Download Proteinas-Glucidos-Lipidos

Survey
yes no Was this document useful for you?
   Thank you for your participation!

* Your assessment is very important for improving the work of artificial intelligence, which forms the content of this project

Document related concepts

Nutrimento wikipedia, lookup

Glúcido wikipedia, lookup

Química de los alimentos wikipedia, lookup

Dieta baja en carbohidratos wikipedia, lookup

Legumbre wikipedia, lookup

Transcript
PROTEINAS
Las proteínas están compuestas por aminoácidos y éstos están
formados por moléculas de Carbono (C), Oxígeno (O2), Hidrógeno
(H2) y Nitrógeno (N2).
Una proteína será tanto más rica cuanto mayor número de
aminoácidos esenciales contenga, llamándose proteína completa
cuando contiene a todos ellos.
Estos alimentos son importantísimos durante todo el período
que dura nuestro crecimiento ya que sin su aportación este proceso
se vería claramente mermado. Forman y reparan tejidos; sirven de
defensa contra las infecciones y, en caso de necesidad, también nos
suministran energía.
Las proteínas completas se encuentran en los alimentos de
origen animal (carnes, pescados, huevos, leche y sus
derivados). Los alimentos de origen vegetal apenas tienen, solo
algunas legumbres secas como garbanzos, alubias, lentejas, etc,
contienen proteínas completas. Los cereales (arroz, trigo, etc…)
apenas tienen.
GLÚCIDOS O HIDRATOS DE CARBONO
Los Glúcidos o Hidratos de Carbono están formados por
moléculas de Carbono (C), Oxígeno (O2), e Hidrógeno (H2) y
constituyen el auténtico “Combustible” de nuestro organismo. Cuanto
mayor sea la actividad de una persona, mayor debe ser el consumo
de Glúcidos o Hidratos de Carbono. Proporcionan energía de forma
rápida y pueden ser de dos tipos:
 Sencillos (Monosacáridos), como los azúcares presentes en
las frutas (glucosa, fructosa etc.)
 Complejos (Disacáridos y Polisacáridos), como los que
proceden de las legumbres, las verduras y los cereales
integrales. Una parte de ellos aporta fibra vegetal (celulosa),
necesaria para el correcto funcionamiento del intestino.
Los alimentos de origen vegetal (cereales, patatas, frutos
secos, etc…) son los que más Glúcidos o Hidratos de Carbono
contienen.
LÍPIDOS O GRASAS
Los Lípidos o Grasas están compuestos por ácidos grasos
cuya molécula está formada también por Carbono (C), Oxígeno (O2) e
Hidrógeno (H2) y son fundamentales para nuestro organismo pues
proporcionan muchas calorías.
Se consideran alimentos energéticos y nuestro cuerpo suele
almacenarlos en el tejido adiposo formando los llamados Tejidos de
Reserva a los que recurre cuando necesita una aportación “extra” de
energía.
Podemos encontrarlos tanto en alimentos de origen vegetal
como animal. En su mayor parte deben proceder del pescado azul y
de los aceites vegetales, sobre todo del aceite de oliva virgen. En
menor cantidad, procederán de grasas de origen animal, como la
mantequilla.
VITAMINAS
Son necesarias para regular numerosas funciones corporales y
se designan mediante letras: A, B, C, D, E, y K. Abundan en el aceite
de oliva virgen, carnes, pescados, huevos, leche y derivados (queso,
yogur), frutas y verduras.
SALES MINERALES
Necesitamos calcio (Ca), fósforo (P), magnesio (Mg),
sodio (Na), potasio (K), hierro (Fe), yodo (I2), zinc (Zn),
selenio (Se) y otros minerales para formar estructuras, como los
huesos, y regular el funcionamiento del cuerpo. Están presentes en la
mayoría de los alimentos.
AGUA
Es la sustancia más abundante de nuestro cuerpo (entre el 60%
y el 70% es agua). Se encuentra en los líquidos que bebemos o en
los alimentos que contienen agua (sopas, zumos, frutas, verduras,
etc.)
LA DIETA EQUILIBRADA
El funcionamiento de nuestro organismo depende del
funcionamiento de cada una de las células que lo constituyen. Los
alimentos que ingerimos aportan los nutrientes indispensables para
que estas obtengan la materia y energía necesarias para cumplir su
función y poder renovarse.
Si los alimentos que ingerimos no son variados, frescos y
equilibrados en cantidad y nutrientes, nuestra salud se verá
perjudicada, ya que existe una relación directa entre alimentación
irregular y probabilidad de enfermedad.
La dieta diaria equilibrada debe incorporar una proporción
adecuada de hidratos de carbono, grasas, proteínas, sustancias
minerales, vitaminas y, además, unos 2 litros de agua (presentes
en los líquidos y en los alimentos que ingerimos).