Download pinchando aquí.

Survey
yes no Was this document useful for you?
   Thank you for your participation!

* Your assessment is very important for improving the work of artificial intelligence, which forms the content of this project

Document related concepts
no text concepts found
Transcript
Stephen Matlin, consejero delegado y socio fundador de Life Length
“Vigilar la longitud de tus telómeros
puede salvarte la vida”
Es experto en finanzas, con un MBA por la Harvard Business School, pero Stephen
Matlin (Los Ángeles, 1967), decidió hace seis años poner en marcha junto a sus socios
una empresa científica en España. Hoy Life Length es pionera en el mundo con su
tecnología para medir la longitud de los telómeros, unos biomarcadores cuyo
acortamiento se relaciona con el envejecimiento celular y el desarrollo de
enfermedades como el cáncer.
Más información sobre: edad biológica cromosomas telómeros
envejecimiento test
telomerasa cáncer
Ana Hernando | | 18 febrero 2017 08:00
Stephen Matlin, consejero delegado de Life Length. / Alvaro Minguito / SINC
Stephen Matlin es consejero delegado y socio fundador de Life Length. Creada en
Madrid en septiembre de 2010 como una spin-off del Centro Nacional de
Investigaciones Oncológicas (CNIO), la firma es líder mundial en el desarrollo de
análisis avanzados para medir la longitud de los telómeros, unas estructuras de ADN y
proteínas que se encargan de proteger a los cromosomas.
Con frecuencia se comparan con las fundas plásticas de los extremos de los cordones
de los zapatos, cuya función es evitar que se deshilachen. Según explica Matlin a
Sinc, “estos biomarcadores permiten conocer con exactitud la edad biológica de las
personas y su acortamiento crítico contribuye a la aparición de enfermedades
relacionadas con la edad”.
El test TAT de Life Length mide la
longitud de los telómeros
cromosoma por cromosoma con un
análisis de sangre
El responsable cuenta que la técnica de medición que emplea su compañía se
desarrolló inicialmente en el CNIO por el equipo de María Blasco, actualmente
directora de esta institución y una de las mayores expertas en el mundo en el campo
de los telómeros y la telomerasa, y en su relación con el envejecimiento y el cáncer.
Blasco, que ya se ha desvinculado de Life Length –por incompatibilidad con su actual
cargo– “fue una de las de las personas involucradas en la formación de la empresa”,
indica el directivo de esta firma, que cuenta con laboratorios en el Parque Científico de
la Universidad Autónoma, en Cantoblanco (Madrid).
“Lo que hemos hecho en estos seis años –añade– es mejorar e industrializar el test al
que hemos denominado Telomere Analysis Technology (TAT). Esta prueba, que
cuantifica la longitud telomérica individual en muestras de sangre y en células en
cultivo, facilita la medición precisa mediante la unión de un marcador fluorescente a los
telómeros, cuyo tamaño es de aproximadamente 10 nanómetros”.
Cromosoma con telómeros marcados en rojo. / Istock
Certificaciones de agencias de EE UU y Europa
La empresa trabaja con un sistema de alta capacidad automatizado y robotizado que
hace posible el análisis de grandes volúmenes de muestras en plazos cortos de
tiempo. “Somos la única compañía capaz de medir los telómeros cromosoma por
cromosoma”, destaca Matlin.
El TAT ha recibido la máxima certificación del Center for Medicare & Medical Services
(CMS), la agencia del Gobierno de EE UU responsable de supervisar las pruebas de
laboratorio clínico en ese país. También ha obtenido la acreditación ISO 15189,
reconocida en más de 60 países para las pruebas diagnósticas de calidad.
"Nuestra prueba determina el nivel
de envejecimiento celular y los
médicos la usan para tratar al
paciente de acuerdo con su edad
biológica"
Este test, que ya ha sido patentado, “se usa para determinar la edad biológica de las
personas, que en ocasiones no coincide con la cronológica. Esa información está en la
longitud de los telómeros”, dice Matlin.
Cada vez que una célula se divide duplica sus paquetes de ADN, pero los extremos de
los cromosomas, es decir los telómeros, no son copiados hasta el final, de manera que
se van acortando. “Cuanto más envejecida está una célula, más divisiones ha
realizado y más cortos son sus telómeros”, agrega.
“Hemos sido pioneros en el mundo en crear un negocio a partir de la medición de
estos biomarcadores –señala el consejero delegado–. Más de 20.000 estudios clínicos
han demostrado que las personas con telómeros cortos tienen más riesgo de padecer
enfermedades cardiovasculares, diabetes 2, problemas de fertilidad, arteriosclerosis y,
por supuesto, cáncer. Así que vigilar la longitud de tus telómeros te puede salvar la
vida”.
Patologías relacionadas con la edad
El envejecimiento, comenta Matlin, “es un proceso muy heterogéneo, es diferente para
cada persona, depende de factores genéticos, pero también del ambiente y del estilo
de vida. Nuestro test determina el nivel de envejecimiento celular y los médicos lo
están usando ya para tratar al paciente de acuerdo con su edad biológica y no solo
basándose en la cronológica”.
El análisis telomérico de Life Length –detalla– “puede detectar de manera precoz los
riesgos de padecer enfermedades propias de la edad muchos años antes de lo que se
ve en las pruebas metabólicas. El acortamiento crítico de los telómeros es el factor
que genera la senescencia celular y, por tanto, la pérdida de capacidad de renovación
de las células y el envejecimiento órganos y tejidos”.
Así, “una persona de 40 años cronológicos, pero con una edad biológica de 50,
debería empezar a hacerse pruebas de colonoscopia mucho antes de lo que
normalmente se aconsejaría”, indica Matlin.
"Una persona de 40 años
cronológicos, pero con una edad
biológica de 50, debería hacerse
pruebas de colonoscopia mucho
antes"
Life Length no vende directamente su prueba a pacientes. El TAT lo utilizan médicos
de 35 países. “Forma parte de una analítica completa que se hace anualmente. De
esta forma, se puede ver el ritmo de envejecimiento celular y si están funcionando las
medidas para la mejora del estilo de vida que se hayan pautado”.
Según el directivo, en estos momentos hay más de 1.000 facultativos en esos países
que compran los kits de la firma, extraen muestras de sangre de sus pacientes y las
envían a los laboratorios de la empresa en el campus de Cantoblanco.
Estos kits –señala Matlin– “son muy sencillos. Constan de un tubo para la extracción
de sangre, una bolsa de seguridad para introducir el tubo, un gel refrigerante que debe
congelarse con 24 horas de antelación, y formularios y etiquetas para asegurar el
anonimato del paciente. El paquete nos llega por mensajería internacional a nuestros
laboratorios”.
Además de médicos, la firma tiene como clientes a empresas farmacéuticas y a
fabricantes de suplementos nutricionales y compuestos vitamínicos, que usan su test
para validar la eficacia de sus productos.
Médicos de 35 países compran los kits de la firma, extraen muestras de sangre de sus
pacientes y las envían a los laboratorios de la empresa en Madrid. / Life Length
Participación en ensayos clínicos
Stephen Matlin destaca que Life Length está ahora mismo participando en varios
ensayos clínicos. Uno de ellos con una multinacional farmacéutica estadounidense –
de la que no puede revelar el nombre “por un acuerdo muy estricto de
confidencialidad”– que figura entre las más grandes del mundo. La firma está usando
la tecnología de la compañía española para medir la longitud de telómeros en las
pruebas de un medicamento anticancerígeno “cuyo mecanismo de actuación es la
inhibición la telomerasa”.
La telomerasa –explica– “es la enzima encargada de reparar y alargar los telómeros,
pero el gen que la produce está desactivado en los individuos adultos. Sin embargo, sí
está presente en los tumores y puede convertir a las células cancerosas –que se
dividen indefinidamente– en inmortales. Por ello, una forma de combatir muchos tipos
de cáncer es interrumpir este ciclo de reproducción celular suprimiendo la expresión
de esta enzima”.
Según Matlin, su firma colabora con esta multinacional “en un gran ensayo clínico para
comprobar la eficacia de la supresión de la expresión de esta enzima en tratamientos
contra el cáncer, que involucra a más de 1.000 personas. Y todos los análisis con el
TAT se realizan en nuestros laboratorios”.
"Más de 7.000 publicaciones
científicas han demostrado que el
acortamiento de los telómeros es
una causa fundamental en el
desarrollo del cáncer"
Además, Life Length tiene una participación muy activa en estudios académicos.
“Estamos colaborando en múltiples proyectos europeos de Horizonte 2020. Uno de los
que ya están finalizados, llamado EuroBATS, ha estudiado las similitudes y diferencias
en la salud de 8.000 gemelos idénticos, liderado por Kings College, en Londres.
Nosotros nos encargamos de medir los telómeros de esas personas para ver su nivel
de envejecimiento celular”, señala.
Su tecnología –comenta– también está siendo utilizada en otra iniciativa europea
llamada Brain Age, dirigida por la Universidad de Jena (Alemania), que se centra en
adquirir conocimiento para entender el envejecimiento en enfermedades
neurodegenerativas. Otro proyecto en el que colabora es FRAILomic, liderado por el
Hospital Universitario de Getafe (Madrid), que investiga biomarcadores para identificar
factores que convierten la fragilidad en discapacidad, todo ello relacionado con el
envejecimiento de la población.
Abaratar las pruebas de seguimiento del cáncer
Pero el proyecto más ambicioso en el que está trabajando Life Length es
ONCOCHECK. La empresa ha recibido 3,1 millones de euros del programa
europeo Horizonte 2020 para llevar a cabo durante los próximos dos años un estudio
clínico con 3.300 pacientes, incluidos niños, en 32 hospitales de toda España.
El objetivo, dice Matlin, es demostrar la utilidad clínica de la prueba TAT de medición
de longitud de los telómeros como un biomarcador pronóstico en el tratamiento de
distintos tipos de cáncer: pulmón, próstata y leucemias. “Y todo ello con un análisis de
sangre con un coste de 349 euros –que se pretende abaratar hasta los 200 euros–,
frente a otras pruebas de seguimiento actuales que cuestan entre 2.000 y 5.000 euros
y que, además, requieren equipamiento complejo y especializado”.
Según el consejero delegado, “hay mas de 7.000 publicaciones científicas que han
demostrado que el acortamiento de los telómeros es una causa fundamental en el
desarrollo del cáncer. Esto ya es indiscutible”.
El test de la firma se pondrá a
prueba en un estudio clínico
oncológico con 3.300 pacientes en
32 hospitales en España
Matlin subraya que “el cáncer ya es la primera causa de muerte por delante de
enfermedades cardiovasculares en el mundo occidental”. De media –añade– “el coste
del tratamiento anual del cáncer está en torno al billón de euros en España y va a ir a
más porque la longevidad es el primer factor de riesgo de cáncer: cuando los
telómeros se hacen críticamente cortos, se producen mutaciones”.
La tecnología de Life Length –continúa– “es la única en estos momentos que permite
medir los telómeros con una gran precisión y de forma sencilla, por eso la UE nos ha
concedido este proyecto. La información que damos al oncólogo es de gran utilidad
para que pueda ofrecer un tratamiento más personalizado a cada paciente”.
Operario de Life Length realizando una parte del test de medición telomérica. / Life Length
Por ejemplo, comenta el responsable, “aproximadamente el 50% de pacientes con
cáncer de pulmón no responde favorablemente a los tratamientos de primera fase, que
son los de radioterapia y quimioterapia. Si el oncólogo tuviera de antemano la
información de la longitud telomérica –cuanto más corta, más riesgo– podría decidir si
realizar estos tratamientos o directamente operar para extirpar el tumor antes de que
crezca más”.
Matlin espera que ONCOCHECK acabe convirtiéndose en una prueba habitual en los
tratamientos de cáncer: “Que cuando a alguien se le detecte un tumor de forma
rutinaria se midan sus telómeros para un mejor protocolo en el tratamiento”.
"Espero que ONCOCHECK se
convierta en una prueba habitual,
que cuando a alguien se le detecte
un tumor se midan sus telómeros
de forma rutinaria"
Además del uso del test en oncología, la firma está trabajando para aplicarlo en otros
ámbitos como la infertilidad y las enfermedades neurodegenerativas, “donde la
información sobre la longitud de los telómeros es fundamental”.
El reto de innovar en España
El consejero delegado y cofundador de Life Length considera que ha sido un gran reto
crear una compañía científica en el campo de las ciencias de la vida en España. “Es
difícil en cualquier sitio, pero aquí estamos lejos de los grandes centros de
investigación en biotecnología que hay, por ejemplo, en Reino Unido, Suiza o Estados
Unidos. Por ello, es más complicado alcanzar el entorno favorable que existe en estos
países”.
La firma ha sido totalmente financiada con fondos privados procedentes de los socios
fundadores, entre los que se encuentra la Fundación Botín. “Hoy después de seis años
de esfuerzo y 9 millones de euros invertidos, sin ninguna ayuda pública, hemos
convertido a esta compañía española en referente mundial. Debería tener un mayor
reconocimiento del que tiene en este país”, concluye.