Download Campobosco Nacional 2007

Survey
yes no Was this document useful for you?
   Thank you for your participation!

* Your assessment is very important for improving the work of artificial intelligence, which forms the content of this project

Document related concepts
no text concepts found
Transcript
Campobosco Nacional 2007
30 de julio al 8 de agosto 2007
“¡¡ Vuestro Sueño nos da vida !! ”
MATERIAL DE PREPARACIÓN EN LOS PROPIOS CENTROS
TEXTOS DE DON BOSCO PARA LOS JÓVENES
[De las memorias biográficas, adaptado al Campobosco]
Textos para rezar y disponerse a la experiencia de pasar un tiempo con Don Bosco
(MBe 3, 21)
Queridos jóvenes: os amo con todo mi corazón, y me basta que seáis aún de corta edad para
amaros con ardor. Hallaréis escritores mucho más virtuosos y doctos que yo, pero difícilmente
encontraréis quien os ame en Jesucristo más que yo y que desee más vuestra felicidad. Y os
amo particularmente, porque en vuestros corazones conserváis aún el inapreciable tesoro de
la virtud, con el cual lo tenéis todo, y cuya pérdida os haría los más infelices y desventurados
del mundo.
(Mbe 6, 748)
Queridísimos amigos míos:
La gracia de nuestro Señor Jesucristo sea siempre con nosotros.
Hace pocos días que vivo separado de vosotros, amados hijos míos, y me parece que ya han
pasado unos meses. Sois, en verdad, mi delicia y mi consuelo, y me faltan la una y el otro
cuando estoy lejos de vosotros. Me ha comunicado don Víctor Alasonatti que habéis rezado por
mí y os lo agradezco; también yo cada mañana, recomiendo en la santa misa vuestras almas al
Señor ((991)) de una manera particular. Pero debo deciros que paso con vosotros la mayor parte
del tiempo, observando en general y en particular todo lo que vais haciendo y pensando.
(MBe 4, 499)
«Nos recordaba, en sermones y conferencias, que el reino de Dios es el premio de los pobres de
espíritu y que su misión predilecta era cuidarse de los niños, tan queridos por Jesús, y
especialmente si estaban en la indigencia y desamparados. Sus palabras tenían una eficacia
singular, porque las veíamos acompañadas de los hechos. Andaba, además, diciendo que él
era el capitán de los pilluelos (biricchini) de Turín, y no por vanagloria, sino para conquistarse el
corazón de los muchachos y atraerlos al bien. Le gustaba entretenerse con ellos, y algunas
veces, al volver de visitas a grandes personajes y a personas de alta posición, nos decía:
«-Aquí, con vosotros, me encuentro a mis anchas: mi vida es estar con vosotros».
(MBe 6, 174-175)
Aprovechad las enseñanzas de cuanto os iré narrando y repetid en vuestro corazón lo que san
Agustín decía: Si él sí, ¿por qué yo no? Si un compañero mío de mi misma edad, en el mismo
lugar, expuesto a semejantes y quizás mayores peligros que yo, supo ser fiel discípulo de Cristo,
¿por qué no podré yo conseguir otro tanto? Pero acordaos de que la verdadera religión no
consiste sólo en palabras; es menester pasar a las obras. Por lo tanto, hallando cosas dignas de
admiración, no os contentéis con decir: «¡Bravo! ¡Me gusta!». Decid más bien: -«Voy a
empeñarme en hacer lo que leo de otros y que tanto mueve mi admiración y tanto me
maravilla».
Que Dios os dé salud y gracia para sacar gran provecho; y la Santísima Virgen, de la cual fue
Domingo Savio ferviente devoto, nos alcance que podamos formar un solo corazón y una alma
sola para amar a nuestro Creador, que es el único digno de ser amado sobre todas las cosas y
fielmente servido todos los días de nuestra vida.
(MBe 18, 229)
-Querido Viglietti, si no confieso, al menos a los jóvenes, ¿qué otra cosa puedo hacer aún por
ellos? He prometido al Señor que hasta mi último aliento, estaré al servicio de mis pobres
muchachos.
(MBe 2, 166)
El habría podido aspirar a puestos honrosos; y con el ingenio de que estaba dotado, con la
habilidad para tratar con la gente y manejar los asuntos, con la firmeza y destreza para todo,
tenía garantizada una brillante y lucrativa carrera, aún en los más altos puestos. En cambio
aceptó, como parte de su herencia, y para toda su vida, a los muchachos. Sólo un amor
ardentísimo al prójimo podía determinarlo a un sacrificio tan grande y tan grato para él.
(MBe 12, 191)
-Padre Santo [dice Don Bosco al Papa], harían falta miles de Misioneros; mis muchachos son
buenos, dóciles, animosos, dispuestos a todo, pero son muy jóvenes y habrá que esperar a
que crezcan, les salga la barba y el bigote y adquieran un caudal de ciencia y conocimientos
necesarios para ir todos a misiones. Todos estarían dispuestos a arrostrar cualquier peligro con
tal de poder salvar almas. Pero hay que esperar.
-¡Entonces, contestó el Padre Santo, haced que crezcan aprisa y lleguen a ser hombres hechos
y derechos en un santiamén!
(MBe 17, 415)
Don Bosco, decíamos, había recibido de Dios en sumo grado el don de hacerse querer. Lo puso
de relieve encarecidamente el teólogo Antonio Berrone en un cordialísimo discurso. Hablando en
la gran velada, en nombre de los antiguos alumnos, dijo uno: «También tú, oh don Bosco, puedes
con razón ufanarte de enseñorearte de los corazones. Permite que te lo diga y lo repita: eres un
ladrón y un ladrón incorregible, porque siempre has robado y sigues robando los corazones
de todos los que te conocen. Pero este hurto, quede bien claro, no se comete invito domino, es
decir contra la voluntad del dueño, todo lo contrario; es más, todos los que te quieren están
orgullosos de quererte y de ser queridos por ti».
(MBe 17, 100)
Mis queridos hijos en Jesucristo:
Lo mismo cerca que lejos, siempre pienso en vosotros. Uno solo es mi deseo, que seáis
felices en el tiempo y en la eternidad. Este pensamiento, este deseo me ha impulsado a
escribiros esta carta. Siento, queridos míos, el peso de la distancia a que me encuentro de
vosotros y el no veros y el no oíros me causa una pena como no podéis imaginar. Por eso,
habría deseado escribir estas líneas hace ya una semana, pero las continuas ocupaciones me lo
impidieron. Con todo, aunque faltan pocos días para mi regreso, quiero anticiparos mi llegada,
al menos por medio de una carta, ya que no puedo hacerlo en persona. Son las palabras de
quien os ama tiernamente en Jesucristo y tiene el deber de hablaros con la libertad de un
padre. Y vosotros me permitiréis que así lo haga ¿no es cierto? Y prestaréis atención y pondréis
en práctica lo que os voy a decir.
Os he afirmado una y otra vez que sois el único y continuo pensamiento de mi mente.
(MBe 17, 156)
-Don Bosco, ¿cómo podríamos recompensarle por todo lo que ha hecho y sufrido por nosotros?
Y me ha contestado:
-Llamadme siempre padre y ¡seré feliz!
NUESTRA HISTORIA ARRANCA DE AQUÍ...
Don Bosco
1815. Agosto, 16: Nace Juan Bosco en I Becchi, aldea de Castelnuvo de Asti.
1823. Sueño de los nueve años.
1826. Pascua: Primera Comunión. A los once años ya habla de vocación sacerdotal.
1835. Octubre: A los veinte años ingresa en el seminario de Chieri.
1841. Junio, 5: Es ordenado sacerdote en Turín, a la edad de 26 años. Y el 8 de diciembre,
encuentra a Bartolomé Garelli: así nace el Oratorio de Don Bosco.
1844. Traslada su Oratorio al Refugio de la Marquesa Barolo.
1846. Noviembre, 3: Junto a su madre, “Mamá Margarita”, inicia la acogida de jóvenes y más
tarde talleres y escuelas en Valdocco (Turín). Don Bosco tiene 31 años.
1853. Empieza a publicar las Lecturas Católicas: folletos mensuales de divulgación religiosa.
1857. El ministro Ratazzi le insinúa fundar una Sociedad Religiosa y, al año siguiente, viaja por
vez primera a Roma confiando a Pio IX el proyecto de la Sociedad religiosa dedicada a la
juventud.
1862. Los salesianos pronuncian sus primeros votos.
1869. Aprobación pontificia de las Sociedad Salesiana.
1872. Fundación de las Hijas de María Auxiliadora, con Santa María Dominica Mazzarello.
1875. Aprobación definitiva de las Constituciones Salesianas y primera expedición de misioneros
a Argentina.
1877. Empieza a apublicar el órgano oficioso de la familia salesiana: el Boletín Salesiano.
1881. Primera fundación de los salesianos en España, en Utrera (Sevilla). Muere María
Mazzarello, cofundadora de las Hijas de María Auxiliadora.
1886. Viaje a Francia y a Barcelona, con fama de santo.
1888. Enero, 31: A las cuatro y media de la madrugada Don Bosco muere. Tenía 73 años.
1929. Junio, 2: Es proclamado beato.
1934. Abril, 1: Domingo de pascua, Don Bosco es proclamado santo.
María Dominica Mazzarello
1837. Mayo: 9: Nacimiento y bautizo de María Dominica en Mornese, pueblecito alpino del Alto
Monferrato.
1852. Con 15 años se inscribió en la Asociación de las Hijas de Mª Inmaculada y se abrió al
apostolado de las chicas del pueblo.
1855. Diciembre, 9: Maín hizo con sus compañeras, en la capilla privada de don Pestarino, su
primera consagración a la Virgen.
1860. Una grave enfermedad contraída a los 23 años tuvo en ella una fuerte resonancia
espiritual: la experiencia de la fragilidad física, si por una parte la llevó a un abandono más
profundo en Dios, por otra la impulsó a abrir un taller de corte y confección para enseñar a las
muchachas el trabajo, la oración y el amor a Dios.
1861. En su periodo de convalecencia tuvo una visión que reveló a don Pestarino que este le
prohibió hablar de ello. Hasta pasado mucho tiempo no lo reveló a sus más íntimas: Pasaba un
día por la colina de Borgoalto, cuando le pareció ver frente a ella un edificio con toda la
apariencia exterior de un colegio con numerosas niñas. Se detuvo a contemplarlo [...] y oyó una
voz que le decía: A ti te las confío.
1864. Don Bosco contacta en Mornese con el grupo de Hijas de la Inmaculada al que pertenece
María Mazzarello.
1872. Agosto, 15: Fundación de las Hijas de María Auxiliadora. La primera profesión religiosa de
once jóvenes, que pronto eligieron por superiora general a sor María Mazzarello, con 30 años de
edad.
1877. Primera expedición misionera de las Hijas de María Auxiliadora. Traslado de la Casa
Generalicia a Nizza Monferrato, mejor comunicada y mayor para el gran crecimiento de la
Institución.
1881. Mayo, 14: Muere María Mazzarello, apenas cumplidos sus cuarenta y cuatro fecundos años.
1939. Noviembre, 20: Es proclamada beata por Pío XI.
1951. Junio, 24: Fue solemnemente canonizada por Su Santidad Pío XII.
ITINERARIO
30 Julio- Lunes
Comienza el Campobosco
BARCELONA
31 Julio – Martes
Don Bosco estuvo aquí
BARCELONA
1 Agosto – Miércoles
En camino…
EL COLLE
2 Agosto – Jueves
En tierra de Madre Mazzarello
MORNESE
3 Agosto- Viernes
La misión
Valdoco
4 Agosto- sábado
Los orígenes
COLLE DON BOSCO
5 Agosto-Domingo
Madurando la opción de vida
CHIERI Y PUEBLOS
6 Agosto – Lunes
Capital salesiana
TURÏN
7 Agosto – Martes
Regreso a Barcelona
EN RUTA
PARA REFLEXIONAR
El Campobosco en Turín
Habrás oído hablar muchas veces del “Campobosco”. Algunos de los animadores “veteranos” te
habrán comentado que es una experiencia estupenda. Y todos ellos habrán contado anécdotas y
compartido recuerdos importantes para sus vidas. Periódicamente se organiza a nivel nacional
para animadores salesianos y salesianas, el Campobosco en Turín, en los lugares de Don Bosco.
Pues... ¡¡¡este año toca Campobosco en Turín!!!
Los lugares nos hablan
El Campobosco de Turín tiene algo especial. Como lo mejor para conocer algo es experimentar,
os animamos a todos a participar en el Campobosco este año. Os ofrecemos unas impresiones
personales del Campobosco, extraídas de ese cuadernito que todos llevamos cuando hacemos
viajes, en el que vamos apuntando los sentimientos que surgen cuando estamos en un lugar que
“nos habla”. No es un blog, es una presentación de los lugares auténticos, que están ya
dispuestos a que los visites, y a hablarte de lo que tu corazón vaya a buscar en los lugares de
Don Bosco.
¡¡Vuestro Sueño nos da vida!!
El lema de este año es una invitación a vivir en salesiano. Y se alimenta de la vida soñada y
vivida por Don Bosco, y María Mazzarello, en su propio contexto. Queremos recorrer los lugares
en los que soñó Don Bosco, y al mismo tiempo comprobar en nuestro hoy cómo se han realizado
esos sueños, y cómo nosotros, hoy, formamos parte del sueño de Don Bosco. Somos el sueño
realizado de Don Bosco, y descubrirlo en cada uno de nosotros nos une más a él.
Tibi dabo (“te daré”): ... ¡Dame un corazón como el tuyo!
Camino de Turín, se pasa por Barcelona, donde estuvo Don Bosco, y por Francia. Los recuerdos
de estos viajes de Don Bosco muestran su corazón inquieto, fiel a la Iglesia, universal, más allá
de los límites de un enclave determinado. Don Bosco, un santo universal, guiado por un Espíritu
que va más allá de las fronteras, que ayuda a realizar los sueños. Sobre una montaña desde la
que se divisa la ciudad condal, surge un templo al Corazón de Jesús, que nos recuerda
permanentemente su amor por nosotros, y que ganó el corazón de Don Bosco para los jóvenes.
Mornese: Maín, una mujer emprendedora
(Los Mazzarelli, casa natal, la casa de Via Valgelata, la casa de la Inmaculada, el colegio, la
Valponasca)
Visitar los lugares del origen de las Hijas de María Auxiliadora es un descubrimiento
sorprendente. Una chica trabajadora, generosa, creativa, profundamente creyente, que busca la
voluntad de Dios en medio de una sencillez de vida, en contacto con la naturaleza, en contacto
con Dios. Un itinerario su vida, marcada por el acompañamiento espiritual y el discernimiento
vocacional no exento de dificultades. El encuentro con Don Bosco, decisivo.
Colle Don Bosco:
Del prado del sueño, al monte de las Bienaventuranzas Juveniles (1815-1831)
(La Casita natal, Morialdo –casa de Don Calosso y casa de Domingo Savio, Los Moglia, Capriglio –
pueblo de Mamá Margarita-, Castelnuovo, Campos y prados verdes, lugares de Domingo Savio en
Mondongo y San Juan de Riva, el Templo a Don Bosco)
Conocer el desarrollo cronológico de la vida de Don Bosco, unido a los lugares, ayuda a encontrar
un sentido a la vida: ayer y hoy, el sueño continúa. El prado del sueño, el pueblo del
discernimiento vocacional, la ciudad del encuentro con los jóvenes pobres y abandonados, el
oratorio que da origen a un modo de ser en la Iglesia para dar vida a los jóvenes. El itinerario, la
vida de Don Bosco. ¡Mi vida! He decidido recorrer el itinerario de Don Bosco, y pararme a pensar
un poco en mi propio itinerario. Aprovecharé para conocer más a Don Bosco, y conocerme mejor
a mí mismo.
La infancia de Don Bosco, su entorno, la “campiña”. Los duros trabajos, las privaciones, ¡Mamá
Margarita!, Don Calosso, los crudos inviernos para ir a la escuela en el pueblo de al lado, los
caminos nevados, después las excursiones con los chicos del oratorio en otoño, el calor del hogar, el
cariño de los paisanos... ¡Tanta vida, tantas historias, en un mismo lugar!... Y hoy, el homenaje de
los jóvenes a Don Bosco: el templo, el lugar de encuentro, la fiesta, los amigos, la alegría de ser lo
que Dios quiere de nosotros! ¡Gracias, Don Bosco! por haber creído en tu sueño y haber luchado por
él. Gracias por ayudarnos a creer hoy en ese mismo sueño para los jóvenes. ¡Aquí traemos a todos
nuestros chicos, para que los conozcas en nosotros. Me sorprende que de un lugar tan sencillo, una
vida tan pobre, unas circunstancias tan difíciles... y haya surgido un hombre tan grande, tan bueno,
tan amigo de los jóvenes.
Chieri:
Un chico de pueblo, alumno de escuela pública y seminarista: adolescente y joven que toma
decisiones fundamentales en su vida (1831-1841)
(Escuelas públicas, Café Pianta, Catedral, Seminario, Iglesia de San Felipe Neri, Viale de Puerta de
Turín)
No ha sido fácil tu vida, Don Bosco. Una infancia en la que tuviste que ingeniártelas para alegrar la
monótona tristeza de los niños del lugar. Trabajo y trabajo, para ayudar a la familia, para realizar
tu sueño, salir de casa, apenas adolescente, ganarte con esfuerzo, pero honradamente lo poco que
necesitabas para vivir, y la gran ilusión de aprender... aprender de todo, para luego enseñar. Y
mientras, junto a toda la actividad exterior, el discernimiento interior, escuchar la voz de Dios
llamándote... ¿a qué? A ser el amigo de los jóvenes en el corazón de Dios.
Turín:
El joven cura Juan Bosco, comienza en medio de dificultades a cuidar a los jóvenes pobres y
abandonados (1841-1849)
(San Francisco de Asís, Refugio y Ospedaletto, Cottolengo, Cementerio San Pedro in vincoli)
Podías haber sido párroco en tu pueblo, en los alrededores, llevar una vida tranquila, dedicarte a la
predicación, a la vida espiritual, a ser totalmente de Dios, las veinticuatro horas del día... pero...
te cruzaste por las calles de Turín mientras estudiabas, ya sacerdote, con aquellos jóvenes de
pueblo, como tú, con una vida sin futuro. En las calles aprendiste a escuchar a Dios. En los jóvenes
descubriste el modo de conocer a Dios, su voluntad y lo que tenías que hacer. Fue en este tiempo
cuando visitaste las cárceles, y pensabas... si tuvieran un amigo fuera, que se preocupara por ellos,
no estarían aquí... Y fuiste donde ellos estaban, y les diste confianza a base de dedicarles tu vida...
pienso en lo que sigues haciendo hoy, en tantas partes del mundo, por los jóvenes... pienso en
cuánto queda por hacer... pienso en mí... si no debería hacer algo... si lo que estoy haciendo es lo
que Dios me pide...
Hoy, pasear por estas mismas calles me ha hecho pensar en las calles de mi barrio, de mi ciudad,
en las calles donde Dios sigue llamando, respondiendo y suscitando el bien. Quisiera tener la mirada
de Don Bosco para observar cada detalle,... y su valentía para confiar en Dios siempre.
¡Valdocco!
Origen humilde y sencillo de la obra de Don Bosco... y ¡María Auxiliadora! (1850-1888)
(Capilla Pinardi, Iglesia de San Francisco, Patio, Habitaciones de Don Bosco, Basílica de María
Auxiliadora, Altar con la urna de Don Bosco)
No bastaba dedicar todo el tiempo, tus desvelos, tu preocupación por buscarles un trabajo
digno, enseñarles que Dios les ama, que Jesús es quien más nos quiere. No bastaba con darles
posibilidades, entretenimiento, confianza en sí mismos,.. no bastaba. Comenzaste a darles una
casa, una familia, un hogar. Un lugar donde crecer como hijos de Dios, experimentando el amor,
aprendiendo a vivir, y descubriendo que hay más alegría en dar que en recibir. ¡Cuántos de
aquellos muchachos darían con gusto la vida por ti, porque tú la diste por ellos...! ¡Hasta tu
último aliento! Y les enseñaste también que Dios nos ha dado una Madre, que cuida, protege,
¡auxilia! Todo esto, sentirlo en tu propia casa, Don Bosco. Hoy nos sigues ofreciendo casa,
escuela, iglesia y patio. Y tú por todas partes. ¡Gracias Don Bosco!
Un regreso con el corazón desbordante
Junto a las visitas a los lugares, ha habido personas siempre disponibles. Desde el Rector Mayor,
la Madre General…hasta las personas más allegadas y conocidas. Con ellos, ha habido ocasión
para compartir, charlar, incluso preguntar cuestiones relacionadas con la vida de Don Bosco, y
con mi vida que llevaba rondando en la cabeza... y en el corazón. Ha habido tiempo para
comentar mis dudas sobre la vida salesiana, cómo y por qué dedicarme a la labor de Don Bosco,
colaborar más de cerca, quedarme para siempre con Don Bosco... hacerme salesiano,
cooperador, ... quién sabe...
La experiencia del Campobosco me ha hecho descubrir que si Don Bosco está en mi modo de
vivir, si su amor por los jóvenes y su entrega a Dios surgen en mí, ... mi centro, mi barrio, mi
apostolado, mis chicos del grupo, de la catequesis, del Centro Juvenil, son mi lugar de encuentro
con Dios, y en mi lugar de origen están el Colle, Chieri, Turín... y ¡Valdocco!