Download INTRODUCCIÓN El 3 de noviembre de 1519, Hernán Cortés se

Survey
yes no Was this document useful for you?
   Thank you for your participation!

* Your assessment is very important for improving the work of artificial intelligence, which forms the content of this project

Transcript
INTRODUCCIÓN
El 3 de noviembre de 1519, Hernán Cortés se detuvo con
su ejército - si 400 soldados con una docena de
hombres a caballo, una pequeña tropa armada con
ballestas y arcabuces y seis o siete cañones pueden
merecer cual nombre- en el paso entre las dos cumbres
cubiertas de nieve a la entrada del valle de México:
El Popocatépetl a la izquierda, y a la derecha de
Iztaccíhuatl ligeramente más bajo que aquel. En esa
fecha un alto representante del monarca Moctezuma, el
príncipe Tzihuacpopaca se entrevistó, en esta última
etapa antes del descenso del valle de México, con el
capitán español para hacer una última tentativa
después de los fracasos de otros embajadores de
Moctezuma, de impedir que los invasores entraran en la
capital del imperio. Poco después del desembarque de
los españoles (Sábado de Gloria de 1519), Moctezuma
les había enviados ricos regalos a la playa
Veracruzana, por que imperaba aún el temor religioso
hacía los extranjeros, considerados, según una vieja
profecía, como Ce-ácatl Quetzalcoatl, el rey sacerdote
tolteca, y su séquito que volvían al cabo de 500 años.
El extraño regalo que Tzihuacpopoca ofreció a Cortés
en nombre de su rey - dos banderas, una de lámina de
oro y la otra, de plumas preciosas - significaba una
obscura amenaza contra los españoles. Entre los
Aztecas los prisioneros de guerra destinados al
sacrificio solían emprender su última marcha con
banderas blancas en la mano. Las banderas eran por
consiguiente símbolo de sacrificio humano.
En le aire puro traslúcido y claro de la estación
seca, que dura en la altiplanicie Mexicana desde
principios de Octubre hasta mediados de Mayo, la
mirada abarca desde el mencionado paso que 3000 metros
de altura una amplia vista del valle de México,
cubierto en su mayor parte aún en el siglo XVI por
grandes lagos, mientras que densos bosques de pinos se
adentraban en dicho valle. La imagen vista por los
españoles cuando bajaron a la cuenca, después de la
despedida de Tzuhucpopoca, se refleja en un viejo mapa
de la biblioteca de la Universidad de Uppsala.
Como La vida colonial, que lentamente empezaba a
desenvolverse a penas si despertaba el interés de los
dibujantes, a diferencia de las actividades de sus
paisanos, la ciudad española de México con sus casas e
iglesias está indicada en el centro del mapa a manera
puramente esquemática, mientras que la vida indígena
alrededor de la ciudad se ve representada con gran
vivacidad. Aunque Los lagos se hayan reducido a
pequeñas y aisladas superficies de agua el pescador
indígena que vive en sus riberas aún usan el buitrón,
las fisga y las trampas de aves para coger su modesta
presa. La conóa hecha con un solo tronco y con el
fondo plano y el lanza dardos, una de las armas más
antiguas de la humanidad se han conservado en le valle
de México hasta hace muy poco tiempo y a solo unos
cuantos kilómetros de la moderna e iluminada metrópoli
transitada por sus millones de habitantes la pesca y
la caza de aves la custres seguía siendo, sin embargo,
rama de la producción alimenticia en aquel pueblo
campesino al que los lagos del altiplano dejaban
demasiados poco suelo para una agricultura
intensificada.
El único utensilio usado por el indígena en la labor
de horticultura era igual al que usaba el agricultor
de tipo firme, "la coa", una pala en forma de azada
ensanchado con el que se cavaba y se removía la
tierra. La tierra era amontonada alrededor de las
jóvenes plantas del maíz, luego se quita la flor
masculina de los elotes maduros, cuya envoltura de
hojas rasgaba con un cuchillo de hueso. Además del
maíz se cultivaba frijoles, calabazas, y tomates.
La indispensable sal se encontraba, en cambio al
alcance de la mano por que el lago de Texcoco deposita
en tiempos de sequía una gruesa capa de sal en sus
riveras, que se recoge hoy al igual que antaño se
purifica y se evapora en hoyas para eliminar las sales
amargas. El pulque bebida embriagante de los Aztecas,
y de los demás pueblos del valles de México tampoco
necesitaba importarse, porque enormes regiones del
centro de México están cubiertas de una especie de
gran maguey. L a obtención del jugo de maguey era un
resto de una primitiva economía de recolección
practicada seguramente durante largo tiempo por los
ancestros de los pueblos mexicanos antes de que los
hicieran los agricultores ; los Aztecas aún tenían
conciencia de este hecho. Hoy en día se cultiva el
maguey del pulque en la altiplanicie mexicana.
Los aztecas o mexicas fueron un pueblo que dominó el
centro y sur del actual México, en Mesoamérica, desde
el siglo XIV hasta el siglo XVI y que es famoso por
haber establecido un vasto imperio altamente
organizado, destruido por los conquistadores españoles
y sus aliados tlaxcaltecas. Algunas versiones señalan
que el nombre de 'azteca' proviene de un lugar mítico,
situado posiblemente al norte de lo que hoy en día es
México, llamado Aztlán; más tarde se autodenominaron
mexicas.
Orígenes
Tras la caída de la civilización tolteca que había
florecido principalmente en Tula entre los siglos X y
XI, oleadas de inmigraciones inundaron la meseta
central de México, alrededor del lago de Texcoco.
Debido a su tardía aparición en el lugar, los
aztecas-mexicas se vieron obligados a ocupar la zona
pantanosa situada al oeste del lago. Estaban rodeados
por enemigos poderosos que les exigían tributos, y la
única tierra seca que ocupaban eran los islotes del
lago de Texcoco, rodeados de ciénagas.
El hecho de que, desde una base tan poco
esperanzadora, los aztecas fueran capaces de
consolidar un imperio poderoso en sólo dos siglos, se
debió en parte a su creencia en una leyenda, según la
cual fundarían una gran civilización en una zona
pantanosa en la que vieran un nopal (cactus) sobre una
roca y sobre él un águila devorando una serpiente. Los
sacerdotes afirmaron haber visto todo eso al llegar a
esta zona; como reflejo de la continuidad de esa
tradición, hoy en día esa imagen representa el símbolo
oficial de México que aparece, entre otros, en los
billetes y monedas.
Al aumentar en número, los aztecas establecieron
organizaciones civiles y militares superiores. En 1325
fundaron la ciudad de Tenochtitlán (ubicada donde se
encuentra la actual ciudad de México, capital del
país).
DISEÑO DE CASA HABITACIÓN
El diseño de las casas era casi siempre rectangular y
contrastaba con las viviendas de las llanuras
orientales y sureñas que tenían a menudo forma redonda
u ovalada, desconocida por los Aztecas introducida
solo como consecuencia del culto a dioses extraños y
bajo la forma de templos de piedra. En las casas de la
ciudad el agua de las lluvias escurría desde el techo
levemente inclinado hacía un gran recipiente puesto en
el patio interior abierto, alrededor del cual se
construía la casa que carecía de chimeneas y de
ventanas. Los Aztecas ya hallaron esta habitación
"tipo atrio" al llegar al valle de México, los
caseríos aldeanos se componían, además de la casahabitación de un gran silo para el maíz (cuezcómatl),
que todavía hoy aparece con las dos formas que
conocemos por códices Aztecas: como gigantesca urna de
barro erigida encima de una base de piedra y provista
de un techo de paja, y como una especie de alto cajón
de palos entre cruzados o de tablas. Al lado de estos
graneros se encuentra a menudo un baño de vapor
(temazcalli), en forma de cúpula, hecho de piedra y
argamasa calentado por fuera y cuyo estrecho pasillo
de entrada se ve adornado hoy por una imagen de la
virgen en lugar de la cabeza de la gran diosa de la
tierra y del parto.
PUEBLOS Y LENGUAS AZTECAS
El hecho de que la economía y la vida doméstica de los
Aztecas y demás pueblos indígenas del pueblo
contemporáneo hayan cambiado relativamente poco desde
la conquista se confirma también por la observación
que cualquiera que visite México puede hacer en otros
terrenos: la conservación rígida de las tradiciones de
un rasgo típico de los indígenas del país incluso
cuando viven en colonias de tipo urbano y aunque se
hayan hispanizado exteriormente, la distribución de
los pueblos y lenguas corresponde hasta cierto punto a
la de razas. Sí bien el estudio de las lenguas
indígenas ha adelantado mucho mas en México que el de
las formas raciales, hay que conformarse por ahora
todavía con meras suposiciones si se quiere determinar
el parentesco liguístico, entre los distintos pueblos,
las clasificación mas moderna (1940), hecha por J.
Alden Mason, distingue 82 lenguas en México, donde ya
casi no existe ya la primitiva población indígena, en
contraste con la parte montañosa occidental, con su
franja de costa, esto se debió no solo a la invasión
europea, si no también a los atracos cometidos por os
apaches que penetraban robando y matando en México,
desde sus dominios tribales de Arizona y Nuevo México,
hasta bien entrado el siglo XIX. Los Aztecas durante
cuyo florecimiento los apaches se habían establecido
en numero reducido en el suroeste de los Estados
Unidos, llamaban Chichimecas a todos los pueblos de
las llanuras norteñas; este nombre designa en realidad
sólo una cultura común a la cual pertenecían
probablemente tribus que hablaban lenguas totalmente
distintas (en su mayoría nahuas), A pesar de la gran
disminución de las tribus desde la Conquista hay aún
en el México de hoy una gran división de lenguas.
La lengua Azteca es hermosa, melodiosa y rica en
formas; carece de los sonido guturales del maya y hace
poco uso de los sonidos explosivos, tan frecuentes en
ésta última lengua, producidos por cerrar los
intersticios entre las cuerdas vocales al hablar. Su
gramática se caracteriza por una gran riqueza de
formas verbales y por la capacidad de crear conceptos
abstractos. Entre los muchos y valiosos monumentos
literarios Aztecas se encuentran algunos himnos a los
Dioses poemas épicos, obras históricas, proverbios y
ejemplos de una retórica floreciente, pero
desgraciadamente no se han conservado dramas que deben
de haber existido antaño al igual que entre los otros
dos pueblos de alta cultura. En segundo lugar, los
Aztecas descubrieron, según cuenta la leyenda de la
fundación, un abundante manantial de cristalinas aguas
la isla que se transformó después en el centro de su
gran ciudad; este manantial en medio de un gran lago
salado tenía, naturalmente una intensa importancia y
hubiera bastado por si solo para animar a los Aztecas
para establecerse ahí. Cuando los españoles penetraron
a la ciudad el 8 de Noviembre de 1519, tuvieron que
pasar en efecto por un anillo exterior de chinampas
con simples Chozas de madera y carrizos. Las
construcción de casas de piedra en el centro de la
ciudad se inicio apenas por 1400 durante el reinado
del segundo monarca Azteca.
IMPERIO AZTECA
La derrota Azteca tenia que ocurrir necesariamente,
sino por otro motivo, al menos por la desigualdad de
armas. A pesar de su reducido numero, los españoles
superaban sus bien entrenados y valientes guerreros
Aztecas de manera parecida como una nación moderna
provista de armas atómicas es superada cualquiera otra
que carezca de ellas.
Cuando los españoles asaltaron la ciudad de Tlaxcala
desde el norte, se vieron frente a un muro de esta de,
una altura de 3 metros y de espesor de 6 y medio
metros, en el había solo un estrecho paso entre dos
muros semicirculares, dominado totalmente por el
enemigo.
La derrota Azteca tenia que ocurrir necesariamente,
si no por otro motivo, al menos por la mera
desigualdad de las armas. A pesar de su reducida
número, los españoles superaban más bien entrenados y
excelentes guerreros Aztecas de manera parecida como
una nación moderna provista de armas atómicas es
superada cualquiera otra que carezca de ella. "armas
atómicas" de entonces se llamaban mosquetes y
culebrinas, contra las que los Aztecas combatían
todavía con armas paleolíticas: mazos hechos de madera
en cuyas estrechas ranuras metían filosas hojas de
obcdiana piedra volcánica parecida al vidrio, dardos o
flechas provistos de plantas de pedernal, arrojados
con los mencionados lanza dardos o con arcos. Los
mazos o mejor dicho, macanas llamados macuáhuitl
("masa de mano") por los Aztecas, imponían respeto a
los mismos espacios; por eso adoptaron el uso de sacos
forrados de algodón de adversarios Aztecas, al darse
cuenta de que brindaban mejor proporción contra las
macanas que sus propias corazas de hierro, y que
asistían incluso a sus propias espadas.
Los españoles, después de haber sido deslumbrados por
la magnífica presencia del embajador Moctezuma y por
los principescos regalos que le entregó a Cortés
cuando desembarcó en Veracruz, no tardaron en darse
cuenta de las inestables condiciones políticas del
imperio Azteca. Ya en los totonacas cuyos pueblos de
Cempuala y de Quiahuiztlán se encontraban a solo 35
kilómetros del sitio de su desembarco pudieron
observar la manera brutal como eran recogidos los
tributos por parte de los oficiales Aztecas, soberbios
y arrogantes; a la vez que el temor paralizador de los
indígenas frente a sus opresores, quienes no solo les
exigían altísimos tributos, si no la entrega de
adolescentes para sacrificarlos a sus Dioses, y
doncellas para concubinas d elos nobles Aztecas. Pero
fue en Tlaxcala, enemiga hereditaria de los Aztecas
situada en la sierra nevada, donde se enterraron mejor
de la floja organización del imperio Azteca, así; de
que sus conquistas no tenían más de 100 años;
igualmente conocieron ahí el profundo odio que le
tenían todos los pueblos sometidos. Ixtlilxóchitl, el
pretendiente al trono de Texcoco, que se había
refugiado en Meztitlán, no tardó en unirse a los
españoles, cuando estos llegaron al valle de México,
Chalco les ofreció su ayuda, pues sus habitantes no
habían podido olvidar la pérdida de su independencia
política, y fue tarea fácil para los oficiales
españoles juntar una tropa auxiliar entre los
belicosos chinantecas constantemente amenazados por la
guarnición Azteca de Tuxtepec.
Por otra parte, los españoles, se dieron también
cuenta, al penetrar en el interior del país, de que el
estado Azteca mantenía un ejército poderoso y bien
armado y de que había dado los primeros pasos en el
imperio hacía un régimen más centralizado. Esto se
reflejaba sobre todo en las comunicaciones, que
funcionaban con rapidez, y eficiencia, a pesar de no
existir una red de caminos sistemáticamente planeada,
ni animales de carga, como en el imperio Inca de
manera de que los bultos eran llevados por columnas de
cargadores a través de altos pasos de montaña,
sofocantes selvas tropicales y puentes colgantes que
cruzan grandes torrentes; la carga era amarrada a unos
armazones en forma de escalera que se usan aún hoy día
entre los indígenas de la meseta central para llevar
sus mercancías amontonadas como torres, a los mercados
semanales. Existían ya al lado de los puentes de
cuerda, puentes de madera o de piedra y había buenos
caminos, de cuya construcción, sin embargo solo
conocemos detalles de la región Maya.
ESTRUCTURA SOCIAL Y LA FAMILIA
El orden social de los Aztecas era mucho mas
evolucionado que la constitución tribal de los
primitivos pueblo americanos; los aztecas estaban
divididos a sus años de migración en 7 o 10 clanes tal
vez de naturaleza hereditaria, dirigidos por sus
propios caudillos, por encima de los cuadros se
encontraba solo los cuatro llamados "mayordomos (es
decir, sacerdotes) de Huitzilopochtli" como único
órgano superior a todos. Pero ya a principios de su
vida sedentaria, poco tiempo antes de su primer
asentamiento en Chapultepec la tribu fue dirigida por
un solo hombre, el sacerdote Ténoch mientras que un
nombrado guerrero, Huitzilíhuitl, el primero a este
nombre que fue muerto después de los Colhuas, los
acaudillaban a las guerras.
Si bien el clan Azteca de los tiempos de migración
fue una organización autónoma desde le punto de vista
económica, político y militar, no sucedió, lo propio a
lo que se refiere a los calpullis de la época
monárquica. Todos lo miembros del calpulli estaban
obligados a cultivar esta tierra comunal. No hay que
olvidar que el terreno de los Aztecas se reducía a un
principio a algunas pequeñas Islas y Chinampas de
escasa extensión de manera que no hubiera sido posible
llevar acabo una política agraria generosa.
EDIFICIOS Y ESTATUAS
Tenochtítlan
Un pueblo como el de los Aztecas, que vivía, aún de
los siglos X, XI Y si podemos dar crédito a algunas
condiciones, hasta en el XII como "Chichimecas"cazadores nómadas - en las estepas del norte de
México, no podía poseer al entrar en los países cultos
de la meseta central, una arquitectura ni una
escultura de piedra, si no que se las apropio de los
primitivos habitantes, a quienes se adaptaron también
en este respecto como en todos los demás, con
asombrosa rapidez. Sabemos por las crónicas que los
Aztecas empezaron a erigir templos de piedra para sus
dioses en el primer tercio del siglo XV, y la
investigación arqueológica nos demuestra que al final
de este siglo habían alcanzado ya a sus predecesores o
maestros en Teotihuacan, Tula, Cholúla y otras
ciudades de la meseta central pero solo podemos
sospechar hasta que grado lo hicieron, ya que se
conservaron ejemplos de arquitectura Azteca en
comparación con los numerosos templos y palacios
Mayas, que aun llenan de asombro al viajero cuando
atraviesa las llanuras y selvas de Guatemala el oeste
de Chiapas, Yucatán y la República de Honduras.
La arquitectura profana de los Aztecas es la que menos
se conservó aunque el furor destructor de los
conquistadores se dirigió sobre todo contra los
templos, pues la lucha contra el paganismo era contra
éstos cruzados del siglo XVI no solo un pretesto, si
no una misión muy seria.
Si tratamos de darnos una idea de los palacios de los
grandes-las casas de la gente humilde apenas si eran
arquitectura- tenemos que apoyarnos casi
exclusivamente en los antiguos dibujos y relatos. De
informes menos exagerados se desprende los palacios
eran unidades mas o menos regulares de varios
edificios que rodeaban un patio interior, con muros de
piedra volcánica (tezontle) y techos planos de fuertes
vigas en tal arquitectura solo podían existir grandes
habitaciones si se usaban hileras de columnas para
sostenerlas. Los edificios eran bajos casi siempre en
un solo piso, y nunca tenían más de dos. A los grupos
de casa pertenecen unas piezas secundarias
probablemente despensas y uno o dos vestíbulos sin
habitaciones detrás. Vaillant los llama alcobas y cree
que sirvieron de espacios de recepción.
Por encima de los techos bajos y planos de las
antiguas ciudades mexicanas se utilizaban mucho
templos piramidales, llamados "torres", a los informes
españoles debido a su altura y empinamiento; en la
ciudad no tenía nada en común con las torres, como
tampoco con pirámides típicas si pensamos como tales
en las egipcias. La costumbre de construir los templos
sobre bases escalonadas se remonta a un antiguo culto
de la altura. En tiempos mas antiguos debe haberse
erigido dos lugares de culto en elevaciones naturales
del terreno (montes y cerros) y todavía Aztecas
ofrecían sacrificios a los Dioses de la lluvia en las
cimas montañosas. Esta costumbre resultó finalmente en
la construcción de todos los templos sobre redondos
montes artificiales hechos de tierra amontonada y
recubiertos con una tosca capa de piedras o de
argamasa para protegerlos de la intemperie. Más tarde
las pirámides fueron construidas en forma cuadrada,
escalonadas y truncadas, consistían en un núcleo de
tierra y de piedras, una capa exterior de piedras
cuidadosamente elegidas y adheridas con argamasa, todo
ello recubierto con un estuco resistente. Estos que se
encuentran desde el estado de Zacatecas hasta la
República de Nicaragua en el Sur, a través de toda la
antigua Mesoamerica se designan comúnmente con la
palabra Azteca Teocalli.
El adorno principal de los sagrarios era el friso del
cielo estrellado que ocupaba un espacio rectangular
ahondado en la pared del que se había conservado hasta
tiempos de Dupaix.
Formaban el friso varias hileras de piedra empotrados
hasta su base semiesférica pintados de blanco y con
ojos dibujados. En el templo mayor de Tenochtitlán
solo al sagrario la parte sur, consagrado al Dios
solar Huitzilopochtli, llevaba friso, mientras que el
de la parte norte dedicado a los Dioses de la Tlaloc,
austentaba un friso de campos verticales, pintados
alternamente de azul y de blanco, que simbolizaban las
lluvias provenientes de los cuatro puntos cardinales.
Todos estos elementos decorativos son pues del
supuesto de que los templos piramidales de los Aztecas
correspondían a las moradas celestes de los Dioses.
La inferior de la balaustrada estaba en la pirámide
principal en unas cabezas de serpientes llamadas
magníficamente esculpidas; tanto a esto como los
portadores de banderas provienen de la arquitectura
Maya. La extensión del recinto puede darse con
bastante exactitud por medio de un mapa moderno de la
ciudad, pues las actas del cabildo repartió después de
la conquista de Tenochtitlán de lugares de ruinas
donde edificarían los oficiales de Cortés, contienen
muchos indicios útiles. El recinto del templo estaba
rodeado de un muro con tres portales que abrían hacía
los diques y formaban un rectángulo más o menos 400 x
300 m. Con su eje orientado de este a oeste. La
disposición de las edificaciones directamente
relacionadas con la pirámide principal corresponden
exactamente, en el mapa de Sahgún a la de los
edificios Toltecas alrededor de sus templos, según
puede verse comparando este mapa con las
construcciones que están frente a la pirámide mayor de
Chichen Itzá. Así puede afirmarse que delante d ela
pirámide principal se hallaban en el orden siguiente
1. una plataforma cuadrada de mampostería con el gran
recipiente de piedra que debía recoger la sangre de
las víctimas.
2. una plataforma rectangular con la empalizada de
calaveras .
3. el campo de juego de pelota de los Dioses.
Entre los templos que existen aún desde tiempos
Aztecas en la meseta central, el de Tenayuca, excavado
por arqueólogos mexicanos en 1925 tras grandes
esfuerzos durante 3 años, y situado en la que fue
rivera norte del lago de Texcoco nos brindó la primera
imagen fidedigna de la construcción del templo mayor
de Tenochtitlán tal se ofrecía en el año 1519 a los
ojos de los conquistadores. Dejando a un lado la
extensión mucho mas reducida de este, su parecido con
el templo mayor es mas estrecho que el de cualquier
otra pirámide mexicana antigua, no obstante que sus
primeros cimientos fueron colocados siglos antes de la
inmigración Azteca, por la tribu Nahua que construyó
mas tarde la ciudad de Texcoco. El templo mayor de
Tenochtitlán estaba también flanqueado de serpientes
de turquesa, cuyas grandes cabezas se encontraron en
los lados norte y sur del antiguo recinto y que cuenta
entre los mejores templos de la plástica Azteca.
Al lado de los templos piramidales rectangulares
existían en tiempos Aztecas en la meseta central
algunas pirámides de forma redonda consagradas al Dios
del viento, pues su culto se vinculaba con el país de
los Huastecas, que erigían pirámides redondas en honor
a sus Dioses la relación aquí es sumamente clara, sus
tramos estén en espiral cosa que no se a han
encontrado hasta ahora en ninguna construcción redonda
en México. Los espirales se expresan, en los códices
Mexicanos, torbellinos de agua y de viento. Por eso el
adorno principal del Dios era el viento en un espiral.
El hecho de que el templo fue creado por artistas
llegados desde el valle de México lo demuestra la
forma típicamente Azteca de los tramos de 3 m. De alto
que forman la pirámide que sobresale de la roca así
como un estilo de sus ricos adornos plásticos, la
celda es casi circular, tiene un diámetro de 3m. Y un
portal que emita las fuaces abiertas de una
serpiente; los ojos con sus cejas amenazadoramente
arqueadas, los colmillos gigantescos y la lengua
bifída se destacan un relieve sobre la pared y el
lumbral.
A esta maravilla de arte escultórico se añade en la
propia terraza un edificio a nivel de tierra, un poco
más grande, pero muy parecido a su plano al templo
monolítico; está hecho de mampostería y tiene una gran
sala rectangular cuyo lado posterior penetra en la
roca. Los jaguares y las águilas nos hacen pensar que
le templo monolítico de malinálico es un monumento o
mejor dicho una escultura monumental usada como lugar
de culto por la noble orden de los guerreros jaguares.
Los templos descubiertos dedicados al Dios de las
cuevas, la entrada simulaba igualmente las fauces de
la serpiente. A los españoles les parecía estar a la
entrada del mismo infierno cuando entraron al recinto
del templo de Tlatelolco.
En el edificio a nivel de tierra al lado del templo
monolítico, se han conservado restos de pinturas
murales, que probablemente adornaban antaño la mayoría
de los templos. Los relieves Aztecas se destacan entre
los demás mesoamericanos por su estilo claro, severo
pero al mismo tiempo brioso. No son nunca meras
imitaciones de modelos naturales, si no que se parecen
al arte europeo contemporáneo por abstraer o
simbolizar estos modelos, lo cual ocurre también en la
escritura Azteca. Si se quiere hacer saber que una
figura esta adornada con piedras preciosas,
simplemente se le provee del jeroglífico "piedra
preciosa"; una hilera de dientes en el palacio del
centro del rey, al lado de las habitaciones, el
artesanal y la herrería, salas de conferencias para el
supremo consejo de guerra y la suprema corte después
de los que ya solo se podía apelar al mismo rey.
La capital del imperio azteca
Los aztecas convirtieron el lecho del lago, que era
poco profundo, en chinampas (jardines muy fértiles,
construidos con un armazón de troncos que sostenían
arena, grava y tierra de siembra, atados con cuerdas
de ixtle, para lograr islas artificiales donde se
cultivaban verduras y flores y se criaban aves
domésticas). Se hicieron calzadas y puentes para
conectar la ciudad con tierra firme; se levantaron
acueductos y se excavaron canales por toda la ciudad
para el transporte de mercancías y personas. Las
construcciones religiosas -gigantescas pirámides
escalonadas recubiertas de piedra caliza y estuco de
vivos colores, sobre las que se construían los
templos- dominaban el paisaje.
La ciudad floreció como resultado de su ubicación y
del alto grado de organización. En la época en la que
los españoles, capitaneados por Hernán Cortés
(1485-1547), comenzaron la conquista en 1519, el gran
mercado de Tlatelolco atraía a unas 60.000 personas
diarias. Las mercancías llegaban a manos aztecas
gracias a los acuerdos sobre tributos establecidos con
los territorios conquistados. Muchas de esas
mercancías se exportaban a otras zonas del Imperio
azteca y a América Central.
La confederación azteca
Los aztecas-mexicas establecieron alianzas militares
con otros grupos, logrando un imperio que se extendía
desde México central hasta la actual frontera con
Guatemala. A principios del siglo XV Tenochtitlán
gobernaba conjuntamente con las ciudades-estado de
Texcoco y Tlacopan (más tarde conocida como Tacuba y
en la actualidad perteneciente a ciudad de México)
bajo la denominación de la Triple Alianza. En un
período de unos 100 años los aztecas lograron el poder
total y, aunque las demás ciudades-estado continuaron
llamándose reinos, se convirtieron en meros títulos
honoríficos. Al final del reinado de Moctezuma II, en
1520, se habían establecido 38 provincias tributarias;
sin embargo, algunos pueblos de la periferia del
Imperio azteca luchaban encarnizadamente por mantener
su independencia. Estas divisiones y conflictos
internos en el seno del Imperio azteca facilitaron su
derrota frente a Cortés en 1521, ya que muchos pueblos
se aliaron con los españoles. Además de los problemas
internos que contribuyeron a su caída, el emperador
Moctezuma había dado una bienvenida pacífica a Cortés
y lo instaló junto a sus capitanes en los mejores
palacios, desde donde se hicieron con la ciudad.
Es posible que la interpretación de antiguos presagios
sobre el regreso del dios Quetzalcóatl indujera a
Moctezuma a confundirlo con Cortés, si bien lo que más
interesaba al emperador era colmar de regalos a los
españoles para que se retiraran.
Sociedad y religión aztecas
La sociedad azteca estaba dividida en tres clases:
esclavos, plebeyos y nobles. El estado de esclavo era
similar al de un criado contratado. Aunque los hijos
de los pobres podían ser vendidos como esclavos, solía
hacerse por un período determinado. Los esclavos
podían comprar su libertad y los que lograban escapar
de sus amos y llegar hasta el palacio real sin que los
atraparan obtenían la libertad inmediatamente. A los
plebeyos o macehualtin se les otorgaba la propiedad
vitalicia de un terreno en el que construían su casa.
Sin embargo, a las capas más bajas de los plebeyos
(tlalmaitl), no se les permitía tener propiedades y
eran campesinos en tierras arrendadas. La nobleza
estaba compuesta por los nobles de nacimiento, los
sacerdotes y los que se habían ganado el derecho a
serlo (especialmente los guerreros). En la religión
azteca numerosos dioses regían la vida diaria. Entre
ellos Huitzilopochtli (deidad del Sol), Coyolxahuqui
(la diosa de la Luna que, según la mitología azteca,
era asesinada por su hermano el dios del Sol), Tláloc
(deidad de la lluvia) y Quetzalcóatl (inventor de la
escritura y el calendario, asociado con el planeta
Venus y con la resurrección). Los sacrificios, humanos
y de animales, eran parte integrante de la religión
azteca. Para los guerreros el honor máximo consistía
en caer en la batalla u ofrecerse como voluntarios
para el sacrificio en las ceremonias importantes. Las
mujeres que morían en el parto compartían el honor de
los guerreros. También se realizaban las llamadas
guerras floridas con el fin de hacer prisioneros para
el sacrificio. El sentido de la ofrenda de sangre
humana (y en menor medida de animales) era alimentar a
las deidades solares para asegurarse la continuidad de
su aparición cada día y con ella la permanencia de la
vida humana, animal y vegetal sobre la Tierra.
Los aztecas utilizaban la escritura pictográfica
grabada en papel o piel de animales. Todavía se
conserva alguno de estos escritos, llamados códices.
También utilizaban un sistema de calendario que habían
desarrollado los antiguos mayas. Tenía 365 días,
divididos en 18 meses de 20 días, a los que se añadían
5 días 'huecos' que se creía que eran aciagos y traían
mala suerte. Utilizaban igualmente un calendario de
260 días (20 meses de 13 días) que aplicaban
exclusivamente para adivinaciones.
La educación era muy estricta y se impartía desde los
primeros años. A las mujeres se les exhortaba a que
fueran discretas y recatadas en sus modales y en el
vestir y se les enseñaban todas las modalidades de los
quehaceres domésticos que, además de moler y preparar
los alimentos, consistían en descarozar el algodón,
hilar, tejer y confeccionar la ropa de la familia. A
los hombres se les inculcaba la vocación guerrera.
Desde pequeños se les formaba para que fueran fuertes,
de modo que los bañaban con agua fría, los abrigaban
con ropa ligera y dormían en el suelo. A la manera de
los atenienses de la Grecia clásica, se procuraba
fortalecer el carácter de los niños mediante castigos
severos y el fomento de los valores primordiales como
amor a la verdad, la justicia y el deber, respeto a
los padres y a los ancianos, rechazo a la mentira y al
libertinaje, misericordia con los pobres y los
desvalidos. Los jóvenes aprendían música, bailes y
cantos, además de religión, historia, matemáticas,
interpretación de los códices, artes marciales,
escritura y conocimiento del calendario, entre otras
disciplinas.
La higiene de los aztecas
Cada casa azteca tenía su temascal o baño de vapor. Es
que los aztecas eran gentes muy limpias y se bañaban
todos los días, antes de trabajar. El temascal (que no
era un invento azteca, porque ya lo usaban antes los
totonecas) era una pequeña habitación donde se
calentaban piedras con fuego y después se le echaba
agua. Así se formaba en seguida mucho vapor, que
empapaba al que estaba adentro, quien aprovechaba para
frotarse bien el cuerpo con una especie de jabón hecho
con las raíces de un árbol llamado copalxocotl, que
hacía espuma. Esta costumbre de la higiene la tenían
todos los aztecas -campesinos o nobles, artesanos o
comerciantes, menos los sacerdotes que no se podían
bañar nunca- y fue otra de las cosas que llamaron
mucho la atención de los españoles, para quienes en la
época de la conquista y colonización de América
(siglos XV-XVIII) el baño no era precisamente una
actividad muy frecuente que digamos.
IMPERIO A Z T E C A
La historia nos relata episodios en los cuales algunos
pueblos se distinguieron por su paso y trayectoria que
dieron origen a una cultura importante, a un estado
social y político representativo de la época en que se
sucedieron.
En México hubo un pueblo cuya existencia ha dejado una
honda huella, testimonios vivos que en parte aún se
conservan; testigos materiales de una cultura
importante cuyo conocimiento ha trascendido a nivel
mundial.
Un antiguo pueblo invasor y dominador del territorio
llamado después México fue el llamado AZTECA. Este
pueblo aborigen que a la llegada del conquistador
Hernán Cortés extendía su dominación sobre la mayor
parte de México, pertenecía a los pueblos de habla
náhuatl. Según sus leyendas procedían de Aztlán. De
allí emigraron a Tula, antigua capital de los
Toltecas. Luego bajaron al valle de México,
estableciéndose en la ribera occidental del lago de
Texcoco.
Hacia 1370 sobre una isla de este lago fundaron
Tenochtitlan, nombre derivado del caudillo Tenoch. El
pueblo AZTECA se organizó entonces en una sociedad
militar y religiosa, dirigida por un jefe que era a la
vez caudillo y sumo sacerdote. El primero de estos
jefes fue Acamapichtli (1376), fundador del imperio
según los códices aztecas. Entre sus sucesores
destacaron Itzcóatl, Moctezuma I y Axayácatl. De 1502
a 1520 reinó Moctezuma II, rey despótico que afirmó el
poderío militar AZTECA.
En 1519 los españoles desembarcaron en México,
atravesando el imperio y llegando a Tenochtitlan,
donde hicieron prisionero a Moctezuma, que fue muerto.
Los aztecas al mando de Cuauhtémoc, se levantaron
contra los invasores, derrotándolos en la llamada
"Noche Triste" (30 de julio de 1520) Pero los
españoles cercaron la ciudad, la conquistaron y la
destruyeron en 1521. Cuauhtémoc, el último caudillo
AZTECA, fue ejecutado en 1525.
La economía AZTECA era sobre todo agrícola. El
calpulli, que eran viejos clanes transformados en
grupos locales, distribuía la tierra entre sus
pequeños clanes y éstos las repartían entre sus
miembros, reservando una parte para jefes y
sacerdotes. El principal cultivo era el maíz. El
matrimonio era obligatorio y monógamo, castigándose el
adulterio. Los aztecas destacaban en las matemáticas,
la astronomía y la arquitectura. Aunque desconocían la
escritura usaron los ideogramas, con carácter
simbólico y pictórico. Han llegado hasta nosotros
varios códices fabricados con piel de venado o fibra
de maguey. Utilizaban también el calendario, compuesto
de un año de dieciocho meses de veinte días, más cinco
complementarios.
La religión estaba ligada a la vida cotidiana:
fiestas, ayunos y otras prácticas formaban parte de su
existencia. El sacerdote desempeñaba un papel
importante en las costumbres de este pueblo, que vivía
en el temor de sus dioses. Se creía en la existencia
del cielo, identificado con el Sol, a él irían los que
cumplieran fielmente sus deberes, en especial los
caídos en combate y los inmolados en sacrificio.
Entre sus dioses destacaban Quetzalcoatl, dios de la
civilización, de origen tolteca y Huitzilopochtli,
sangrienta divinidad de la guerra, tutelar de
Tenochtitlan. En su honor se realizaban sacrificios
humanos , necesarios según los aztecas, para mantener
el orden cósmico y los ciclos de las estaciones y las
cosechas. En arquitectura perfeccionaron la
construcción de pirámides, engrandeciendo edificios
anteriores (pirámide de Quetzalcoatl). Siguieron la
superposición escalonada de basamentos macizos, con
escaleras exteriores. Templos importantes fueron los
de Xochicalco y el gran templo de Huitzilopochtli, en
Tenochtitlan. Las pirámides de Cholula y las del Sol y
la Luna en Teotihuacan pueden ser consideradas como
una proyección del arte AZTECA. La escultura se
desarrolló como complemento decorativo de la
arquitectura. Destacan la estatua de Xochipilli y los
relieves del Calendario del Sol.
Esta es solo una breve semblanza de ese pueblo y
cultura cuyo aspecto positivo de su trayectoria, nos
ha legado raíces profundas que han enriquecido nuestra
identidad.
Sociedad y Política
La base de la sociedad Azteca era la familia, de
carácter patriarcal y generalmente monogámica, aunque
se permitía la poligamia. El grupo familiar podía
reducirse a la pareja de cónyuges y la progenie , o
construir formas de familia extensa constituidas por
los padres y las familias de los hijos.
Un grupo de varias familias componía el calpulli,
unidad social compleja que se encargaba de funciones
muy diversas. Un consejo formado por los cabezas de
familia elegía al jefe del calpulli, que debía
pertenecer a un linaje determinado. Cada familia
perteneciente a un calpulli recibía un usufructo una
parte de las tierras comunales la cual volvía al
calpulli si dejaba de cultivarse.
A veces varios calpulli se hallaban unidos en barrios
y solían estar especializados en alguna actividad
artesanal o profesional.
Uno de los rasgos más característicos de la sociedad
Azteca era su división en castas. La nobleza estaba
formada por los miembros de la familia real, los jefes
de los calpulli , los jefes militares y los plebeyos,
y era el grupo que poseía los mayores privilegios.
Comerciantes, algunos vendían sus productos en la
ciudad; otros comerciaban fuera de tenochtitlan y
eran, a la vez embajadores y espías. Gozaban de
algunos privilegios, según sus riquezas y los
servicios que brindaran.
Plebeyos, esta clase social estaba compuesta por
campesinos y artesanos, los cuales debían pagar
tributos al estado.
También había esclavos, los cuales empleaban como
fuerza de trabajo o se reservaban para los sacrificios
religiosos, que no gozaban de ningún tipo de
privilegio.
La confederación estaba organizada al pago de tributos
y la contribución militar por parte de los estados
sometidos.
No obstante, el imperio intento conseguir una mayor
integración política entre sus 38 pcias.
religión
Gran parte de la vida y la cultura Aztecas se hallaba
determinada por las creencias religiosas. Una poderosa
casta sacerdotal se encargaba de organizar las
ceremonias rituales, de dirigir los centros de
educación y de realizar predicciones sobre los
diversos aspectos de la sociedad y la política del
imperio.
Los Aztecas adoptaron las creencias religiosas de los
pueblos vecinos y sometidos. Su religión era
politeísta, aunque predominaban unas pocas divinidades
principales. Los dioses aztecas más importantes
estaban relacionados con el cielo solar y agrícola.
Uno de los aspectos más característicos de la religión
era la práctica de sacrificios. El derramamiento de
sangre, por parte de los propios sacerdotes o de las
víctimas inmoladas, animales o humanas y la ofrenda de
corazones
Ellos creían en que las fuerzas de la naturaleza
obraban para el bien o para el mal, y por eso,
personificaban los elementos naturales como dioses y
diosas y les rendían culto. La divinidad mas
importante era Quetzalcoatl, que era el dios del
viento, de la vida, de la fertilidad, inventor del
maíz y de la agricultura, creador del calendario solar
y organizador de los ritos religiosos.
Cultura y arte
Aunque los aztecas conocían un tipo de escritura
jeroglífica, con rasgos incipientes de fonetismo la
transmisión de cultura se realizó principalmente en
forma oral.
El sistema de enseñanza era severo y se basaba en el
estudio de la historia y la religión nacionales.
Uno de los logros culturales más destacados fue la
invención de un sistema de computo del tiempo basado
en la combinación de varios calendarios.
La arquitectura azteca solo se conoce por los restos
que han sobrevivido a las destrucciones efectuadas
durante la conquista española. Las edificaciones más
características son los templos, de estructura
piramidal como el Cholula. La escultura era
naturalista como "cabeza del caballero águila", o
simbólica, como la "Coatlicue" y la "Piedra del sol".
Fueron también hábiles artesanos: la orfebrería, los
tejidos y los mosaicos de pluma, la talla de piedras y
la pintura de códices fueron algunos de los
principales artes menores.
Escribían también sobre piel de venado o sobre un
papel hecho de fibra de maguey y corteza de ámate . Su
literatura desarrolló los temas histórico, religioso y
lírico.
Actividad económica
La civilización azteca se basó desde el punto de vista
económico, en la agricultura y el comercio.
Uno de los sistemas de colonización agrícola más
interesante fue la construcción de huertos flotantes,
las chinampas, hechas con cañas, ramas, barro y limo.
Además, conocían las técnicas del barbecho y la
irrigación mediante diques y acequias y utilizaban
abonos vegetales y animales.
La ganadería era pobre como el resto de la América
precolombina, el pavo diversas razas de perros, una de
ellas criada para el consumo de su carne.
Otro recurso eran las aves acuáticas y el pescado, la
sal del lago de Texcoco y el basalto con el que se
construían muelas de mano.
En los mercados se practicaba un activo comercio
sustentado por el trueque, empleando las semillas de
cacao como cambio o para equiparar diferencias. El
precio de las mercaderías variaba según la cantidad
existente.
Edzna:
se encuentra en el sureste de Campeche. La ciudad esta
compuesta por varios sistemas de edificios. El centro
ceremonial se compone de 1 plaza, al norte, hay
construcciones pequeñas, al sur cuatro montículos, al
oeste una construcción alta y angosta, y al oriente,
una gran plataforma sobre la que se levantan los
monumentos más importantes. Entre sus características
tenemos que tiene muros revestidos de piedra cortada,
dinteles de madera, frisos verticales, techos de
bóveda, gran ornamentación. Existe un verdadero alarde
de asimetría armónica.
Montealban:
Forma parte de una serie de eminencias llamadas Cerro
del Gallo, y Atxompa, sobre el nivel de Oaxaca. La
plaza central tiene un largo de 100 m, por 75 de
ancho. Para la creación de la plaza, la mayor parte de
la cumbre fue nivelada. Existe un emplazamiento del
centro ceremonial en las montañas. Sucesión de
terrazas y explanadas , plataformas y móntículos
artificiales, Escala del espacio y magnífica unidad
lograda.. El costado de la Gran plaza esta integrado
por una hilera de basamentos de diversos volúmenes que
comunican hacia la gran plaza que presenta la forma de
T. El costado opuesto de la plaza, en cambio, esta
compuesto por 3 complejos aislados., El de los
Danzantes hacia el centro, flanqueado por dos
conjuntos similares entre sí. a
Durante CIUDAD PREHISPÁNICA DE CHICHEN ITZÁ
Chichén Itzá, impresionante y antigua ciudad en el
centro de la Península de Yucatán fue, por tres siglos
-desde finales del Clásico y hasta principios de
Posclásico0000000, es decir, entre el año 900 y el
1200 de nuestra era-, el centro del poder más
importante de la región maya del sudeste de México.
Su nombre maya significa "boca del pozo de los itzaes"
y hace referencia a l cenote sagrado, un pozo natural
que los habitantes de la región consideraban como una
de las entradas al inframundo, hogar de dioses y sitio
de rituales. Al mismo tiempo se refiere a los
numerosos itzaes o míticos señores que gobernaron la
ciudad durante su crecimiento y apogeo.
Esta ciudad de señores y dioses, enclavada en la
mitad de la selva y de la característica planicie
yucateca, está rodeada de cenotes y cuevas que
garantizan un acceso relativamente fácil a fuente de
aguas subterráneas que, junto con la tierra fértil de
la zona, aportó las condiciones básicas para el
crecimiento y permanencia de esta gran cuidad.
Los libros indígenas escritos al principio de la
Conquista relatan que Chichén Itzá fue fundada por los
itzaes, un pueblo maya-chontal que venía del oeste. La
zona tuvo una larga ocupación que inicio antes de la
era cristiana, pero no fue sino hasta el Periodo
Clásico cuando el sitio adquirió las proporciones y
características urbanas que hoy admiramos.
Entre 415 y 435 comenzó el establecimiento de Chichén
Itzá con las primeras edificaciones, en una
combinación de estilos puuc y chenes. Aproximadamente
en el año 500 se edificaron la Iglesia, el Akab-Dzib,
la Casa Colorada, la Casa de Ciervo y el Edificio de
las Monjas.
Los itzaes conquistaron la ciudad hacia el fin del
Clásico, introdujeron el culto Kukulcán, el
militarismo y una serie de elementos culturales
asociados a antiguas tradiciones que dieron lugar a un
estilo propio llamado maya-yucateco. Durante esta
ocupación se construyeron, entre otro monumentos, el
Juego de pelota, El Caracol y los templos de los
Jaguares y del Hombre Barbado.
Con la llegado de los toltecas, quienes tomaron la
ciudad entre los años 967 y 987, se creó un nuevo
estilo que mezclaba las tradiciones mayas con las
aportaciones de los conquistadores. Las frecuentes
esfinges de la serpiente emplumada -mejor conocida en
el centro del paía como Quetzalcoatl- en la decoración
de columnas y pilares, las enormes cabezas de reptiles
y las célebres estatuas de Chac Mool son los signos
más evidentes de la influencia tolteca.
Finalmente, entre 1185 y 1224 la ciudad fue
conquistada por los príncipes de Mayapán, quienes
introdujeron el culto del sol, al fuego y a la guerra.
Edificios característicos de este priodo sonlos
templos de Venus, el Tzompantli, o muro de cráneos, el
Mercado, el grupo del as Mil Columnas y el Castillo en
su etapa final. Con el surgimiento de Mayapán como
nuevo centro de poder en la península, Chichén Itzá se
despobló paulatinamente a partir del siglo XII, y
aunque en siglos posteriores la zona -en particular el
Cenote Sagrado y el Castillo -siguió siendo el
escenario de peregrinaciones y ceremonias mayas, la
época de esplendor de la cuidad había terminado.
Chichén Itzá se asienta sobra una gran nivelación que
consiste en una plataforma de 6 kilómetros cuadrados
con una muralla de mampostería de dos metros de alto
por 1.90 metros de ancho. Esta nivelación es el eje de
una vasta red de calzadas -mejor conocidas como
sacbeob- donde la más importante conduce al impotente
Cenote Sagrado, famoso por las leyendas que cuentan el
trágico destino de doncellas sacrificadas en honor a
Chac, dios de la lluvia. Estas leyendas han sido
comprobadas por intrépidos buzos que en exploraciones
subacuáticas han descubierto y recuperado restos
óseos, así como ricas ofrendas de objetos de cobre,
oro, plata, jade, cristal de roca, ámbar, etc.
Un Foto de Chichen Itza
El Castillo o Templo de Kukulkán es la construcción
más importante de Chichén Itzá. Este edificio ha sido
interpretado como un gran calendario de piedra, dado
que la suma de los peldaños de sus cuatro escaleras y
la plataforma superior da como resultado 365, el
número de días del año solar; los nueve cuerpos de la
pirámide, al ser divididos por la escalera, suman 18,
que son los meses del año indígena, y en cada fachada
hay 52 tableros, el número de años que conforman el
siglo mesoamericano.
Otro conjunto notable es el Grupo de las Mil
Columnas, llamado así por las innumerables columnas y
pilastras que sostenían una enorme galería que rodeaba
por los dos lados al Templo de los Guerreros. Este
templo es como un gran muestrario de las diferentes
influencias artísticas que experimentó la ciudad. En
ella encontramos elementos del estilo puuc asociados a
rasgos del Altiplano. Por poner un ejemplo, podemos
decir que a la entrada del santuario se encuentra una
escultura de Chac Mool, figura humana asociada al
culto del a lluvia, misma que aparece frecuentemente
en ciudades del centro de México, como Tula y
Tenochtitlan.
EL Juego de Pelota de la ciudad es, por su
composición y dimensiones, el más interesante que se
ha descubierto hasta la fecha, ya que al igual que el
que se encuentra en el Tajín, los perímetros de la
cancha están decorados con relieves alusivos al
desarrollo del juego y manifiestan la importancia de
esta ceremonia dentro de la cosmología de los pueblos
prehispánicos.
Finalmente, dentro de la ciudad destaca un edificio
que representa la culminación y el recordatorio de la
enorme importancia que los mayas otorgaban al estudio
y entendimiento del universo. El observatorio,
conocido también como El Caracol, es un claro ejemplo
del nivel de adelanto científico que desarrollaron los
habitantes de Chichén Itzá. Desde las ventanas
superiores del edificio se puede observar el ciclo
sinódico de Venus, lo que nos habla de cómo los mayas
mantenían una profunda relación con el medio. Tanto
sus edificios como su vida estaban regidos por, y en
equilibrio con, las fuerzas de la naturaleza.
el Yucatán, tiene el grandísimo pirámide del sol. Hay
una relación especial de la geometría de la pirámide
con la luz y sombra en el día del equinoccio.
Palenque esta en las colinas de las on alineadas para
ver Venus todo el ano a su primer aspecto en el
horizonte. Esto fue la señal de guerra.
Los Aztecas... pachu Pichu
Los Incas...
Los Incas fueron ingenieros brillantes. Muden piedras
grandes y construyen fortalezas grandes perfectamente
que no requieren el mortero. Construyen caminos
UXMAL
En las extensas y cálidas planicies de Yucatán está
ubicada la ciudad de Uxmal, momento culminante de la
arquitectura sagrada del Mundo Maya. El conjunto
central conformado por la pirámide o Casa del Adivino,
la Casa de las Monjas, la Casa del Gobernador, el
Juego de la Pelota, la Casa de las Tortugas y la Casa
de las Palomas, es a simple vista impresionante. Los
nombres responden a la denominación hecha por los
conquistadores Españoles que las describieron teniendo
en cuenta las categorías jerárquicas europeas del
siglo XVI y XVII.
CASA DEL ADIVINO
La Casa del Adivino es el resultado de una serie de
ampliaciones en una construcción piramidal que en un
principio mostraba influencias de la arquitectura de
Quintana Roo. Es el templo que remata la pirámide y se
accede a el en su fachada oriental por medio de una
amplia escalera axial que no tiene descansos. Desde
este templo se observa el imponente conjunto en todo
su esplendor. La cara occidental es el vestigio de una
ampliación anterior y llega al templo por una escalera
flanqueada por Máscaras del dios Chac el cual descansa
en un gran portón que reproduce la entrada al mundo
cósmico semejando una gran boca abierta en el mejor
estilo de la estatuaria de Quintana Roo.
Casa de las monjas
Aunque es innegable comprenderlas como un centro de
culto, es imposible hasta ahora describir el papel que
en el contexto religioso tuvieron los conjuntos
arquitectónicos que conforman la Casa de las Monjas y
la Casa del Gobernador.
Casa de las monjas
Con edificios en cuatro costados, la casa de las
monjas conforma un conjunto en cuyo centro se forma un
espacio rectangular irregular flanqueado por cuatro
estructuras construidas sobre terraplenes de diferente
altura. La ornamentación de los frisos de estos largos
edificios es diferente para cada uno, destacándose la
decoración de la fachada del palacio occidental, la
cual combina dos momentos diferentes: la presencia de
máscaras Chac, decoraciones en greca del periodo
clásico, y la aparición de la serpiente emplumada,
motivo exclusivamente mejicano y que pone en
evidencia la dominación que esta cultura impuso en
territorio yucateca.
Casa del gobernador
Sin duda la Casa del Gobernador en Uxmal, es el
ejemplo mas sofisticado de la arquitectura sagrada en
la Cultura Maya. Su impecable simetría, los relieves
de sus frisos, su extensa fachada y su ubicación
frente al altar de sacrificios, lo coloca como el
principal espacio del poder sagrado en este centro
urbano. El palacio descansa sobre cuatro plataformas
artificiales escalonadas que en conjunto se calcula
que pueden pesar unas 500.000 toneladas.
En contraste con sus elaborados frisos, la presencia
de discretos balaustres en la parte inferior de la
fachada de innegable influencia mejicana, le da un
aspecto mas austero. También aquí es notable el
contraste entre la influencia de los centros mayas de
Quintana Roo y Campeche por un lado y de las avanzadas
Toltecas provenientes del territorio mejicano de otro.
Entre la Casa de las Monjas y la Casa del Gobernador,
se encuentra la cancha del juego de la pelota, espacio
ritual de primer orden en la cultura Maya y por tal
razón su ubicación fue de tanta importancia en la
planeación de sus ciudades.
En las cercanías de Uxmal y en una dirección norte sur
se encuentran numerosos vestigios de centros urbanos
todavía poco estudiados, a los cuales se les conoce
con el nombre de cultura PUUC debido a las
características que presentan. Cobra fuerza la
hipótesis de que estos centros próximos a Uxmal hacían
parte de una confederación cuya capital era esta
última. Kabah, Xlapak, Chacmultún, Sayil, Labná,
forman una media luna de gran interés estratégico para
una ciudad como Uxmal.
CUIDAD PREHISPÁNICA DE UXMAL
Uxmal fue uno de los sitios mayas mas importantes. Su
nombre proviene de los vocablos maya-yucatecos ox, que
significa "tres", y mal, que se refiere a las veces
que se repite una labor, o sea que su significado
sería "tres veces construida u ocupada". Otra
interpretación atribuye a ux el significado de
cosechar o desprender el fruto de la mata, y a mal,
región donde se cosechaba abundantemente, algo muy
lógico si se considera el potencial agrícola de la
región Puuc.
Aunque sus primeros asentamientos datan del año 800 a.
C., su periodo de esplendor se da entre los años 650 y
1100 de nuestra era, cuando Uxmal se convirtió en un
importante centro urbano, político y ceremonial que
funcionó como eje cultural de otras poblaciones del
sur de Yucatán, como Kabah, Labná, Sayil y Xpalax.
A diferencia de la mayoría delas demás ciudades
prehispánicas, la disposición de las estructuras de
Uxmal parece no seguir un orden geométrico. Su espacio
se organiza de una manera más sutil, basada en dos
principios: en primer lugar, los edificios están
orientados con relación a fenómenos astrológicos, como
el ascenso y descenso de Venus, y en segundo lugar,
están adaptados a la topografía del lugar, compuesta
por una serie de colinas. Una de las características
que puede ser apreciada en esta sitio es que las
fachadas de los edificios principales fueron ordenadas
en dos elementos horizontales: el inferior plano y el
superior ricamente decorado.
Las referencias más antiguas sobre Uxmal pueden
encontrarse en las crónicas indígenas, como los libros
de Chilam Balam; en este libro se refiere que 870 años
antes de la conquista europea de Yucatán (1542), Uxmal
fue destruida y abandonada.
Uxmal fue la sede de un poder económico, político y
religioso de gran importancia en la región del Puuc
durante el periodo clásico tardío. Se considera que el
grupo maya Xiu, trajo grandes influencias culturales
foráneas, como puede apreciarse en la arquitectura de
este sitio con las representaciones de Kukulcán o
Quetzalcóatl, la Serpiente Emplumada, Tláloc el Dios
del Agua, y otros.
La planificación de Uxmal consideró in sistema
importante de aguadas, que permitió el manejo de
grandes volúmenes de agua para satisfacer las
necesidades sociales.
La importancia política de Uxmal se hace patente por
la vinculación material con otro sitio relevante del
Puuc: Kabah. Ambos centros mayas están unidor por un
sacbé (camino) regional de aproximadamente 18
kilómetros de longitud, que pasas por otro dos
asentamientos de menor jerarquía, Chetulix y Nohpat.
La arquitectura de Uxmal es un claro reflejo del
carácter cosmopolita que tuvo como cabecera de una
capital regional, pues a pesar de compartir
características arquitectónicas y ornamentales del
estilo puuc clásico de la región, posee rasgos propios
que lo diferencian de los demás. Uxmal posee un estilo
caracterizado por la profusión en la decoración de
elementos serpentinos realistas o estilizados, en
particular de serpientes emplumadas, así como tlálocs
y búhos. También hobo el uso muy extenso de celosías
complejas y lisas que sirven como fondos de motivos
escultóricos más elaborados.
El Cuadrángulo de las Monjas es uno de los complejos
arquitectónicos más relevantes de la zona Puuc, se
caracteriza por tener sus edificios unas bóvedas más
altas en promedio y entradas remetidas de estilo
tardío, y su distribución plantea un sistema
constructivo de planificación urbana, pues todo el
conjunto descansa sobre una plataforma artificial
sobre la cual fueron construidas cuatro edificaciones
principales que han sido designadas de acuerdo con su
orientación. En los motivos ornamentales se encuentran
serpientes emplumadas, torrecillas o cascadas de
mascarones con formas de animales que representan al
dios dela lluvia, pero también se encuentran
esculpidos jaguares y búhos, seres humanos y chozas de
palma.
Otro edificio importante es el Palacio del
Gobernador, cuyo friso es una muestra de lo más bello
y complejo del arte geométrico de los mayas, elaborado
con la técnica del mosaico de piedra. Su simbolismo se
relaciona con Venus, con el sol y la serpiente, y su
orientación tiene la referencia astronómica solar de
los equinoccios y los solsticios, desde él se puede
observar en el horizonte la posición extrema del
planeta Venus. También es ricamente decorado con
mascarones de formas de animales, de Chaac, dios de la
lluvia, y con serpientes, cuyos significados son de
fertilidad por su relación con el agua y la tierra.
Otros edificios igualmente representativos de Uxmal
son los
BIBLIOGRAFÍA
Breve historia del urbanismo
Chueca Gotilla Fernando
Alianza Editorial S.A
Madrid Fecha 1997.