Download Que terminó con la civilización egea (Minoans) en Creta

Survey
yes no Was this document useful for you?
   Thank you for your participation!

* Your assessment is very important for improving the work of artificial intelligence, which forms the content of this project

Document related concepts

Erupción minoica wikipedia, lookup

Volcán Krakatoa wikipedia, lookup

Santorini wikipedia, lookup

Caldera Santorini wikipedia, lookup

Anak Krakatau wikipedia, lookup

Transcript
Que terminó con la civilización egea (Minoans) en Creta
( Publicado en Revista Creces, Abril 1998 )
Hace 3.500 años, un acontecimiento cataclísmico termino con la floreciente
edad de bronce en la isla de Creta, en el mar Egeo. Todo parece indicar que el
culpable fue un volcán de la isla Santorini, ya que se sabe que durante aquella
época tuvo una gran erupción. Pero ¿Cómo un volcán de una isla que está a
120 kilómetros de distancia, mato al Minoans en Creta? Hasta ahora ello es un
misterio que se ha tratado de aclarar durante los últimos 60 años sin mucho
éxito. Pero ahora parece haberse encontrado una respuesta.
La erupción volcánica en la isla Santorini tendría que haber sido la más grande de la
historia. Los volcanólogos, estimando la cantidad de material eyectado, tratan de
formarse una idea comparando esta erupción con lo que ha sucedido con otras
erupciones más recientes. La erupción volcánica más destructiva de los tiempos
modernos ocurrió en Indonesia en el año 1883, cuando explotó un volcán en la isla
Krakatoa. Por comparación, según los volcanólogos, la erupción de la isla Santorini
habría arrojado tres veces más rocas y cenizas que aquella. Es decir, habría sido una
tremenda erupción.
En la década de 1960/1970, los arqueólogos pensaban que el Minoans habría
terminado por las cenizas calientes que habrían caído en la isla de Creta después de la
erupción. Sin embargo, la exploración geológica del fondo del mar Egeo mostró que la
mayor parte de las cenizas del Santorini cayó al este del mar Egeo y en Turquía, siendo
la isla de Creta muy poco afectada.
Pero también hay otras formas en que los volcanes pueden ser muy destructivos. Así
por ejemplo, la erupción en la isla Krakatoa produjo un tsunami gigante que se
desplazó a través del estrecho Sunda, entre las islas indonésicas de Jaba y Sumatra. En
esa ocasión, la ola barrió del fondo del mar, arrastrando aproximadamente 600
toneladas de coral y las depositó en las playas. La misma enorme o la desbasto a la
población ribereña, matando a 36.000 personas. ¿Pudo el Minoans sufrir la misma
suerte?.
El problema es que muy pocos vulcanólogos han estudiado los tsunamis. Ellos más bien
se concentran en otros aspectos, por ejemplo cómo se desarrolla la explosión, o cómo
se dispersan las columnas de gases producidos por la erupción. Por ello pocos pueden
decir de esta otra alternativa. Para analizarla, habría que construir algún modelo
matemático y ver si calza con la realidad. Desgraciadamente existen muy pocas
herramientas matemáticas que permitan elaborar un modelo, considerando los
complicados procesos que ocurren cuando se forma un tsunami. Por ello los científicos
tienen que confiar sólo en aproximaciones muy crudas.
Con todo, John Monaghan, un matemático aplicado de la Universidad de Monash, en
Melbourn, se ha aventurado a estudiar esta posibilidad, aplicando un modelo
matemático basándose en los antecedentes que pudo encontrar.
Suave flujo
Monaghan afirma que con sus estudios pueden aportar nueva luz, basándose en sus
modelos matemáticos, para llegar así a esclarecer que ocurrió hace 3.500 años en ese
lugar. Su modelo que fue elaborado con otros científicos en la Universidad de
Cambridge (Inglaterra) en la década de 1970, lo llamó "suave hidrodinámica de
partículas" (SHP). El modelo es muy conocido por astrofísicos que lo utilizan para
entender los fenómenos que ocurren en las explosiones de las supernovas. Sólo que
ahora lo aplica para explicarse otros fenómenos, como son las consecuencias de las
erupciones volcánicas, y específicamente en la erupción de Santorini. De este modo, él
ha estado calculando el tamaño aproximado de la ola que se debe haber formado y
como ella se habría deslizado sobre la isla.
En todo caso, el desarrollo del modelo no es fácil, ya que hay que realizar complejos
cálculos, considerando la interacción de tres faces o materias: la explosión de polvo,
roca y gases calientes de la erupción (lo que se conoce como flujo piroclástico); la
forma con que todo esto interactúa con el aire alrededor del volcán; y finalmente como
interactúa con el agua del mar para formar la ola. Como si fuera poco, hay que calcular
también la quebradura de la ola, lo que a su vez significa una interacción entre el agua
del mar, el fondo del mar y la atmósfera.
La forma matemática convencional de aproximarse para modelar este fenómeno, es
usar una técnica conocida como "el método de las diferencias finitas". En todo caso la
aplicación del modelo señala que la formación de tsunami depende fuertemente de la
densidad del flujo piroclástico. Si el flujo es menos denso que el agua de mar,
simplemente corre sobre la superficie del océano y se disipa. Pero si el flujo es
marginalmente más denso, sucede algo más dramático: el flujo se hunde dentro del
mar llegando al fondo, y "empuja el agua como un pistón", dice Monaghan. Esta
tremenda transferencia de energía crea el tsunami.
El modelo predice que la ola que se debe haber formado debe haber sido por lo menos
de la altura de la que se produjo con la explosión en el Krakatoa, es decir 40 metros de
altura o más, viajando a una velocidad de 300 kilómetros por hora. Según los mismos
cálculos, la ola se debe haber orientado hacia el noreste de la isla de Creta, con una
altura de más de 40 metros (un edificio de 12 pisos). Esta debe haber entrado en la
planicie de la isla, penetrando varios kilómetros, dejando a su paso, todo sumergido,
además de muchos otros restos flotantes, para luego chocar contra las montañas del
fondo. En esta resaca del agua, es cuando la acción es más destructiva, tanto por la
fuerza de la misma, como por todos los restos que arrastra de vuelta.
Lo probable es que el tsunami haya desbastado sólo una parte de la isla. Muchos deben
haber muerto, pero otros también deben haber sobrevivido. Monaghan argumenta que
el tsunami provocó la caída del Minoans. La ola gigante habría salinizado los campos,
impidiendo las cosechas por muchos años, y también las cenizas del volcán habrían
contaminado el agua del mar, lo que había afectado a los peces. Todos estos factores
deben haber debilitado el Minoans y lo debe haber dejado muy vulnerable a los ataques
externos. Toda la alfarería que más tarde se ha encontrado en la isla, parecen
confirmar esta hipótesis. Con todo, los arqueólogos creen que el Minoans continuó
viviendo allí después de la erupción por otros 25 años. En esta forma, el Santorini debe
haber contribuido indirectamente a la caída de la civilización minoanica.
Alimentos escasos
El volcán debe haber producido una disminución de los peces, lo que se sumó al daño
del campo causado por la salinización, todo lo cual debe haber reducido el
abastecimiento de alimentos. No es raro que todo ello haya producido una revuelta, en
que las fabricas de la civilización Minoans habrían sido saqueadas y quemadas. Más
tarde, invasores externos sacaron provecho del caos.
Hasta aquí las teorías, que necesitan mayores evidencias para afirmar categóricamente
que Creta fue golpeada por un tsunami. Según Monaghan, estas podrían encontrarse
perforando a través del sedimento de la isla, para buscar material marino que la ola
haya depositado. Pero encontrarlas no va a ser fácil, ya que ello sucedió hace 3.500
años, y durante este tiempo las aguas de las montañas habrían regularmente lavado la
superficie de la isla. En todo caso esto es lo que Monaghan pretende hacer en adelante.
Artículo extraído de CRECES EDUCACIÓN - www.creces.cl