Download CL 08 90 12 09 - Lanto Espiritualidad

Survey
yes no Was this document useful for you?
   Thank you for your participation!

* Your assessment is very important for improving the work of artificial intelligence, which forms the content of this project

Document related concepts
no text concepts found
Transcript
CL-08/90/12/09
Abraham se quedó en Beerseba por muchos años mientras Isaac crecía y comenzó a esparcir la
ley de Dios. Instaló un gran viñedo con puertas a los cuatro puntos cardinales. Cada viajero
que pasaba por allí podía entrar a la viña para descansar, comer, beber y partir después de estar
satisfecho. Muchos venían diariamente a disfrutar de esta bonanza y si alguno estaba desnudo,
él lo vestía y le daba monedas de plata y oro. Cuando los paseantes le agradecían Abraham les
respondía: “¿Me agradeces a mí? Más bien agradece a Aquel que provee alimento y bebida a
todas las criaturas.” Y le preguntaban, “¿Dónde está?” Y Abraham les decía: “Es el Rey del
cielo y la Tierra. Él hiere y sana, Él forma el embrión en el útero de la madre y los trae al
mundo, Él hace que las plantas y los árboles crezcan, Él mata y Él da la vida.” Cuando la
gente oía tales palabras, preguntaban, “¿Cómo podríamos dar gracias a Dios y dar muestras de
nuestra gratitud hacia Él?” Y Abraham les daba estas instrucciones: “Digan, ¡Bendito sea Dios,
quien es bendito! ¡Bendito sea Aquel que da pan y alimento a toda la carne!” De esta manera
enseñaba Abraham a adorar y agradecer a Dios a aquellos que disfrutaban de su hospitalidad.
Génesis 22: “Aconteció después de estas cosas, que probó Dios a Abraham, y le dijo: Abraham.
Y él respondió: Heme aquí. Y dijo: Toma ahora tu hijo, tu único, Isaac, a quien amas, y vete a
tierra de Moriah, y ofrécelo allí en holocausto sobre uno de los montes que yo te diré.” (Gn.
22:1-2.) Después de haber aprobado ocho pruebas de obediencia Abraham tuvo que echar a su
hijo primogénito. Y si algún momento pensó que se habían acabado las pruebas difíciles, he
aquí la décima, la más difícil, una de las pruebas más conflictivas de la Biblia, imperdonable
para algunos, incomprensible para otros, ejemplarizadora para unos tantos y fuente de
especulaciones para muchos. Textos judíos, como el Talmud, llegan a decir que no fue Dios
sino Satán quien dio la orden. Pero sabiendo lo leal a Dios que era Abraham y la cantidad de
veces que se comunicó con Él, no es posible que no haya reconocido Su voz. También dicen
que fue una gran prueba de fe para Isaac, quien muy pronto comprendió que era él quien sería
sacrificado, sin embargo, no se resistió, sino respetó las instrucciones de su padre, a quien
amaba y se sabía amado, de modo que confiaba que lo que sucediera era para el bien de los dos.
Dios nunca aprobó el sacrificio y menos el humano. Aceptaba la ofrenda de animales porque
era parte intrínseca de esa cultura, no fácil de erradicar. Las religiones paganas lo habían
practicado por siglos, sacrificando animales y niños para adorar a sus dioses sedientos de
sangre. En latín, sacrificio significa “hacer sagrado” y en castellano hablamos de oblación, que
significa ofrenda, ya sean flores, velas, bienes, dinero, oraciones y hasta auto-flagelaciones o
penitencias.
Siguiendo la ley de Moisés, los judíos practicaban diferentes tipos de sacrificios de animales y
ofrendas de grano y frutos, los cuales representan el esfuerzo humano. El sacrificio recibía el
nombre de holocausto cuando la víctima quedaba enteramente consumida en el altar. Se
llamaba de prosperidad o reconocimiento cuando sólo se quemaba la crasitud de los animales
inmolados repartiendo el resto entre el sacerdote y el que había ofrecido el animal. Era
expiatorio cuando sólo se depositaba sobre el altar parte del animal y el resto se daba al
sacerdote. Y se llamaba perpetuo cuando los judíos ofrecían cuatro corderos diarios al Señor.
No hubo preguntas: ¿Por qué yo? ¿Por qué Isaac? ¿Para qué me lo diste si ahora me lo quitas?
“Y Abraham se levantó muy de mañana, y enalbardó su asno, y tomó consigo dos siervos suyos,
y a Isaac su hijo; y cortó leña para el holocausto, y se levantó, y fue al lugar que Dios le dijo.
Al tercer día alzó Abraham sus ojos, y vio el lugar de lejos.” (Gn. 22:3-4.) Cabe preguntarse si
Abraham habló con Sara al respecto. Algunos escritos judíos sugieren que la muerte de Sara
poco tiempo después, fue acelerada por la angustia que tuvo con esta experiencia.
LA BIBLIA del CHELA, 6 Diciembre 09, por Rev. ADIEL PANTOJA para TSL.org.
Copyright © 2009. Derechos Reservados.
Librería Especializada
e-mail: [email protected]
Cuernavaca, Morelos
www.lantoespiritualidad.com
tel: 01 777 228 0645