Download Problemas familiares

Survey
yes no Was this document useful for you?
   Thank you for your participation!

* Your assessment is very important for improving the work of artificial intelligence, which forms the content of this project

Document related concepts

Adicción wikipedia, lookup

Abuso de sustancias wikipedia, lookup

Uso recreativo de drogas wikipedia, lookup

Crack (droga) wikipedia, lookup

Pasta de cocaína (droga) wikipedia, lookup

Transcript
Problemas familiares
Los adolescentes al vivir una etapa de crisis y al tratar
de evadir los problemas, buscan salidas fáciles o
formas de olvidarlos, por ejemplo por medio del
alcohol y las drogas.
Muchas veces las adicciones surgen por problemas
dentro de la familia (incomprensión, falta de
comunicación, golpes, maltrato intra-familiar, rechazo,
padrastros, abandono, falta de recursos económicos, dificultades escolares,
pobreza absoluta y desamor), al sentir que no son queridos en los hogares, los
adolescentes tienen la impresión de no ser escuchados o tomados en cuenta.
Caen en un error al tratar de solucionar los conflictos por medio de las drogas,
creyendo que sólo van a ingerir una vez la sustancia, pero en realidad se genera
la costumbre o la adicción, esto ocasiona que los problemas familiares aumenten,
ya que la droga consumida es más fuerte, y al no querer o poder dejarla, a veces
los adolescentes optan por abandonar el hogar, convirtiéndose en niños de la
calle, en la que se exponen a riesgos de gran magnitud como contraer
enfermedades, ser golpeados, soportar abusos, explotación, hambre y abandono.
El tiempo que persista el efecto de la droga en su organismo, es equivalente al
del abandono de sus problemas, después, todo vuelve a la realidad, las
situaciones preocupantes siguen ahí e incluso aumentan por la adicción
generada.
Influencias sociales
También recurren a las drogas cuando se presentan problemas en su alrededor.
Por ejemplo: Al no ser aceptado por los amigos o una condición para ingresar a
cierto grupo es el ingerir droga, ser como ellos, imitarlos, hacerles creer que "los
viajes" son lo máximo, o lo peor, caer en la influencia social. Los adictos pueden
hacer los comentarios que quieran sobre la persona que no está dispuesta a
entrar en las drogas; los adolescentes deben ser muy conscientes de sí mismos y
mantener su postura de decir NO.
Los jóvenes que no quieren consumir la sustancia, deben saber cuidarse de las
amistades que manifiestan insistencia, pues su obsesión puede ser tan grande
que estarán buscando el momento adecuado para inducirlos, por ejemplo,
pueden disolver la droga en su bebida o en sus alimentos. Éstos esperarán el
momento en que haga efecto la droga para poder dañarlos. Nunca deben aceptar
estas cosas por parte de personas adictas y lo más conveniente es alejarse de
ese tipo de grupos, que suelen llamarse "amigos".
Ser problemático puede ser causa de la influencia de los compañeros, como
hacerlos caer en la delincuencia. Ya que los robos que son realizados por adictos,
no son primordialmente por cuestiones de hambre, sino por la necesidad de
seguir drogándose. Esto ocasiona tener problemas con las autoridades y
posteriormente ser sometidos a las cárceles.
Cuando los adictos aún están es sus casas, presentan
depresión y aislamiento mental, lo que provoca bajo
rendimiento o ausentismo escolar y mala comunicación
familiar.
Curiosidad
En ocasiones los jóvenes con una curiosidad insana, por
observar que algunos adolescentes de su edad imitan el acto de probar y sentir
el uso de cualquier droga. Además algunas drogas como los inhalantes, son de
fácil acceso para ellos, son autorizadas y vendidas a bajo costo en cualquier
abastecimiento, lo que ocasiona ventaja de consumo.
Al aceptar el organismo la tranquilidad y relajación del efecto de la droga,
ocasiona que éste exija el consumo nuevamente, pero con la misma dosis ya
resulta insuficiente, lo que hace aumentar cada vez más la cantidad para sentir
los mismos efectos, dando paso a la adicción. Algunos jóvenes que experimentan
el sentir de bienestar o el simple hecho de "andar en un viaje" y que al consumir
la droga su organismo los rechaza de una forma brusca, por lo general éstas
personas no vuelven a intentarlo.
Problemas emocionales
Cuando surgen los problemas en la vida de algunos adolescentes (regaños,
golpes, desconfianza, incomprensión, conflictos económicos en la familia, padres
adictos o divorciados, dificultad de aprendizaje escolar, etc.), reflejan una gran
depresión emocional, en la que pueden sentirse llenos de rencor, ira y vergüenza,
por el comportamiento de los padres, amigos o conocidos. Estos jóvenes buscan
la manera de que no les afecte gravemente en su estado emocional y utilizan una
forma de salir de ellos con ayuda de una adición.
Los problemas generalmente ocasionan en los adolescentes depresión,
sentimiento de culpa, autoestima baja, evasión de la realidad, desamparo y
prepotencia, ellos piensan que son los causantes del daño y posteriormente con
el uso de las drogas (incluyendo alcohol y tabaco) creen librarse de las
dificultades, aunque no siempre recurren a las drogas, sino también se presenta
en otro tipo de adicciones como:
- Comer demasiado
- Pasar mucho tiempo en los videojuegos
- Escuchar música
- Jugar y apostar
- Bailar
- Ver televisión
- Realizar colecciones de manera obsesiva, entre otros.
Drogadicción
Causas:
El consumo de drogas es un fenómeno multicausal ya
que en él inciden una serie de factores en el ámbito
personal, familiar, escolar, social y cultural, por lo tanto
no existe sólo una manera de abordarlo.
Abordaremos cada una de las causas desde diferentes
perspectivas para tener una mejor visión de lo que este
flagelo puede ocasionar.
Desde civilizaciones antiguas el hombre ha incorporado
en su sistema social diferentes drogas que eran parte de
su cultura. Es así como en el continente Americano los
curanderos de la tribu consumían cocaína con el objeto
de obtener un más alto nivel al de un simple mortal y
establecer una comunicación directa con los dioses o ser
poseídos por espíritus que lograban salvar la vida a los
enfermos. Los chinos, por ejemplo, utilizaban el opio con
el mismo propósito. Sin embargo, en la actualidad el
consumo de drogas se ha masificado en forma global,
afectando la convivencia familiar, laboral y socio
cultural.
Algunos de los factores que
pueden llevarte al consumo de
drogas son:
Una autoestima negativa, es decir, sentirte
inseguro/a, desconociendo tus cualidades y
pensando solamente en tus defectos.
Tener amigos/as que consumen drogas.
No compartir lo que sientes o piensas, aislarte.
Tener conductas imprudentes y no medir los
peligros.
Abandonar tus estudios.
No usar tu tiempo libre en actividades
participativas y creativas donde expreses tus
potencialidades y habilidades.
Serias dificultades con tu familia, como
problemas de comunicación, maltrato, consumo,
abandono.
Cuando se pregunta a los/as jóvenes el por qué o para
qué consumen drogas, las respuestas más frecuentes son:
Probar lo que se siente, buscar experiencias
novedosas.
Divertirse.
Relacionarse mejor con los demás.
Relajarse
Olvidar problemas.
Superar la angustia o la tristeza.
Combatir la apatía y el aburrimiento a través
del riesgo.
Algunos/as jóvenes le atribuyen algunos valores y
significados al consumo de drogas ilegales como por
ejemplo:
Sentir que se revelan frente al sistema social.
Saltarse las normas.
Arriesgarse.
Sentirse superiores a los demás.
Suponer que la mayoría de los/as jóvenes lo
hacen.
Creer que la droga lo identifica con el grupo.
Independientemente de los que pienses, tienes
que saber que todas las drogas afectan tu
salud y tomadas con frecuencia pueden
provocarte daños irreparables, biológicos o
psicológicos. Consumir drogas siempre tiene
consecuencias: personales, familiares y
sociales.
Causas, y Factores de Riesgo
En las últimas décadas se ha podido concluir que la adicción tiene
un origen multifactorial e involucra una interacción compleja entre
precursores genéticos, fisiológicos y ambientales. P odríamos
resumirlos brevemente en los siguientes rubros:
A.
FAMILIARES:
Son los factores de riesgo más frecuentes
en especial en el alcoholismo. Por lo general
hay permisividad en el seno familiar,
problemas de comunicación (falta o
comunicación disfuncional ejemplo:
maltratos, insultos, dominancia), pobres
estilos disciplinarios, rechazo parental,
abuso físico y sexual (particularmente en
mujeres); hogares desintegrados (divorcio,
separaciones), así como la falta de
adecuada supervisión familiar.
B.
SOCIALES:
Nuestra sociedad es permisiva con el
alcohol y en tal sentido desde que
nacemos hasta nuestra muerte los
eventos sociales están entremezclados
con el alcohol, la disponibilidad de las
bebidas etílicas juega un rol importante
para el inicio del de sustancias ilegales.
El machismo es otro atributo psicológico
de base cultural que tiene mucha
relevancia en los patrones de consumo de
nuestra sociedad. Aspecto adicional a
considerar es el vínculo con amistades
malsanas con tendencias antisociales
donde la presión de grupo ya sea en
contextos sociales, laborales o
académicos son muchas veces la que
precipita el desarrollo de consumos
excesivos y finalmente la dependencia.
C.
PSICOLOGICAS/PSIQUIATRICAS:
Los factores de riesgo más reconocidos para el desarrollo de
las adicciones se resumen en los siguientes acápites (Kumpfer,
1993; Saavedra-Castillo, 1996) :
1.
Trastornos Perturbadores de Conducta:
Rebeldía con tendencia a transgredir las
normas sociales, indisciplina, impulsividad y/o
agresividad, hurtos o tendencia a vínculos con
pandillas callejeras..Trastorno de
Hiperactividad con Déficit de Atención que
se refiere al niño(a) con problemas de
inquietud , hiperactividad, impulsividad y
serios problemas de atención con el resultante
menoscabo en el rendimiento escolar. Dada su
inquietud e hiperactividad muchos de estos
niños desarrollan problemas de conducta y con
frecuencias estos cristalizan en problema con
alcohol u otras drogas.
2. Trastornos de Personalidad:
Problemas en la forma del comportamiento
(conducta), la manera de pensar (cognición),
la modalidad de manifestar sus afectos e
impulsos , así como la manera de relacionarse
con los demás. En el escenario de la
dependencia a sustancias muchos de los
trastornos de personalidad predisponen al
consumo, por lo cual es pertinente, su
adecuado reconocimiento y atención
temprana para evitar su desenlace en
problemas adictivos.
Trastorno de Personalidad Dependiente:
Joven que se deja llevar por el grupo,
usualmente pasivo, de poco carácter, que
por lo general no asume sus propias
decisiones sino deja que otros lo hagan por
él, inseguro, con marcadas necesidades de
ser asistido por los demás.
Frecuentemente estas personas son presa
fácil de la presión social para el consumo
de alcohol y otras drogas.
Trastorno de Personalidad Evitante
(Ansiosa): Es la persona con rasgos de
timidez de mucho tiempo, con creencias de
ser inferior, socialmente inaceptable, con
serios problemas para relacionarse a nivel
social (particularmente con el sexo
opuesto) por el temor a la crítica, rechazo
al no “caer bien”. Muy cohibida, temerosa
al fracaso y que con frecuencia usa el
alcohol y otras drogas (estimulantes) como
forma de desinhibirse , relajarse y así
poder suplir su deficiencia psicológica
personal y enfrentar las situaciones
sociales y temores diversos.
Trastorno de Personalidad Antisocial
(Disocial): Se refiere a un trastorno con
claras perturbaciones conductuales antes
de los 15 años, caracterizada por la
trasgresión repetitiva y constante de las
normas sociales y de los derechos de los
demás, con problemas de indisciplina,
rebeldía y variados grados de conductas
antisociales (delincuenciales). Tal
trastorno suele acompañarse del uso del
alcohol y otras drogas dentro del
repertorio conductual antes mencionado.
Es uno de los trastornos de peor
pronóstico y que es una condición que debe
ser identificada por el riesgo de manipular
el entorno en beneficio personal
Trastorno de Personalidad Histriónica:
Trastorno frecuente de el género femenino,
caracterizado por la tendencia a la
exageración en la expresión de sus emociones,
con búsqueda constante de ser el centro de la
atención, con poca tolerancia a la frustración,
con tendencia a enfrentar sus problemas o
conflictos a través de conductas mal
adaptadas ejemplo; desenfrenos impulsivos,
gestos suicidas, manifestaciones conversivas
(desmayos, “crisis de nervios”, cefaleas
intensas, etc.) o disociativas (ejemplo. estado
de trance, desorientación en persona,
conductas regresivas ) cuya finalidad es
manipular a su entorno (pareja, familia) para
satisfacer sus necesidades personales. Este
tipo de personalidad con frecuencia usa el
alcohol , los sedantes u otras drogas para
enfrentar sus conflictos de relación y/o sus
tensiones extremas, calmando
transitoriamente sus angustias para luego
cristalizar en la dependencia.
3. Otros Condiciones Psicológicas Psiquiátricas :
A) DEPRESION: La depresión se refiere al
estado de abatimiento, tristeza,
desesperanza, minusvalía, emotividad,
insomnio, pérdida de apetito e ideas de
muerte o intentos suicidas con variados
grados de compromiso funcional en las
áreas académicas, laborales o socio
familiares de más de dos semanas de
duración, desencadenada o no por
estresores ambientales (ejemplo:
muerte de familiar, problemas
económicos, conflictos familiares, etc),
constituye una de las condiciones que
pueden anteceder a la iniciación de la
adicción o a un consumo excesivo crónico
de alcohol y otras sustancias.
<![endif]>
B) ANSIEDAD: Estrés es una de las
condiciones más frecuentes con las que
una persona se enfrenta en el diario
vivir. El estrés se define como el estado
de tensión generado por los múltiples
problemas o presiones (personales,
familiares, económicos, etc) que la
persona puede estar enfrentando y que
es el resultado de la forma como esta
aprecia tales estresores y de los
mecanismos de afrontamiento que
dispone a través de su experiencia de
vida. ( Goetsch,V., Fuller, M.,1993). Tal
situación es con frecuencia el
precipitante del consumo de alcohol u
otras drogas como forma de aplacar la
angustia, la tensión en algunos casos, y
en otros como forma de olvidar la
realidad tan dura. Aquí la orientación
apropiada de las medidas de relajación
así como del uso adecuado de su red
sociofamiliar inmediata son las medidas
más a la mano que se disponen para
enfrentar tal condición .
Otro trastorno frecuente es el de la
Ansiedad Generalizada que se refiere al
estado de ansiedad crónico. La persona
se preocupa en demasía por todas las
cosas, y tiene tendencia a pensar en las
diversas posibles eventualidades
negativas de su vida o de sus allegados.
Por lo general tales personas dado los
niveles elevados de tensión son
candidatos plausibles para el consumo de
alcohol como forma de mediar su tensión
excesiva. Las medidas preventivas más
adecuadas son similares a las del estrés.
Finalmente en el rubro de la ansiedad se
tiene al Trastorno de Pánico que se
refiere a aquella condición que se
presenta entre la segunda y tercera
década de la vida y que se caracteriza
por episodios transitorios ( minutos) de
crisis de ansiedad, desesperación , falta
de aire, sensación de vacío en el
estómago, palpitaciones, tensión
muscular generalizada, temor a volverse
loco, o deseos de salir corriendo, que por
lo general se acompaña de inseguridad y
al repetirse las crisis deviene en un
estado de tensión permanente (ansiedad
anticipatoria) que hace a la persona muy
insegura y limitada y con marcadas
restricciones, salir por los temores de
una recurrencia en la calle y de
encontrarse sólo(a). Es un trastorno que
requiere ser reconocido y tratado
psiquiátrica y psicológicamente, de
manera apropiada dado que se asocia con
un curso desfavorable del alcoholismo.
Otra consideración importante es que
trae consigo un riesgo elevado de
habituación a sedantes por el marcado
tinte ansioso.
D) BIOLÓGICAS:
Desde la perspectiva biológica se
ha podido determinar que muchos
de los efectos de reforzamiento
del consumo de alcohol se debe su
acción a nivel del sistema
mesolímbico dopamínico,
especialmente del núcleo
acumbens. Del mismo modo se ha
podido comprobar que diversos
receptores cerebrales juegan un
papel en las adicciones, entre
ellos están los receptores
opioides, el GABA, el N-metil-DAspartato e incluso los
receptores serotoninérgicos.
A su vez una de las más recientes hipótesis postula que
los estímulos condicionados asociados con el uso de
alcohol y drogas pueden elicitar sustratos neuronales
(predominantemente de opioides endógenos) que son
similares a los producidos por la droga, incrementado así
anhelo intenso y el consumo de la sustancia. Muchos de
estos cambios son responsables de la llamada
"neuroadaptación", que corresponde a la tolerancia celular
o farmacodinámica --condición que se refiere a cambios
neuroquímicos complejos en la membrana celular con una
subsecuente alteración en el fluido iónico por lo cual el
cerebro requiere de la sustancia adictiva para funcionar
apropiadamente.
E) HEREDITARIAS:
Hoy en día la participación genética en el
desarrollo del alcoholismo y drogadicción es
un hallazgo que no tiene duda, demostrado
a través de los estudios en animales,
gemelos y de adopción que han confirmado
tales asociaciones. Los estudios más
actualizados sobre la tasa de herencia
general para el alcoholismo fluctúa entre el
60% y 90%. (Schukit, M., 1991). Parientes
cercanos de alcohólicos primarios tienen
aproximadamente 3 a 4 veces más el riesgo
de desarrollar el trastorno. Del mismo
modo en los hijos de alcohólicos se han
encontrado un incremento de reacciones
placenteras ante la exposición al alcohol,
una menor alteración cognitiva y
psicomotora así como una serie de cambios
en el sistema nervioso central que los
predisponen al alcoholismo.
(Kumpfer,K.,1993; Harrison’s, y col; 1994;
Schukit,
Causas del consumo de drogas
Según el Pequeño Larousse (1999) define causa
"fundamento u origen de algo; conocer las causas de un
fenómeno; no hay efectos sin causa".
Las personas que consumen las distintas sustancias
parecen hacerlo por una diversidad de razones, unas veces
expresadas, otras inconscientes.
Las causas más comunes son:

Satisfacer la curiosidad sobre los efectos de
determinados productos.









Presión de los padres: pertenecer a un grupo o ser
aceptados por otros.
Tener experiencias nuevas, placenteras,
emocionales o peligrosas.
Expresar independencia y a veces hostilidad.
Personalidad mal integrada. Desajuste emocionales,
intelectuales, y sociales.
Descontento de su calidad de vida, ausencia de
proyecto de vida.
Carencia de autoestima.
Falta de información acerca de los peligros del uso
indebido de drogas.
Ambiente desfavorable, crisis familiares y fácil
acceso, a menudo, a sustancias que producen.
Dependencia.
Escapar del dolor, la tensión o la frustración.
Se debe advertir que todos estos motivos no se hallan
necesariamente asociados a una patología individual ni a
circunstancias sociales adversas.
Los importantes factores señalados, reforzados por los
efectos farmacológicos y de otra índole que producen las
drogas causantes de dependencia, pueden hacer a estos
productos atractivos para algunos jóvenes que los
experimenten. Las posibles propiedades
farmacodinámicas de las drogas pueden ser, según la
droga empleada:






Alivio del dolor de la ansiedad.
Disminución de las inhibiciones.
Sensación de bienestar.
Relajación y embotamiento de la conciencia.
Sensación de alivio de la fatiga.
Producción de estados eufóricos, etc.
Se debe recordar que, para comprender la naturaleza de
la fármacodependencia es indispensable conocer la acción
recíproca entre la droga y el sujeto que la toma, así como la
que hay entre éste y el medio ambiente. Además de los
factores citados, hay otros que tienen o pueden tener
relación con el consumo inicial o experimentación de una
determinada droga para una persona dada:


La disponibilidad
La aceptación social: ciertas drogas no sólo son
toleradas por una sociedad determinada sino que,
incluso, su consumo es estimulado por los medios
sociales (por ejemplo, el alcohol se anuncia y promueve
por los medios de comunicación social, prensa, radio y
televisión) y hasta por la misma familia.
La familia es fundamental para el desarrollo emocional del
niño y del adolescente. Debe brindar un ambiente de amor
y seguridad, de diálogo; es necesario saber escucharlo y
podercompartir sus sentimientos. Establecer límites que
protejan a los hijos de situaciones que todavía no son
capaces de resolver, ser tolerantes y promover so
autoestima. Brindarle información acerca de los
problemas de la sociedad actual: sexualidad, delincuencia
y otros temas que nos producen temor o preocupación.
Cuando el adolescente no encuentra en el grupo familiar el
apoyo y la comprensión que necesita, los busca fuera de
ella, en un grupo de coetános, cuyas normas y costumbres
ha de aceptar. Entre ellas está, muchas veces, la de
consumir drogas.
Se debe agregar la posibilidad de que el uso indebido de
drogas sea, para algunos grupos de adolescentes, la
manera, equivocada por su puesto, de expresar su rechazo
de la sociedad en que vive; la no aceptación de una
sociedad de consumo, orientada hacia el éxito, que
enfatiza los valores materiales, olvidando la ética y los
valores tradicionales de convivencia, solidaridad y vida
espiritual.
Entre los factores personales y ambientales que favorecen
de hecho el uso de la droga es, sin duda, el principal, la
falta absoluta o relativa de la vida familiar, porque la
familia es un elemento clave en la formación del carácter
de una persona y de sus actitudes hacia la sociedad.
Detengámonos en algunos factores de mayor importanci
Causa: se considera como fundamento u origen de algo;
conocer las causas de un fenómeno; no hay efectos sin
causa.
Consecuencia: proposición que se deduce lógicamente
de otro o de un sistema de proposiciones dado.
que se
Las causas que propician el consumo de drogas obedecen a ciertos factores, como la creencia
enza a
r drogas? le hace daño, la presión de los amigos, la curiosidad, la suposición de que las drogas pueden a
olvidar sus problemas o a calmar su angustia, ansiedad o dolor. Las razones pueden ser nume
importante es saber que el consumo de drogas daña el estomago la mente y la relación con lo
EVOLUCIÓN DEL FENÓMENO DEL CONSUMO
El fenómeno del consumo de drogas en la década de los 60 y 70
La sociedad española de estas décadas parte de unos hábitos de consumo de
tabaco y alcohol culturalmente aceptados que forman parte del ritual de las
relaciones entre las personas y son bastante admitidos en el ámbito familiar.
Paulatinamente se van incorporando nuevas drogas entre grupos más amplios de
la población y es desde 1965 cuando se comienzan a observar hábitos de
consumo de cannabis y sus derivados, así como alucinógenos y estimulantes
como las anfetaminas y posteriormente la cocaína.
Ante estos nuevos consumos, la tolerancia social comienza a desaparecer y se
produce una primera alarma, porque se perciben como una nueva forma de
contestación.
Además suceden tres factores que incrementan esta alarma:
· Una crisis cultural, ya que los nuevos consumos parecen estar revestidos con
una etiqueta de modernidad.
· La sociedad española percibe en crecimiento del problema de las drogas y se
sorprende de las nuevas drogas y formas de consumo, adoptando una visión
catastrofista del fenómeno.
· La aparición, a finales de los 60, de la heroína, una sustancia con unos efectos
diferentes a los conocidos hasta ese momento, con una vía de consumo
parenteral y que se extiende de forma alarmante en los ambientes más pobres y
marginados de la sociedad española.
Por estos motivos se produce una importante alarma social y una gran confusión
sobre las actuaciones de elección para abordar la situación de los los consumos
de drogas en la sociedad española.
El fenómeno del consumo de drogas en la década de los 80
Los comienzos de los años 80 están marcados por la alarma social que provoca
el consumo de heroína, cuya utilización se asocia primero con la delincuencia y la
inseguridad ciudadana y después con el sida. Ante un panorama como este,
inicialmente la represión se presenta como la solución más fácil y se demanda
una combinación de represión y asistencia para sacar de las calles a los
afectados.
Junto con el protagonismo de la heroína aumenta la presencia de la cocaína,
droga con connotaciones positivas, cuyo consumo crece y se establece en la
sociedad ligado a falsas imágenes de éxito profesional y por su percepción de
droga inocua. El aumento del consumo de cocaína, ha sido y es muy
preocupante, pero realmente no lo fue tanto como se temió inicialmente.
La iniciativa social y los poderes públicos comenzaron a tratar de dar respuestas
al problema social de las drogas.
EVOLUCIÓN DEL FENÓMENO DEL CONSUMO
El fenómeno del consumo de drogas en la década de los 90
En estos años el fenómeno del consumo ha ido evolucionando, se ha producido
un acotamiento del peligro social de la heroína, droga que parece encontrarse en
declive y con una buena parte de los afectados en tratamiento, en situaciones de
tutela o control social. También, dentro de las drogas socialmente no aceptadas,
el cannabis tiene una clara tendencia expansiva y, en menor medida la cocaína.
Otro importante cambio en las pautas de consumo se está produciendo en el
alcohol. En términos absolutos, parece continuar la tendencia a la baja en ele
consumo global. Se bebe menos y aumentan las poblaciones de abstemios o de
bebedores muy moderados. Pero, por otra parte, aparece un importante
incremento del consumo de alcohol en jóvenes, un cambio en los patrones de
uso, así como el inicio a edades más tempranas.
Por otro lado, se observa la aparición de drogas nuevas y un repunte en los
consumos de anfetaminas y alucinógenos. A la vez aparecen las drogas de
síntesis que por su forma de presentación y vía de administración son
consideradas como menos peligrosas que otras sustancias conocidas hasta el
momento.
El perfil de drogodependiente marginal pierde sus connotaciones ya que los
consumidores de drogas de esta década son sujetos con un alto grado de
integración social.
El impacto de abuso es amplio en la actualidad. Puede tener efectos sustanciales
en el individuo, su salud, su estilo de vida. Puede tener efectos
significativamente negativos en la familia y amigos del consumidor así como en
su salud y bienestar. Hay también efectos potenciales en el trabajo y en la
productividad. Se debe pensar en el número de accidentes de tráfico y sus
efectos entre las personas, derivados del abuso del alcohol y de otras sustancias.
La violencia es otra área que aparece frecuentemente asociada con el abuso de
sustancias.