Download Virosis felinas por X. Roura

Survey
yes no Was this document useful for you?
   Thank you for your participation!

* Your assessment is very important for improving the work of artificial intelligence, which forms the content of this project

Document related concepts

Virus de la leucemia felina wikipedia, lookup

Virus varicela wikipedia, lookup

Hepatitis wikipedia, lookup

Virus de la inmunodeficiencia humana wikipedia, lookup

Prueba de detección del VIH wikipedia, lookup

Transcript
Close window to return to IVIS
in collaborazione con
RICHIESTO ACCREDITAMENTO
SOCIETÀ CULTURALE ITALIANA
VETERINARI PER ANIMALI DA COMPAGNIA
SOCIETÀ FEDERATA ANMVI
organizzato da
certificata ISO 9001:2000
INFORMATION
SCIVAC Secretary
Palazzo Trecchi, via Trecchi 20 Cremona
Tel. (0039) 0372-403504 - Fax (0039) 0372-457091
[email protected] www.scivac.it
Close window to return to IVIS
In: 50° Congresso Nazionale Multisala SCIVAC, 2005 – Rimini, Italia
VIROSIS FELINAS
Xavier Roura
Med Vet, Phd, Dip ECVIM -CA
Hospital Clínic Veterinari
Facultat de Veterinària
Universitat Autònoma de Barcelona
E-mail: [email protected]
Leucemia felina / Inmunodeficiencia felina
Los virus de la familia Retroviridae son virus ARN que poseen todos ellos una enzima con capacidad de
polimerizar ADN conocida como Transcriptasa Inversa. Estos virus tienen la capacidad de integrarse en el
genoma de la célula que infectan ya que la enzima Transcriptasa Inversa permite formar proviriones con ADN
copiado del propio ARN y en consecuencia se replican conjuntamente con la célula infectada.
Diversos virus de la familia Retroviridae pueden infectar a la especie felina. Entre ellos los más importantes son
el virus de la Leucemia Felina (VLFe) que pertenece a la subfamilia Oncornaviridae y el virus de la
Inmunodeficiencia Felina (VIF) que pertenece a la subfamilia Lentivirinae. Otros Retrovirus menos significativos
en cuanto a su incidencia son el virus del Sarcoma Felino (VSF), el virus Formador de Sincitios (VFSF)
perteneciente a la subfamilia Spumavirinae y los Retrovirus Endógenos integrados en el genoma de todos los
gatos (RD-114 y secuencias endógenas relacionadas con el VLFe).
En la clínica práctica frecuentemente nos enfrentamos con gatos con enfermedades provocadas por el VLFe o
bien por el VIF. Estas dos infecciones tienen muchos puntos en común y un gran número de cuadros clínicos
pueden ser idénticos a ambas infecciones, pero también hay muchas características diferenciales. En esta charla
se pretende dar una visión conjunta de ambas infecciones, de sus puntos comunes y sus características
diferenciales.
Ambas infecciones se han diagnosticado en todos los países donde se han realizado tests de diagnóstico por lo
tanto son enfermedades de distribución mundial. La prevalencia de ambas infecciones difiere de un país a otro e
incluso de una zona a otra dentro del mismo país en función de las características de la población felina y su
estilo de vida. Una de las principales diferencias entre ambas infecciones es la forma de contagio o transmisión.
El virus de la leucemia felina (VLFe) se contagia de manera efectiva por el contacto directo y continuado entre
gatos durante el acicalamiento mutuo, compartir la comida, el agua y la cubeta de las deposiciones así como
durante las peleas entre gatos. También se transmite la infección efectivamente por vía placentaria y durante la
lactación pudiendo nacer ya gatitos infectados de madres portadoras del virus. Debido a esto la infección por el
VLFe es más frecuente en gatos jóvenes y adultos jóvenes (1 a 6 años) que vivan en colectividades, criaderos,
residencias y casas con varios gatos así como gatos que viven en semilibertad. Por el contrario, el virus de la
inmunodeficiencia felina (VIF) solamente se transmite de forma efectiva durante peleas entre gatos siendo
necesario por lo tanto un contacto de saliva con sangre o sangre con sangre. Experimentalmente se han
demostrado otras vías de contagio (contacto directo, sexual, placentaria) pero parece que no son importantes en
infecciones naturales. En consecuencia el grupo de riesgo principal para esta infección son gatos machos no
castrados que viven en semilibertad.
Ambas infecciones pueden provocar cuadros clínicos similares ya sea por la acción directa del virus o bien por el
establecimiento de un estado de inmunodeficiencia adquirida y la adquisición de infecciones crónicas o
enfermedades oportunistas o por la presencia de enfermedades neoplásicas. Hay pequeñas diferencias en la
presentación o frecuencia de estos cuadros clínicos en ambas infecciones que se detallarán en la charla.
Close window to return to IVIS
Ambos virus pueden provocar cuadros clínicos debido a los efectos víricos primarios sobre algunos tejidos
generalmente indicando en estas situaciones que el animal se encuentra en fase de inmunodeficiencia terminal o
bien en el caso del VIF en la fase de infección aguda. Como norma general ante un gato con alguno de estos
cuadros debemos descartar primero que estos signos clínicos no sean provocados por enfermedades
oportunistas antes de asumir que son provocados por el virus.
El diagnóstico es otro de los aspectos con grandes diferencias entre ambos virus. La infección por el virus de la
inmunodeficiencia felina se diagnostica mediante la detección de anticuerpos contra el virus generalmente por
técnicas de ELISA. Debido a que pueden darse resultados falsos positivos (reacciones cruzadas inespecíficas o
errores en la técnica) y falsos negativos (infección aguda o fase terminal), los resultados positivos (especialmente
en animales asintomáticos o de bajo riesgo) deberían confirmarse o bien mediante técnicas de Inmunoblot o bien
repitiendo el ELISA al cabo de algunas semanas. Los gatitos nacidos de madres seropositivas tienen anticuerpos
neutralizantes y por lo tanto son positivos al test ELISA hasta generalmente las 14 semanas de edad.
Por el contrario, el diagnóstico de la infección por el VLFe se basa en técnicas serológicas de ELISA e
inmunofluorescencia (IFA) para la detección de antígeno viral, específicamente la proteína interna del virus p27.
El test ELISA detecta la proteína p27 soluble en suero e indica que hay viremia aunque no necesariamente que
sea persistente. La técnica de IFA detecta la proteína p27 en el interior de leucocitos y plaquetas en sangre
periférica o médula ósea y un resultado positivo indica que hay infección de la médula ósea, viremia persistente y
eliminación del virus. Los tests ELISA en saliva y lágrimas tienen un gran número de problemas y resultados
falsos positivos y negativos y siempre deben confirmarse con pruebas realizadas en sangre.
Actualmente existen pruebas de aislamiento del virus y técnicas de PCR para la detección de ambos virus,
aunque no disponibles para su realización rutinaria en la clínica práctica.
Imponer las medidas preventivas adecuadas para ambas infecciones para evitar nuevos contagios y además
evitar la exposición a agentes productores de enfermedades oportunistas. Tratar las infecciones crónicas y las
enfermedades oportunistas de igual manera que si el gato no fuera positivo. Si la respuesta no es buena debe
suponerse que el gato está en fase de inmunodeficiencia terminal. Tratar con cirugía y/o quimioterapia las
enfermedades neoplásicas que puedan presentarse. Se han probado varios tratamientos antivíricos con
fármacos inhibidores de la enzima Transcriptasa Inversa (AZT y otros) en ambas infecciones pero en casos
naturales aun no se ha conseguido eliminar la infección y en muchas ocasiones se producen efectos secundarios
importantes. También se ha utilizado interferón a dosis altas 10.000 U/Kg SC/día por su efecto antivírico o el
interferón a dosis bajas (30 UI/gato/PO/semanas alternas) por su efecto inmunomodulador.
Herpesvirus felino
La detección del antígeno es el test más fiable para la identificación del herpesvirus felino. La serología no es útil
debido a la facilidad de contacto con el virus y al uso de las vacunas. Se ha demostrado que el título de
anticuerpos frente al FHV varía independientemente de la presencia o ausencia de enfermedad. Además títulos
bajos se han asociado con infecciones crónicas. Las mejores técnicas para la detección del antígeno son el IFA,
aislamiento del virus o la PCR. El aislamiento del virus de raspados conjuntivales o orofaríngeos han sido el “gold
standard”, pero comparados con la PCR realizada en las mismas muestras ha demostrado una sensibilidad
mucho más baja. Durante fases agudas de la enfermedad si que son muy parecidas en eficacia pero en
enfermedades crónicas, enfermedades latentes o animales vacunados la PCR es mucho más eficaz. La
sensibilidad de la IFA es similar a las otras técnicas en fases agudas de infección. El uso de la nested PCR o de
la PCR cuantitativa aumenta la sensibilidad. El problema principal es que esta alta sensibilidad es que es
capaces de detectar infecciones subclínicas o latentes. Un porcentaje alto de gatos sanos son positivos mediante
la PCR para FHV. La especificidad de todas las técnicas es alta aunque pueden ocurrir contaminaciones en la
PCR i fluorescencias inespecíficas en la IFA.
Calicivirus felino
Al igual que con el herpesvirus felino la detección del antígeno es la técnica de diagnóstico más útil. La
exposición al calicivirus es muy frecuente y además el virus está incluido en las vacunas. Recientemente se ha
descrito un síndrome hemorrágico asociado al calicivirus. El cuadro clínico que presentan es edema, crostas
faciales, edema de la punta d las orejas, vasculitis, aumento de la bilirrubina y una alta mortalidad.
Close window to return to IVIS
Parvovirus felino
Recientemente se ha descrito la infección de gatos con parvovirus-2b canino. Esto puede justificar una reacción
cruzada en las diversas pruebas diagnósticas. El uso de heces frescas en la fase aguda de la infección parece lo
más adecuado. Tanto el ELISA como la microscopia electrónica pueden utilizarse. El ELISA es más económico,
pero la microscopia permite diferenciar otros virus causantes de problemas gastrointestinales.
Coronavirus felino
El diagnóstico de la peritonitis infecciosa felina sigue siendo un reto para el veterinario. Mientras la forma efusiva
parece relativamente fácil de diagnosticar, la forma seca es muy difícil. La valoración de las diversos fluidos
permite un abordaje clínico útil. Sin embargo, la histopatología sigue siendo la prueba de diagnóstico de elección
para la forma seca. Hasta hoy, ni las técnicas serológicas ni la PCR son útiles para el diagnóstico definitivo
porque no permiten la diferenciación entre el coronavirus felino y el virus de la peritonitis infecciosa.
Lecturas recomendadas:
Andrew, Stacy E. (2000), "Feline Infectious Peritonitis", in Veterinar Clinics of North America, Small Animal
Practice, September, 30(5):987-1000.
Burgesser, Kent M., Stephanie Hotaling, Anita Schiebel, Scott E. Ashbaugh, Steven M. Roberts, and James K.
Collins (1999), "Comparison of PCR, Virus Isolation, and, Indirect Fluorescent Antibody Staining in the Detection
of Naturally Occurring Feline Herpesvirus Infections" , J. Vet. Diag. Invest., March, 11:122-126.
Hartmann, K., R. M. Werner, H. Egberink, and O. Jarrett (2001), "Comparison of Six In-House Tests for the Rapid
Diagnosis of Feline Immunodeficiency and Feline Leukaemia Virus Infections", Vet. Rec., September, 149:317320.
Kennedy, M. A., K. Brenneman, R. K. Millsaps, J. Black, and L. N. Potgieter (1998), "Correlation of genomic
detection of feline coronavirus with various diagnostic assays for feline infectious peritonitis", J. Vet. Diag. Invest.,
10(1):93-7.
Maggs, David J., Michael R. Lappin, John S. Reif, James K. Collins, Jane Carman, Denise A. Dawson, and
Christa Bruns (1999), "Evaluation of Serologic and Viral Detection Methods for Diagnosing Feline Herpesvirus-1
Infection in Cats with Acute Respiratory Tract or Chronic Ocular Disease", J. A. V. M. A., February, 214(4):502507.
Paltrinieri, Saverio, Margherita Cammarata Parodi, Giorgio Cammarata (1999), "In Vivo Diagnosis of Feline
Infectious Peritonitis by Comparison of Protein Content, Cytology, and Direct Immunofluorescence Test on
Peritoneal and Pleural Effusion", J. Vet. Diag. Invest., July, 11:358-361.
Pedersen, N. C. , J. B. Elliot, A. Glasgow, a. Poland, and K. Keel (2000), "An isolated epizootic of hemorrhagiclike fever in cats caused by a novel and highly virulent strain of feline calicivirus", Vet. Micro., 73:281-300.
Sykes, Jane. E., Joanne L. Allen, Virginia P. Studdert, and Glenn F.Browning (2001), "Detection of Feline
Calicivirus, Feline Herpesvirus-1 and Chlamydia psittaci Mucosal Swabs by Multiplex RT-PCR/PCR", Vet. Micro.,
81:95-108.
This manuscript is reproduced in the IVIS website with the permission of the Congress Organizing Committee