Download Impugnación de ICOMOS al aval de la SETENA para que el nuevo

Survey
yes no Was this document useful for you?
   Thank you for your participation!

* Your assessment is very important for improving the work of artificial intelligence, which forms the content of this project

Document related concepts

Evaluación de impacto ambiental wikipedia, lookup

Consultoría ambiental wikipedia, lookup

Parque industrial wikipedia, lookup

Evaluación ambiental estratégica wikipedia, lookup

Transcript
Asunto recurso contra resolución
Expediente PROYECTO NUEVO EDIFICIO DE ASAMBLEA LEGISLATIVA
No. D1 11991-2013 SETENA
SEÑORES
COMISIÓN PLENARIA
SM
La suscrita Ofelia Sanou Alfaro de calidades que constan en el
expediente como representante de ICOMOS, atenta manifiesto:
Interpongo recurso de revocatoria y apelación en subsidio contra
resolución del 3 de junio del 2016, SG ASA 0495-2016 por las razones
que paso a exponer:
Acá en la resolución recurrida se está tratando de hacer pasar
una modificación de un proyecto que NO cumple con la normativa
ambiental, ni los aspectos desde la ciencia y la técnica y lo establecido
en la Ley General de la Administración pública (artículo 16) como
válida, evadiendo observase esto más bien como una ampliación.
Evasión que incluso conlleva a observar y comparar esto con el caso de
minería a cielo abierto conocido como Crucitas, donde se anularon
todos los permisos como es de su conocimiento.
Debe saberse que sobre este asunto de Crucitas aún se siguen
procesos penales contra funcionarios de SETENA por haber autorizado,
sin una nueva valoración, la supuesta disminución del área del
proyecto, pero que a todas luces era falso.
En el proceso Contencioso Administrativo, en el expediente del
caso Crucitas (sentencia de las diez horas cuarenta minutos del catorce
de diciembre del dos mil diez, N° 4399-2010, correspondiente al proceso
de conocimiento bajo el expediente número 08-001282-1027-CA.)
observaron los jueces contenciosos de la Sección Cuarta:
“XII- SOBRE LOS CAMBIOS PROPUESTOS Y LA OMISIÓN DE
SOLICITAR UN NUEVO ESTUDIO DE IMPACTO AMBIENTAL.
Tal y como ya se indicó, en el año 2005, mediante resolución N°36382005-SETENA, la Administración otorgó la viabilidad ambiental al
Proyecto Minero Crucitas. Dos años después, el 6 de diciembre del año
2007, la empresa desarrolladora presentó ante SETENA una propuesta
de cambios al proyecto minero. Esta solicitud fue resuelta por SETENA en
dos meses, aprobando los cambios incorporados por Industrias Infinito,
mediante resolución N°170-2008-SETENA, dictada el 4 de febrero del año
2008. Esta resolución administrativa, a juicio del Tribunal, se encuentra
viciada de
nulidad
absoluta
tanto
en
su
motivo
como
en
su
procedimiento, en razón de que la Administración no solicitó un nuevo
Estudio de Impacto Ambiental para evaluar los cambios que se
pretendían incorporar.
Antes de entrar en el detalle de esa omisión, debe tenerse presente que el
acto mediante el cual la Administración otorga viabilidad ambiental a un
proyecto, es sin duda un acto administrativo reglado, en el tanto se
encuentra previsto en el artículo 17 de la Ley Orgánica del Ambiente y en
el Reglamento sobre los Procedimientos de Evaluación de Impacto
Ambiental (Decreto Ejecutivo N° 31849), como en el Manual de
Instrumentos Técnicos para el Proceso de Evaluación de Impacto
Ambiental (Decreto Ejecutivo N° 32966). Sin embargo, la empresa
Industrias Infinito defiende la tesis, según la cual, en aquellos casos en
que se cumplan los presupuestos contenidos en el inciso 3 del articulo 46
del Decreto Ejecutivo N°31849, se hacía innecesario un nuevo estudio de
impacto ambiental. No obstante, este Tribunal observa que el inciso 3° de
ese artículo 46, si bien contiene una serie de criterios para realizar
ajustes al diseño original (no para prescindir de un EIA), criterios que por
cierto fueron invocados por los testigos de los codemandados en sus
declaraciones, es también cierto y contundente que dicho inciso no estaba
vigente en el Decreto Ejecutivo N° 31849 para la fecha en que Industrias
Infinito presentó su propuesta de cambios, ni tampoco para la fecha en
que SETENA aprobó tal propuesta modificativa, toda vez que el inciso 3°
del artículo 46 fue adicionado al Reglamento de Procedimientos de
Evaluación de Impacto Ambiental mediante Decreto Ejecutivo N° 34688,
el cual fue emitido hasta el 25 de febrero del 2008, sea, en fecha
posterior a aquellos dos momentos del procedimiento administrativo. En
el caso concreto, pudimos escuchar que los testigos Sandra Arredondo
(regente ambiental), Eduardo Murillo (funcionario de SETENA) y Sonia
Espinoza (funcionaria de SETENA en ese momento), señalaron que ante
la propuesta de cambios por parte de la empresa Industrias Infinito,
SETENA no consideró necesario requerir un nuevo estudio de impacto
ambiental para analizar esos cambios, por varias razones: el proyecto no
variaba en su esencia, se desarrollaba en el mismo sitio, no cambiaba de
categoría de proyecto, la actividad seguía siendo la misma, y no variaba
la zona industrial ni la zona de relaves, siendo que más bien se reducía
el área de extracción. Manifestaron que de acuerdo con los criterios de
SETENA, ante esas circunstancias no se requería solicitar un nuevo
estudio de impacto ambiental. Todo lo anterior refleja que en el supuesto
de introducirse cambios al diseño original de un proyecto, existe un
ámbito de discrecionalidad administrativa para valorar si se debe
solicitar o no un nuevo Estudio de Impacto Ambiental. Este Tribunal
ejerciendo como contralor de legalidad (artículo 49 de la Constitución
Política), y propiamente el control de la discrecionalidad administrativa
(artículos 16 y 160 de la Ley General de la Administración Pública),
encuentra que conforme a la lógica y la razonabilidad, los cambios que
propuso la empresa Industrias Infinito en el año 2007 eran, sin duda
alguna, modificaciones sustanciales al proyecto originalmente presentado
ante SETENA, y siendo cambios sustanciales los aquí discutidos, la
interpretación que hizo la SETENA no podía ser restrictiva en relación con
el Estudio de Impacto Ambiental, entratándose de la valoración de los
impactos que provocaría un proyecto clasificado como A y en materia
sensible como la ambiental, por lo que no podía optar, como lo hizo en el
caso concreto, por prescindir de ese instrumento de evaluación ambiental,
ni mucho menos habría sido válido que prescindiera del estudio de
impacto ambiental amparándose en una norma reglamentaria (nos
referimos al inciso 3° del artículo 46 del Reglamento antes mencionado),
por cuanto claramente debemos recordar que es la propia Ley la que
exige el Estudio de Impacto Ambiental cuando las actividades humanas
alteren o destruyan elementos del ambiente o generen residuos,
materiales tóxicos o peligrosos, tal y como lo ordena el artículo 17 de la
Ley Orgánica del Ambiente… Pues bien, el Tribunal llega a la conclusión
de que los cambios propuestos eran sustanciales, por cuanto del
documento denominado “Evaluación Ambiental de Cambios Propuestos”
y de los testimonios de Sandra Arredondo y Eduardo Murillo, se
desprende que se varió la profundidad de extracción pasando de
una propuesta original que preveía la extracción, únicamente, de
la capa superficial del suelo denominada saprolita, cuya
profundidad alcanza hasta un máximo de 20 metros, a extraer no
sólo saprolita sino también roca dura, cuya profundidad de
extracción alcanza hasta 67 metros de profundidad…” (el
subrayado es nuestro)
Terminaron señalando los jueces:
“…sin un análisis de los estudios presentados por la empresa y la
obligada valoración de los impactos ambientales, el equipo evaluador
recomendó finalmente que la Comisión Plenaria de la SETENA procediera
a acoger la propuesta de modificación. A partir de este laxo informe, la
Comisión Plenaria dispuso aprobar los cambios sugeridos por Industrias
Infinito, y dictó la resolución N° 170-2008-SETENA, la que, valga decir,
tampoco incorporó mayor análisis respecto de la propuesta
modificativa presentada… podemos concluir, conforme a la sana
crítica, que en este caso SETENA dejó de cumplir la competencia que
legalmente le fue asignada a ese órgano público, omitiendo no sólo el
haber solicitado un nuevo Estudio de Impacto Ambiental, vicio que ya fue
explicado, sino también omitió analizar la documentación de cambios
presentada por la codemandada Industrias Infinito, omisión que, por
ende, también se produce respecto de cada uno de los temas técnicos
discutidos en este proceso, según se explicará en considerandos
posteriores. En consecuencia, a criterio de esta Cámara, la resolución N°
170-2008-SETENA violentó los artículos 19 y 84 inciso a) de la Ley
Orgánica del Ambiente, y el artículo 66 de la Ley General de la
Administración Pública, y resultar disconforme con el ordenamiento
jurídico, de conformidad con los artículos 158 y 166 de la Ley General de
la Administración Pública, la citada resolución administrativa se
encuentra viciada de nulidad absoluta y así se declara.” (el subrayado es
nuestro)
Ahora, es evidente por lo que consta en este expediente que ahora
discutimos, estamos el siguiente escenario de cambios:
DESCRIPCIÓN Y COMPARACIÓN DE LOS DOS PROYECTOS PARA EL
EDIFICIO DE LA ASAMBLEA LEGISLATIVA (2013 Y 2016).
Fuente: EXPEDIENTE D1-11991-2014 TOMO III. PROYECTO NUEVO
EDIFICIO ASAMBLEA LEGISLATIVA. Folios 000854-000851
I. EL PROYECTO DE NUEVOS EDIFICIOS
LEGISLATIVA 2013
PARA LA ASAMBLEA
El proyecto constaba de dos edificios uno para los diputados y otro
llamado Legislativo (plenario y oficinas).
Analizaremos el edificio para los Diputados, el que fue rechazado por el
MCJ
Características arquitectónicas del Edificio de Diputados
Este es un edificio horizontal compuesto por una estructura metálica
horizontal —la cual albergaba las oficinas de los diputados— .
Esa estructura horizontal elevada sobre el suelo se apoya en dos pilares
principales de concreto, uno en el extremo Oeste y otro en el extremo
Este. Los dos pilares que sostienen la estructura horizontal sirven a la
vez como ducto de circulación vertical entre la plaza y las oficinas de
los diputados y como ducto de servicios.
El edificio tenía un altura de 51 metros (desde el nivel de la Plaza ). El
edificio estaba compuesto por tres niveles de sótano, 7 niveles de
circulación vertical más 6 niveles de oficinas.
El área total de construcción era de 30,255. 86 m2.
Donde 2390
m2 corresponden al área de plazas y los otros 27 865.86 restantes
correspondían a las áreas de oficinas y espacios complementarios de la
obra
II. EL PROYECTO DEL NUEVO EDIFICIO PARA LA ASAMBLEA
LEGISLATIVA 2016 que supuestamente disminuye el área y los
impactos tiene lo siguiente:
Es un único edificio que albergara las oficinas para los diputados y el
plenario con sus respectivas oficinas de apoyo.
Características arquitectónicas del Nuevo Edificio de la Asamblea
Legislativa
Este es un edificio vertical de 4 sótanos, 19 pisos y una terraza para un
total de 24 niveles.
El área total de construcción es de 52000 m2. Donde 30 255m2
corresponden a las oficinas de diputados y 22046,54 corresponden al
plenario y sus correspondientes oficinas.
Máxima altura del edificio sobre el nivel del suelo y bajo este (NPT )
0.00+0.00) Fuente: EXPEDIENTE D1-11991-2014 TOMO III .
PROYECTO NUEVO EDIFICIO ASAMBLEA LEGISLATIVA . Plano Nº 29
Sección General B-B (Javier Salinas arquitecto)
La máxima altura del edificio desde el nivel suelo (N 100 NPT 0.00+
0.00) al área de la terraza es de 85, 22m ( N 2000 NPT 0.00+ 85.22m).
La máxima profundidad del edificio bajo nivel suelo ( NPT 0.00+ 0.00) es
de 16,11m. (S 400 NPT 0.00 m- 16.11m).
En los planos no se especifica la profundidad máxima de excavación,
pero la profundidad es de aproximadamente 22 ms, aspecto NUNCA
analizado por nadie en SETENA. Sea, los efectos nunca han sido
considerados y hay violación al principio de objetivación.
Es decir, que la situación evidentemente de la nueva propuesta conlleva
a un aumento y ampliación respecto a área y profundidad que hacen
que lo resuelto en la resolución recurrida, sea simplemente un aspecto
que debe ser tomado y considerado como un abuso de la
discrecionalidad que careció de análisis y por tanto estamos ante una
flagrante violación al principio de objetivación y al principio precautorio.
Al igual que en el caso Crucitas, desde SETENA se omitió un análisis
comparativo y un análisis de los efectos ambientales que ameritaban
una nueva evaluación ambiental de todo el proyecto, pero esa falencia
hace que se esté ante un acto absolutamente nulo, no válido por
absolutamente ilegal, al permitir hacer, en lugar de una reducción, UNA
APLIACIÓN y por ello es necesario acoger el recurso, enderezar el
procedimiento y ordenar un nuevo estudio de impacto ambiental sobre
los efectos del aumento de la profundidad en mantos acuíferos y sobre
el volumen de la infraestructura en lo paisajístico, cambio climático,
etc.
No es válido señalar que el acto recurrido es de mero trámite
puesto que lleva aspectos de fondo a considerar y esto lo convierte en
un que admite los recursos tradicionales. Considerar el acto
cuestionado como uno de mero trámite no recurrible acarrea
responsabilidades penales, civiles y administrativas, pero ello es que
también existe un error al no haber dispuesto que existían los recursos
del caso de parte del secretario general de SETENA.
Prohibir o denegar los recurso es una actuación que de por sí
genera una nulidad absoluta evidente y manifiesta y al ser negatoria al
derecho de defensa.
Por todo lo anterior siendo que acá no se está ante una
disminución de área, sino una verdadera AMPLIACIÓN, solicitamos que
revoque la resolución recurrida por ser absolutamente nula y violatoria
el principio de objetivación o tutela científica y al principio precautorio.
Ante el Superior y esta instancia atendemos notificaciones correo
electrónico [email protected]
con copia a [email protected]
San José 30 de septiembre del 2016.
Ofelia Sanou Alfaro
Presidenta
ICOMOS Costa Rica