Download otro fallecido en 2005

Survey
yes no Was this document useful for you?
   Thank you for your participation!

* Your assessment is very important for improving the work of artificial intelligence, which forms the content of this project

Document related concepts

Insomnio familiar fatal wikipedia, lookup

Transcript
La historia
Las dos víctimas de León se unen a una mujer madrileña que falleció en
julio de 2005 y que se había contagiado seis años antes
Las dos víctimas fallecidas a causa de la dolencia de ‘Creutzfeld-Jakob’, variable en humanos
de la enfermedad de las ‘vacas locas’, y que este lunes ha dado a conocer la Consejería de
Sanidad de la Junta de Castilla y León, se unen a una mujer madrileña de 26 años que falleció
en julio de 2005 y que se había contagiado seis años antes.
El trastorno de esta única víctima que se conocía hasta ahora en España por el mal de las
‘vacas locas’ se relacionó con el consumo de carne de reses con encefalopatía espongiforme
bovina. De hecho, los científicos advertían en esa fecha y tras conocer este primer caso que
había posibilidades de que no fuera la única muerte en humanos en España por la dolencia de
‘Creutzfeld-Jakob’. La causa es que los controles intensivos de los animales enfermos se
instauraron en 2000, y el periodo que tarda la enfermedad en manifestarse puede llegar a los
10 años. Los expertos recuerdan, por tanto, que es posible la aparición de nuevos enfermos
hasta 2010, fecha en la que sitúan el límite de seguridad.
La encefalopatía espongiforme bovina se descubrió en Gran Bretaña a mediados de los años
80 y puede transmitirse a los humanos como la dolencia de ‘Creutzfeld-Jakob’, que ha causado
unas 150 muertes de 167 casos (la mayor parte en ese país europeo) desde su diagnóstico en
1996. El primer caso se registró en Gran Bretaña en 1986. Desde entonces se han confirmado
afectados en Japón, Reino Unido, Francia, Estados Unidos, Irlanda, Italia, Canadá y España.
Periodo de incubación
El periodo de incubación de la enfermedad suele ser de 10 a 20 años. En los animales, el mal
de las 'vacas locas' se transmite a través del pienso para el alimento de las reses preparado a
partir de compuestos procedentes de los huesos, médula y cerebro de animales infectados.
Las vías de transmisión de la enfermedad a las personas no están claras, según reconocen los
expertos.
Los agentes responsables de las encefalopatías producidas por priones, versiones 'dañadas'
de proteínas presentes en el cerebro, son distintos en humanos y animales, por lo que algunos
investigadores sostienen que las personas no pueden contraer encefalopatías animales
mediante la ingesta de carne infectada. La transfusión de sangre infectada también se
considera una posible vía de contagio, aunque el riesgo estimado es bajo.
España es uno de los países donde se han detectado más vacas con encefalopatía
espongiforme bovina (EEB) con 721 casos. Castilla y León registra una cuarta parte de los
mismos (184), los dos últimos detectados en Ávila y Zamora en enero de este año. En su día,
el director del Laboratorio Nacional de Referencia de Encefalopatías Espongiformes
Transmisibles, Juan José Badiola, aseguró que a mayor número de casos de ‘vacas locas’,
más posibilidades de aparecer en humanos.
Los priones de la EBB son un tipo de proteínas capaces de transmitir la enfermedad al hacer
que otras proteínas del cerebro se plieguen de una manera errónea. Los priones dañinos no
pueden ser metabolizados, y se acumulan en el cerebro, causando la muerte del enfermo en
un periodo de entre seis meses y un año.
A pesar de ello, las autoridades y expertos siempre han coincidido en que no hay motivo de
alarma sobre el consumo de carne actualmente, ya que los controles son exhaustivos, y más a
partir de que se conocieran los primeros casos de animales enfermos en España, donde se
analizan todos los mayores de 24 meses, cuando en la UE estos controles son obligatorios a
partir de los 30 meses.
Este factor juega, según explicó la anterior ministra de Sanidad, Elena Salgado, hace tres años,
a favor de que en España la enfermedad pueda tener menor repercusión que fuera, ya que no
existe tanta costumbre de comer carne de vaca adulta y se prefiere la ternera. Tampoco es
habitual la importación de productos precocinados con carne. En cambio el consumo de los
llamados materiales específicos de riesgo (sistema nervioso central, tuétano de los huesos,
cerebro, bazo, aparato digestivo), sí que era común. Estos productos están ahora prohibidos.
La anterior ministra comentó en aquella fecha que la barrera de aparición de posibles casos
está en 2010, si bien todo el que haya comido mucha carne de vaca antes de 2000, y si el
animal era viejo, ha podido estar expuesto a los priones. Esto no quiere decir que todos vayan
a tener la enfermedad porque hay muchos otros factores, como la cantidad o la predisposición
genética, para que se desarrolle la encefalopatía. “Tampoco se ha demostrado que la leche la
transmita, y las transfusiones de sangre o sus derivados hace años que son seguras”,
subrayaba la ahora ministra en funciones de Administraciones Públicas.
‘Creutzfeld-Jakob’
La enfermedad de ‘Creutzfeld-Jakob’, que es la dolencia causada en humanos por el mal de las
‘vacas locas’, es, según fuentes especializadas un raro trastorno degenerativo del cerebro que
tiene una evolución progresiva hacia la muerte antes de un año. Afecta a una persona por cada
millón de habitantes, principalmente e individuos mayores de 60 años.
Los primeros síntomas de la enfermedad incluyen, normalmente, demencia, cambios de
personalidad, deterioro de memoria, problemas de coordinación muscular, insomnio, depresión
o sensaciones inusitadas, contracciones musculares involuntarias, posibilidad de ceguera o
pérdida del control de la vejiga, pérdida de la capacidad de movimiento y hablar, hasta entrar
en coma. Además, dolencias como la pulmonía y otras infecciones ocurren a menudo en este
tipo de pacientes y pueden conducir a la muerte.