a la destrucción del medio, de los bosques, los mares y del clima. La UE, en lugar de
obligar a las empresas a reducir las emisiones, les permite comprar emisiones a través de sistemas de “cambio
de emisiones”. El objetivo actual de la Unión Europea de “crecimiento económico a cualquier precio” debe ser
substituido por otro, más justo, de un consumo más moderado y unas emisiones de carbono más débiles.
AEFJN llama a la UE a: (i) reducir eficazmente el consumo de energía; (ii) fijar objetivos claros para reducir los
niveles de consumo de recursos - en particular la tierra, los minerales, la energía, el agua y la biomasa - (iii)
obligar a la industria a utilizar los recursos de mano de obra estable prolongando el ciclo de la vida de los
productos y reciclándolos.
La energía. La UE promueve los biocarburantes como una alternativa a la utilización de los combustibles
fósiles, a fin de garantizar el aprovisionamiento energético futuro. Actualmente, la producción de
biocarburantes para la UE origina la subida de los precios de las mercancías, las adquisiciones de tierras a gran
escala y la deforestación. Por otro lado, ciertos biocarburantes emiten más gases con “efecto invernadero”
que los carburantes fósiles, a causa del cambio de uso de las tierras y la necesidad del transporte. Así,
hablando de la promoción de las energías renovables se recomienda una gestión prudente de las mismas a fin
de eliminar las subvenciones públicas a los combustibles no durables. AEFJN llama a la UE a: (i) eliminar
progresivamente el uso de agrocarburantes terrestres en los transportes dentro de la UE; (ii) adoptar políticas
que reduzcan el consumo global de energía, (iii) promover formas de transporte público sostenibles, (iv)
impedir a las empresas comprar “derechos de contaminación” por el sistema europeo de “cambio de
emisiones”.
Comercio. El sistema económico promovido por la UE y la Organización Mundial del Comercio (OMC)
privilegia los beneficios de las empresas, incrementa la pobreza, amplifica los conflictos, degrada el medio
ambiente y favorece un reparto injusto de la riqueza. Para evitar esto, la economía y el comercio deben estar
al servicio de todos, sin tener en cuenta dónde vivan. Las crisis actuales muestran el fracaso de un sistema
carente de reglamentación, de transparencia y de rendición de cuentas. AEFJN llama a la UE a: (i) desarrollar
una política comercial que tenga en cuenta los artículos 3 y 21 del tratado de Lisboa que obliga a la UE a
respetar y promover los derechos humanos en sus políticas extranjeras, e incluye las políticas comerciales, (ii)
promover el derecho de los países y de las regiones a desarrollar el comercio local y regional por encima del
comercio mundial; (iii) cambiar el sistema de la OMC a fin de que las políticas comerciales internacionales sean
instrumentos de crecimiento socioeconómico para los países en vías de desarrollo; (iv) respetar la coherencia
de las políticas en sus capítulos comerciales; (v) promover la solidaridad entre el Norte y el Sur, el respeto a la
persona, los derechos socioeconómicos y medioambientales, y un crecimiento sostenible.
Medicamentos esenciales de calidad. La política comercial de la UE refuerza los derechos de propiedad
intelectual (DPI) en los acuerdos comerciales, lo que constituye una barrera para acceder a los medicamentos
genéricos en la mayor parte de los países africanos, poniendo en peligro la vida de centenas de miles de
personas. AEFJN llama a la UE a: (i) excluir los medicamentos de los acuerdos comerciales con los países en
vías de desarrollo, principalmente en los “Acuerdos de Partenariado Económico” (APE) entre la UE y los países
africanos; (ii) desarrollar los derechos de propiedad intelectual redactados, interpretados y aplicados en el
marco de los derechos humanos, la protección de los consumidores, la competencia, las leyes sobre la vida
privada y los objetivos de desarrollo.
Servicios públicos. El comercio de la UE y las políticas de bloqueo son utilizados para desmantelar los
servicios públicos. Los servicios esenciales como la energía, la distribución del agua, la educación, la sanidad y
los servicios sociales deben ser protegidos de los intereses comerciales agresivos y contra las reglas
comerciales inflexibles. AEFJN llama a la UE a: (i) proteger los servicios públicos “dentro" y " fuera” de la UE;
(ii) excluir los servicios públicos de las negociaciones comerciales; (iii) En el marco de las políticas comerciales y
de bloqueo de la UE, acordar cuál es el espacio político de los países en vías de desarrollo, permitiéndoles
erradicar la pobreza, luchar contra las desigualdades y favorecer el progreso social.
Explotación de las materias primas. Las empresas europeas explotan los recursos naturales de los países
africanos; a veces incluso no sometidos a mecanismos de control, a una legislación adecuada o a exigencias de
transparencia en sus transacciones económicas. Las industrias extractivas que trabajan en África empobrecen
a la población, afectan su salud, destruyen el medio ambiente y agotan los recursos naturales. En ciertos casos,
la explotación de los recursos naturales contribuye a la inestabilidad política y prolonga los conflictos armados,
como en RD del Congo y en la República centroafricana. AEFJN llama a la UE a: (i) adoptar una legislación
severa para asegurar la transparencia de las transacciones económicas de la industria extractiva europea que
trabaja en África; (ii) legislar para que las empresas europeas que operan en África actúen con mentalidad
social, respetando en las mismas los derechos humanos, socioeconómicos y medioambientales; (iii) tomar la
iniciativa de introducir un reglamento en el marco de la UE y la ONU jurídicamente obligatorio para las
empresas que trabajan en el exterior.
Trabajar por la paz. La UE tiene un fuerte compromiso con la paz, pero algunas de sus políticas (la de los
agrocarburantes que provoca el acaparamiento de tierras, las políticas comerciales, la privatización de los
servicios, la extracción de las materias primas, la venta de armas, etc.) contribuyen al empobrecimiento
creciente y al incremento de las desigualdades, que no solo alimentan los conflictos, sino que hacen difícil su
resolución. AEFJN llama a la UE a: (i) reforzar la coherencia de todas sus políticas, respetando los principios de
democracia e igualdad; fiel a su legislación y al respeto de los derechos humanos, incluidos los derechos
socioeconómicos, políticos y medioambientales en Europa y fuera de ella.
AEFJN es una red presente en todos los países de África y en la mayor parte de los países europeos que
promueve relaciones económicas justas entre África y Europa. Está formada por unas 80.000 personas
que trabajan en África y Europa. De ellas unas 45.000 personas son ciudadanos europeos. AEFJN trabaja
en cuestiones de justicia económica entre Áfrcia y la Unión Europea.
[Firma ]
Y cargo si es representativo (provincial, general, etc…)