Download el asesoramiento comunitario - Grupo de Investigación Stellae

Survey
yes no Was this document useful for you?
   Thank you for your participation!

* Your assessment is very important for improving the work of artificial intelligence, which forms the content of this project

Transcript
EL ASESORAMIENTO COMUNITARIO
El asesoramiento comunitario surge a partir de los problemas de desintegración social
y degradación progresiva de las comunidades y se sustenta sobre dos principios
básicos: la confianza en las capacidades de la persona, grupos e instituciones y el
derecho a ser diferentes y a encontrar soluciones variadas y adecuadas a sus
necesidades reales. El objetivo principal de este tipo de asesoramiento es “aumentar la
capacidad de una comunidad y sus miembros para tomar decisiones sobre su propia
vida y lograr sus objetivos”. Se pretende desarrollar los recursos propios para mejorar
la capacidad de decisión y el logro de los objetivos, acceder a la información y los
recursos sociales, favorecer el sentimiento de identidad, promover la participación
democrática…
Así, a simple vista, este tipo de asesoramiento parece ir más en la línea del
asesoramiento social que en la del asesoramiento educativo, si bien, este tipo de
asesoramiento aporta “la idea de que asesorar es facilitar poder a las comunidades y a
los individuos”, podemos decir que aumenta el poder y la capacidad de los individuos
para tomar decisiones.
Aunque en relación al Trabajo Social, Vélaz de Medrano (2003) establece una serie de
rasgos para el asesoramiento comunitario. Tras su lectura, podemos considerar que
dichos rasgos pueden extrapolarse también al ámbito educativo; así, estos serían la
potenciación del establecimiento de redes de comunicación y colaboración, la creación
de una identidad colectiva, la capacitación de sus miembros para la participación
democrática en la vida del centro, el incremento de la capacidad de los sujetos para
tomar decisiones, el establecimiento de interacciones entre los distintos profesionales
y agentes, la promoción de la autoayuda, etc.
Por su parte Rodríguez Romero (1996: 104) propone la aplicación de este modelo de
asesoramiento al campo educativo estableciendo las siguientes estrategias:

Trabajar con sujetos, grupos y organizaciones que se presenten como redes
emergentes de apoyo primordialmente

Crear comunidad, usar y desarrollar recursos internos y dotar de poder a los
asesores/as (participando de forma responsable en la toma de decisiones)

La comunidad ha de ejercer la responsabilidad a lo largo de todo el proceso

El agente de apoyo ha de actuar como un igual, sin poder administrativo sobre
los participantes y con un compromiso explícito con la transformación social

Se consideran a los asesorados y a su contexto como principales recursos para
el desarrollo de la comunidad

Contribuir a la creación de organizaciones de base o grupos sociales
intermedios y al desarrollo de capacidades que ayuden al grupo a manejar
mejor las situaciones en las que se desenvuelven y a participar más
decisivamente en éstas.
Como ya hemos dicho anteriormente el asesoramiento comunitario nació orientado al
Trabajo Social pero esto no hace que esté presente únicamente en este ámbito sino
que, como ya dijimos, se puede aplicar también en el campo de la educación (la
escuela puede entenderse como una pequeña comunidad). De hecho, este tipo de
asesoramiento enaltece la responsabilidad de los asesores y potencia su capacidad
tanto para influir en sus vidas como en el entorno que les rodea.
Rodríguez Romero (2006: 66) expone en torno a esta idea que este tipo de
asesoramiento puede ayudar a construir:

Formas de vinculación basadas en la solidaridad y el compromiso mutuo

Modos de abordar los asuntos y tomar decisiones extendiendo la democracia
participativa y los derechos humanos

Estrategias para maximizar las posibilidades de transformación en escenarios
educativos concretos
El asesoramiento comunitario, a través de “la conversión de las escuelas en espacios
de experimentación social y la producción de subjetividades rebeldes entre el
profesorado” nos permite “mejorar la escuela” al tiempo que nos permite “reinventar”
el papel del profesorado.
LA PROFESIÓN DOCENTE DEBE CONCEBIRSE DENTRO DE UN ESPACIO DE
COLABORACIÓN Y NO COMO UN GUETO; es por ello que deben colaborar todos los
docentes, la directiva, las familias, la propia Administración educativa… Pero esta
colaboración no siempre se da y esto repercute en un tema ya abordado por nosotros
en el aula, en el malestar docente. La insatisfacción por parte del profesorado afecta
directamente a esa necesidad de afiliación de la que hablamos conduciendo a los
docentes al aislamiento. El asesoramiento comunitario supone una oportunidad para
luchar contra esa situación potenciando un cambio de paradigma que ofrezca otro
sentido del aprendizaje y de la enseñanza y su principal motivación sería “apoyar la
conversión de las escuelas en espacios de experimentación social y promover
subjetividades rebeldes en el profesorado, para que se atrevan a organizar las
instituciones educativas a partir de experiencias cotidianas que promuevan la
solidaridad y el entendimiento”.
Expuesto esto, podemos decir que el asesoramiento comunitario ayudará a que se
produzcan cambios en las escuelas promoviendo entre los distintos profesionales
vínculos basados en el compromiso mutuo y la solidaridad, proporcionando estrategias
para potenciar las posibilidades de transformación y facilitando formas de abordar
problemas y tomar decisiones mediante procedimientos basados en la democracia
participativa y los derechos humanos.