Download la verdadera justicia

Survey
yes no Was this document useful for you?
   Thank you for your participation!

* Your assessment is very important for improving the work of artificial intelligence, which forms the content of this project

Document related concepts
no text concepts found
Transcript
LA VERDADERA JUSTICIA
Por: Fernando Gálvez Barajas
Se ha preguntado alguna vez ¿Cuáles acciones agradan a Dios? Esta no es una pregunta
carente de importancia, los cristianos somos llamados a mostrar fe por nuestras obras,
Santiago dice que: …la fe por sí sola, si no tiene obras, está muerta (Stgo2:17b). Pero ¿Qué obras
o acciones son aquellas que verdaderamente agradan a Dios?.
Hay obras o acciones que podrían ser externamente buenas tales como sujetarse a las
autoridades puestas por Dios (padres, maestros, jefes, autoridades civiles, etc.) mostrar
amor, paciencia y respeto por el cónyuge, ser un buen ciudadano, vivir con una buena
moralidad y modestia, y tantas acciones más. Obras en apariencia justas que no
levantarían sospecha de pecaminosidad alguna y que inspirarían respeto en aquellos que las
realizan. Sin embargo Jesús dijo; …Ustedes se hacen los buenos ante la gente, pero Dios conoce
sus corazones. Dense cuenta de que aquello que la gente tiene en gran estima es detestable delante de
Dios (Lc16:15). A quien Jesús se dirige es a los fariseos, a los que en otra ocasión llamó
“hipócritas” (término que proviene de la palabra jupocrites que significa actor). Jesús les
aguó su vida de justicia externa y los desnudó. Jesús les dice que ellos “se hacían los
buenos” y que los hombres les admiraban, pero Dios conocía sus pensamientos e
intenciones del corazón; a Dios no le podían engañar y Jesús señala que su justicia era
ficticia.
En otra ocasión Jesús dijo; Pero les digo a ustedes, que no van a entrar en el reino de los cielos a
menos que su justicia supere a la de los fariseos y de los maestros de la ley (Mt5:20). He aquí la
respuesta a nuestra pregunta; ¿Cuáles son las verdaderas buenas obras? ¿Cuál es la
verdadera justicia? Los fariseos practicaban una justicia externa, pero esa justicia carecía de
una motivación correcta; a saber, ¡El amor! Obras huecas, externas, sin vida y aborrecibles
delante de Dios. No había en su justicia el elemento externo aunado al interno, al de la
disposición de un corazón regenerado por Dios que vive para glorificar a Dios no solo
haciendo lo correcto, sino con la motivación correcta. Las intenciones de ellos eran oscuras
y engañosas su motivación era mantenerse en el lugar de liderazgo que les daría la
oportunidad de nutrir los más apetitosos deseos de su corazón; Oían todo esto los fariseos, a
quienes les encantaba el dinero (Lc16:14) Ustedes son de su padre, el diablo cuyos deseos quieren
cumplir (Jn844) Todo lo hacen para que la gente los vea…maestros de la ley y fariseos hipócritas!
Limpian el exterior del vaso y del plato, pero por dentro están llenos de robo y de
desenfreno…sepulcros blanqueados. Por fuera lucen hermosos pero por dentro están llenos de huesos
muertos y de podredumbre (Mt23:5ª,25,27b).
Nuestras obras son justas cuando llegan a ser la expresión de un corazón que ha sido
resucitado por el Espíritu Santo y en fe desea hacer lo que es agradable delante de los ojos
de Dios, son obras externas de justicia motivadas por la gracia de Dios y no por la
conveniencia humana.
Le felicito si usted es un esposo amoroso, si eres un hijo que obedeces prontamente a
tus padres y maestros, si tiene un ministerio dentro de la iglesia, si usted es una esposa que
realiza sus responsabilidades sin fallar a ellas, si tiene una buena relación con sus suegros,
si de manera diligente lee su Biblia. Desgraciadamente si estas obras, que de sí son buenas,
tienen como finalidad tener una vida más cómoda, o se hacen por conveniencia o algún
otro motivo que no sea la fe impulsada por la gracia de Dios con el anhelo de glorificar a
Dios, podrán ser apreciadas por los hombres; pero no por Dios. No será más que una
justicia igual a la de los fariseos. La sentencia de Jesús es que quien actúe de esta manera
sencillamente “no entrará en el reino de los cielos”.
Pero damos gracias a Dios que hace posible que nuestra justicia sea mayor que la de los
fariseos por su obra en nuestro favor; es por su vida, muerte y resurrección que ahora
nosotros estamos habilitados para, no sólo hacer lo correcto, sino con la motivación
correcta…su preciosa gracia en Cristo lo hace posible en nuestras vidas, que por sí mismas
jamás alcanzarían a hacer lo que es agradable delante de los ojos de Dios .
A Él la gloria!