Download Síndrome de Realimentación puede definirse como el conjunto de

Survey
yes no Was this document useful for you?
   Thank you for your participation!

* Your assessment is very important for improving the work of artificial intelligence, which forms the content of this project

Document related concepts
no text concepts found
Transcript
Síndrome de Realimentación puede definirse como el conjunto de alteraciones
metabólicas desencadenadas tras la rápida reintroducción del soporte nutricional
(oral, enteral o parenteral) en pacientes con malnutrición calórico-proteica. Es un
cuadro clínico normalmente infradiagnosticado en el entorno médico no especializado
en nutrición, pero potencialmente grave. La principal herramienta para su prevención
radica en la correcta identificación de los pacientes en riesgo de desarrollar SR, previa
a la instauración del soporte nutricional. El presente caso describe las estrategias a
seguir en la práctica clínica para la prevención del SR e instauración del soporte
nutricional en un paciente en riesgo de desarrollar este síndrome.
Las manifestaciones clínicas del SR se derivan de las alteraciones
hidroelectrolíticas y déficits vitamínicos previamente descritos. Estas alteraciones
pueden producir complicaciones cardiovasculares (insuficiencia cardíaca, arritmias,
cambios electrocardiográficos, muerte súbita), hematológicas (anemia hemolítica,
aumento de la afinidad de la hemoglobina por el oxígeno, trombocitopenia),
pulmonares (edema pulmonar, insuficiencia respiratoria), neuromusculares
(rabdomiólisis, debilidad muscular, necrosis muscular) y nerviosas (parestesias,
desorientación, vértigo, coma, encefalopatía de Wernicke, síndrome de Korsakoff,
neuritis periférica).
La principal herramienta para su prevención radica en la correcta identificación
de los pacientes en riesgo de desarrollar SR, previa a la instauración del soporte
nutricional13
Las guías clínicas sobre soporte nutricional especializado recomiendan antes de
iniciar dicho soporte, realizar una correcta valoración médica y nutricional del
paciente, asegurar la estabilidad hemodinámica, y corregir los posibles trastornos
hidroelectrolíticos. La instauración de la nutrición debe ser progresiva y paulatina,
especialmente durante los primeros 7-10 días, hasta que el paciente esté
metabólicamente estable. Con el fin de detectar de forma precoz los signos de SR, es
necesario monitorizar de forma estrecha al paciente, analizando constantes vitales,
electrocardiograma, frecuencias cardíaca y respiratoria, balance hídrico y bioquímica
completa incluyendo electrolitos y minerales.
Las principales recomendaciones a la hora de instaurar el SNE en un enfermo con
riesgo de SR son:
• Aporte de energía: comenzar con 10-15 kcal/kg/día (aproximadamente 1000
kcal/día). A partir del 4o día se puede aumentar el aporte de energía a 15-20
kcal/kg/día, progresando a 20-30 kcal/kg/día a partir del 7o, hasta cubrir los
requerimientos del paciente. Se recomienda una distribución calórica equilibrada (5060% carbohidratos, 30-40% lípidos y 15-20% de proteínas).
• Electrolitos: monitorizar los niveles plasmáticos antes de comenzar el aporte
nutricional, 4-6h después, y posteriormente de forma diaria. Se recomienda
administrar fosfato, magnesio y potasio de forma profiláctica (fosfato 0,5-0,8
mmol/kg/día o aproximadamente 10-20 mmol fosfato/1000 kcal, potasio 1-3
mEq/kg/día; magnesio 0,15-0,20 mEq/kg/día), salvo que los niveles basales del
enfermo estén elevados.
• Fluidos: se aconseja restringir el aporte hídrico al máximo, garantizando el
mantenimiento de la función renal e intentando conseguir balance cero. El aporte se
irá adaptando en función del estado de hidratación y la ganancia de peso del paciente,
teniendo en cuenta que un aumento de peso superior a 1kg/semana es atribuido a
retención hídrica debiéndose disminuir el aporte de fluido.
• Aporte de sodio: se debe restringir el aporte de sodio a < 1 mmol/kg/día,
especialmente ante la aparición de edema.
• Vitaminas: se aconseja la administración de 200-300mg de tiamina iv, al menos 30
minutos antes del inicio de la realimentación y continuar con 200-300mg/día durante
los 3 primeros días.
Cuando se instaura un SR es necesario suspender de forma inmediata el SNE, así como
tratar las alteraciones electrolíticas asociadas (hipofosfatemia, hipopotasemia e
hipomagnesemia).
La prevención, mediante una identificación de los pacientes con riesgo de sufrir SR, así
como un soporte nutricional correcto y cuidadoso, es la principal herramienta para
evitar su desarrollo y la morbi-mortalidad asociada.
Related documents
revisión sobre el síndrome de realimentación
revisión sobre el síndrome de realimentación