Download MESOPOTAMIA Y ORIENTE PRÓXIMO. 1. Mesopotamia.

Survey
yes no Was this document useful for you?
   Thank you for your participation!

* Your assessment is very important for improving the work of artificial intelligence, which forms the content of this project

Document related concepts

Mesopotamia wikipedia, lookup

Asiria wikipedia, lookup

Agadé wikipedia, lookup

Mitología de Mesopotamia wikipedia, lookup

Arte de Mesopotamia wikipedia, lookup

Transcript
MESOPOTAMIA Y ORIENTE PRÓXIMO.
Las regiones más occidentales de Asia, cerca del Mediterráneo, donde hoy existen países como
Turquía, Israel, Líbano e Irak, fueron las primeras en conocer la agricultura, la ganadería, la metalurgia
y todos los inventos que estudiamos en los temas anteriores. En una de estas regiones, Mesopotamia,
apareció la escritura y por eso es la primera región histórica . Pero también en las costas del
Mediterráneo y en la meseta de Irán hubo pueblos que hicieron importantes aportaciones a la
civilización.
1. Mesopotamia.
Mesopotamia es el nombre que dieron los griegos a la región que se extiende entre los ríos
Tigris y Eufrates, una tierra muy fértil y una de las primeras en practicar la agricultura. En esta región
apareció por primera vez la escritura, hacia el año 3000 a. C. y por eso sus habitantes, los sumerios, son
el primer pueblo histórico del que tenemos conocimiento. Los sumerios también desarrollaron una
importante cultura que asimilaron y enriquecieron los pueblos que luego ocuparon este territorio y que
por eso se conservó durante más de 2000 años.
1.1. El medio físico.
La región de Mesopotamia está entre los ríos
Tigris y Eúfrates, que riegan y fertilizan una amplia
llanura y desembocan en el golfo Pérsico. Esta región
está rodeada por dos desiertos, el de Siria y el de
Arabia al oeste y al sur respectivamente, y por las
montañas de Anatolia y los montes Zagros al norte y
al este.
Gracias a las aguas de estos dos ríos,
Mesopotamia ha sido una región muy fértil y bien
comunicada, y fue una de las primeras en introducir la
agricultura y la ganadería. Sin embargo, carece de
bosques y árboles de los que poder obtener madera
para la construcción, y la piedra es muy escasa en las
regiones que están más al sur; por este motivo los
mesopotámicos desarrollaron formas de construcción
e incluso un sistema de escritura que se basaba en el
elemento más frecuente en esa zona: el barro.
Mesopotamia no es una tierra delimitada por unas fronteras, sino abierta y bien comunicada con
su entorno. Esto hizo que sus habitantes recibieran la influencia de diferentas culturas y que su
territorio sufriera muchas invasiones a lo largo de su historia.
Los primeros habitantes de Mesopotamia de los que tenemos noticia fueron los sumerios, un
pueblo de origen desconocido. Los sumerios fundaron distintas ciudades independientes entre si y que
controlaban un territorio más o menos amplio. Pero a lo largo de su historia, fueron muchos los pueblos
que invadieron y trataron de dominar Mesopotamia, como los babilonios, que más adelante llegaron a
dominar varias ciudades, y los asirios, que procedían de las regiones montañosas del norte, invadieron
Mesopotamia y crearon un imperio.
1
1.3. Los pueblos de Mesopotamia
La Historia de Mesopotamia es muy compleja porque en esa región se sucedieron muchos
pueblos que continuamente combatían por dominar un territorio tan rico.
EJE CRONOLÓGICO
7000 a. C. Comienza a practicarse la
agricultura
y
la
ganadería
en
Mesopotamia.
4000 a. C Aparece el bronce en
Mesopotamia
3700 a. C. Se fundan las primeras
ciudades sumerias y semitas.
3400 a. C. Aparición de la escritura.
1800 – 1600 a. C. Babilonia domina la
región de Mesopotamia.
1800 a. C. Origen del reino asirio en el
norte de Mesopotamia.
1200- 608 a. C. Imperio asirio.
559- 330 a. C. Imperio persa.
1.3.1. Los sumerios.
Los primeros habitantes de Mesopotamia, los sumerios, son
de origen desconocido. Fundaron varias ciudades, como Ur, Urk
y Lagash, en la zona más meridional, cerca de la desembocadura
de los ríos Tigris y Eufrates; las ciudades estaban amuralladas
y tenían un templo, desde el que se administraba toda la vida y
la economía de la ciudad. Hacia el año 3400 a. C. los sacerdotes
de estos templos inventaron la escritura para poder
administrar y organizar sus ciudades. Era una escritura
ideográfica, es decir que cada signo representaba una idea y a
veces también un sonido; al principio los signos eran dibujos
reconocibles (la cabeza de una vaca, una estrella, una
montaña…), pero con el tiempo se fueron simplificando hasta
parecer abstractos; como soporte para escribir utilizaban planchas de barro y hacían los signos con
unos palitos de madera que dejaban señales parecidas a puntas o conos y por eso a esta escritura la
llamamos cuneiforme (“que tiene forma de cuña”).
La sociedad sumeria era como la de otros pueblos de la edad del Bronce, muy jerarquizada y
relativamente pacífica; cada ciudad se consideraba propiedad de un dios, que era su protector y al que
2
se adoraba en el templo. El rey era también el
supremo sacerdote del templo, y se ocupaba de
repartir las tareas, reunir la riqueza y distribuirla
entre todos los habitantes de la ciudad. Para
ayudarle a gobernar y cuidar del templo estaban los
sacerdotes y los escribas, los únicos que sabían leer
y escribir en el sistema cuneiforme. El resto de la
población eran campesinos, comerciantes, artesanos
y esclavos.
El templo era el edificio más importante de la
ciudad mesopotámica. Era un edificio muy grande,
con varias habitaciones que se abrían a uno o dos patios y una especie de torre escalonada que en
sumerio se llamaba zigurat, que quiere decir “que es alto”. El templo era la casa del dios; en una
habitación, el santuario, se guardaba su imagen, a la que los sacerdotes vestían, engalanaban y
preparaban comidas varias veces al día. El zigurat servía para que el Cielo y la Tierra estuvieran en
contacto y así los dioses descendieran para estar entre los hombres.
Los sumerios desarrollaron mucho la
agricultura, desarrollando sistemas de regadío
como las acequias o las norias, y para trazar los
canales y dividir los campos desarrollaron mucho
las matemáticas, especialmente la geometría. Su
sistema matemático era sexagesimal, se basaba
en el número seis, que todavía conservamos hoy
en la medición de ángulos o de las horas del día.
También fueron muy buenos astrónomos,
determinaron la duración del año en 365 días,
conocían las constelaciones del zodiaco y eran capaces de predecir los eclipses.
1.3.2. Acadios, babilonios y asirios.
Junto a los sumerios había en Mesopotamia otros pueblos, como
los babilonios y los acadios, y un poco más al norte, los asirios. Estos
pueblos eran muy distintos a los sumerios: eran semitas y tenían lenguas
muy parecidas que están emparentadas con el árabe o el hebreo. Los
pueblos semitas eran menos civilizados y pacíficos que los sumerios. Sus
reyes no eran solo sacerdotes: eran sobre todo guerreros, dirigían
personalmente al ejército en la guerra y su poder se basaba en la
autoridad y la fuerza.
Hacia el año 2350 a. C. el rey Sargón de la ciudad de Acad ocupó
la zona sur de Mesopotamia y fundó un imperio. En el siguiente milenio,
en el año 1728 a. C. apareció otro rey importante, Hammurabi, en la
ciudad de Babilonia, que también se apoderó de muchas ciudades de
Mesopotamia; este rey es famoso por haber redactado un código, un
conjunto de leyes, que mandó grabar en una gran piedra en escritura
cuneiforme, sobre las leyes aparece el mismo rey recibiendo las leyes
del dios más importante de los babilonios, el dios del sol Shamash.
3
Hacia el año 1400 a. C. los asirios, que procedían de las regiones montañosas del norte, se
apoderaron de toda Mesopotamia; los reyes asirios eran violentos, sometían a sus enemigos con gran
crueldad y les obligaban a pagar tributos de esclavos y dinero. Construyeron grandes ciudades con
magníficos palacios como el de Asur o Nínive donde hay grandes relieves de piedra que representan a
los reyes asirios cazando, dirigiendo la guerra o participando en ceremonias religiosas.
1.4. La religión mesopotámica.
La religión de los pueblos de Mesopotamia era politeísta. Muchos de los dioses eran divinidades de
origen sumerio que los demás pueblos de Mesopotamia adoptaron y les cambiaron el nombre.
•
•
•
•
Los dioses más antiguos eran dioses de los elementos
primordiales, como Anu, dios del Cielo, Enlil, dios de la
tempestad y el viento y Ea, el Creador de los hombres.
Los principales astros también se consideraban dioses como Sin,
la Luna, Shamash, el Sol e Inanna, el planeta Venus, que era
también la diosa del amor y a la que los babilonios, con el nombre
de Isthar, convirtieron en una de las diosas más importantes.
Poco a poco estos dioses tan sencillos fueron enriqueciéndose
con relatos que explican sus poderes, lo que llamamos mitos.
Algunas ciudades que querían imponerse a las demás elaboraban
mitos en las que su dios triunfaba sobre los de otras ciudades,
como Marduk, el dios de Babilonia que era, según los babilonios
el más sabio y consejero de los dioses y que separó el Cielo de la
Tierra y creó las constelaciones.
Además de dioses, en la religión mesopotámica existían genios,
seres alados intermediarios entre los hombres y los dioses. Había genios malvados, que traían todo
tipo de desgracias y para los que había exorcismos y encantamientos o se hacían figuritas que se
quemaban para destruir su poder. También había genios protectores que se solían representar como
toros con alas y cabeza humana.
Los árboles también eran sagrados para los mesopotámicos porque se
elevan hacia el cielo enlazando el mundo de los dioses con el de los
hombres; en todos los templos se veneraba algún árbol y los adivinos
intentaban averiguar la voluntad de los dioses escuchando e
interpretando el rumor de sus hojas.
Según la religión mesopotámica, los hombres solo están en el
mundo para servir a los dioses y debían ser muy cuidadosos en
adorarlos y hacer sacrificios y ofrendas y en conocer su voluntad,
para no disgustarlos; los mesopotámicos no creían que tras la muerte
hubiese otra vida de recompensas o castigos, sino solo un mundo de
sombras.
Se ha conservado un relato acerca de los orígenes del mundo la
Creación y otro que narra el Diluvio Universal, en el que los dioses
deciden castigar a todos los seres humanos menos a uno, que se salvó.
Para los mesopotámicos, el cielo era el lugar natural de los dioses, donde estaban cuando no
descendían a los templos que los hombres les habían construido, y por eso los mesopotámicos
identificaban a los dioses con distintos astros.
4
Una forma de conocer la voluntad de los dioses consistía en observar los movimientos de los astros,
que anotaban año tras año hasta llegar a conocerlos perfectamente. Para estudiar mejor las estrellas
las agruparon en doce grupos, cada uno con la forma de una figura; el conjunto de estas figuras se llama
zodiaco. Los mesopotámicos descubrieron que a lo largo del año estas figuras se van desplazando en el
cielo y así llegaron a calcular con mucha precisión la duración del año solar, como el nuestro. El año
comenzaba en primavera, cuando tenían lugar las fiestas más importantes del calendario; los
mesopotámicos creían que era entonces cuando los dioses se reunían para decidir la suerte y la
desgracia para el año nuevo y durante diez días hacían sacrificios y oraciones para que les fueran
favorables.
1.5. Literatura y arte.
Un rey asirio, Asurbanipal, reunió en su biblioteca una gran colección
de textos literarios, algunos muy antiguos. Entre estos textos están el
relato de la Creación, el del Diluvio y el poema de Gilgamesh.
Este poema cuenta como a este rey de la ciudad de Uruk, que era
muy cruel con su pueblo, los dioses le enviaron a Enkidú, un hombre salvaje
para que se enfrentara contra él; pero Enkidú y Gilgamesh se hicieron
amigos y juntos derrotaron a Umbaba, el gigante que guardaba el Bosque de
los Cedros y a un peligrosísimo toro enviado por la diosa Isthar. Cuando
Enkidú murió, Gilgamesh sufrió una profunda tristeza y, temiendo su propia
muerte, viajó en busca de Uta Natispún, al que Enlil hizo inmortal tras
haberse salvado del diluvio. Uta Natispún le indicó donde encontrar una
planta que daba la vida eterna, pero Gilgamesh, después de pasar grandes
apuros para conseguirla, la perdió y tuvo que resignarse a morir algún día.
El arte mesopotámico estaba muy unido a la religión. Los edificios
más importantes de los que hoy conservamos restos son templos y zigurats,
que se levantaban con ladrillos de adobe (barro sin cocer), recubiertos de
ladrillo cocido que en ocasiones estaba también vidriado. Los asirios, que
procedían de zonas montañosas en las que abunda la piedra, utilizaban
también este material con el que, además de templos, levantaron enormes
palacios para sus poderosos reyes.
En la entrada de todos estos edificios había figuras de criaturas
fantásticas que tenían funciones mágicas y que protegían las puertas de los
malos espíritus. No se han conservado las imágenes de los dioses que se
guardaban en los templos, pero tenemos imágenes de los dioses en muchos
relieves en los que aparecen junto a los reyes, mostrando que les ayudan y les
acompañan, algunas veces representados con forma humana y otras como
astros.
Los fieles que acudían a los templos mesopotámicos depositaban en ellas
exvotos, figuritas con las que recordaban al dios lo que le habían pedido y
aseguraban su fidelidad; los exvotos suelen ser imágenes del propio fiel, que
aparece en actitud muy respetuosa, mirando fijamente al frente, donde estaría
el dios y con las manos unidas en gesto de oración. Así aparece uno de los reyes
sumerios, llamado Gudea, del que conservamos muchos de estos exvotos.
5
También aparecen representados los reyes; como eran, ante todo, sacerdotes, frecuentemente
aparecen participando en ceremonias religiosas, por ejemplo haciendo ofrendas a los dioses o
construyendo un templo. Los reyes asirios suelen representarse en una ceremonia en la que unían las
flores femeninas y masculinas de las palmeras, operación en la que fecundaban estos árboles y creían
favorecer también toda la fecundidad y la riqueza de la naturaleza.
Los relieves asirios también tenían una función propagandística: representaban a su rey cazando
animales salvajes, emulando al héroe Gilgamesh.
2. Los judíos.
En la región de Palestina, a partir del año 1500 a. C., se asentaron diferentes pueblos de origen
semita; algunos procedían de Mesopotamia y otros (los seguidores de Moisés) de Egipto. Algunos de
estos pueblos o tribus, como los judíos y los israelitas, tenían religión monoteísta y se unieron bajo una
monarquía. Hacia el año 1000 a. C. el rey judío David conquistó Jerusalén, que convirtió en capital, y él y
su hijo Salomón sometieron a las tribus vecinas y ocuparon Palestina.
Tras la muerte de Salomón el reino se dividió y se debilitó y el año 587 el rey de Babilonia,
Nabuconodosor, conquistó Jerusalén. A partir de esa fecha muchos judíos decidieron abandonar su
tierra y emigraron a otras regiones de Mediterráneo: es lo que se conoce como la diáspora o dispersión
del pueblo judío.
Los judíos eran una excepción entre los pueblos de su época porque creían en un solo Dios, al que
llamaban Yahvé, que es exclusivo de los judíos, a los que Él había escogido como pueblo prometido pero a
los que también imponía severos mandamientos, omnipotente y creador de todas las cosas.
3. Los fenicios.
Al norte de Palestina está el Líbano, donde se instaló otro pueblo semita: los fenicios. No
formaban un reino unido, sino que vivían en ciudades independientes, cada una con sus leyes y gobierno,
las más importantes de las cuales eran Biblos, Sidón y Tiro. Estas ciudades estaban pegadas a la costa y
se dedicaban al comercio; sus barcos recorrían todo el Mediterráneo e incluso exploraron las costas
atlánticas del norte de África, de la península Ibérica y de las islas Británicas, buscando materias
primas, sobre todo metales, y productos que comprar y luego vender en otros puertos.
6
Los fenicios no fueron solo los mayores intermediarios del Mediterráneo. También producían
artículos muy apreciados, como los paños teñidos de púrpura (“fenicios” quiere decir en griego “hombres
de púrpura”) y el garum, una salsa de pescado. Para facilitar el comercio y la comunicación con los
pueblos extranjeros inventaron las monedas y el alfabeto, que permite leer y escribir con mucha más
facilidad; estos inventos fueron pronto copiados por los griegos y otros pueblos del Mediterráneo.
También con ese objetivo fundaron colonias en todo el Mediterráneo, la más importante de las
cuales fue Cartago, en la costa de Túnez; en la península Ibérica fundaron Gadir, hoy Cádiz o Malaca,
Málaga. Estas colonias irradiaban la cultura fenicia a las regiones en que se asentaban y cuando Fenicia
cayó en poder de los babilonios, en el siglo VI a. C., se hicieron más importantes que sus metrópolis.
4. Los persas.
Los persas o aqueménidas eran un pueblo que llevaba muchos siglos en la meseta de Irán. No
tenían relación con los sumerios ni con los demás pueblos de Mesopotamia, sino que eran de origen
indoeuropeo, un gran grupo de pueblos que hacia el año 1200 a. C. invadió Europa y, desde el siglo VI a.
C., también Mesopotamia y la India.
e incorporó Persia a su imperio.
El año 539 a. C., el
rey persa Ciro conquistó a
otro pueblo de ese mismo
grupo,
los
medos,
y
construyó un gen imperio;
se apoderó de Babilonia y
dominó Mesopotamia. Su
sucesor,
Darío,
ocupó
Egipto y la península de
Anatolia,
donde
había
ciudades
griegas.
Así
provocó, en el año 494 a. C.,
una guerra entre los persas
y los griegos, las guerras
médicas, que los persas
perdieron. En el siglo IV a.
C. el rey de Macedonia,
Alejandro Magno, derrotó
definitivamente a los persas
El emperador de los persas, llamado “el gran rey”, tenía poder absoluto sobre sus súbditos y
recibía tributos de todos los pueblos conquistados. Su imperio estaba muy bien organizado, dividido en
provincias o “satrapías” al frente de las cuales había un funcionario de su familia o de la nobleza más
importante. Tenía un gran ejército permanente formado por mercenarios de todas las regiones del
imperio pero con un cuerpo especial formado solo por persas: los llamados “inmortales”. Los reyes
persas mandaron construir magníficos palacios como el de Persépolis o el de Susa; tenían grandes salas
de recepción llenas de columnas cuyos capiteles tenían la forma de un toro.
7
La religión persa era prácticamente monoteísta, un profeta llamado Zaratustra o Zoroastro,
predicó la existencia de un Dios único, Ahura Mazda, inmaterial, grande y omnipotente que no quería
que se le sacrificasen animales ni que se hicieran conjuros ni brujerías, sino que los hombres fuesen
sinceros y justos, y a cambio prometía una vida feliz en el otro mundo, después de la muerte.
Zaratustra explicaba que en el mundo había dos fuerzas o principios, el bien, que llamaba
Ormuz, y el mal, Ahrimán, y que el hombre debía ponerse de parte del primero y combatir al segundo. El
culto a Ahura Mazda consistía en mantener siempre fuego encendido, que se consideraba el símbolo más
puro del sol, sobre unos altares que se alzaban aislados, en medio del paisaje, y que según cuentan los
textos debía apagarse a la muerte de cada rey. Ni estas hogueras ni ningún otro fuego debía nunca
contaminarse y por eso los persas, en vez de quemar los cadáveres, los exponían a las aves rapaces, para
que los devorasen y elevasen al cielo.
8