Download ENSAYO_FILOSOF_A DE LA EDUCACI_N

Survey
yes no Was this document useful for you?
   Thank you for your participation!

* Your assessment is very important for improving the work of artificial intelligence, which forms the content of this project

Document related concepts

Dialéctica wikipedia, lookup

Esencia wikipedia, lookup

Evidencia (filosofía) wikipedia, lookup

Categoría wikipedia, lookup

Realidad wikipedia, lookup

Transcript
ENSAYO SOBRE
FILOSOFÍA DE LA EDUCACIÓN
CONSIDERACIONES ACERCA DE LA COGNICION DEL OBJETO SOCIAL
Un acercamiento al texto: Dialéctica de lo Concreto, de Karel Kosik
Sonia M. Cabré Trujillo
La siguiente disertación intenta desarrollar algunas ideas, partiendo de las
siguientes inquietudes: ¿Es adecuado suponer, que el proceso de cognición de lo
real social debe centrar su objeto en los fenómenos sociales que emergen de la
praxis cotidiana de los hombres? ¿Se logra, así, su aprehensión en plan
científico? ¿Hay acaso, un especial movimiento de la razón, que signe tal
proceso? Para ello utilizaremos como apoyatura teórica, el texto Dialéctica de lo
Concreto, del filosofo Karel Kosik.
La realidad social se manifiesta como el campo de la acción humana, esto
equivale a decir, que el proceso primario que el individuo despliega a objeto de
aprehenderla, surge como resultado de su actividad práctico-utilitaria. Siendo a
partir de esta práctica, cuando elabora un sistema axiológico, conceptual, y
procedimental, que condiciona su relación con el mundo, en términos reales de
existencia. Ahora bien, es evidente que esta actividad ha de corresponderse, tal
como afirma Kosik, (1967) con una praxis históricamente determinada, basada en:
“división social del trabajo, en la división de la sociedad en clases y en la creciente
jerarquización que de ella se deriva” (Pág. 26). De esto se infiere que cada
individuo construye un conjunto distinto de valores, informaciones y
procedimientos, en relación con esa praxis real.
Esta praxis mediatizada se afianza en la conciencia de los hombres y se
constituye en el conjunto de fenómenos que colman la vida cotidiana, con los
cuales el individuo se familiariza y se mueve “naturalmente”. Bajo estas formas
rutinarias se cobija la existencia real, de allí que el conocimiento de lo real corre el
peligro de captar la manifestación puramente fenoménica, es decir la sola
apariencia de la realidad.
Kosik, afirma que el fenómeno muestra algo que no es el mismo, y en un
movimiento de verdad y engaño, oculta la esencia. Sin embargo, esta, no
permanece pasiva y tiende a manifestarse. Si no fuera así, el único mundo al
alcance del hombre seria el puramente fenoménico. En este sentido, la
aprehensión científica de lo real pasa por la comprensión de la unidad entre el
fenómeno y la esencia o estructura interna de la cosa, en el entendido que si se
pretende su aislamiento, es decir, tratar el fenómeno y esencia como elementos
separados, estaríamos prestos a confundirlos, a cada uno,
como
representaciones auténticas de la realidad.
La imposibilidad que la esencia se muestre directamente en virtud de la
acción mediatizante del fenómeno, es por lo cual el individuo, debe utilizar una
actividad racional especial que le permita escrutar “la cosa misma”, para lograr
distinguir la mera representación fenoménica de la estructura interna de la
realidad. Siendo una condición necesaria para iniciar este movimiento de la razón,
el reconocimiento a la existencia de esa verdad oculta.
Kosik, señala
expresamente: “El hombre da un rodeo y se esfuerza en la búsqueda de la verdad
porque posee una conciencia firme de la existencia de la ‘cosa misma’ “(Pág. 29).
Sólo así logra superar el pensamiento común que es la forma ideologizada con el
que el individuo resuelve y explica la cotidianidad de su existencia.
El pensamiento dialéctico, asegura Kosik, es el único capaz de destruir el
mundo de la pseudoconcreción o del ocultamiento de la esencia. Desde una
postura critica y reflexiva, el pensamiento dialéctico, asume la realidad social
desde el punto de vista de la realidad concreta, lo cual supone que cada
fenómeno debe ser comprendido y explicado en relación con el todo. El fenómeno
cumple así, un doble propósito, “definirse a si mismo y definir al conjunto”. (pág.
68) Para ello se apoya sobre el reconocimiento que, el punto de partida del
proceso indagatorio es lo concreto, representado por una realidad “viva, caótica e
inmediata” (Pág. 48), pero que finalmente será también el punto de llegada, pero
con la riqueza de los conceptos que no eran conocidos en el punto de partida.
De la representación caótica el pensamiento llega al concepto, a la
determinación conceptual abstracta, mediante cuya formación se
opera el retorno al punto de partida, pero no al todo vivo e
incomprendido de la percepción inmediata, sino al concepto del
todo ricamente articulado y comprendido. El camino de la
representación caótica del todo a la rica totalidad de las múltiples
relaciones y determinaciones, coincide con la representación de la
realidad (Pág. 48)
En este proceso de conocimiento, ninguna noción permanece inalterable,
sino que son nuevamente cualificados, en cada una de las fases ascendentes, en
virtud de la interacción todo-partes, partes-todo. Cualificación, que va haciendo
cada vez más diáfano el camino hacia las categorías conceptuales que se acercan
a la explicación-comprensión (por vía del pensamiento) del concreto real. En
virtud de ello, señala Kosik, no sólo tiene lugar la reproducción “ideal de la realidad
en todos sus planos y dimensiones” sino que también el todo “es diseñado,
determinado y comprendido.” (pág. 49).
Llegados a este punto es necesario dejar claro, la definición de la categoría
totalidad. Algunos teóricos, entre los que puede señalarse a Karl Popper, señalan
la imposibilidad de la aprenhensión científica del todo social. El citado autor refiere
que lo total, en sentido social, abarca “todas las relaciones sociales”… por lo cual
se hace “enteramente imposible controlar todas o casi todas estas relaciones,
aunque solo sea porque con todo nuevo control de relaciones sociales, creamos
un sinnúmero de nuevas relaciones” (Pág. 93).
De ser así, nunca podrían ser alcanzados por el conocimiento humano, ya
que siempre aparecerán otros hechos que serían adicionados a los ya existentes.
Bajo esta concepción, lo hechos pasan a ser átomos de carácter inmutable y su
conexión con el todo es circunstancial, no indispensable, en virtud que el todo,
adquiere supremacía sobre los hechos.
El error de Popper, se centra, en que el termino totalidad, dentro del
pensamiento dialéctico no significa “todos los hechos”, tal como lo señala
acertadamente Kosik. El todo se fragua, en interacción con los hechos, en un
intercambio permanente, por ello afirma:
“la totalidad no es por lo tanto todos los hechos, el conjunto
de ellos, el agrupamiento de todos los aspectos, las cosas y las
relaciones, ya que en este agrupamiento falta aún lo esencial: la
totalidad y la concreción. Sin la comprensión de que la realidad es
totalidad concreta que se convierte en estructura significativa para
cada hecho o conjunto de hechos, el conocimiento de la realidad
concreta no pasa de ser algo místico, o la incognoscible cosa en
sí. (Pág. 56)
El método dialéctico no aspira, a la aprehensión de “toda” la realidad, en sus
múltiples elementos y manifestaciones. Su objeto es definir la totalidad concreta,
como una teoría de la realidad y de cómo, es posible llegar a conocerla.
Con todo lo expuesto, nos atrevemos a esbozar algunas conclusiones,
orientadas en función de las inquietudes planteadas al inicio:

El mundo de los fenómenos sociales son el resultado de la práctica
ideologizada y no llegan a mostrar el movimiento interno de lo real, de
allí que al identificar lo fenoménico con la realidad, ésta, sale
empobrecida.

Fenómeno y esencia conforman una unidad, la cual debe ser
reconocida para penetrar en la comprensión de la realidad social en
toda su complejidad.

La aprehensión de la unidad del fenómeno y la esencia, en la
comprensión de lo real, no se logra a través de un modelo de razón de
carácter lineal, hace falta otro modo de pensamiento que vaya del
todo a las partes y de las partes al todo, en un movimiento en espiral,
superando cualitativamente a cada paso los escollos que imprime la
pseudoconcreción, para finalmente aterrizar en la realidad concreta,
con la riqueza devenida en cada una de las incursiones en el todo.
REFERENCIAS
Kosik, K (1967) Dialéctica de lo Concreto. México: Editorial Grijalbo
Popper, K (1967) La Miseria del Historicismo. Madrid. Editorial Alianza.
Sonia Cabré Trujillo
Profesora de Castellano y Literatura egresada de la Universidad Pedagógica
Experimental Libertador (UPEL). Magíster en Educación, mención Orientación.
Docente de Educación Superior. Ha participado en diferentes eventos nacionales
como ponente y asistente. Ha sido tutora y jurado de diferentes trabajos de grado.
Está realizando su Tesis Doctoral.