Download Guardar - Creces.cl

Survey
yes no Was this document useful for you?
   Thank you for your participation!

* Your assessment is very important for improving the work of artificial intelligence, which forms the content of this project

Document related concepts

Metástasis wikipedia, lookup

Antígeno tumoral wikipedia, lookup

Cáncer wikipedia, lookup

Efecto injerto contra tumor wikipedia, lookup

Síndrome paraneoplásico wikipedia, lookup

Transcript
Inmunoterapia en el cáncer
( Creces, 2014 )
Ya se puede afirmar que se cuenta con una nueva arma contra el cáncer, que aún
estando en pleno desarrollo, ya ha demostrado su eficiencia. En este caso se
trata de bloquear dos anticuerpos diferentes, contra dos proteínas receptoras de
los linfocitos T, que ponen trabas para que estos actúen eficientemente contra
las células cancerosas. Los primeros resultados están siendo auspiciosos en
diversos tipos de cáncer.
Hace poco más de cuarenta años que se inició la guerra contra el cáncer. Con el tiempo se
han ido sumando nuevas armas, las que se han estado empleando progresivamente.
Primero la cirugía, luego las radiaciones, y por último la quimioterapia. En ocasiones
algunas de ellas han tenido efecto, pero debemos reconocer que poco se ha avanzado, ya
que el cáncer sigue campeando, manteniéndose entre las primeras causas de muerte.
Ahora se agrega una nueva arma, la inmunoterapia.
Se trata de una nueva metodología que está en pleno desarrollo y que a diferencia de las
anteriores, pretenden preparar al sistema inmune del propio organismo para que este se
defienda por si mismo del cáncer. La historia se inicia en los años 1980, cuando James
Allinson, ahora en el MD Anderson Cáncer Center de la Universidad de Texas, identificó
una proteína receptora ubicada en la superficie de los linfocitos T, a la que llamó "Antígeno
4 cito tóxico de linfocitos T" (CTLA-4, la sigla en inglés). Descubrió que ella bloqueaba la
respuesta inmunológica natural del linfocito, impidiéndole que este se lanzara en un
ataque inmunológico efectivo contra las células cancerosas. Pensó entonces que
bloqueando esta proteína CTLA-4, se liberaría su actividad inmunológica y que de este
modo el linfocito T podría atacar directamente a la célula cancerosa. Fue así como en ratas
desarrolló un anticuerpo contra su proteína CTLA-4 y observó como en estas condiciones
los propios linfocitos T lograban inhibir el crecimiento tumoral.
Pasaron varios años, hasta que en el 2010, Bristol-Mayer Squibb, informó que un grupo de
pacientes con melanomas metastásicos tratados con anticuerpos anti CTL-4, lograron
como promedio, vivir 10 meses, comparados con seis meses que vivieron los que no
recibieron el anticuerpo. La diferencia parece poca, pero esta fue la primera vez que un
tratamiento había logrado prolongar la vida en pacientes con un melanoma avanzado.
Incluso la cuarta parte ellos habían sobrevivido hasta dos años.
En los años 2000, un biólogo japonés descubrió otra molécula que también es expresada
en linfocitos T moribundos. La llamó "programador de muerte 1", o "PD-1". El investigador
la describió también como freno para los linfocitos T. Con todo, no pensó que podía ser útil
en la lucha contra el cáncer, pero otros lo pensaron por él. Drew Pardoll de la Universidad
de John Hopkins, convenció a Medarex (empresa farmacéutica) para que fabricara y
ensayara un anticuerpo anti PD-1 para tratar pacientes con cáncer. El primer ensayo se
realizó en el 2006, con 39 pacientes que padecían de diferentes tipos de cáncer.
Sobrevivieron más de lo que era posible imaginar, e incluso, en cinco de ellos que habían
sido refractarios a otros tratamientos, el tumor se les redujo notablemente.
El paso siguiente fue tratar a enfermos con melanomas administrando simultáneamente
los dos anticuerpos ya conocidos. A un total de 53 pacientes de melanomas se les
administró por vía intravenosa, Ipilimumab (el nombre comercial del anticuerpo anti CTL4) y Nivolumab (el nombre comercial del anticuerpo anti PDF-1), observándose una
regresión del tumor en el 55% de los pacientes, que tuvieron una "respuesta objetiva", de
acuerdo al criterio de la Organización Mundial de la Salud, con una reducción del tumor de
un 80% o más (N.Engl.J.Med. 2013; 369:122).
Por otro lado
Steven Rosemberg del National Cancer Institute, por años había estado cosechando
células T que habían migrado a tumores. Las multiplicaba en el laboratorio y luego las
reinfundía a los mismos pacientes con resultados muy positivos, a pesar de que el
pronóstico era muy malo. Pero su exitosa técnica era poco práctica ya que sólo funcionaba
cuando el médico tenía acceso directo al tejido tumoral. Pero en el año 2010 publicó sus
resultados en los que ya había logrado dirigir los linfocitos T específicamente al tejido
tumoral. Para ello los sometía a una terapia génica, en la que le agregaba una molécula
trazadora que ubicaba el tejido canceroso. Al proceso lo llamó "chimeric antigen receptor"
o terapia CAR.
Cari June, investigador de la Universidad de Pennsylvania, inmediatamente vio la
posibilidad de utilizar la terapia CAR para tratar a sus pacientes de leucemia. En el
congreso de diciembre del 2013, en New Orleans, presentó sus resultados, en 45 niños y
75 adultos leucémicos que experimentaron una remisión completa, aun cuando algunos
posteriormente recayeron. Ahora la terapia CAR ha despertado gran interés y está siendo
ensayada en numerosos centros médicos. Los investigadores esperan que los anticuerpos
lleguen específicamente a diversos tipos de tejidos cancerosos (Science 2013; 342: 1433).
Aun la ingeniería genética de los linfocitos T está en la etapa experimental, pero por lo
menos cinco empresas están activamente desarrollando anticuerpos anti PD-1 y CTL-4.
Claro que el costo es elevado. La empresa Bristol-Myers Squibb, por el tratamiento
completo con ipimumab de un melanoma metastático, cobra 120.000 dólares. Mientras
tanto Suzanne Topalian de la Universidad de John Hopkin y Mario Sznol de la Universidad
de Yale han entregado resultados con la terapia anti PD-1 en alrededor de 300 pacientes.
Logran achicar el melanoma en un 31%, el tumor del riñón en un 29%, y en el 17% en
cáncer del pulmón.
En el año recién pasado (2013), hubo aún más resultados alentadores. Bristol-Myers
Squibb informó que de 1800 pacientes con melanomas tratados con ipilimumab, el 22%
estaban vivos tres años después. Algunos meses después los investigadores informaron
los resultados del tratamiento combinado de ipilimumab y anti PD-1, afirmando que el
30% de los pacientes había logrado una rápida regresión del tumor, lo que tenía a los
médicos muy optimistas.
El interés despertado es muy alto, incluso en los casos avanzados de cáncer. Pero afirman
que en aquellos que ya tienen metástasis, los resultados no son tan promisorios. Es cierto
que hasta ahora la inmunoterapia no ayuda a todos, pero se está progresando
rápidamente. En la actualidad se están buscando nuevos biomarcadores, que sean más
específicos, permitiendo que los anticuerpos sean más eficientes. Con lo observado hasta
ahora, por lo menos se puede afirmar que la inmunoterapia ya es una nueva arma contra
el cáncer que se suma a las anteriores.
Artículo extraído de CRECES EDUCACIÓN - www.creces.cl