Download Bruselas y Roma negocian un salvavidas para la banca italiana

Survey
yes no Was this document useful for you?
   Thank you for your participation!

* Your assessment is very important for improving the work of artificial intelligence, which forms the content of this project

Document related concepts

Sareb wikipedia, lookup

Banco malo wikipedia, lookup

Crisis del euro wikipedia, lookup

Mecanismo Único de Resolución wikipedia, lookup

Crisis de la deuda soberana en Grecia wikipedia, lookup

Transcript
26/01/2016
Tirada:
44.504 Categoría: Económicos
Difusión:
28.999 Edición:
Nacional
Audiencia: 86.997 Página:
20
OCUPACIÓN: 40,8%
V.PUB.: 6.817
Bruselas y Roma
negocian un salvavidas
para la banca italiana
Miquel Roig. Bruselas
Hay dos maneras de afrontar
una crisis bancaria: apretando
los dientes e interviniendo
pronto, o tapándose los ojos y
confiando en que la cosa mejore. Suecia fue ejemplo de lo
primero y su crisis bancaria
de los noventa es ahora una
nota al pie. Japón, con su crisis bancaria, fue ejemplo de lo
segundo y 25 años después la
economía nipona sigue sufriendo las consecuencias. En
la crisis de la zona euro, pocos
han esperado tanto a sanear
sus entidades como Italia.
Pier Carlo Padoan, ministro de Finanzas italiano, llega
hoy a Bruselas para tratar de
ponerse al día. Se reunirá con
Margrethe Vestager, comisaria de Competencia, con un
objetivo: encontrar un mecanismo de ayuda pública a sus
bancos que no obligue a ser
demasiado duro con los
acreedores de las entidades financieras. La idea de Padoan
es crear un banco malo al que
traspasar buena parte de su
cartera de créditos morosos,
que supera los 300.000 millones de euros y que ahoga a un
sector plagado de bancos pequeños y poco rentable.
Pero Padoan tiene un problema: el precio de traspaso
de los activos. Aunque la cartera morosa está provisionada
al 45%, si el banco malo compra a precio de mercado, las
entidades tendrán que asumir
pérdidas y podrían necesitar
una recapitalización. Si, en
cambio, el banco malo compra por encima del precio de
mercado para minimizar las
pérdidas, la Comisión Europea podría analizar la medida
como una potencial ayuda de
Estado y, en su caso, obligar a
aplicar quitas a acreedores subordinados (preferentes y
deuda junior).
Tal y como ocurrió con los
bancos y cajas españoles,
buena parte de estos productos se vendió a minoristas. El
Gobierno italiano ya tuvo
que aplicar quitas a los acreedores de cuatro bancos pequeños que fueron rescatados a finales del año pasado.
Eso ya ocasionó críticas al
Ejecutivo, al que los clientes
acusaron de haberlos dejado
desprotegidos. Y aunque el
Gobierno de Matteo Renzi
quiere evitar otra polémica,
la situación es más difícil que
en 2015. Ahora, una eventual
Efe
AREA (cm2): 436,5
Pier Carlo Padoan, ministro de Finanzas italiano.
SANEAMIENTO
Entre 2008 y 2013,
las intervenciones de
Italia para sanear su
banca sumaron el
0,5% del PIB. En
Grecia fueron el 22%;
en Irlanda, el 40%;
en Portugal, el 6,6%,
en España, el 9,3% y
en Chipre, el 10,9%.
Italia siempre
estuvo en la quiniela.
quita tendría que ser mayor,
debido a la entrada en vigor
de la Directiva de Reestructuración y Resolución Bancaria. Esta normativa se introdujo durante la crisis precisamente para evitar que
fueran los contribuyentes
quienes acabaran pagando
los rescates bancarios. Su
herramienta principal, el
bail-in, obliga a aplicar fuertes quitas a los acreedores
antes de que pueda usarse
dinero público.
El asunto se ha enturbiado
porque en la recta final de las
negociaciones entre la Comisión y Roma, que llevan más
de un año en marcha, las acciones de los bancos italianos
se han desplomado. En el último mes el índice bancario del
FTSE Italia se ha dejado un
21,42% y desde el mes de julio
acumula un descenso del
35%. ¿La causa? Un requerimiento de información del
BCE, ahora supervisor, a varios bancos europeos fue interpretada por los inversores
como una señal de que esos
bancos, entre los que había
varios italianos, necesitarían
más provisiones y más capital.
El foco en la banca italiana
no fue casual. Como explica
Silvia Merler, analista del
think tank Bruegel, “en 2008
el sistema italiano no estaba
muy expuesto a EEUU y no
hubo burbuja inmobiliaria como en España. Pero después,
cuando llegó la crisis europea
de deuda soberana y bancaria,
la situación económica empeoró considerablemente y
eso llevó a una acumulación
de préstamos morosos que
nunca fue abordada”.
Mario Draghi, presidente
del BCE, frenó el desplome
bursátil de las entidades el
jueves pasado, al aclarar que
la petición de información fue
un ejercicio rutinario y que no
espera nuevas provisiones ni
recapitalizaciones en Italia.
Sin embargo, en Bruselas
siguen preocupados por la situación. En las instituciones
europeas son conscientes de
que la banca italiana no ha hecho los deberes. Todo se ha
dejado a una eventual recuperación de la economía que ni
está ni se la espera. Al menos
con el vigor necesario para
solventar los problemas estructurales de sus bancos.
ECONOMIA