Download Análisis crítico de la información para adelgazar que se presenta en

Survey
yes no Was this document useful for you?
   Thank you for your participation!

* Your assessment is very important for improving the work of artificial intelligence, which forms the content of this project

Transcript
Análisis crítico de la información para adelgazar que se presenta en los
medios de comunicación
En los medios se dice que…
Ya estudiaste que la obesidad es un importante problema de salud pública en
México. De acuerdo con la entrevista realizada por la Procuraduría Federal del
Consumidor (PROFECO), la mitad de las personas en nuestro país están
dispuestas a probar algún “producto milagro” si les parece que es confiable.
Según el médico Fernando Noriega, de la Benemérita Universidad
Autónoma de Puebla, las razones de que la gente compre estos productos son
diversas, depende del precio hasta el anhelo de tener los resultados que se
muestran en forma espectacular en los medios de comunicación.
De acuerdo con José de Jesús González Núñez, presidente del Instituto de
Investigación en Psicología Clínica y Social, el hecho de que tanta gente compre
estos productos obedece en muchos casos a un cúmulo de ideas imaginarias que
tienen las personas cuando existe algún temor o atraviesan por una situación
complicada e incluso sufren depresión. A esto se añade que quienes tienen
sobrepeso, y más aún si tienen obesidad, ven impactada su autoestima.
En la actualidad se tiende a dar más importancia a seguir un modelo de
delgadez física como un indicador de destreza, éxito y popularidad, y muchas
personas tratan de conseguirlo para ser aceptadas en ciertos grupos sociales.
Dentro de este modelo, ser obeso o tener sobrepeso expone a las personas a no
ser aceptadas o a sentirse rechazadas.
Éstas ideas, que no son ciertas, influyen en la autoestima de aquellas
personas que no cumplen con estos modelos de delgadez, lo que las hace más
susceptibles de recurrir a dietas extremas o a productos “milagro” para bajar
rápidamente. Muchas personas recurren a éstos métodos sin medir los efectos y
cuando su obesidad es consecuencia de alguna enfermedad, no buscan la
atención adecuada, pues puede parecerles más atractivo “bajar de peso con una
píldora” que modificar sus hábitos alimentarios o realizar actividad física.
¿Cómo identificar la publicidad engañosa?
La publicidad de los “productos milagro” en los medios de comunicación los
presenta como la solución a los problemas de sobrepeso y suele ser engañosa:
usan frases que no tienen sentido, y prometen solucionar problemas de estética y
de salud, aunque sean muy graves. Uno de los riesgos más serios de esta
publicidad es que se puede provocar que las personas abandonen un tratamiento
médico, que confundan el diagnóstico de una enfermedad o dejen de acudir con
un especialista en el control de peso, e incluso mueran por consumir estos
productos.
La PROFECO recomienda tomar en consideración los siguientes puntos
para analizar los anuncios o los productos o métodos para bajar de peso:
 Que los actores y supuestos usuarios de los productos les pagan por sus
“testimonios”.





Que muchos emplean el término “aliviar” como sinónimo de “curar”. Aliviar
significa disminuir los síntomas de una enfermedad; curar implica eliminar
su origen.
Que mencionan efectos extraordinarios sin ningún esfuerzo físico, sin una
dieta correcta ni ningún cambio de hábitos.
Que ofrecen el mismo resultado para cualquier persona.
Que por lo general la información que dan es insuficiente tanto acerca del
producto como de sus posibles efectos secundarios.
Que las leyendas y los permisos en esos productos son ilegibles.
Y la realidad es que…
Los “productos milagro” no son medicamentos porque no cuentan con la
investigación científica necesaria (investigación bibliográfica, análisis de
nutrimentos, pruebas de laboratorio, pruebas de funcionamiento y seguridad en
personas, la aprobación de instituciones gubernamentales de salud, etc.) que
respalde los resultados que ofrecen.
La mayoría de los productos milagro se registran como suplementos
alimenticios de esta manera evaden en estricto control que las autoridades hacen
con los medicamentos, incluso con los que no requieren receta médica, así como
las normas para anunciarse.
En algunos casos, las empresas fabricantes han modificado sus leyendas y
mencionan que los productos son un auxiliar en el tratamiento de la obesidad;
esto es diferente de prometer que quien lo use “bajará 8 kilos en sólo tres días”,
por ejemplo.
Es muy importante tener cuidado con los anuncios que aseguran la pérdida
de varios kilogramos en un lapso muy corto. Según la legislación en nuestro país
(NOM-174-SSA1-1998 para el manejo integral de la obesidad), ningún médico
debe indicar dietas que ocasionen una pérdida de más de un kilogramo por
semana, que ponga en peligro la salud del paciente o dietas que no tengan
sustento científico. Además, está prohibido prescribir medicamentos contra la
obesidad a pacientes menores de 18 años.
Analizar antes de comprar
En muchos anuncios de los “productos milagro” se menciona que están avalados
por alguna universidad, pero no indican cuál; tampoco se describe el proceso de
investigación, aunque afirman que se hicieron pruebas “cientoficas” sobre su
efectividad.
En 2011, Miguel Ángel Toscano, entonces titular de la Comisión Federal
para la Protección contra Riesgos Sanitarios de la Secretaria de Salud (Cofepris),
alertó a la población sobre 15 productos para bajar de peso que contienen
diversas sustancias tóxicas que pueden ocasionar diferentes daños al organismo
humano, e incluso la muerte.