Download Nuestro nuevo cerebro, hacia el cerebro digital Nuestro nuevo

Survey
yes no Was this document useful for you?
   Thank you for your participation!

* Your assessment is very important for improving the work of artificial intelligence, which forms the content of this project

Document related concepts

Maleabilidad de la inteligencia wikipedia, lookup

Sistema límbico wikipedia, lookup

Neocórtex wikipedia, lookup

Enriquecimiento ambiental (neural) wikipedia, lookup

Vía mesolímbica wikipedia, lookup

Transcript
NEUROCIENCIA
Evolución cerebral / Neuroplasticidad /
Adicción a la tecnología
Nuestro nuevo
cerebro,
hacia el cerebro
digital
Lab. Claudia Labus. Docente de Biología
Dr. Romero Galván. Médico Clínico
Evolución cerebral
Nuestro cerebro se está transformando,
como lo ha hecho durante toda la evolución de la humanidad y continúa en estos
tiempos a mayor velocidad que en el pasado, ya que somos víctimas de la evolución y en especial de la digital.
En 6 millones de años se triplicó el volumen cerebral, de 450 gr alcanzó a 1350
gr, a razón de 150 mil neuronas por cada
generación, alcanzando a 100 mil millones de neuronas que pueden llegar a formar 10 mil sinapsis por cada una.
A lo largo de la evolución se han ido
superponiendo unas estructuras sobre
otras, de forma que en el hombre coexiste lo más arcaico con lo más moderno:
cerebro reptiliano, cerebro de mamífero
y neocortex, es el cerebro triuno descrito
por Mac Lean en la década del 90.
El neocortex es la base estructural de
las funciones cognitivas: lenguaje, atención (selectiva y sostenida), percepción,
inteligencia, memoria y razonamiento.
(Fig. 1) cerebro triuno, tomado de A. E y
Paul Mac Lean.
Figura. 1
34 / opciónmédica
El Cerebro Triuno
Según Paul Mac Clean
Básico
Límbico
Neocartical
Mantenernos vivos
Emocionar
Automáticos
Conductas: Instintivo
Capacidad:
Supervivencia
Sentir
Inteligencia
Racional
Creativo
Asociativa
Holistica
CREATIVO
Corteza cerebral
evolución del ser
Heurístico
REACTIVO
Sistema Límbico
Protección del EGO
INSTINTIVO
Medula Tallo
Conservar la especie
La evolución nos ha dado una corteza
prefrontal formada por 6 capas neuronales de 2 mm de espesor y por cada mm2
contamos con 148.000 neuronas, constituyendo un conjunto de módulos formando las áreas de Brodman de 21 cm2,
cada módulo se forma por un conjunto
de columnas combinadas entre sí constituyendo las macrocolumnas formadas
por 100 minicolumnas con 100 neuronas
(grosor hilo de tela de araña) ordenadas
verticalmente en cilindros de la capa 2-3,
que en 1 mm3 cabe 1 millón de neuronas
y que nos otorga inteligencia, lo racional,
la creatividad.
Aprender: es un cambio en la configuración de un módulo y dijo Cajal que
“el aprendizaje es el refuerzo de las sinapsis”, es un proceso de transferencia
de conocimientos de un cerebro más informado a otro más desinformado en un
determinado tema.
rante toda la vida a través de crecimiento dendrítico (dendrogénesis) por intermedio de espinas y filopodios, aumento
del número de sinapsis (sinaptogénesis)
y hasta neurogénesis, sobre todo en el
girus dentado del hipocampo por efecto
del factor neurotrófico derivado del cerebro (BDNF), estimándose en 5.000 células granulares nuevas por mes. Además
el BDNF tiene otras funciones, como sostener una conectividad neuronal adecuada, regular la integración funcional de los
circuitos neuronales ya establecidos y estimular los nuevos a establecerse consolidando la memoria y mejorando la capacidad de aprendizaje.
La capacidad del
cerebro para el cambio, su plasticidad se
mantiene vigorosa durante toda la vida.
La inteligencia, localizada naturalmente
en la corteza prefrontal, está relacionada
con el número de neuronas en esa zona
cortical, vinculadas al terreno genético,
con los 13.000 genes que modulan nuestro cerebro, así como las oportunidades
que nos puede dar el medio en que nos
desarrollamos. La inteligencia tiene plasticidad y es modificable formando nuevos
circuitos neuronales frente a cada nuevo
aprendizaje y experiencia. Por décadas se
han practicado los “test de inteligencia”
desde Binet hasta Wechsler, pero ¿qué
miden verdaderamente?
No se consideren derrotados y truncados cuando podemos modificar nuestra
estructura cerebral gracias a su plasticidad y sacar las mejores posibilidades del
órgano que individualmente nos ha sido
dado.
El cerebro modifica su organización
para poder asimilar los tantos estímulos
del mundo moderno. La tecnología es
probablemente la modificación más importante desde hace 250 mil años, desde
el desarrollo del lenguaje, la caza en grupo, el uso de herramientas. Hoy la exposi-
ción a la tecnología está alterando nuestra atención, vivimos en una “cultura de
la interrupción”: mail, facebook, twitter, You Tube, sms, celulares, videojuegos.
Por cada hora en internet se pierden 30
minutos de vinculación social, produciendo debilitamiento en redes neuronales.
¿Cómo inciden los miles de bits que
ingresan a nuestro cerebro en un lapso
tan corto cuando pasamos de una web a
otra? Mientras se están formando redes
neuronales al navegar, la interrumpimos
para pasar a otra web y volver a formar
otra red, conectamos y desconectamos
nuestras dendritas y sinapsis, reconfiguración constante de estructura neuronal
y si en ese momento nos llega un sms (Sts
envndo sms mntrs lss sto?) y además
nos llama el facebook; estamos con una
hiperfragmentación, con una multitarea,
que son causas de que la atención entre
en erosión por un estado permanente de
distracción y dispersión de las percepciones. Serán éstas causa de aumento de
“Déficit atencional” (TDAH) y que hoy lo
llamaríamos “Trastorno digital de déficit atencional” (TDDA).
La atención parcial continua es causa
de estrés mental, lo denominaríamos
“agotamiento tecnocerebral”, que llevaría a una depresión a largo plazo (DLP)
retrasando el desarrollo de la corteza prefrontal. Lo que podría llevar a una disminución de la eficacia cerebral hasta en un
50% respecto a cuando se completaba
una tarea antes de iniciar otra.
Adictos a la tecnología
Estamos frente a una brecha cerebral
entre esta generación del siglo XXI formada por “nativos digitales”, “bárbaros
digitales” o “linces de informática” y la
nuestra, que apenas somos “inmigrantes
digitales”. Las redes neuronales de los
Hemos llegado al mayor desarrollo de
la conciencia como producto de la actividad eléctrica y biomolecular del cerebro,
pero vivimos con un cerebro en que persisten las estructuras más arcaicas, nos
relacionamos con todas ellas ensambladas, por eso somos capaces de reacciones
de defensa y agresiones, las que van en
aumento por diferentes factores desencadenantes. La exposición frecuente a escenas de violencia puede originar daños
cerebrales.
Neuroplasticidad
El cerebro es el único órgano que está
en constante cambio, lo que se denomina
neuroplasticidad, la cual se produce duopciónmédica / 35
NEUROCIENCIA
nativos es muy diferente a la nuestra, han
formado verdaderas redes sociales digitales, manejan un nuevo léxico como el
sms enviado anteriormente y hasta nuevos verbos, “googlear”, “bloggear”, con
una constante estimulación visual digital
por lo que ya no es el lóbulo prefrontal
(LPF) el más utilizado sino el lóbulo occipital, donde se representa el área visual
y si escuchamos los ruidos emitido por
el videojuego se asocia el área auditiva.
¿Será que dentro de algunos años hipertrofiaremos estas áreas y disminuiremos
las del lenguaje por el aislamiento social
y la depresión, así como el LPF?. (Fig 2)
tomado de Smoll,G. y llegaremos a un cerebro visual y cerebro auditivo.
Figura. 2
Los videojuegos producen adicción
por los mismos mecanismos que las drogas, “conducta compulsiva digital”
prefrontal
cortext
Septum
La adicción por aumento de Dopamina produce depresión, apatía, ansiedad,
irritabilidad, confusión mental y nos
enfrentamos a un nuevo “Síndrome
del videojuego” dado por adicción más
desconexión de circuitos neuronales de
los lóbulos frontales. Los nativos digitales son el verdadero mercado para estos
juegos transformándose en ciberexcéntricos. Lo que los hace más agresivos y
los desensibiliza ante la violencia, al disminuir la actividad de los LPF, entonces,
predomina el cerebro de mamífero, el
sistema límbico, aumentando la violencia
que vemos todos los días. Los estímulos
placer-dolor desde el cerebro mamífero
llegan al LPF en unos 125 milisegundos
(tiempo que dura medio parpadeo) y
reacciona el LPF frenando el impulso en
unos 325 milisegundos, siempre algo retardado con riesgos de que el descontrol
instintivo-emocional
(complejo reptil/
mamífero: CR+CM) triunfe, además de la
falta de maduración del LPF que aún no
ha completado la mielinización, la cual
es alcanzada completamente hacia los
20 años. Todos estos son factores donde
predomina el sistema límbico, llevando a
una mayor agresión.
La ciberadicción los lleva al anonimato
cuando están conectados y el estímulo
de recompensa mental proporcionado
por el sistema dopaminérgico hace que
no dejen de jugar y el girus cingulado anterior en la circunvolución sobre el cuerpo calloso, área 7, que corresponde a la
zona ejecutiva responsable de la toma de
decisiones y del juicio, va perdiendo debilidad de sus circuitos neuronales. (Fig. 5)
ver número 7.
MFB
nucleus
accumbens
amygdala
VTA
Figura. 3
Está involucrado el núcleo accumbens
(Fig. 3), la vía dopaminérgica, constituyendo el ciclo neural de la gratificación,
placer y recompensa debido a que horas
de videojuegos aumenta la liberación de
Dopamina llevando a la adicción y euforia.
Fig. 4. Observemos el área prefrontal mientras se juega al ajedrez con una
mayor concentración y atención y el
área frente a un videojuego (tomado de
Smoll).
36 / opciónmédica
Figura. 4
La exposición a la tecnología digital
resulta excesiva. El cerebro puede reaccionar en forma maladaptativa ya que
tiene que filtrar los miles de bits que le
llegan sobre todo en el primer filtro. La
sustancia activadora reticular ascendente
(SARA) del tronco cerebral para pasar al
tálamo y de éste a la corteza. Los niños
son muy sensibles a la estimulación visual y auditiva que configura las primeras
fases del desarrollo neuronal y del crecimiento sináptico y toda esta tecnología
desarrollará estas áreas, llevando a un cerebro diferente en la evolución del hombre de los próximos años.
Hay niños que están hasta altas horas
de la noche con videojuegos o en el ciberespacio disminuyendo sus horas de sueño que se refleja en una disminución en
sus capacidades de aprendizaje. Dormir
las horas necesarias contribuye a que la
memoria a corto plazo (MCP) se beneficie
del sueño permitiendo que la información incorporada pase del hipocampo a
otras áreas cerebrales como el LPF consolidando la memoria a largo plazo (MLP).
Otro factor en contra, es que las horas
que están con éesta nueva adicción, no
realizan ejercicios físicos por lo que aumentan de peso, disminuye la síntesis de
BDNF lo que incide en memoria y aprendizaje.
El ejercicio físico moderado y regular produce aumento de las neurotrofinas mejorando el rendimiento del girus dentado del hipocampo.
Esta alta velocidad llevará a un cambio
en nuestra memoria, entre web y links.
No es el tiempo suficiente para pasar de
una memoria a corto plazo (MCP) en hipocampo a MLP en el LPF y la invasión
de información de diferentes fuentes, incluso no confiables. No aportará mayores
conocimientos sólidos en los futuros habitantes que serán los bárbaros digitales,
que hoy los vemos por las calles como
verdaderos “tecnozombis” con su nuevo
léxico en los sms.
¿Cómo les quedará el área de la escritura en unos años? ¿Hacia dónde va
nuestro cerebro con tanta digitalización?
¿El cambio será favorable?
Lo sabremos dentro de unos años,
cuando los “bárbaros digitales” sean sociedad activa y veamos el fruto de su formación. “ns vmos l prxma”.
Bibliografía:
Izquierdo, Ivan. Somos nuestra memoria 2011,
103-120.
Restak, Richard. Nuestro nuevo cerebro 2005,
43- 45.
Ortiz, Tomás. Neurociencia y Educación 2009,
36-54.
Small, Gary. El cerebro digital 2008, 51-73.
Kandel, Eric. En busca de la memoria 2007, 7694.