Download descargártelo en PDF - Sociedad Astronómica Syrma

Survey
yes no Was this document useful for you?
   Thank you for your participation!

* Your assessment is very important for improving the work of artificial intelligence, which forms the content of this project

Document related concepts

Sherburne Wesley Burnham wikipedia, lookup

Kaffaljidhma wikipedia, lookup

Peter van de Kamp wikipedia, lookup

Mercedes Richards wikipedia, lookup

Serguéi Glazenap wikipedia, lookup

Transcript
ELPMUNDO
DIARIO VALLADOLID
DE
www.elmundo.es
Redacción, Administración y Publicidad. Avenida de Burgos, 33. 47009 O 983 42 17 00. Fax: 983 42 17 17.
E-mail de Redacción: [email protected] E-mail de Publicidad: [email protected]
Edgardo Rubén Masa Martín mira a través del telescopio en su observatorio astronómico del Camino de Palomares construido por él mismo. / J. M. LOSTAU
«Esa estrella tiene mi nombre»
ÍÑIGO ARRÚE
VALLADOLID.– Dice la sabiduría
popular que hay personas que nacen estrelladas y otras con estrella.
Pero el refranero se queda corto.
Existe una categoría extra: los que
tienen una estrella bautizada con
su propio nombre. A este selecto
grupo pertenece el vallisoletano
Edgardo Rubén Masa Martín, que
ha logrado descubrir y dar su nombre a una estrella doble. A partir de
ahora se llama MRI I.
Y lo ha conseguido además con
un telescopio modesto encastrado
en un observatorio doméstico, de
fabricación personal, en una finca
del Camino de Palomares. Su receta
de trabajo, confiesa, ha sido «trabajar con la dedicación de un monje, el
horario de un búho y la paciencia de
una madre», siguiendo el sabio consejo de William Herschel, precursor
el estudio sobre las estrellas dobles.
Esta es la hazaña de un tornero
de Renfe, que, en sus ratos libres,
ha conseguido llevar una afición –la
astronomía– a la categoría de reto,
y a partir de ahí, ha conseguido una
nue cerca de la que estaba estudiando. Investigué, me documenté
y ¡comprobé que no estaba registrada!», rememora Edgardo.
Su siguiente paso fue «inventariar» su nuevo descubrimiento, un
trabajo que se realiza gracias al
avance en la órbita de la
estrella satélite con resCasiopea
Un vallisoletano
Oeste
pecto a la principal. Con
conquista que hasta
Perseo
la referencia parcial de
ahora sólo habían loen “Cetus”
Pegaso
Auriga
un avance, se obtiene el
grado contados espaLa constelación
tiempo total. Además,
ñoles con medios infi“Cetus” (La ballena)
Piscis
Aries
con su telescopio «casenitamente superiores.
se puede observar E
clíptica
ro» logró calcular la masa
A esta pléyade de
al suroeste, cerca
de la estrella y la distaneminencias nacionales
del horizonte.
Tauro
E. Masa Martín ha
cia entre las estrellas geen astronomía se ha
descubierto allí una
melas.
sumado Edgardo Maestrella doble que no
MRI I se encuentra en
sa, un ferroviario de 46
estaba catalogada.
la
constelación de Cetus
años, que, tras iniciarOrión
CETUS
(la Ballena) y está comse hace 17 años en el
Coordenadas ecuatoriales
puesto por dos estrellas
mundo del cosmos, ha
Eridanus
de la estrella doble MR1:
enanas rojas débiles
ido labrándose su proAR 001708,10 / Dec. -102649,6
Sur
(magnitud 16) y de un tapio camino en el campo de las estrellas do- FUENTE: Elaboración propia / E. Masa DIARIO DE VALLADOLID / EL MUNDO maño equivalente a la mitad de nuestro sol. Se enbles o binarias, hasta
cuentra a una distancia aproximaque mi trabajo consiste en captar
encontrarse con el gran premio de
da de unos 588 años luz.
imágenes con una cámara digital
su vida. «Estaba estudiando una esTodo el estudio se publicó en la
CCD, y detecté una binaria más tetrella doble, bajándome fotos, ya
Un vallisoletano descubre y logra
bautizar a un astro doble desde un
observatorio que él mismo construyó
revista Journal of Double Stars Observations, de la Universidad del
Sur de Alabama, y posteriormente
fue incluido en el Catálogo Washington Double Star (WDS), considerado como la biblia de las binarias del mundo y que está gestionado por UNO, el Observartorio Naval
de Estados Unidos, a la sazón, el
principal banco de datos de estrellas dobles y múltiples del universo.
Edgardo no esconde que el hallazgo marcó un antes y un después
en una afición que define como
«sumamente adictiva». Dotado de
una gran voz, suele decir que la astronomía le retiró de la noche, pero,
ironías del destino, le ha devuelto al
mundo nocturno, aunque desde una
perspectiva mucho más sana.
«El descubrimiento supuso un
subidón importante en mi estima
como investigador autodidacta. No
sólo por detectar una estrella que
está al alcance de pocos, sino por
haberlo hecho con mis medios, ya
que soy un pelamanillas con respecto a otros centros de investigación. Cuando lo registraron, me
sentí dentro de ese gran grupo
mundial de investigación que lleva
observando las estrellas binarias
desde 1800», aseguró, emocionado.
El nombre que le otorgó la WDS
fue el de MRI por su segundo apellido (Martín), y el I por ser su primera estrella. En realidad le correspondería haber utilizado como
referencia el primer apellido, Masa, pero la mala suerte jugó en su
contra. Resulta que el gran descubridor de las binarias se llama
Bryan Mason y, claro, su apellido
se ha puesto las botas bautizando
nuevas criaturas celestes.
Pero Masa no se va a quedar
atrás y ya está preparando la documentación de sus nuevas conquistas, las MRII, MRIII y MR IV. Lo logrará en 2009, el Año Internacional
de la Astronomía y que estará cargado de actos promovidos por el
Grupo Universitario de Astronomía
de Valladolid (Gua) y por la Sociedad Astronómica Syrma (www.syrma.net), a los que Edgardo pertenece. Entre ellos, el ciclo de Conferencias de Astronomía y Cosmología,
que en la edición de 2007 invitó a
Michael López-Alegría y a Pedro
Duque. Edgardo apela a su propio
espíritu autodidacta para invitar a
cualquiera a participar en salidas y
en las charlas de los viernes a las
20.15 horas en la Facultad de Ciencias: «Con unos prismáticos 7 x 50
vale para empezar. Se pueden distinguir algunos cráteres de la Luna y todos los planetas, excepto Plutón».
Related documents
Elf Owl
Elf Owl