Download Escándalos del clero y la negligencia de los Pastores

Survey
yes no Was this document useful for you?
   Thank you for your participation!

* Your assessment is very important for improving the work of artificial intelligence, which forms the content of this project

Document related concepts

Obispos homosexuales wikipedia, lookup

Homosexualidad y catolicismo wikipedia, lookup

Antonio Quarracino wikipedia, lookup

Alan Bray wikipedia, lookup

Iglesia Bautista de Westboro wikipedia, lookup

Transcript
Escándalos del clero y
la negligencia de los Pastores
por John Vennari
Es difícil imaginar un asunto más desagradable de que la pedofilia y la
homosexualidad en el clero católico. Es aún más perturbador considerar que los
homosexuales tuvieron éxito en su elección de la Iglesia católica para ser infiltrada.
Pero son estos los problemas que nos vemos obligados a enfrentar, al mismo
tiempo en que los revisionistas de Fátima dicen que la Consagración del mundo de 1984
satisface el pedido de Nuestra Señora para la Consagración de Rusia, y que estamos
ahora viendo el triunfo del Inmaculado Corazón. Si el estado actual de la Iglesia es una
indicación de Su triunfo, ni quiero pensar en cómo sería Su derrota.
La crisis fue prevista
En 1981, el Padre Joaquín Alonso, que
conversó muchas veces con Sor Lucía y fue el
archivero oficial de Fátima durante diez y seis años,
dijo: “Sería, pues, del todo probable que…el texto (del
Tercer Secreto) haga referencias concretas a la crisis
de fe de la Iglesia y a la negligencia de los mismos
Pastores [y a las] luchas intestinas en el seno de la
misma Iglesia y de graves negligencias pastorales de
altos Jerarcas” 1
Los escándalos que hoy suceden
en el clero no son debidos al
celibato obligatorio, ni porque
no tenemos sacerdotisas o
sacerdotes casados, ni por no
haber legos en puestos de
autoridad en la Iglesia. Son
antes el resultado de la
“negligencia de los mismos
Pastores” que el Padre Alonso
(foto encima) afirma ser la
esencia del Tercer Secreto de
Fátima
Los escándalos son también resultado de lo que
Sor Lucía llamó la “desorientación diabólica” que
afecta “tantas personas que ocupan cargos de
responsabilidad” en la Iglesia. 2 Como
demostraremos, la alta jerarquía ha sido tan negligente
y desorientada que presidió sobre un influjo masivo de
homosexuales al sacerdocio católico y a las órdenes
religiosas.
Y la homosexualidad es el verdadero
problema.
La mayoría de los escándalos del clero actuales
no son casos auténticos de pedofilia (envolviendo
niños pre-adolescentes), sino de sacerdotes
envolviéndose con jóvenes adolescentes.3 Y eso es homosexualidad. Además, la red
homosexual es generalmente favorable a la pedofilia y a ligaciones del mismo sexo con
adolescentes.
Este hecho hasta es admitido por los pederastas y por muchos homosexuales. En
1998, por ejemplo, un representante de la North American Man-Boy Love Association
(NAMBLA), David Thorstad, proclamó abiertamente a un grupo “gay” y lésbico, que
1
http://www.fatima.org/span/crusader/cr71/cr71pg15.pdf
llenaba por completo una sala en la Ciudad de México, que: “La pederastia es la forma
principal que la homosexualidad adquirió por toda la civilización occidental…”4
Además, es bien conocido, aunque no sea mencionado muchas veces en la
prensa, que la participación de la NAMBLA es bienvenido en los desfiles de “Orgullo
Gay” por todo el país.5
La Iglesia es el blanco
El Padre Enrique Rueda documentó en su obra fundamental de 1982 The
Homosexual Network, Private Lives & Public Policy, el hecho de que los homosexuales
tuvieron éxito en la elección de las organizaciones religiosas para infiltración,
especialmente la Iglesia católica romana.
La razón es evidente. “No hay duda”, escribió el Padre Rueda, “que el principal
obstáculo contra la aceptación teórica y práctica de la homosexualidad por la sociedad
americana es la religión tradicional. Esto fue comprendido perfectamente por los
dirigentes del movimiento homosexual”. 6 Además, “la
importancia de ganar el apoyo de las Iglesias, o por lo
menos neutralizarlas, es generalmente reconocida por
el liderazgo de los homosexuales”. 7
El New York Times, por ejemplo, publicó un
artículo el 25 de enero de 1977, intitulado “De
seminarista discreto a portavoz de los homosexuales”.
La periodista Lucy Fosburgh entrevistó a William R.
Johnson, un activista homosexual que fue “ordenado”
por la Iglesia Unida de Cristo.
En esa entrevista, Johnson indica varios
factores que son importantes para el progreso de la
homosexualidad en la “Iglesia”. (Cuando Johnson dice
“Iglesia”, está empleando la palabra para aplicarla a
El Padre Enrique Rueda
documentó, en su obra
fundamental de 1982 The
Homosexual Network, Private
Lives & Public Policy (“La red
homosexual, vidas privadas y
política pública”), que los
homosexuales infiltraron con
éxito varias organizaciones
religiosas, especialmente la
Iglesia católica romana.
todas las llamadas denominaciones cristianas, y
también la Iglesia católica.)
Los principios de Johnson, explicó el Padre
Rueda, constituyen un programa modelar para la
conversión de una “Iglesia” en un agente del
movimiento homosexual. Los factores que Johnson
consideró importantes son:
 Disminuir la sensibilidad de la Iglesia en
relación a la ética sexual.
 Promover legislación pro-homosexual en las organizaciones religiosas.
 Organizar comisiones oficiales u organismos semejantes con el objetivo de
estudiar la cuestión de la homosexualidad.
2
http://www.fatima.org/span/crusader/cr71/cr71pg15.pdf
 Establecer organizaciones homosexuales dentro de las Iglesias. (Las llamadas
organizaciones homosexuales “católicas” New Ways Ministry y Dignity serán
discutidas más adelante.)
 Ordenar homosexuales para el sacerdocio, de preferencia homosexuales
“libertados” que se identifican con la ideología del movimiento. Como dijo
Johnson: “En el tiempo en que yo pensé en ser ordenado, todos me decían: ‘Ve
de mentirijillas y esconde el hecho que eres homosexual. Es lo que toda la gente
ha hecho’. Pero yo no podría hacer eso. No veía como podría ser una persona de
Dios sin ser honesto en relación a mí propio”.
 Persuadir los clérigos homosexuales a aceptar papeles duales, como jefes de sus
grupos religiosos y también del movimiento homosexual – efectivamente, como
agentes del movimiento dentro de sus Iglesias. Johnson explicó que su
notoriedad lo catapultó al liderazgo de la causa de los homosexuales. “Se hizo
claro”, dijo, “que las personas gays hoy ya no están dispuestas a ser arrumbadas
en un cuarto al fundo de la Iglesia, en una atmósfera de sigilo y de culpa”. 8
Las prioridades de Johnson, comentó el Padre
Rueda, no sólo indican la importancia de las
instituciones religiosas para la homosexualidad, como
también nos dan una lista para avaluar hasta que punto
cierta institución religiosa fue infiltrada por el
movimiento homosexual.9
La Jerarquía dejó que sucediese
El Cardenal McCarrick
intentando tranquilizar la Prensa
durante el encuentro de los
Cardenales americanos, realizado
en Roma en 23-24 de abril.
A continuación, el Padre Rueda documenta una
vasta red homosexual entre varias denominaciones,
incluyendo la Iglesia católica romana. Es significativo
notar que el aliento que el Vaticano II dio al “diálogo
interreligioso” fue lo que tornó posible la colaboración
pan-religiosa entre grupos homosexuales. 10 El gran
número de sacerdotes homosexuales de hoy es uno de
los primeros frutos del ecumenismo.11
El Padre Rueda presenta cinco medios
primarios por los cuales los homosexuales infiltraron
los seminarios, las cancelarias y las instituciones
católicas.
1. Normas de colaboración, citando muchos casos de colaboración entre
instituciones católicas y jefes del movimiento homosexual.
2. Infiltración intelectual: Es hecha por teólogos y “peritos” católicos que desafían
públicamente la condenación de la homosexualidad por parte de la Iglesia, sin
sufrir cualquier sanción eclesiástica por hacerlo. Se siguen algunos ejemplos:
3
http://www.fatima.org/span/crusader/cr71/cr71pg15.pdf
 Un editorial publicado en 1977 por la influyente revista jesuita America
presentó la siguiente afirmación falsa: “la aplicación de textos de las
Escrituras que condenan la homosexualidad es dudosa, en la mejor de
las hipótesis”.12
 El Sacerdote dominicano Donald Goergen escribió un libro prohomosexual llamado The Sexual Celibate, que fue ampliamente
distribuido. Goergen no sólo no fue sancionado por la Congregación del
Clero, del Vaticano, sino que se eligió Provincial de la Provincia
dominicana de Chicago, después que el libro había sido publicado.13
 El número de Febrero de 1981 de Notre Dame Magazine contenía un
artículo del Padre Robert Griffin que se refería a un joven homosexual
(cuyo nombre no era citado) confesando que había sido “infiel” a su
compañero homosexual. El Padre Griffin escribió que le absolvió del
“pecado de infidelidad”, y lo mandó volver a casa con su enamorado. 14
No hay noticia ninguna que el Padre Griffin hubiese sido disciplinado
por los Obispos o por el Vaticano.
3. Ligaciones entre redes: Se trata de grupos pro-homosexuales, como la Coalición
católica para los Derechos Civiles Gays (CCGCR), “Call to Action” y
numerosas otras organizaciones. Centenas de “sacerdotes y religiosos [católicos]
en situación regular” pertenecen a estos grupos abiertamente prohomosexuales.15
4. Clero homosexual: El Padre Rueda menciona varios eclesiásticos prohomosexuales, en especial el Hermano Cristiano Gabriel Moran. Cuando habló
en la Conferencia de los Hermanos Cristianos en 1977, el Hermano Moran dio a
entender que las comunidades religiosas eran el ambiente ideal para relaciones
homosexuales.16
He aquí la cita, tomada de Communications, un boletín para sacerdotes católicos
homosexuales: “Estoy acabando mis estudios teológicos en la Escuela Jesuita de
Teología en Chicago. Fui ordenado en junio pasado. Estoy trabajando a tiempo parcial
como pastor asistente de una parroquia ciudadana de comunidad negra. Soy gay. Me
revelé como tal a mis superiores cuando era novicio, y ellos, sabiendo que era gay, me
aprobaron para los primeros votos y después para la ordenación”. 17
El Padre Rueda explicó también la táctica del movimiento homosexual para
presentar la “homosexualidad y la heterosexualidad” como “dos variedades de la misma
cuestión”.
5. Ordenes homosexuales: Estas órdenes no se aprobaron formalmente por la
Iglesia sino son grupos que han organizado mientras el Obispo diocesano miraba
al otro lado. El Padre Rueda presenta un número de ellas, incluyendo la
Comunidad Agape, La Asociación de la Comunidad Cristiana, y los Agustinos
de la Caridad. Un grupo de “católicos gays” llamados Casa de Emmaús decía
que “trabajaba cerca de nuestras parroquias católicas”, visitando los enfermos,
los aislados y los necesitados. “Les llevamos el Santísimo Sacramento”, dijo la
organización, que tiene la sede en Brooklyn.18
4
http://www.fatima.org/span/crusader/cr71/cr71pg15.pdf
De entre estas “ordenes”, las de mayor éxito son: el influyente New Ways
Ministry 19 una organización, el Padre Rueda se queja, cuya existencia es “más que
pasivamente tolerada” por los Obispos de los Estados Unidos; la otra es Dignity
International, cuya finalidad es “unir todos los católicos gays, desenvolver el liderazgo,
y ser un instrumento a través del cual los católicos gays puedan ser oídos por la Iglesia y
por la sociedad”. Dignity no esconde que su objetivo es “promover la causa de la
Comunidad gay… Estamos a progresar en dirección a un tiempo en que un estilo de
vida católica gay será aceptado”. 20
El Padre Rueda lamentó que los Obispos de los Estados Unidos no hayan
tomado cualquier acción efectiva contra estas organizaciones. New Ways Ministry y
Dignity, escribe, son “más que pasivamente toleradas” por la jerarquía. Se quejó además
que, en el caso de estos grupos, la “falta de acción” por parte de la jerarquía de los
Estados Unidos “puede entenderse legítimamente cono siendo ‘aliento pasivo’”. 21
El aviso del Padre Doyle
Empeoró aún más la situación el testimonio menos que bienvenido del sacerdote
dominicano Thomas Doyle, abogado en Derecho Canónico, que había trabajado
anteriormente en la Embajada del Vaticano en Washington.
Doyle fue coautor de un reportaje enviado en 1985 a los Obispos de los Estados
Unidos y al Vaticano, que alertaba sobre la escala vasta de los escándalos del clero y
predijo un “gran lío”. El reportaje insistía en medidas más severas contra los sacerdotes
que abusasen de otras personas.
Este documento prueba que, ya en mediados de la década de 1980, la jerarquía
estaba consciente de estos escándalos continuos, pero no tomó medidas efectivas. 22 Un
gran ejemplo más de “graves negligencias pastorales de altos Jerarcas”.
En Fox News el 23 de abril, el Padre Doyle añadió que hasta el Papa Juan Pablo
II había sido informado de los escándalos “en 1984 y 1985. Yo sé de esto”. Cuando le
preguntaron cómo sabía, el Padre Doyle respondió: “Porque cuando estaba en la
Embajada, sabía que los reportajes fueron enviados al Vaticano, para informarlo [al
Papa] sobre lo que se estaba a pasar, debido a la publicidad que la comunicación social
estaba a dar a la situación en Luisiana, así como en otros casos que fueron apareciendo
durante el mismo período de tiempo”. 23
El Padre Doyle ahora aparece como testigo perito a favor de las víctimas de
abusos, y se queja de Obispos sin escrúpulos que parecen ser impenetrables a
acusaciones. “Estuve envuelto en todos los casos importantes”, dijo. “Vi los Obispos
perjurarse. Vi las pruebas, claras como agua. Pero ellos sobrevivieron. Es como una
jerarquía de Teflon [protegida por un escudo invisible]”. 24
Es un hecho que nadie alguna vez acusó el Padre Doyle de ser católico
tradicionalista. Sus simpatías están del lado de los progresistas. Su queja principal
parece ser, no de homosexuales en el clero, sino de “pedófilos” y de los encubrimientos
de los Obispos. 25
5
http://www.fatima.org/span/crusader/cr71/cr71pg15.pdf
Sea lo que sea, nadie del Vaticano ni de la Conferencia Episcopal de los Estados
Unidos (USCCB) dudó de la verdad de las afirmaciones del Padre Doyle. Hasta
Monseñor Francis Maniscalco, porta-voz de la dicha Conferencia Episcopal, admitió
conocer el reportaje pero negó que fuese ignorado. “Los Obispos aprendieron a través
de él y de otras fuentes”, y tomaron varias medidas, tanto en ese entonces como
después, afirmó. 26 Los escándalos que continúan aparecer por todo el país indican la
falta de eficacia de las “medidas” de los Obispos.
¿Seminario o Feminario?
En una reunión extraordinaria de los Cardenales, realizada en el Vaticano en 2324 de abril de 2002, que yo cubrí viajando a Roma, Chris Ferrara hizo una pregunta
importante a que se esquivaron. En la conferencia de prensa final, Ferrara preguntó: “En
la página 2 del Memorando, (el comunicado de los Cardenales emitido al fin de la
reunión) el artículo 3 reconoce una cosa que es importante y hace mucho debería haber
sido hecho. Casi todos los casos implicaron un adolescente y no constituyen casos
verdaderos de pedofilia. Estamos, por lo tanto, ante actos de hombres homosexuales que
no pudieron controlar su predilección. Para evitar lo que sería un aparecimiento
perpetuo de este tipo de escándalo, ¿la jerarquía de Norteamérica aplicará la instrucción
del Vaticano [de 1961], según la cual los hombres homosexuales simplemente no
deberían ser ordenados”? 27
La contestación del Cardenal Theodore McCarrick fue espantosa. Dijo que
“ningún Obispo que él conoce” y “ningún seminario que él conoce” aceptarían un
homosexual activo. 28
Esto es una tontería, como toda la gente sabe. Lo que me hace preguntar: ¿dónde
quiere llegar el Cardenal McCarrick? ¿Será incompetencia o complicidad? Yo conozco
personalmente dos jóvenes que dejaron un seminario importante del Costa Este porque,
según dijeron, “no era una seminario, era un feminario”.
La posición de fuerza de los homosexuales en los seminarios católicos ha sido
un escándalo constante hace décadas (especialmente a partir de la desestabilización de
la Iglesia desde el Vaticano II), y fue ahora documentado en un libro publicado hace
poco tiempo, Goodbye Good Men (“Adiós, hombres buenos”). El autor, Michael Rose,
enumera casos en que una subcultura homosexual de estudiantes y profesores en
numerosos seminarios impide un hombre heterosexual de continuar a estudiar para el
sacerdocio. “¿Cuántos seminaristas heterosexuales”, escribió Rose, “decidieron dejar el
seminario y abandonar sus vocaciones, a causa de la “subcultura gay” que tuvieron que
suportar, porque fueron blanco de propuestas, fueron incomodados o hasta abusados”?29
Según antiguos seminaristas y sacerdotes recientemente ordenados, “esta
‘subcultura gay’ es tan evidente en ciertos seminarios que esas instituciones recibieron
apodos, como Notre Flame (el seminario de Notre Dame en Nueva Orleans) y Armario
Teológico (el Colegio Teológico de la Universidad Católica en Washington, D.C.) [la
diócesis del Cardenal McCarrick]. El Seminario de Santo María en Baltimore [en la
diócesis del Cardenal Keeler] recibió el apodo de ‘Palacio Rosa’”.
Además de muchos ex-seminaristas, Rose entrevistó sacerdotes que
consiguieron sobrevivir el infierno vivo de los seminarios pro-homosexuales. El Padre
6
http://www.fatima.org/span/crusader/cr71/cr71pg15.pdf
André Walter, hablando del seminario en la diócesis de Patterson, New Jersey, dijo que
el problema era tan mal que “algunos de los estudiantes y profesores llegaron a vestirse
de cuero para ir al ‘bloco’, el equivalente en Baltimore de la calle 42 en Manhattan”.
Fueron relatados horrores del mismo género en la Arquidiócesis de Chicago
(Seminario del Mundelein) en que profesores del seminario “dicen a sus estudiantes que
son gay, y llevan algunos de ellos a bares gays, y los estudiantes gays duermen unos con
otros”. 30 Esto tendrá influencia más allá de Chicago. Más de la mitad de los
seminaristas de Mundelein vienen de otras diócesis.
El capítulo del libro de Rose intitulado “La subcultura gay” relata numerosos
casos de la agenda pro-homosexual de muchos seminarios, de la persecución y
hostigamiento de los seminaristas heterosexuales, llegando al punto de la expulsión de
algunos de ellos. Joseph Kellenyi, antiguo estudiante del Seminario de Mundelein, en
Chicago, explicó: “Nunca se ponía en duda mi adecuación para ser ordenado. Lo que
sucedió fue que el grupo gay tenía poderes de veto sobre quien sería ordenado”. 31
Aunque no estoy de acuerdo con las soluciones propuestas en el último capítulo
del libro de Sr. Rose (apoyar los Obispos de la Novus Ordo “conservadores”, tales como
el Obispo Bruskewitz, que tal vez el Sr. Rose no sepa que es pro-carismático), 32 este
libro tiene la gran utilidad de exponer los problemas que los seminaristas heterosexuales
enfrentan.
Rose explica: “Los seminaristas que aceptan las enseñanzas de la Iglesia sobre la
moral sexual no sólo fueron despedidos del seminario como ‘fomentadores de
disensiones’, sino fueron amenazados por colegas y profesores, especialmente en casas
religiosas; si no se sometiesen a la homosexualidad – a aceptar y defender los actos
homosexuales, si no a llegar a tomar parte en ellos – sus carreras sacerdotales estarían
en risco”. 33
Muchos buenos sacerdotes en la actualidad están sufriendo esta persecución.
Los Ángeles de San Sebastián
A la luz de la documentación del Sr. Rose, es seguro a afirmar que, en los
últimos treinta años, estos seminarios y sus Obispos han sido responsables por la
ordinación de homosexuales activos, que hoy llevan vidas duplas en incontables
parroquias.
Stephen Brady, fundador de los Roman Catholic Faithful (www.rcf.org), ha
luchado heroicamente para denunciar estos sacerdotes y Obispos homosexuales, y jugó
un papel importante en la demisión del Obispo Daniel Ryan de la diócesis de
Springfield, Illinois.
Uno de las denuncias más perturbadoras del Sr. Brady es un fórum de sacerdotes
homosexuales en el Internet, llamado “Los Ángeles de San Sebastián”, que incluye
fotografías pornográficas y lenguaje obsceno, además de conversaciones entre
sacerdotes católicos homosexuales.34
7
http://www.fatima.org/span/crusader/cr71/cr71pg15.pdf
Particularmente escandaloso es el Obispo Reginald Cawcutt, Obispo Auxiliar de
Cape Town, en África del Sur, que exprime en este fórum sus fantasías homosexuales
en un lenguaje puerco. Brady denunció este grupo hace más de dos años, pero Cawcutt
no sufrió cualesquier sanciones de parte del Vaticano por su participación en los
“Ángeles de San Sebastián”. Continuó a ser el representante de la Conferencia
Episcopal Católica Sur-Africana para la SIDA y Comunicaciones Sociales. El Obispo
Cawcutt sólo fue obligado a dimitirse después de The Washington Times había
publicado artículos denunciando su envolvimiento de los “Ángeles de San Sebastián”. 35
El Cardenal Castrillón Hoyos, Prefecto de la Sagrada Congregación para el
Clero, del Vaticano, tampoco tomó cualesquier medidas eficaces contra la multitud de
sacerdotes homosexuales en los Estados Unidos y en otros países. Al contrario, el
Cardenal Castrillón Hoyos desperdicia mucho tiempo atacando el Padre Nicholas
Gruner y su Apostolado de Fátima, y haciendo la vida imposible a los seminaristas
tridentinos.36
Vemos ahora los resultados: los Cardenales y los Obispos que permitieron que
los homosexuales adquiriesen un poder mortal sobre el clero del país, que ordenaron el
encubrimiento imperdonable de los sacerdotes abusadores, y que transfirieron estos
sacerdotes de parroquia a parroquia y de diócesis a diócesis, para que ellos pudiesen
estuprar un número cada vez mayor de jóvenes que de nada sospecharon. La
“desorientación diabólica” de la alta jerarquía nunca ha parecido ser tan diabólica.
La insensible reunión de Obispos en Dallas
Esta desorientación continúa a pesar de la reciente convergencia de Obispos en
Dallas. Los Obispos, como era de esperar, fueron a aquella reunión aparentemente
determinados a no prestar atención a los escándalos de “pedofilia” a la vasta subcultura
homosexual del clero, que se ha difundido tan ampliamente en la Iglesia durante su
período de cargo.
La palabra “homosexual” ni siquiera aparece en la versión final de la “Carta para
la Protección de los Niños” de los Obispos. Así, la red gay del clero y de los religiosos
puede tomar una respiración profunda de alivio. Una vez más, los Obispos les
levantaron sus escudos y los protegieron.
Pero si los Obispos se han mostrado hábiles en proteger la subcultura gay, por
otro lado se han mostrado ineficaces en proteger los niños de la perversión. Esto fue
demostrado sin ambigüedades por Randy Engel, que ha estudiado durante los últimos
13 años el problema de la homosexualidad en el sacerdocio, e hizo un comentario en la
conferencia de prensa del Vaticano en abril de 2002:
“Cuanto a la afirmación” dijo la Sra. Engel, “de que los Obispos americanos
nunca harían nada para perjudicar los niños, me viene a la memoria los millones de
niños católicos en los Estados Unidos que han sido sujetados a más de treinta años de
seducción sexual prematura y violación espiritual y mental en las escuelas católicas, a
través de la llamada ‘educación sexual’. Al considerar los niños como ‘seres sexuales’,
los Obispos prepararon la juventud católica para los ‘tutores sexuales’ de la NAMBLA.
No es coincidencia el hecho del aumento de los abusos sexuales en el clero tener su
8
http://www.fatima.org/span/crusader/cr71/cr71pg15.pdf
paralelo en la remoción de la catequesis doctrinal tradicional en las parroquias y
escuelas católicas, y su sustitución por una ‘catequesis sexual’ demoníaca”. 37
En resumo, el problema de la homosexualidad en el clero continúa sin
impedimento. Los propios Obispos aún apoyan la educación sexual pro-homosexual en
las escuelas parroquiales. 38 La nueva “Carta para la protección de los niños” no es más
de que un “acuerdo de caballeros” insípido, sin una autoridad superior que
responsabilize a los Obispos.
Y cuanto al Vaticano, pretende que el problema no existe. Deal Hudson, editor
de la revista Crisis, fue a Roma en los principios de junio para hablar con funcionarios
de la Curia sobre los escándalos en el clero de los Estados Unidos, y regresó
completamente chocado. Escribió el 4 de junio: “La mayor parte de los funcionarios
superiores de la Curia están convencidos de que, en la realidad, NO HAY un escándalo.
Me dijeron que es un caso más de publicidad de la comunicación social contra la
Iglesia… que los periodistas seculares están apenas aumentando las cosas fuera de la
debida proporción”. Cuanto al Vaticano tomar medidas eficaces contra la crisis actual,
Hudson se lamentó: “Después de mi encuentro con la Curia, bien puedo esperar
sentado”. 39
“Sólo Yo os puedo ayudar”
En términos humanos, la situación parece ser desesperada. Pero Nuestra Madre
Santísima nos dio la llave de la razón para nuestros males corrientes. Los escándalos
que ahora enfrentamos se deben al hecho de que los legos católicos y la jerarquía
católica no han satisfecho los pedidos de Nuestra Señora de Fátima. Hemos ignorado
Nuestra Señora, y el resultado fue que hemos estado sin la protección que Ella estaba
dispuesta a concedernos.
La “desorientación diabólica de altos Jerarcas”, que actualmente nos aflige, no
puede coexistir con el Triunfo del Inmaculado Corazón. Este triunfo sólo se realizará
cuando el Papa consagre finalmente Rusia, en unión con los Obispos del mundo, al
Inmaculado Corazón de Nuestra Señora.
Supliquemos al Cielo para que el Papa y la alta jerarquía se orienten finalmente
para Nuestra Señora de Fátima y hagan lo que Ella pidió. Recemos para que ellos oigan
finalmente las palabras de la Madre de Dios, Quien nos aconsejó al decirnos: “Sólo Yo
os puedo ayudar”.
NOTAS:
1. Cf. The Whole Truth About Fatima, Vol. III, Frère Michel, (Immaculate Heart Publications,
Buffalo, NY, 1990) págs. 704-706.
2. Ibid, págs. 754-758
3. El Padre Charles Fiore, perito en este asunto y respectado internacionalmente, explicó: “El
problema no es la pedofilia en el clero, sino la homosexualidad… Más de 90 por cien de los
casos envuelven el abuso de jóvenes adolescentes por miembros del clero”. I.J. Toby
Westerman “Suffer the Children”, Catholic Family News, junio de 2002, pág. 11. Stephen
Brady, fundador de los Roman Catholic Faithful, coloca también el porcentaje de estos
9
http://www.fatima.org/span/crusader/cr71/cr71pg15.pdf
casos en 90%. Cf. CNN: “Catholic Church Faces Subject of Gay Priests”, transcripción
Nº061301CN. V14, 13 de junio de 2002.
4. David Thorstad, “Pederasty and Homosexuality”, discurso a una audiencia de más de 600
personas durante la Semana Cultural Lésbica-Gay en la Ciudad de México el 26 de junio de
1998, publicado en la página de Internet de la NAMBLA. Citado de “Saint Peter Damian’s
Book of Gomorrah, A Moral Blueprint for Our Times, Part II”, Randy Engel, Catholic
Family News, julio de 2002.
5. Algunos de los artículos que registran la participación bienvenida de la NAMBLA en
desfiles del “Orgullo Gay” son: “Cultural Conditioning Produces the Media’s AntiCatholicism”, Jack Kenny, The Union Leader (Manchester, NH), 20 de marzo de 2002;
“Q:Would Vermont’s Civil Union Law Be Good for Other States?. No: Same-sex Civil
Unions Amount to One More Step in the Unmaking of Civilization”, Don Feder, Insight on
the News, 19 de junio de 2000; “‘Til Laws Do Us Part’: Anything Other than One Man
Marrying One Woman is Wrong”, Rep. March Paschall, Denver Post, 9 de abril de 2000;
“The Post Soft-pedals Perversion”, Reed Irvine, Chattanooga Times, 28 de noviembre de
1999; “We Are Now on the Cusp of Re-paganizing Our Culture”, Richard Lessner, Union
Leader, 26 de marzo de 1999; “The Art of Good Hate Crimes”, Patrick J. Buchanan, The
New York Post, 8 de agosto de 1998.
6.
The Homosexual Network, Private Lives & Public Policy, Padre Enrique Rueda (Devin
Adair, Old Greenwich, CT, 1982), pág. 243. El libro del Padre Rueda está agotado y es
difícil de encontrarse.
7. Ibid, pág. 244. Por ejemplo, en la misma página, el Padre Rueda escribe: “En un encuentro
de los Amigos para las Cuestiones Lésbicas y Gays (FLGC, Friends for Lesbian and Gay
Concerns), una organización de los Quakers, realizado en Washington, se exprimió la
preocupación causada por la aparente falta de apoyo a la homosexualidad por parte de la
Comisión de los Amigos sobre la Legislación Nacional (FCNL, Friends Committee on
National Legislation), una entidad importante de esta denominación. (1) Estuvo presente en
el encuentro Steven Endean, director del Lobby Nacional de Derechos Gays, que, al que
parece, incitó los presentes a incluir la colaboración de su Iglesia en la causa de de los
homosexuales. Endean, según el boletín oficial de los FLGC, ‘nos expone el significado que
esa posición de apoyo de la FCNL tendría sobre nuestros legisladores nacionales y en otros
grupos de presión de las Iglesias – algunos de los cuales serían menos tímidos cuando la
apoyaren los derechos gays si los Amigos (FCNL) lo hicieran. El apoyo de estos grupos de
presión de las Iglesias es dirigido por la Christian Voice (Voz Cristiana), el nuevo grupo de
presión organizado para combatir contra nosotros’. La implicación clara es que los Quakers
homosexuales deberían usar sus recursos para oponer su organización religiosa contra otros
grupos cristianos – más tradicionales – y apoyar el movimiento homosexual”. El Padre
Rueda cita como su fuente Friends for Lesbian and Gay Concerns Newsletter, 3
(Sumneytown, PA: Friends for Lesbian and Gay Concerns, otoño de 1979):2.
8. Citado de “From a Quiet Seminarian to Homosexual Spokesman”, Lacy Fosburgh, New
York Times, 25 de enero de 1977. Citado de The Homosexual Network, págs.. 249-250.
9. The Homosexual Network, pág. 251.
10. Ibid., Capítulo VII, “Relations Between Religious Organizations and the Homosexual
Movement”.
11. El original inglés tiene aquí un juego de palabras: la palabra fruit no sólo significa fruto
como es también un término de argot para un homosexual.
10
http://www.fatima.org/span/crusader/cr71/cr71pg15.pdf
12. America, 25 de junio de 1977, pág. 1558. Citado en The Homosexual Network, págs.332333. En contraste, para un compendio magnífico de las condenaciones bíblicas claras e
irrefutables de la homosexualidad, cf. Átila Sinke Guimarães, “The Catholic Church and
Homosexuality” en In the Murky Waters of Vatican II, (MAETA, 1997) Apéndice, págs.
353-415
13. Como Provincial, el Padre Goergen se opuso a los Padres John O’Conner y Charles Fiore,
con el resultado de que estos dos buenos sacerdotes fueron perseguidos y dejaron la Orden
Dominicana.
14. The Homosexual Network, págs.. 335-336.
15. Ibid, págs.. 337-340
16. Ibid, pág. 343
17. Ibid, pág. 345
18. Ibid, pág. 351
19. Fundado por el Padre Robert Nugent y por Sor Jeanne Grammick
20. The Homosexual Network, págs.. 362-363.
21. Cf. The Homosexual Network, págs.. 362 y 370. Una nota interesante: el Cardenal
Bernardin, de Chicago, hizo lo que Roma pidió y no dio el reconocimiento de la Iglesia a
Dignity. En vez de eso, formó un grupo llamado AGLO (Archdiocesan Gay and Lesbian
Organization, “Organización Gay y Lésbica de la Arquidiócesis”), prácticamente idéntico a
Dignity. Además, varios dirigentes de la Dignity acabaron por ser miembros de la AGLO.
Efectivamente el Cardenal Bernardin acabó por proteger Dignity, dándole una identidad
nueva y aparentemente “respetable”.
22. “Hundreds Sue Vatican Over Child Sex Abuse”, Caroline Overington, Sydney Morning
Herald, 6 de abril de 2002.
23. “Fox: On the Record with Greta Van Susteren”, 23 de abril de 2002, Fox News Network,
Transcripción Nº 042303 cb.260.
24. “Former Church insider helps victims of clerical sexual abuse”, Colleen Barry, Associated
Press, 19 de abril de 2002.
25. Debe tenerse en cuenta que el reportaje escrito por el fallecido Padre Michael Peterson tiene
una perspectiva sobre la homosexualidad y la pedofilia que no está de acuerdo con la
Teología moral católica, sino que está más en línea con una seudo-ciencia atea y naturalista.
26. “Former Church insider helps victims of clerical sexual abuse”, AP, 19 de abril de 2002.
27. El documento de 1961, “Selección cuidadosa y entrenamiento de candidatos para los
estados de perfección y Ordenes Sacras” fue promulgado por la Sagrada Congregación del
Clero del Vaticano el 2 de febrero de 1961. El párrafo llave dice: “La progresión a los votos
religiosos y a la ordenación debe ser cerrada a los que son afligidos por tendencias malignas
de homosexualidad o pederastia, porque para ellos la vida común y el ministerio sacerdotal
constituyen graves peligros”. Este documento es la ley de la Iglesia todavía. El documento
fue publicado integralmente en Canon Law Digest, Volumen V (Bruce Publishing Co,
1963). Las citas son tomadas de la página 471.
11
http://www.fatima.org/span/crusader/cr71/cr71pg15.pdf
28. Para un reportaje más completo del encuentro en Roma, cf. “Teflon Cardinals Visit
Vatican”, J. Vennari, Catholic Family News, junio de 2002.
29. Goodbye Good Men, Michael S. Rose, (ejemplar inicial de revisión crítica, Aquinas
Publications, Cincinnati, 2002) pág. 93.
30. Ibid., pág. 91.
31. Ibid.
32. Aunque he criticado las políticas conciliares del Obispo Bruskewitz (Cf. “Bishop
Bruskewitz Diocese Oozing with Pentecostalism, Ecumenism and Polka Masses”, J.
Vennari, Catholic Family News, enero de 1999) es necesario señalar que el Obispo
Bruskewitz es el único Obispo de los Estados Unidos que considera abiertamente el llamado
escándalo de la “pedofilia” como un problema esencialmente homosexual. Por esta razón
merece que le demos crédito.
33. Goodbye Good Men pág. 111.
34. Cuando estaba haciendo investigación para este articulo, vi el site del Internet de los
Ángeles de San Sebastián. Era increíblemente horrible y obsceno.
35. Cf. “Bishop Spokesman Shielded Gay Priests”, The Washington Times, 13 de junio de
2002; “One Priest Defends, Another Apologizes for Chat Room”, The Washington Times,
25 de junio de 2002; “Bishop Resigns Under Pressure”, The Washington Times, 19 de julio
de 2002.
36. La cuestión es que el Cardenal Castrillón Hoyos gasta una cuantidad tremenda de tiempo y
energía lanzando piedras a los buenos sacerdotes tradicionales, que no hacen nada de malo.
Cf. www.fatima.org para detalles. Procure bajo el título “The Truth About Father Gruner”.
37. Cf. “Saint Peter Damian’s Book of Gomorrah, A Moral Blueprint for Our Times”, II Parte,
Randy Engel, Catholic Family News, julio de 2002.
38. Cf. “The Sodomization of Innocence: Homo-Church Invades Catholic Kindergarten” por
Randy Engel, Catholic Family News, abril de 2001. Es una denuncia documentada de un
curso de educación sexual pro-homosexual (que comienza en el nivel de jardín de la
infancia) llamado Growing in Love, un curso perverso que goza del Imprimatur del
Arzobispo Jerome Hanus de Dubuque, Iowa.
39. “Rome Says There is no Crisis in America”, Deal Hudson, Crisis Magazine e-letter, 4 de
junio de 2002.
12
http://www.fatima.org/span/crusader/cr71/cr71pg15.pdf