Download Catolicismo e Islam, dos religiones muy similares.

Survey
yes no Was this document useful for you?
   Thank you for your participation!

* Your assessment is very important for improving the work of artificial intelligence, which forms the content of this project

Document related concepts

Gente del Libro wikipedia, lookup

Principios de la religión wikipedia, lookup

Islam wikipedia, lookup

Ramificaciones de la religión wikipedia, lookup

Akhirah wikipedia, lookup

Transcript
44
Tribuna
LA NUEVA ESPAÑA
Sábado,
7 de mayo de 20 II
Catolicismo e islam, dos religiones muy similares
• Sobre el origen de los sentimientos religiosos y la idea de Dios
Ángel Machado
Cabezas
Profesor de la Facultad de
Economía y Empresa de
la Universidad de Oviedo
os sentimientos religiosos y la misma idea de
¡;;
Dios tienen su origen en
J!.--' el cerebro, siendo ambos
elaborados a partir de procesos
mentales más básicos y primitivos. Incluso se sabe la zona del cerebro donde se localizan estas
ideas y sentimientos. La existencia
de una zona cerebral específica
asociada al sentimiento religioso
constituye para algunos un argumento a favor de la existencia de
Dios, pues Éste fija en el cerebro
su huella para favorecer su conocímiento y el impulso de llegar hasta Él. En cambio, para otros, tal
hecho confirma que la revelación
divina es sólo un producto más de
la actividad cerebral que carece de
correlación real más allá de esa
actividad. Sea como fuere, no es
fácil entender ningnna sociedad
sin conocer el factor religioso que
hay en ella. Si no existiese la tradición religiosa, entendida en un
sentido amplio, cabría preguntarse, qué experiencia o qué situación
nos haría inventar el concepto de
Dios.
El antropólogo Pascal Boyer
sostiene que el pensamiento religioso representa la línea de menor
resistencia de nuestro sistema cognitivo «<Nature», n." 455). Así;
una actitud incrédula de un científico exige un gran esfuerzo racional para comprender el mundo,
mientras que la idea de Dios se
propaga y se mantiene mucho más
fácilmente. Adicionalmente, considera que la defensa firmee intransigente de un solo Dios facilita
la vía expansiva y agresiva del
hombre. Quizá por esto el islam
mantiene su actual expansión,
mientras que el catolicismo y por
extensión el cristianismo, que se
encuentra domesticado por la democracia, se ha vuelto comprensivo (aunque no siempre lo fue,
pues basta recordar a modo de
ejemplo la Inquisición) y ha entrado en decadencia.
Las investigaciones científicas
en psicología cognitiva, neurobiología y antropología han revelado
que la mayoría de creyentes, independientemente
de cuál sea su culto, tienen interiorizado un modelo
muy antropocéntrico de Dios. Las
creencias subconscientes de las
personas religiosas de cualquier
credo sorr extraordinariamente
parecidas: los agentes sobrenaturales
ejercen un control constante del
comportamiento
moral de la persona (Sampedro, «El País»,
23rm.rm).
Con frecuencia se olvida que
islam y cristianismo son religiones
monoteístas abrahámicas que
comparten el mismo Dios (A1á
significa Dios) y los principales
dogmas. En ambas religiones habrá un juicio final por parte de
Dios, que en las versiones del islam más difundidas, estará acom-
Más que estar ante dos
religiones que admiten
ritos distintos,
nos encontramos en
etapas de evolución
social diferentes
en cada una de ellas
pañado por Jesús en calidad de
asesor, el cual está alIado de A1á
desde su crucifixión. Después de
dicho juicio final, según el islam,
el alma humana terminará en uno
de los cuatro estados siguientes:
en la condena etema, equivalente
al infierno católico; en la salvación eterna, similar al cielo católico; o en otros dos estados intermedios, equivalentes al limbo o al
desaparecido purgatorio católico.
En ambas religiones se habla
del Apocalipsis o fin del mundo,
descrito de forma similar como el
punto final de un cataclismo general precedido de multitud de hechos extraños y horribles. Igualmente, ambas religiones consideran la resurrección de los muertos,
materializándose
en las dos en un
cuerpo que será incorruptible.
Según indica Pascal Boyer, los
ritos religiosos, aunque a priori
parecen muy distintos entre culturas y/o religiones, pertenecen
todos a una clase de comportamientos rituales constantes en la
especie humana. Se basan siempre en actos arbitrarios, obligatorios, ejecutados en un orden rígido, desligados de objetivos prácticos obvios.
En nuestra sociedad a menudo
se oyen críticas muy duras contra
el islam, gran parte de ellas provenientes de católicos. Cuando se
piensa con cierto detalle en el fundamento de tales críticas y se hace
una visión histórica de la evolución de ambas religiones, se da
uno cuenta de quedichas críticas
no se basan en la realidad histórica
ni, menos aún, en los planteamientos psicológicos y antropocéntricos del fenómeno religioso.
Las coincidencias entre isla- .
mismo y catolicismo no se limitan
a los dogmas fundamentales, sino
que transcienden las creencias populares y las manipulaciones de
las masas que provocaron a lo largo de la Historia (F. Reinares yA.
Elorza, «El nuevo terrorismo islamista», Temas de hoy, 2004).
Existen otros temas en los que
actualmente existe gran coincidencia entre los planteamientos de
la Iglesia católica y el fundamentalismo islámico como los relacionados con el aborto o la planificación familiar.
Hay algo más general y que
merece la pena resaltar en relación
con las similitudes entre catolicismo e islam. Las religiones sin dios
como el confucionismo, el taoísmo o el budismo proclaman la necesidad de la no violencia, mientras que las monoteístas han sido
en gran medida defensoras de las
guerras. Dejando al margen las
guerras religiosas, y centrándonos
sólo en los últimos años, podemos
"citar en este sentido la Guerra Civil española, la de Yugoslavia, la
de católicos y protestantes de Irlanda del Norte, la de hutus y
tutsis en África, las de Oriente
Próximo entre judíos y musulmanes, las de hindúes y musulmanes
en Cachemira e India, las de budistas e hindúes en Sri Lanka
Lo anterior nos lleva a pensar
que más que estar ante dos religiones que admiten ritos distintos,
nos encontramos en etapas de evolución social diferentes en cada
una de ellas; de forma que, en costumbres sociales, la actual «sharia- o ley islámica podría equivaler al catolicismo de hace unas
cuantas décadas.
Hay otro aspecto de gran coincidencia entre ambas religiones,
que es la consideración y trato hacia las mujeres, pero este tema lo
dejaré para desarrollarlo un poco
más en otro artículo.
En resumen, pese a las aparentes diferencias entre catolicismo e
islam, se trata de dos religiones
muy similares tanto en sus fundamentos doctrinales como en sus ritos e imposiciones sociales.