Download Aunque se acentúan los desequilibrios globales

Survey
yes no Was this document useful for you?
   Thank you for your participation!

* Your assessment is very important for improving the work of artificial intelligence, which forms the content of this project

Transcript
INFORME ECONÓMICO SEMANAL Nº 530
- BUENOS AIRES, 14 DE OCTUBRE DE 2005 -
Aunque se acentúan los desequilibrios globales
El contexto internacional
continuará siendo favorable
 En 2006 el PBI mundial aumentará 4,3%, por encima de la media de los
últimos veinticinco años. Las economías emergentes nuevamente son las más
dinámicas. De acuerdo a las proyecciones de Ecolatina, la Argentina crecerá
5,4%, ubicándose por encima del promedio de América Latina (casi 4%).
 Si bien no se vislumbra una desaceleración de la economía mundial en el
mediano plazo, algunos factores deben ser monitoreados: los déficits gemelos de
los Estados Unidos alcanzan niveles sin precedentes desde la finalización de la
segunda guerra mundial, representando conjuntamente casi 10% del PBI. Estos
desequilibrios se mantendrán durante 2006.
 La expansión de la economía estadounidense se viene financiando con una
superabundancia de ahorro externo. Esto explica por qué las tasas de interés de
largo plazo se mantienen bajas, aún cuando las de corto siguen en aumento.
 En el largo plazo estos desbalances deberán eliminarse. El impacto del ajuste
sobre la economía mundial dependerá del mix entre la apreciación de las
monedas asiáticas y una contracción del consumo privado norteamericano.
 En lo inmediato, si bien no se vislumbra un ajuste brusco en la tasa de largo
plazo, su evolución dependerá de las presiones inflacionarias en Estados Unidos.
Una aceleración de la suba de la tasa perjudicaría a los países en desarrollo más
dependientes de los flujos externos de capital. Sin embargo, éstos se encuentran
mejor preparados que en el pasado para afrontar un cambio de contexto.
 Los precios de las commodities seguirán siendo elevados en términos
históricos. No se observarán bajas importantes del precio del petróleo, debido a
que la capacidad de refinación está al límite.
 La Argentina se encuentra en buenas condiciones para enfrentar una
reversión del escenario internacional favorable. Sin embargo, no está totalmente
exenta de sufrir el impacto de los vaivenes de la economía mundial.
 La menor dependencia del ingreso de capitales y la reducción de los
elementos procíclicos de la política económica reducen las posibilidades de un
fuerte impacto negativo derivado de la suba de tasas. Además, la estructura de la
deuda pública es sostenible y, a diferencia de lo que sucede en Brasil, el
superávit primario permite cubrir los intereses y amortizar parte del capital.
 De acuerdo a un ejercicio de simulación realizado por Ecolatina, en un
escenario de stress en el que los precios de las exportaciones argentinas
regresaran abruptamente a su media histórica durante 2006, las ventas externas
caerían 11%. Aún así, el superávit primario se ubicaría en 3,1% del PBI y la
economía crecería 4%.
Corrientes 327 - Piso 18 (1043) Bs. As. Argentina.
e-mail: [email protected]
Tel. (54-11) 4312-3200- Fax: 4312-2929
www.ecolatina.com
Nº 530
EL CONTEXTO INTERNACIONAL CONTINUARÁ SIENDO FAVORABLE
La economía mundial seguirá creciendo
En 2006 la
economía mundial
crecerá
aproximadamente
4,3%,
sustancialmente
por encima de la
media de los
últimos veinticinco
años (3,5% anual
acumulativo).
El contexto internacional favorable fue uno de lso motores del inicio
de la recuperación argentina. El crecimiento de la economía mundial, los
precios de las materias primas elevados en términos históricos y las tasas
de interés bajas en términos históricos generaron condiciones propicias
para que el envión inicial surgiera del sector externo.
Si bien en la actualidad el mercado interno ha cobrado mayor
dinamismo, el frente externo continúa siendo una de las principales
fuentes de crecimiento. Es por ello que a la hora de prever la evolución
futura de la economía argentina resulta importante analizar las
perspectivas del escenario internacional.
En 2005 la economía mundial crecerá aproximadamente 4,3%,
por encima de la media de los últimos veinticinco años (3,5% anual
acumulativo). Asimismo, a diferencia de lo que sucedía en el pasado,
desde 2003 todos los grandes bloques se encuentran en expansión.
Las buenas perspectivas para los países desarrollados y las
principales economías emergentes permiten vislumbrar que el PBI
mundial continuará en aumento durante 2006, a un ritmo similar al
de este año (4,3%).
Tasa de crecimiento de la economía mundial
5
5,0
4,8
4,7
4,7
4,3
4,1
3,8 3,7
4
4,2
4,0
3,8
4,3
3,9
3,8
3,7
3,6
3
3,0
3,0
2,8
%
2,4
2,1
2
Promedio 1980-2004
3,5% anual
acumulativo
2,4
2,3
1,6
1,1
1
2006 p
2005 p
2003
2004 e
2002
2001
2000
1999
1998
1997
1996
1995
1994
1993
1992
1991
1990
1989
1988
1987
1986
1985
1984
1983
1982
1981
0
1980
Las economías
emergentes
nuevamente serán
las más dinámicas.
De acuerdo a las
proyecciones de
Ecolatina, el año
próximo la
Argentina crecerá
5,4%, ubicándose
por encima del
promedio de
América Latina
(casi 4%).
2,8
2,3
Fuente: Ecolatina en base a CEI y FMI
Las economías emergentes nuevamente serán las más dinámicas,
destacándose las asiáticas impulsadas por China. Si bien este país crecerá
a un ritmo ligeramente menor al promedio de los últimos veinte años
(mayor a 9%), el aumento del producto superará 8%. En el caso de
América Latina, se espera que el PBI regional aumente casi 4%. Las
proyecciones de Ecolatina ubican a la Argentina por encima del
promedio, con un crecimiento de 5,4%.
Dado que no existe un riesgo significativo de desaceleración de la
economía mundial en el mediano plazo, los precios de las materias
primas seguramente permanecerán en niveles elevados en términos
[email protected]
www.ecolatina.com
Página 2 de 7
Nº 530
EL CONTEXTO INTERNACIONAL CONTINUARÁ SIENDO FAVORABLE
Si bien no se
vislumbra una
desaceleración de
la economía
mundial en el
mediano plazo,
existen algunos
factores que deben
ser monitoreados.
Los déficits
gemelos de los
Estados Unidos
alcanzan niveles
sin precedentes
desde la
finalización de la
segunda guerra
mundial,
representando
conjuntamente
casi 10% del PBI.
históricos. No obstante, existen algunos factores de riesgo que deben
ser monitoreados.
Riesgos potenciales en el corto y mediano plazo
Es preciso poner atención en algunos desequilibrios en los
fundamentals de los Estados Unidos, dado que lo que sucede en la
mayor economía del mundo sin dudas tiene consecuencias importantes a
nivel internacional.
El PBI estadounidense crece en forma sostenida. No obstante, la
demanda aumenta a mayor ritmo que la oferta doméstica, de modo que la
expansión se financia con ahorro del resto del mundo. En efecto,
actualmente los déficits gemelos de los Estados Unidos (fiscal y en
cuenta corriente) conjuntamente representan casi 10% del PBI, un
nivel sin precedentes desde la finalización de la segunda guerra
mundial.
Déficits Gemelos en Estados Unidos
(como % del PBI)
2%
1,9%
0,1%
0%
0,4%
0,5%
-0,7%
-1,6%
-1,9%
-3,0%
-3,1%
-2%
-4%
1,1%
-2,6%
-2,7%
-1,7%
-0,8%
-1,4%
-1,3%
-1,8%
-1,7%
-2,4%
-3,2%
-2,4%
-4,2% -3,8%
-3,5% -3,5% -3,5% -3,0%
-1,6%
-1,5%
-4,5%
-4,7%
-6%
-5,7% -6,1%
-6,1%
-8%
Déficit Fiscal
Déficit en Cuenta Corriente
2006 p
2005 p
2004
2003
2002
2001
2000
1999
1998
1997
1996
1995
1994
1993
1992
1991
1990
-10%
Fuente: Ecolatina en base a BEA, FMI y Presupuesto de EEUU
El panorama
actual permite
prever que no se
producirán
cambios
significativos, de
modo que los
desequilibrios se
mantendrán
durante 2006.
El déficit fiscal del Gobierno Federal este año se ubicará en torno
de 3,5% del PBI, superando con creces el promedio registrado desde
1960 (1,6% del producto). Este resultado es peor que el de las últimas
seis décadas, a excepción de 1975 y el período 1982-1986. El panorama
actual no permite vislumbrar cambios en esta tendencia durante 2006.
En efecto, no se prevén reducciones significativas en el nivel de gasto, en
tanto que resulta poco probable un ajuste impositivo. El Presupuesto de
los Estados Unidos prevé un déficit fiscal del orden de 3% del PBI.
En lo que concierne a la cuenta corriente, el saldo negativo trepa
hasta 6,1% del PBI, alcanzando el mayor nivel en términos
históricos. En efecto, el saldo promedio entre 1960 y 2004 es de -1,1%
del producto.
Este déficit continuará siendo elevado durante el año próximo,
conforme las importaciones sigan creciendo, impulsadas por las
[email protected]
www.ecolatina.com
Página 3 de 7
Nº 530
EL CONTEXTO INTERNACIONAL CONTINUARÁ SIENDO FAVORABLE
La expansión de la
economía
estadounidense se
viene financiando
con el excedente
de las empresas
norteamericanas,
de los países del
este asiático y de
los principales
exportadores de
petróleo.
Esta
superabundancia
de ahorro es uno
de los principales
factores que
explican que las
tasas de interés de
largo plazo se
mantengan bajas,
aún cuando las de
corto siguen en
aumento.
mayores compras de petróleo y derivados al resto del mundo (no sólo
por los precios elevados, sino también por un aumento sostenido en la
cantidad importada de barriles de crudo y de productos refinados) y por
el boom de consumo de los hogares.
Durante los últimos años el sector público y las familias
estadounidenses han gastado por encima de sus ingresos,
financiándose con el excedente de las empresas norteamericanas, de
los países del este asiático y de los principales exportadores de
petróleo. Esta superabundancia de ahorro (saving glut) es precisamente
uno de los principales factores que explican que las tasas de interés de
largo plazo se mantengan bajas en los Estados Unidos y, por tanto, a
nivel internacional, aún cuando las de corto plazo siguen en aumento. En
efecto, la tasa a diez años de los bonos del Tesoro aún se ubica más de
dos puntos por debajo del promedio histórico y en un nivel inferior al
de la media de los últimos cinco años.
Evolución de la tasa de interés de largo plazo
de los Estados Unidos
- UST-10Y -
16
1980-1989
10,60%
14
1970-1979
7,50%
12
10
1953-1959
3,24%
1990-1999
6,66%
1960-1969
4,67%
2000-2005
4,72%
8
6
4
2005
2003
2001
1999
1997
1995
1993
1991
1989
1987
1985
1983
1981
1979
1977
1975
1973
1971
1969
1967
1965
1963
1961
1959
1957
1955
1953
2
Fuente: Ecolatina en base a Federal Reserve
En el largo plazo
estos desbalances
deberán
eliminarse. El
impacto sobre la
economía mundial
dependerá de la
composición del
mix entre la
apreciación de las
monedas asiáticas
y una contracción
del consumo de los
hogares
norteamericanos.
Si bien estos desbalances deberán eliminarse en el largo plazo, no
existe consenso respecto de cómo se debería encarar el proceso de
reformas necesarias para alcanzar el equilibrio. Teniendo en cuenta la
gravitación de Estados Unidos en la economía mundial, Ecolatina
considera que el ajuste debería implicar no sólo un apreciación de
los tipos de cambio en el conjunto de las economías asiáticas
(principales acreedores comerciales de Norteamérica) sino también una
contracción del consumo de los hogares norteamericanos, que se
encuentra excesivamente estimulado por el efecto riqueza. El impacto
sobre la economía mundial, dependerá en definitiva de la
composición de este mix de ajustes.
En el corto plazo el principal riesgo en el plano financiero es la
evolución de la inflación en los Estados Unidos. En su última reunión,
la Reserva Federal se mostró preocupada por la estabilidad de precios y
decidió continuar con el ajuste a ritmo mesurado en las tasas de corto
plazo. En efecto, la inflación minorista estadounidense se ubicó en
[email protected]
www.ecolatina.com
Página 4 de 7
Nº 530
EL CONTEXTO INTERNACIONAL CONTINUARÁ SIENDO FAVORABLE
En lo inmediato, si
bien no se
vislumbra un
ajuste brusco en la
tasa de largo
plazo, su
evolución
dependerá de las
presiones
inflacionarias en
Estados Unidos.
Una aceleración
de las subas
podría perjudicar
a los países en
desarrollo más
dependientes de
los flujos externos
de capital. De
todas formas,
están mejor
preparados para
afrontar un
cambio de
contexto que en el
pasado.
Los precios de las
commodities
seguirán siendo
elevados en
términos
históricos. No se
observarán bajas
importantes del
precio del
petróleo, debido a
que la capacidad
de refinación se
encuentra al
límite.
1
septiembre en 1,2% aunque su componente core1 fue 0,1%, inferior a lo
que esperaban el consenso de los analistas (0,2%). La elevada variación
en el nivel general responde, en un 90% a la brusca suba en los costos
energéticos (12% con respecto al mes anterior).
Esta noticia debería contener la presión sobre los mercados
emergentes, que en las últimas semanas se mostraron preocupados ante
la posible reacción de la Fed hacia el alza en la tasa de interés, en un
contexto con crecientes presiones inflacionarias y, como consecuencia,
redujeron su exposición a estos mercados.
A futuro se espera que en las dos reuniones restantes de 2005 la Fed
realice ajustes de 25 puntos, ubicando la tasa de corto plazo en 4,25%
hacia fin de año. Si bien no se vislumbra un ajuste brusco en la tasa
de largo plazo, su evolución dependerá de las presiones
inflacionarias en los Estados Unidos como principal foco de
incertidumbre.
Una aceleración en el ritmo de las subas podría perjudicar a
muchos países en desarrollo altamente dependientes de los flujos
externos de capital, por un menor ingreso de fondos y por un mayor
costo del financiamiento.
Los emergentes, con fundamentals sólidos
Los fundamentals de las economías emergentes actualmente son
más sólidos que en los noventa, por lo cual se encuentran mejor
preparadas para afrontar un eventual cambio de contexto. Aunque una
suba en la tasa de interés puede tener consecuencias sobre los flujos de
capital de corto plazo, para frenar las inversiones extranjeras el
incremento debería ser muy brusco, escenario poco probable en el
corto plazo.
América Latina, por su parte, presenta un escenario macro más
sustentable que en la década pasada para la radicación de inversiones.
Cabe destacar que muchos de estos países actualmente presentan
superávit fiscal y en cuenta corriente, un tipo de cambio real
competitivo, mientras que la deuda emitida en moneda local
progresivamente gana importancia con relación a las obligaciones en
moneda extranjera.
Es cierto que estas economías siguen siendo fuertemente
dependientes de los precios de las materias primas. Sin embargo,
aunque la cotización de las commodities no petroleras posiblemente
continuará por debajo de los máximos alcanzados en 2004, se
mantendrá por encima del promedio histórico.
En lo que concierne al petróleo, la oferta mundial no se encuentra en
condiciones de satisfacer aumentos considerables en la demanda, dado
que la capacidad de refinación a nivel global se encuentra al límite. Por
consiguiente, el precio del barril se mantendrá considerablemente
por encima de la media de los últimos veinticinco años.
Excluye alimentos y energía.
[email protected]
www.ecolatina.com
Página 5 de 7
Nº 530
EL CONTEXTO INTERNACIONAL CONTINUARÁ SIENDO FAVORABLE
La Argentina se
encuentra en
buenas
condiciones para
enfrentar una
reversión del
contexto
internacional
favorable. Sin
embargo, no está
totalmente exenta
de sufrir el
impacto de los
vaivenes de la
economía mundial.
La menor
dependencia del
ingreso de
capitales y la
reducción de la
prociclicidad de la
política económica
reducen las
posibilidades de
un fuerte impacto
negativo derivado
de la suba de
tasas.
La estructura de la
deuda pública es
sostenible y, a
diferencia de lo
que sucede en
Brasil, el superávit
primario permite
cubrir los
intereses y
amortizar parte
del capital.
La Argentina está mejor preparada
La Argentina se encuentra en buenas condiciones para enfrentar
una poco probable reversión del contexto internacional favorable.
Sin embargo, esto no significa que el país esté totalmente exento de
sufrir el impacto de los vaivenes de la economía mundial. Ergo, es
necesario continuar desarrollando los instrumentos que permitan
maximizar el potencial del actual escenario positivo y reducir los
costos de un eventual ajuste.
En primer lugar, aunque un incremento en las tasas de interés
encarecería el financiamiento, hoy la Argentina es menos dependiente
del ingreso de capitales que durante la década pasada. Asimismo, el
carácter procíclico de la política económica se redujo de manera
considerable. Si bien la economía no es inmune a los shocks externos,
existen instrumentos que otorgan un mayor grado de flexibilidad
para adaptarse a los cambios de contexto.
En lo que concierne al caso particular de la deuda pública, no
existen motivos para alarmarse, ya que diversos factores permiten que la
situación sea más sólida que en el pasado. Por un lado, luego de la
reestructuración de la deuda en default el perfil de vencimientos es
sostenible.
Por otro lado, el superávit primario proyectado para los próximos
años no sólo permite cumplir con los pagos de intereses, sino también
amortizar parte del capital. En efecto, durante 2006 el excedente
fiscal primario rondará 3,5% del PBI, lo cual permitirá cubrir los
servicios de la deuda (1,5% del producto) y realizar parte de los pagos
de capital (6% del PBI).
Esta situación contrasta con otros países en desarrollo: Brasil, por
ejemplo, el año próximo deberá salir al mercado financiero
internacional a conseguir fondos frescos para afrontar sus pagos de
intereses, ya que los servicios de la deuda se ubicarán en torno de 6%
del PBI, frente a un superávit primario de 4,3% del producto.
Por consiguiente, mientras se mantengan la política de
desendeudamiento neto y el superávit primario en un nivel elevado,
no se vislumbran problemas importantes, aún en un escenario de suba
moderada en las tasas de interés.
En segundo lugar, considerando que los principales compradores
de productos argentinos seguirán creciendo en 2006 (particularmente
China), las cantidades exportadas continuarán en expansión.
Muchos analistas afirman que la buena performance de la economía
argentina está vinculada exclusivamente a los términos de intercambio
favorables y sostienen que el crecimiento podría revertirse en caso de
que los precios de las commodities regresaran a su promedio histórico.
Para ratificar o rectificar esta afirmación, Ecolatina realizó un
ejercicio de simulación con el objetivo de evaluar el impacto directo
de la caída de los precios de las exportaciones sobre el superávit
primario (vía retenciones) y sobre la actividad económica.
[email protected]
www.ecolatina.com
Página 6 de 7
Nº 530
EL CONTEXTO INTERNACIONAL CONTINUARÁ SIENDO FAVORABLE
En un escenario
de stress en el que
los precios de las
exportaciones
argentinas
regresaran
abruptamente a su
media histórica
durante 2006, las
ventas externas
caerían 11%,
reduciendo la
recaudación en
2.600 millones de
pesos y bajando en
1,4 puntos la tasa
de crecimiento del
PBI.
El ejercicio2 consiste en suponer un escenario hipotético para 2006,
en el cual los precios internacionales de cada producto retornan a su nivel
promedio de los últimos veinticinco años. Por ejemplo, se asume que el
precio del barril de petróleo crudo cae 61%, el de la carne 14,5%, el de
los aceites 2% y el de los metales y sus manufacturas 39%, mientras que
el de los cereales aumenta 5,2% y el de las oleaginosas 7,7%.3
Asimismo, se considera que las cantidades exportadas crecen al mismo
ritmo que la economía mundial (supuesto muy conservador si se tiene en
cuenta que las cantidades vienen creciendo a un ritmo interanual de 16%,
en tanto que el PBI mundial se incrementa a razón de 4,3%).
En este escenario de stress, durante el año próximo las ventas
externas disminuirían 4.400 millones de dólares respecto de 2005
(-11%), reduciendo la recaudación por derechos de exportación en 2.600
millones de pesos. Así, en forma directa (y sin reducir las proyecciones
del gasto) el superávit primario caería de 3,5% a 3,1% del producto.
Por otro lado, la tasa de crecimiento del PBI se reduciría 1,4 puntos
porcentuales respecto de las proyecciones actuales de Ecolatina (5,4%).
De todas maneras, cabe reiterar que resulta muy poco probable
que los precios de las commodities vuelvan en forma abrupta a su
nivel histórico promedio: la economía mundial seguirá creciendo a un
ritmo elevado y aún existen fuertes rigideces a una baja considerable del
precio de ciertas materias primas, por caso el petróleo.
Por consiguiente, y más allá de este ejercicio de simulación, las
proyecciones de Ecolatina indican que el aumento de las
exportaciones argentinas durante 2006 superará 5%.
En síntesis, a pesar de que existen factores de riesgo, el panorama
continúa siendo favorable para los mercados emergentes. La Argentina,
por su parte, se encuentra en una posición relativamente sólida para
enfrentar un cambio en el contexto internacional, tanto en el plano
financiero como en el comercial.
Presidente de Ecolatina: Alberto Paz
Economistas a cargo del informe: Ricardo Delgado; Ricardo Fuente; Marco
Lavagna; Rodrigo P. Álvarez; Romina Gayá - Asistente: Rosario Campos.
2
Este ejercicio es una simulación de estática comparativa que, por su naturaleza, considera sólo los efectos directos de
una baja en el precio de las commodities, sin tener en cuenta los impactos indirectos o dinámicos.
3 Fuente: FMI
[email protected]
www.ecolatina.com
Página 7 de 7