Download Conservacion de la carne

Survey
yes no Was this document useful for you?
   Thank you for your participation!

* Your assessment is very important for improving the work of artificial intelligence, which forms the content of this project

Document related concepts
no text concepts found
Transcript
Culturismo y Fitness.
Conservacion de la carne
Gramo a gramo
Si eres de los que se compra el último suplemento de proteÃ-na del mercado porque aseguran que se obtiene un tanto
por cien más de producto asimilable... también deberÃ-as hacer todo lo posible por minimizar la cantidad de nutrientes
que se pierden en los alimentos convencionales.
No la lavéis: secadla
La carne posee menor duración que la fruta o la verdura, asÃ- que debemos ser más cuidadosos en su
conservación.
No debemos lavar jamás la carne, pues no lo necesita y pierde sabor. Además, se estropea antes. Si la carne pierde
lÃ-quido, basta con secarla con papel de cocina absorbente. AsÃ- se conserva mejor y posee todo su sabor.
La grasa se conserva peor que la parte magra, asÃ- que es preferible retirarla antes de meterla en la nevera o en el
congelador. Además, nos habremos ahorrado este proceso cuando vayamos a cocinarla. No es necesario quitar hasta
el último gramo de grasa, pero sÃ- la piel del pollo, por ejemplo, si sabemos que no vamos a consumirla. Recordad que
un poco de grasa saturada todavÃ-a es necesaria para el correcto funcionamiento del organismo.
No pierdas ni un gramo de proteÃ-na por el camino.
Podemos quitar también las plumas y pelitos de algunas
aves, suponiendo que nos aventuremos a consumir algo diferente a la clásica pechuga de pollo deshuesada. Tampoco
hace falta lavar las patas de las aves.
A la nevera
Para guardar la carne en la nevera, lo mejor es usar un tupper rectangular o cuadrado e introducir en este las
piezas, filetes, etc. Lo ideal es disponer de un recipiente con rejilla, de modo que el lÃ-quido de la carne se vaya colando
por este. Si no disponemos de esta clase de tupper, podemos envolver la carne en bolsas de plástico fuerte y colocadas
sobre alguna bandeja, por si chorrean. No es conveniente guardar la carne en las bandejas de porespan de los
supermercados, ya que el film transparente deja pasar el aire, con lo cual la conservación es mala. Hay que cambiarla a
tuppers o bolsas. Debemos colocar el recipiente en la parte más frÃ-a de la nevera, a ser posible que las gotas de la
tapa del mismo lleguen a congelarse. La carne «aguanta» en la nevera uno o dos dÃ-as.
Un gran indicativo del estado de la carne es su olor. Hay que consumirla antes de que huela mal o tenga un color
extraño.
Al congelador
Antes de comprar la carne, debemos pensar cuánta y de qué clase solemos consumirla. Cada vez que voy al
mercado a por carne, compro diez kilos de pechugas de pollo (para alegrÃ-a de la carnicera) sin temor, porque sé que
voy a consumirlos en poco tiempo.
La carne se congela sin problemas y dependiendo de su composición durará más o menos en el congelador. Hay que
tener cuidado, sin embargo, de protegerla ante la deshidratación. Para esto, es mejor congelarla en bolsas que en
tuppers.
Cálcula antes de comprar cuánta carne consumes..
Hay que procurar que la congelación sea rápida para
evitar que se formen grandes cristales de hielo, algo que perjudica los tejidos.
Consulta el siguiente cuadro para
saber el tiempo que puedes tener tu carne bajo cero:
Carne
Duración en congelador
Notas
Carne de vacuno
10-12 meses
Puede disminuir si tiene grasa, ya que esta se vuelve rancia con los meses.
Aves
8-10 meses
Sucede lo mismo que con la carne.
Cerdo y cordero
6-8 meses
Si no tienen grasa.
Las piezas pequeñas (chuleta) duran menos que las grandes (paletilla).
Despojos
3-4 meses
Pueden
aguantar más. Hay mucha diferencia según el tipo.
A la hora de congelar, tampoco debemos lavar el producto y
debemos introducirlo lo antes posible, sin pasar por la nevera. También es recomendable eliminar la grasa que no
vayamos a comer, asÃ- como los nervios, tendones, pellejos, etc.
Tras secarla e introducirla en tuppers adecuados o
bolsas, a las que habremos sacado todo el aire posible, hay que introducirla directamente en el cogelador. Es
aconsejable poner la máxima temperatura de frÃ-o y pulsar el botón de «congelación rápida» y mantenerlo durante
12 a 24 horas. Si el congelador se halla a -25 ó -30 ºC, el producto se congelará fácilmente en unas cuatro horas.
Cuanto menor sea la superficie expuesta al aire, mejor será la conservación. AsÃ- pues, la carne cortada o picada se
conserva peor que las piezas enteras.
A veces nos encontramos con que los paquetes de carne que tenemos son
más grandes de lo que podemos consumir antes de que se echen a perder. Por ejemplo, cuando compro pollo viene en
paquetes de unos dos kilos. Como si descongelara dos kilos de pollo se echarÃ-a a perder buena parte, ya que dos kilos
me duran unos cuatro dÃ-as, separo los paquetes grandes en otros más pequeños y los voy descongelando conforme a
mis necesidades. Lo mismo puede suceder con la ternera. Tal vez tengamos bandejas de seis filetes, pero tenemos por
costumbre comer uno o dos a la semana. Podemos intercalar láminas entre los filetes para poder descongelarlos de uno
en uno. No debemos congelar la carne (ni productos frescos) en las bandejas de porespan envueltas en film
transparente, que es como se encuentran en los supermercados. El porespan es un gran aislante, pero también del
frÃ-o, con lo cual la carne no se congela lo rápido que debiera. Además, el film es demasiado fino y permeable al aire.
Hay que sacar la carne de estos envases al llegar a casa, secarla y guardarla en bolsa o tupper.
Si compramos
mucha carne, no debemos saturar el congelador aunque quepa, ya que la congelación serÃ-a lenta. Usualmente, una
décima parte de la capacidad del congelador es lo recomendado por la mayorÃ-a de fabricantes. Si hemos comprado
más carne, habrÃ-a que hacer el proceso por lotes, es decir, dejar el resto de la compra en la nevera hasta que la
primera tanda esté congelada y el aparato haya recuperado los -25 a -30 ºC. Normalmente, los productos se congelan
antes en la zona superior. Una vez lo estén, los pasarÃ-amos abajo para introducir nuevos alimentos a congelar. Si
tenemos carne ya congelada de hace más tiempo, la dejamos encima de la otra para consumirla antes.
http://www.anabolandia.com
Potenciado por Joomla!
Generado: 15 December, 2016, 09:44
Culturismo y Fitness.
Cuando lo hayamos congelado todo, al cabo de 12 a 24 horas, podemos poner el congelador a temperatura normal (de 18 a -24 ºC)
A descongelar
La descongelación, cuanto más lenta sea, mejor. Para esto conviene llevarla a cabo en el frigorÃ-fico para evitar
la exudación que se llevarÃ-a parte del sabor y de los nutrientes propios de la carne. No hay que congelar y descongelar
varias veces el mismo alimento porque se rompen los tejidos, se pierden nutrientes y se favorece la aparición de
bacterias. Desde el lado culturista, congelar o descongelar erróneamente supone una pérdida de proteÃ-nas y otros
valores.
Se tarda más o menos ocho horas en descongelar un kilo de carne en la nevera. AsÃque tenlo en cuenta y saca la carne del congelador y ponla en la nevera la noche anterior. También es importante
cocinarla tras haberse descongelado, pues comienza a deteriorarse a continuación.
Recuerda
Previsión a la hora de comprar, usar técnicas correctas de congelación y descongelación, tener en cuenta la
duración de cada producto, etc. Todos estos hábitos te conducirán a una vida más sana... ¡y con más proteÃ-na!
BibliografÃ-a Â
«Bajo cero» por Cristina Galiano •
Fundación Grupo Eroski •
http://www.anabolandia.com
Potenciado por Joomla!
Generado: 15 December, 2016, 09:44