Download historia, memoria y olvido

Survey
yes no Was this document useful for you?
   Thank you for your participation!

* Your assessment is very important for improving the work of artificial intelligence, which forms the content of this project

Document related concepts
no text concepts found
Transcript
HISTORIA, MEMORIA Y OLVIDO
La memoria colectiva es el recuerdo o conjunto de recuerdos conscientes o no de una experiencia colectiva y/ o
mitificada por una colectividad viva, de cuya identidad forma parte integrante el sentimiento de pasado. Le Goff)
Entre el olvido y la memoria, ¿qué elegir? La contradicción entre ambas fórmulas es sólo aparente. La memoria
no se opone al olvido. La memoria es, siempre y necesariamente, una interacción entre el olvido (el hecho de
borrar) y la salvaguarda del pasado en su totalidad –algo a decir verdad imposible. La memoria seleccione en el
pasado lo que considera importante para el individuo o para la colectividad; además, lo organiza y lo orienta de
acuerdo con un sistema de valores que le es propio. A los pueblos les gusta más recordar las páginas gloriosas de su
historia que las vergonzosas. Las personas, por su parte, a menudo procuran liberarse de un recuerdo traumatizante
sin lograrlo.
¿Por qué necesitamos recordar? Porque el pasado constituye realmente el fondo de nuestra identidad, individual
o colectiva, y porque sin u sentimiento de identidad, sin la confirmación que ésta da a nuestra existencia, nos
sentimos amenazados y paralizados. Esta exigencia de identidad es, pues, perfectamente legítima: necesito saber
quién soy y a qué grupo pertenezco. Pero tanto los hombres como los grupos viven en medio de otros hombres, de
otros grupos. Por eso no es posible contentarse con decir que cada uno tiene derecho a existir; es indispensable ver
cómo esta afirmación influye en la existencia de los demás. En la esfera pública no todos los recuerdos del pasado
son igualmente admirables; el que da pábulo al afán de venganza o de desquite suscita, en todo caso, algunas
reservas.
Cuando uno mismo ha sido víctima del mal, tal vez sienta la tentación del olvido total, de borrar un recuerdo
doloroso o humillante. Pero más vale primero tener presente ese pasado doloroso que negarlo o reprimirlo; no para
cavilar sobre él hasta el infinito, lo que sería caer en el otro extremo, sino para dejarlo progresivamente de lado,
neutralizarlo, amansarlo en cierto modo.
En cuanto a las colectividades, es raro que sientan la tentación de olvidar radicalmente el mal de que han sido
víctimas. Los afro-americanos de hoy no procuran de ningún modo que se olvide el traumatismo de la esclavitud
que sufrieron sus antepasados. En éste y otros casos, cabría desear que, al igual que para los individuos, se evite la
alternativa estéril de la omisión total o de la evocación sin fin: el mal sufrido debe inscribirse en la memoria
colectiva, pero para permitir que nos volquemos mejor hacia el porvenir.
Nadie debe impedir que se recupere la memoria. Antes de volver la hoja, decía Jelu Jelev, presidente de
Bulgaria inmediatamente después de la caída del comunismo, hay que leerla.
Pero, ¿basta recordar el pasado para evitar que se repita, como parece afirmar Santayana (“los que olvidan el
pasado están condenado a repetirlo”)? En absoluto. A decir verdad, lo que se produce con mayor frecuencia es lo
contrario: es un pasado de antigua víctima el que permite al agresor actual encontrar sus mejores justificaciones.
Existe el riesgo también de que los que no olvidan el pasado lo repitan también, cambiando de papel: nada impide
que la antigua víctima se convierta a su vez en agresor. La memoria del genocidio que sufrieron los judíos está viva
en Israel; sin embargo, los palestinos han sido allí víctimas de otras injusticias.
Los límites de esta forma de memoria, que da primacía a los papeles del héroe y la víctima, quedaron de
manifiesto durante la conmemoración del cincuentenario de Hiroshima y Nagasaki en 1995: en Estados Unidos
sólo se quería recordar la actitud heroica del país en la derrota del militarismo adverso; en Japón, sólo el hecho de
haber sido víctimas de las bombas atómicas.
Hay en cambio un mérito indiscutible en pasar de la propia desgracia, o de la de sus allegados, a la desgracia de
los demás, en no reclamar para sí el estatuto exclusivo de antigua víctima. Asimismo, reconocer el mal cometido
por nosotros en el pasado, aunque no sea tan grave como el que hemos sufrido, puede contribuir a mejorarnos.
El pasado no tiene derechos en sí, ha de ser puesto al servicio del presente, así como el deber de memoria ha de
quedar sometido al de justicia.Fuentes para elaborar el material: *”La nueva historia” de Jacques Le Goff) y *”La memoria del mal” de Tzvetan
Todorov en Correo de la UNESCO diciembre de 1999 “La memoria y el olvido”
Related documents