Download Doctrina de Santo Tomás de Aquino sobre la Eucaristía - E

Survey
yes no Was this document useful for you?
   Thank you for your participation!

* Your assessment is very important for improving the work of artificial intelligence, which forms the content of this project

Document related concepts

Eucaristía wikipedia, lookup

Pange lingua wikipedia, lookup

Sacramento (catolicismo) wikipedia, lookup

Adoración eucarística wikipedia, lookup

Anima Christi wikipedia, lookup

Transcript
Revista electrónica mensual del Instituto Santo Tomás (Fundación Balmesiana)
e-aquinas
Año 3
Julio 2005
ISSN 1695-6362
Este mes... SANTO TOMÁS Y LA EUCARISTÍA
Año de la Eucaristía
(Cátedra de Estudios Tomistas del IST)
Aula Magna:
LORENZO GALMÉS, Ensayo de aproximación a la doctrina de Sto.
Tomás de Aquino sobre la Eucaristía y su proyección espiritual
2-10
Documento:
JUAN ESQUERDA BIFET, Espiritualidad eucarística
11-34
Publicación:
DAVID BERGER, Thomas von Aquin und die Liturgie
35-37
Noticia:
Doctorado honoris causa al Prof. Francisco Canals
© Copyright 2003-2005 INSTITUTO SANTO TOMÁS (Fundación Balmesiana)
38
Lorenzo Galmés, Ensayo de aproximación a la doctrina de Santo Tomás de Aquino
sobre la Eucaristía y su proyección espiritual
Ensayo de aproximación a la doctrina de
Santo Tomás de Aquino sobre la Eucaristía
y su proyección espiritual1
Lorenzo Galmés, O.P.
Prior del convento dominico Cardenal Xavierre, de Zaragoza
La carta apostólica Quédate con nosotros de Juan Pablo II, del 7 de octubre
de 2004, finalizando el Año del Rosario, inaugura el Año de la Eucaristía. Inicia
un camino de perspectiva eucarística, como continuación de la contemplación
de los grandes misterios de Cristo en el Rosario de María, cuya luminosidad y
fecundidad recalca el Santo Padre en la expresión María mulier tota sua vita est
eucaristica,2 hilo de oro que enlaza en la Iglesia el Mysterium fidei: EucaristíaMaría-Iglesia. El Papa se complace en invitarnos a recoger algunas perspectivas
que se nos proponen, para vivir bien este Año, y ayudarnos a orientar nuestras
vidas hacia actitudes luminosas y profundas.
Es, pues, mi propósito en esta conferencia secundar los deseos del Santo
Padre hacia la luminosidad eucarística, en orden a ilustrar, con María, el talante
de nuestra andadura cristiana. No tendría mucho sentido ceñirnos al aspecto
dogmático resuelto en Trento, ni abordar el complejo filosófico, propio de
especialistas y materia de cátedra. Nuestra exposición más modesta se limita a
abrir una cala en la doctrina eucarística expuesta por Santo Tomás sobre su
dimensión y proyección para la vida cristiana en nuestros tiempos. Creo que
es la mejor colaboración que podemos prestar, siguiendo la pastoral de Juan
Pablo II.
Conferencia pronunciada en la Fundación Balmesiana el 28 de enero de 2005, Año
de la Eucaristía, con ocasión de la conmemoración anual de la festividad de Santo
Tomás de Aquino.
2 Juan Pablo II, Encíclica Ecclesia de Eucharistia n°. 53. Carta apostólica Quédate con
nosotros Señor n°. 8 y n°. 10.
1
p. 2
e-aquinas 3 (2005) 7
Tomás de Aquino escribió sobre la Eucaristía mucho y en muy diversos
lugares. Lo ratificó a la hora de la muerte: ʺYo he enseñado y escrito mucho
sobre este Santísimo Cuerpo y sobre los otros sacramentos. Según mi fe en
Cristo y en la Santa Iglesia Romana, a cuyo juicio yo someto toda mi
enseñanzaʺ.3 Oportunamente ha escrito Javier González: ʺSanto Tomás trata la
cuestión de la Eucaristía en numerosos lugares de sus obras, si bien son tres los
que recogen el tema de manera completa y sistemática en forma de tratado: en
el Comentario a las Sentencias del Maestro Pedro Lombardo, escrito entre los años
1254 y 1256, en la Suma contra los Gentiles, compuesto el año 1259, y en la Suma
Teológica, redactado el último año de su vida y que constituye el tratado más
acabado de los tresʺ.4
Aún contando con el tratado amplio y sólido que el Maestro dedicó al
Sacramento de la Eucaristía, incluido en la tercera parte de la Suma teológica, es
conveniente cotejarlo con los comentarios sobre Sagrada Escritura, en que se
trata de nuestro tema. Como buen teólogo el Maestro tuvo que abordar el
comentario de la Palabra de Dios, base de toda teología. De marcado interés
son los comentarios de los Evangelios. Recordemos los de Mateo y de Juan,
escritos entre 1256-1259 y 1269-1272, que se trata de obras tomadas en apuntes
mientras Tomás enseñaba, que después eran revisadas por el Santo. De
mayor alcance podemos considerar la conocida Catena aurea, o Glosa continua
sobre los cuatro Evangelios, escrita entre 1262 y 1264 por encargo de Urbano
IV. Para algún historiador representa el momento decisivo en la forja de la
doctrina de Santo Tomás, y que algún otro lo ha catapultado hasta
considerarlo momento culminante del dogma católico. Amplia y aguda
selección de textos patrísticos, nítida, expresión de la tradición, cuyo contenido
es tan admirable como difícil de evaluar.
Desde otra vertiente, de amplio alcance popular y espiritual, no podemos
silenciar el escrito litúrgico Officium de festo Corporis Christi, atribuido con
consentimiento tácito en general a Santo Tomás de Aquino por el mismo
Romano Pontífice, y que el mismo Juan Pablo II ha calificado de summus
James A. Weisheipl, Tomás de Aquino. Vida, obras y doctrina, Pamplona, EUNSA,
1994, pág. 372.
4 Javier González Fernández, “Algunas consideraciones en torno a la Eucaristía en
Santo Tomás de Aquino” publicado en La síntesis de Tomás de Aquino (Actas del
Congreso de la SITAE de Barcelona - 2002), Barcelona, Publicacions i Edicions de la
Universitat de Barcelona, 2004, vol. II, pág. 404.
3
p. 3
Lorenzo Galmés, Ensayo de aproximación a la doctrina de Santo Tomás de Aquino
sobre la Eucaristía y su proyección espiritual
theologus simulque Christi eucaristici fervidus cantor. A lo referido hay que sumar
el extralitúrgico oracional del Santo, que incluye el conocido Adoro te devote,
sumamente popular en otras décadas. El oficio encargado y promulgado por
Urbano IV en 1264 ha sufrido todas las contingencias de las composiciones
litúrgicas, revisado en las reformas a que los somete la Iglesia y atender las
necesidades pastorales según tiempos y lugares. Hemos de tener presente que
un texto litúrgico no presupone haber sido creado ex nihilo, sino que selecciona
y combina material de otras liturgias. Toma préstamos de fragmentos de la
Biblia y de los Santos padres, con las aportaciones personales que pueden hacer
al caso. Supone a menudo la intervención de varios redactores. En el caso de
Oficio del Corpus basta recordar las grandes reformas de San Pío V en el siglo
XVI y de San Pío X en el siglo XX, con lo que ha significado además la obra del
Vaticano II. No se puede decir que tal como lo tenemos hoy sea el Oficio del
Corpus obra exclusiva de Santo Tomás de Aquino, pero tampoco sería correcto
negarle la participación que tuvo el Santo a raíz de la Bula Transiturus del
Papa Urbano IV, del 11 de noviembre de 1264. Otro asunto es el de su
contenido himnológico.
Mención aparte nos merecen los himnos de la Liturgia del Oficio y Misa
de la fiesta de Corpus Christi en su redacción latina, atribuida al Maestro Tomas
de Aquino, y comúnmente aceptada, pero que al mismo tiempo ha dado pie a
que algún crítico se haya planteado el tema de la dimensión poética de Santo
Tomás escritor. Lo que han significado el Pange lingua y el Tantum ergo en el
culto al Santísimo Sacramento excede toda comparación. Estrofas como el Panis
angelicus del himno Sacris solemniis, o como el O salutaris Hostia del cántico
Verbum supernum, han acompañado muchas horas de adoración y devoción
ante el Santísimo expuesto en la sagrada custodia. La secuencia Lauda Sion,
meditada y bien cantada, pieza de inconmensurable contenido teológico,
impacta y emociona. No podemos olvidar que todo el Oficio se relaciona con el
culto al Misterio Eucarístico animado por movimientos populares en países del
norte, en especial Bélgica, y que pregona una especial devoción hacia la
Sagrada Hostia expuesta en un Ostensorio, como objeto de veneración y
devoción, y concluye con la bendición del Santísimo. El centro se polarizó en
Lieja, y lo difundieron piadosas comunidades de Beguinas. En 1246 intervino
el obispo de Lieja, Roberto Turote, después de haberse entrevistado con Santa
Juliana de Mont Cornillon, y habiendo consultado a Santiago Pantaleón,
futuro Urbano IV, y al dominico Cardenal Hugo de San Caro, el Obispo
instituyó en su Diócesis la fiesta del Corpus, a pesar de las reticencias con
que topaba. La respuesta definitiva la dio ya Urbano IV con la mencionada
Bula Transiturus.
p. 4
e-aquinas 3 (2005) 7
Muchos recordarán sin duda la preciosa antífona O sacrum convivium,
que tan a menudo acompañaba al sacerdote en el culto y administración del
Sacramento. Pero si hemos de apuntar alguna preferencia especial,
pondríamos el acento en el Adoro te devote, oración del grupo de doce que legó
Santo Tomas, y que San Pío V insertó en el Misal Romano, entre las oraciones
recomendadas a los sacerdotes a la hora de celebrar la Eucaristía. Ritmo
sagrado, que el sabio Dom A.Wilmart cita como “maravilloso trofeo,
composición armoniosa y general, que ha estimulado la piedad católica de
muchas almas, más que muchos libros”. Wilmart dedicó un amplio y riguroso
estudio sobre la tradición literaria y textual de esta pequeña joya espiritual del
Aquinatense, como muestra del genio especulativo y poético del Santo.5
Con el respeto y admiración debidos hemos de dejar aparte la
consideración del pensamiento de Santo Tomás en bloque, para centrarnos en
el tema de la Sagrada Eucaristía en particular, tema que nos ocupa. Ya hemos
apuntado un leve sumario de los principales lugares en que el Santo trata del
tema. Pero aún así el tema es de tal magnitud, que necesariamente hay que
deslindar todavía más los campos que el desarrollo de la totalidad impone. El
Santo, teólogo de excepción, tiene que abordar el alcance dogmático de la
materia correspondiente, siempre dentro de la doctrina definida por la
Iglesia. Igualmente ha de desmenuzar el contenido teológico moral y su
irradiación social. Pero el Maestro que era a la vez un santo, atendía
simultáneamente las implicaciones espirituales que la materia teológica le
brindaba, es decir, su Teología espiritual. Contando que fray Tomás de Aquino
era a la vez profesor responsable de una cátedra dedicado a formar peritos en
Sagrada Teología, era también un dominico, fraile predicador, con la misión de
enseñar a todos, a través de la predicación, desde la cátedra del pulpito. Sobre
ello podemos contar con la profundidad, encanto y rica catequesis de los himnos
del Oficio del Corpus. Sólo una mente privilegiada como la de Tomás de
Aquino pudo hacer frente al compromiso que llevaba consigo la misión de
maestro predicador.
A nivel dogmático y al servicio del rationabile obsequium fidei, tuvo que
abordar el problema y augusto misterio de la presencia real de Cristo en la
Eucaristía a través de la escolástica seguida en las Universidades medievales,
apoyado en la filosofía aristotélica, para explicar la presencia real de Cristo
en las especies sacramentales, no de una manera local, sino de modo
André Wilmart, Auteurs spintuels et textes devots du Moyen Age latín, París,
Études Augustiniennes, 1971, págs. 361-414.
5
p. 5
Lorenzo Galmés, Ensayo de aproximación a la doctrina de Santo Tomás de Aquino
sobre la Eucaristía y su proyección espiritual
sustancial. El Maestro propone el concepto de ʺtransubstanciaciónʺ,6 que hizo
suyo el Concilio de Trento,7 recordado por Pablo VI,8 y recogido también en el
Catecismo de la Iglesia Católica.9 No olvidemos ante el misterio ha de actuar la
fe, praestet fídes supplementum sensuum deffectui. La fe basta, ad formandum cor
sincerum, sola fides sufficit.
En un contexto más allegado al sentir humano el Santo nos legó la
estrofa eucarística: Se nascens dedit socium, convescens in edulium, se moriens in
pretium, se regnans dat in praemum. Jesús compañero, Jesús manjar, Jesús
liberador con su vida, Jesús remunerador para siempre.
Ante la grandeza que presupone el hecho extraordinario del Misterio
Eucarístico, Santo Tomás no duda en plantearse a nivel escolástico y
académico el grado de necesidad que podría justificar su institución. Por lo
que a Dios hace sabemos que no puede estar presionado por necesidad alguna.
Otro asunto es el de la humanidad creada. En el caso de naturaleza pura, antes
del pecado original, no cabe afirmar que fuera necesaria la institución
eucarística. En el estado de naturaleza caída, y sometida a los efectos del
pecado original, la naturaleza humana tenía que ser liberada y elevada. El
colectivo humano necesitaba un refuerzo espiritual para penetrar en los límites
de la naturaleza rehabilitada El misterio de la Encarnación puso a Jesucristo en
el mundo, que con el sacrificio de su Pasión y Muerte redimió a la naturaleza
humana del pecado, y con su doctrina, ejemplos, e institución de los
sacramentos, puso en manos del género humano los instrumentos necesarios
para que la criatura humana al formar parte de la comunidad cristiana pudiese
recuperar el estado perdido.
Tomás de Aquino pone la Eucaristía en el mismo neurálgico de la
Iglesia. Bonum commune spirituale totius Ecclesiae continetur substancialiter in ipso
Eucaristiae sacramento, perfeccionando los demás sacramentos: Hoc sacramentum
potissimum et perfectivum est omnium aliorum sacramentorum.10 El sello
instrumental de los sacramentos se relaciona con la Humanidad sacratísima
del Señor, instrumento de la divinidad. Humanitas Christi est divinitatis
Santo Tomás de Aquino, Summa Theologiae III, q.77, a.4 in c.
Concilio de Trento, Sesión XIII, Cap. IV. Conciliorum Oecumenicorum Decreta,
Bologna, Herder, 1962, pág.671.
8 Pablo VI, Encíclica Mysterium fidei, n°. 46.
6
7
9
Catecismo de la Iglesia Católica, nº. 1376 y 1413.
10
Santo Tomás de Aquino, Summa Theologiae III, q.65, a.3 ad 1 y s.c.
p. 6
e-aquinas 3 (2005) 7
instrumentum, por lo que omnes actiones et passiones Christi instrumentaliter
operantur in virtute divinitatis ad salutem humanam.11 En el Catecismo de la Iglesia
Católica, el Santísimo Sacramento es llamado sacramentum sacramentorum.12
Santo Tomás de Aquino, expositor insigne de la doctrina teológica del
Misterio, y cantor inspirado en el Oficio litúrgico del Sacramento, que se
prodigó en la cátedra, y en la alabanza del culto, maestro y poeta, vivió en
plenitud el venerando misterio, dejando constancia de las dos maneras en que
Cristo actúa en el sacramento de la Eucaristía, como sacrificio y como
sacramento. Lo expone en su obra maestra: Hoc sacramentum non solum est
sacramentum, sed etiam est sacrificium. Inquantum enim in hoc sacramento
repraesentatur passio Christi, qua Christus obtulit se hostiam Deo, ut dicitur Ephes. V,
habet rationem sacrificii, inquantum vero in hoc sacramento traditur invisibiliter gratia
sub visibili specie, habet rationem sacramenti. Sic igitur hoc sacramentum sumentibus
quidem prodest per modum sacramenti et per modum sacrificii, quia pro omnibus
sumentibus offertur.13
El que honra en culto sacramental y participa en el sacrificio, con
ofrenda y comunión se hace acreedor de la salvación en Cristo para sí y los
que comparten del Misterio de la Eucaristía. Insiste en la importancia de la
participación: Hoc sacramentum simul est et sacrificium et sacramentum, sed
rationem sacrificii habet inquantum offertur; rationem autem sacramenti inquantum
sumitur. Et ideo effectum sacramenti habet in eo qui sumit, effectum autem sacrificii in
eo qui offert, vel in his pro quibus offertur.14
Para evaluar los efectos de la Eucaristía, Santo Tomás echa mano de su
símil que puede parecer elemental pero que contiene notable profundidad de
contenido y curioso sentido pedagógico. Es la semejanza de funcionamiento de
la vida espiritual con la vida corporal, partiendo del principio de que los
sacramentos de la Iglesia sunt propter homines, y se presentan al
mantenimiento de la vida espiritual: Vita autem spiritualis vitae corporali
conformatur, eo quod corporalia spiritualium similitudinem gerunt. Por lo tanto,
oportet esse sacramentum Eucaristiae, quod est spirituale alimentum, o en otras
palabras spiritualis refectio.15
Santo Tomás de Aquino, Summa Theologiae III, q.2, a.6 ad 4.
Catecismo de la Iglesia Católica, nº. 1330.
13 Santo Tomás de Aquino, Summa Theologiae III, q.79, a.7 in c.
14 Santo Tomás de Aquino, Summa Theologiae III, q.79, a.5 in c.
15 Santo Tomás de Aquino, Summa Theologiae III, q.79, a.3 in c y ad 1.
11
12
p. 7
Lorenzo Galmés, Ensayo de aproximación a la doctrina de Santo Tomás de Aquino
sobre la Eucaristía y su proyección espiritual
De lo que el alimento significa para la vida del cuerpo, deduce el Maestro
el fin de la Eucaristía para el alma: Omnem effectum quem cibus et potus materialis
facit quantum ad vitam corporalem, quod scilicet sustentat, auget, reparat et delectat,
hoc totum facit hoc sacramentum quantum ad vitam spiritualem. Es eminentemente
operativo: Per hoc sacramentum, quantum est ex sui virtute, non solum habitus
gratiae et virtutis confertur, sed etiam excitatur in actum.16 Evoca el Caritas Christi
urget nos (2 Cor 5,14). Poderosa llamada a una revisión personal.
No basta para tranquilizar las conciencias, la participación plena en la
comunión eucarística. Es menester asegurar su eficacia espiritual en el sujeto. El
sacramento da la gracia, y la correspondencia del alma da los frutos
adecuados. Eucaristía es mantenimiento, aumento y rendimiento de la gracia
divina en el alma. El memorial vivo de la Pasión del Señor, la ofrenda que lleva
consigo la comunión del Cuerpo y de la Sangre de Cristo su integración en el
Cuerpo Místico de Cristo, no pueden quedar inoperantes espiritualmente.
Sería presuntuoso por parte nuestra pretender esbozar una síntesis
del pensamiento de Santo Tomás de Aquino sobre el misterio de la Eucaristía.
Amplísima, la materia; y denso el contenido, excede los límites de una
conferencia, cuyo tema mira más a la parte espiritual, e intencionadamente
ladea aspectos de su contenido de alta especulación teológica más propia de
peritos. Es de resaltar sin embargo la incidencia que enseña sobre el aspecto
social del amor cristiano, derivado de Cuerpo Místico, que sabe mirar siempre
al bien común, superponiéndolo al bien particular. Para el Santo, seguro en la
dinámica de los sacramentos recuerda que el sacramento de la Eucaristía se
ordena como objetivo próximo a la santificación de la persona, pero que incide
por naturaleza en la vida social, por la fuerza con que pregona la fuerza del
bien común a través del Cuerpo Místico de Cristo, unión de todos, entre todos y
para todos.
Pero el Santo nos ha legado dos oraciones de gran contenido, que
pueden ser consideradas como plenamente representativas. Por una parte, la
Colecta del Oficio del Corpus, y por otra, la antífona-plegaria O Sacrum
Convivium. El robusto tratado teológico sobre el sacramento de la Eucaristía,
desarrollado en la tercera parte de la Suma Teológica, que va de la cuestión
73 a la 83, recuerda que la eficacia de la Eucaristía se ordena a la santificación
de las personas, representada en tres momentos que conforman el cuerpo
16
Santo Tomás de Aquino, Summa Theologiae III, q.79, a.1 in c, ad 1 y ad 2.
p. 8
e-aquinas 3 (2005) 7
doctrinal del Santo en la materia, y que miran al pasado, al presente y al
futuro. En principio tiene un momento rememorativum, en que revive la sagrada
memoria de la Pasión de Cristo, centro neurálgico del sacrificio redentor; otro
momento que denomina demostrativum, en el que se hace presente la acción
de la gracia en el sacrificio del Cuerpo y Sangre de Cristo, con la participación
de la persona humana, a cuya santificación se ordena; y un tercer momento
que califica de praeanuntiativum, de visión escatológica, que anuncia la gloria
futura.17 Tríptico magistral de una actividad sacramental única, pero con
inmensas posibilidades de irradiar la gracia santificante.
Juan Pablo II comienza su Carta Apostólica sobre el Año de la Eucaristía
recordando la emotiva súplica de los discípulos en Emaús, Mane nobiscum
Domine, según cita San Lucas (24, 29), dirigida a Jesús manifestado en forma
de misterioso Viandante y compañero, que les había abierto la inteligencia para
comprender las Escrituras, y al que reconocieron ante el gesto personal de ʺla
fracción del panʺ. Excepcional manifestación de la Eucaristía. Encuentro
enternecedor entre palabra y signo, médula esencial del sacramento. Motivo
que inspiró al Papa el icono de los discípulos de Emaús, y que después se
tradujo en el proyecto de dedicar todo un año íntegro a la Eucaristía, para
secundar el misterio de la presencia real de Cristo en el mundo, según su
promesa, Ego vobiscum sum omnibus diebus usque ad consummationem saeculi (Mt
28, 20). Clara manifestación de nueva presencia de Cristo en el mundo.
Sensible Santo Tomás de Aquino como buen teólogo a las
catequesis ʺmistagógicasʺ, tan queridas en los antiguos Padres, que
profundizan en el contenido de los misterios, a través de la observaciones de
los gestos, análisis de las palabras, y evaluación de las fórmulas litúrgicas, por
lo que pasan de lo sensible a lo inteligible, del signo a lo significado. En esta
tesitura el Maestro de Aquino echa mano del principio elemental de que lo que
significa el alimento corporal para el sustento del cuerpo lo significa la gracia
del sacramento de la Eucaristía, para el sostenimiento de la vida espiritual. Este
aspecto le permite ofrecer una apretada síntesis del fruto espiritual que reporta
la Eucaristía, sacramento y sacrificio, para el mantenimiento y desarrollo de la
vida espiritual, como elemento de reparación en caso de necesidad, y
santa complacencia de la vida de comunión con Dios.18
17
18
Cfr. Santo Tomás de Aquino, Summa Theologiae III, q.60, a.3 in c y ad 2.
Cfr. Santo Tomás de Aquino, Summa Theologiae III, q.79, a.1.
p. 9
Lorenzo Galmés, Ensayo de aproximación a la doctrina de Santo Tomás de Aquino
sobre la Eucaristía y su proyección espiritual
El Papa ha querido ayudar a redescubrir ʺel don de la Eucaristía como
luz y fuerzaʺ para todos los fieles.19 Ya Santo Tomás había comentado la idea
en profundidad eclesial: Eucharistia est sacramentum totius ecclesiasticae unitatis.
Et ideo specialiter in hoc sacramento, magis quam in aliis, debet fieri mentio de omnibus
quae pertinent ad salutem totius Ecclesiae.20 Bien claro lo había escrito un poco
antes: In hoc sacramento totum mysterium nostrae salutis comprehenditur.21
Siguiendo Juan Pablo II su piadosa costumbre de proponer
constantemente el egregio ejemplo de la Virgen María, que tantos años
colaboró al lado de Cristo, y que podemos decir que respiró espiritualidad
eucarística, sibi assumpsit sacrificalem Eucharistiae dimensionem,22 recuerda una vez
más que la Virgen “encarnó con toda su existencia la lógica de la Eucaristía”,23 a
base de la dimensión y participación moral en el sacrificio de Cristo, habiéndola
vivido en su corazón, y de la que dio un ejemplo único en la vida y en la
historia en el Calvario, al pie de la Cruz de Cristo. Que con motivo del Año
de la Eucaristía, halle la Iglesia ante el Santísimo Sacramento del Altar nuevo
impulso para asumir con mayor empeño el gran Don Eucarístico, y que con la
Iglesia los fieles se confirmen más y mejor en la Fe.
Juan Pablo II, Carta apostólica Quédate con nosotros Señor n°. 30.
Santo Tomás de Aquino, Summa Theologiae III, q.83, a.4 ad 3.
21 Santo Tomás de Aquino, Summa Theologiae III, q.83, a.4 in c.
22 Juan Pablo II, Encíclica Ecclesia de Eucharistia, nº. 56.
23 Juan Pablo II, Carta apostólica Quédate con nosotros Señor n°. 31.
19
20
p. 10