Download islam-cristianismo

Survey
yes no Was this document useful for you?
   Thank you for your participation!

* Your assessment is very important for improving the work of artificial intelligence, which forms the content of this project

Transcript
ISLAM-CRISTIANISMO
Todas las regines que rodean el Mediterráneo unidas bajo el Imperio Romano:
Su religión a partir del siglo VI fue el cristianismo
Expansión del Islam
 ISLAM: en el pasado fue tolerante con todas las religiones. Ha ido en regresión
al fanatismo y la violencia.
 CRISTIANISMO: en el pasado no toleraba ninguna disidencia y era atroz. Ha
evolucionado a la apertura y la libertad.
¿Por qué una evolución tan diferente? Es difícil adaptarse a convivir con el “Otro”.
MÀS INFORMACIÓN
Expansión del islam, rápida difusión de la religión islámica que tuvo lugar durante los
siglos VII y VIII a través de la conversión y la conquista militar. Mahoma, fundador y
profeta del islam, comenzó a predicar sus revelaciones en La Meca hacia el 612.
Veinticinco años después, sus seguidores, a los que se llamó musulmanes, habían
alcanzado el control de toda la península Arábiga; de este modo, el islam se convirtió en
la tercera gran religión monoteísta, tras el judaísmo y el cristianismo.
Hacia el 650, se había constituido un Estado islámico que abarcaba Arabia, el Creciente
Fértil (en esencia, la región de Mesopotamia, es decir, los actuales Irak, Irán y Siria), así
como el territorio que hoy ocupan Líbano, Palestina (Israel, Cisjordania, Gaza y
Jordania) y Egipto. A principios del siglo VIII, el islam dominaba una amplia área que
se extendía desde las regiones periféricas de China y la India, por el este, hasta el norte
de África y casi toda la península Ibérica, por el oeste.
La notable rapidez de la difusión de esta religión debe atribuirse al uso de la fuerza
militar. Mahoma atrajo al islam a los pueblos árabes de la península Arábiga gracias a la
firmeza de su carácter, a la promesa de una salvación eterna para aquellos que
perecieran luchando por este credo y a los bienes materiales que conseguirían quienes
triunfaran en la conquista. Los ataques aislados de las primeras etapas de esta expansión
no tardaron en convertirse en auténticas guerras a gran escala, en las que imperios y
naciones se rendían al poder de este nuevo fenómeno religioso, militar, político,
económico y social.