Download Partir Píldoras - Consumer Reports

Survey
yes no Was this document useful for you?
   Thank you for your participation!

* Your assessment is very important for improving the work of artificial intelligence, which forms the content of this project

Transcript
Guía para el comprador sobre medicamentos de venta con receta — N.° 1
w w w. C R B e s t B u y D r u g s . o r g
Partir píldoras
Si usted toma medicamentos de venta con receta para tratar una enfermedad
crónica, puede ahorrar dinero partiendo las píldoras (literalmente cortándolas a la
mitad). No todas las píldoras pueden partirse, por lo que esto no puede hacerse en
el tratamiento de cualquier enfermedad crónica. Pero ante el costo creciente de los
medicamentos de venta con receta, muchos médicos y autoridades de la salud
aconsejan el uso de este método cada vez con más fármacos. Muy notablemente,
todos los medicamentos para la reducción del colesterol conocidos como estatinas
pueden partirse, al igual que muchos de los medicamentos que se usan para tratar
la presión arterial alta y la depresión.
En esencia, partir las píldoras le permite comprar dos dosis de medicamentos al
precio de una (o adquirir el fármaco necesario para dos meses al precio
correspondiente a un mes). Si su médico concuerda en que es buena idea, si usted
aprende a hacerlo adecuadamente y si parte sólo las píldoras que pueden partirse,
partir las píldoras no conlleva ningún riesgo. Actualmente, hay una gran
disponibilidad de dispositivos simples para partir píldoras.
ANTECEDENTES
Hace tiempo que los médicos aconsejan a
los pacientes partir las píldoras. En un
principio, el objetivo no era ahorrar dinero.
En su lugar, era permitir que las personas
tomaran una dosis de medicamentos que
no se conseguían fácilmente en una
farmacia. Esto se debe a que las compañías
farmacéuticas fabrican solo algunas dosis
fijas
de
cualquier
medicamento
determinado. Sin embargo, muchos
médicos prefieren adaptar la dosis de un
medicamento a las necesidades exactas de
un paciente, o lo hacen para disminuir el
riesgo de que se presenten efectos
secundarios. A modo ilustrativo, un
médico podría querer recetar menos
cantidad de un medicamento (por ejemplo,
10 mg) que la dosis más baja disponible
(por ejemplo, 20 mg).
Hoy en día, un ejemplo común de los
casos en que se parten píldoras tiene que
ver con la vieja y conocida aspirina.
Actualmente, las autoridades de la salud
instan a cualquiera que tenga riesgo de
sufrir una enfermedad cardíaca a tomar
medio comprimido de aspirina para
adultos al día. Un comprimido de aspirina
común contiene 325 mg, pero los estudios
muestran que 160 mg o menos son igual
de eficaces (y más seguros) para disminuir
el riesgo de sufrir un ataque cardíaco o un
accidente cerebrovascular. Actualmente,
algunas compañías fabrican comprimidos
de aspirina de media dosis y la aspirina
para niños viene en dosis menores (81 mg,
generalmente). Pero con frecuencia, la
alternativa menos costosa es comprar un
frasco grande de aspirina genérica y partir
las píldoras a la mitad.
Partir las píldoras ahorra dinero porque las
compañías farmacéuticas y las farmacias
suelen cobrar casi la misma suma por un
medicamento en particular, sin tener en
cuenta la dosis. Por ejemplo, el suministro
necesario para un mes de un medicamento
que se tome una vez al día puede costar
$100, tanto en el caso de una dosis de 100
mg como en el de una de 50 mg. Por lo
tanto, si su médico le receta la píldora de
50 mg, le costará $100. Pero si le receta la
píldora de 100 mg y le dice que la corte a
la mitad, con $100 comprará la cantidad de
medicamentos necesaria para dos meses. Si
usted toma varios fármacos, ese ahorro
puede acumularse.
Lógicamente, muchas compañías de
seguros están a favor de partir píldoras
porque también les hace ahorrar dinero.
A su empleador podría gustarle la idea
por la misma razón. Actualmente,
algunas compañías de seguros le brindan
una lista de medicamentos que está
permitido partir. Y algunas incluso
exigen partir las píldoras dado que
no cubren el costo de algunos
medicamentos de dosis menores. Esto
obliga a las personas a comprar
píldoras de dosis mayores y partirlas.
La Asociación Médica Estadounidense
y la Asociación Estadounidense de
Farmacéuticos se oponen a esta
práctica. Pero estas organizaciones
reconocen que muchas píldoras
pueden partirse de manera segura
si ello se hace correctamente. El
Departamento de Asuntos de Veteranos
permite partir píldoras en varios de sus
establecimientos, aunque no avala
formalmente dicha práctica.
ALGUNOS MEDICAMENTOS
QUE PUEDEN PARTIRSE
CON SEGURIDAD
Amlodipina (Norvasc)
Atenolol (Tenormin)
Atorvastatina (Lipitor)
Citalopram (Celexa)
Clonazepam (Klonopin)
Doxazosina (Cardura)
Finasterida (Proscar)
Levotiroxina (Synthroid)
Lisinopril (Zestril)
Lovastatina (Mevacor)
Metformina (Glucophage)
Metoprolol (Toprol)
Nefazodona (Serzone)
Olanzapina (Zyprexa)
Paraxetina (Paxil)
Pravastatina (Pravachol)
Quinapril (Accupril)
Rosuvastatina (Crestor)
Sertralina (Zoloft)
Sildenafil (Viagra)
Simvastatina (Zocor)
Tadafil (Cialis)
Vardenafil (Levitra)
La mayoría de las compañías
farmacéuticas se oponen a la práctica de
partir píldoras. Dicen que puede ser
peligroso. Pero los estudios realizados
hasta la fecha no han mostrado ningún
impacto adverso en la salud. Además, al
reducir el costo de los medicamentos de
venta con receta, partir píldoras podría
mejorar los resultados de la salud
ayudando a las personas a pagar los
medicamentos que necesiten y a cumplir
con los regímenes de medicamentos que
sus médicos recomiendan.
CONSEJOS PRÁCTICOS
Consulte a su médico sobre la práctica
de partir píldoras. La dosis que tome de la
mayoría de los medicamentos es muy
importante. Si no recibe la dosis
adecuada, el efecto del medicamento
podría disminuir considerablemente. Su
médico debe saber qué medicamentos
pueden partirse y cuáles no. También
puede consultar a un farmacéutico, quien
podría estar dispuesto a mostrarle cómo
partir las píldoras.
El único modo seguro de partir las píldoras
es a la mitad y nunca en porciones
menores, como tercios o cuartos.
AHORROS AL PARTIR LAS PÍLDORAS — ALGUNOS EJEMPLOS
Medicamento y dosis diaria
Lovastatina (Mevacor) 10 mg
$33
$14.50
$18.50
Atorvastatina (Lipitor) 40 mg
$124
$62.50
$61.50
Amlodipina (Norvasc) 5 mg
$55
$18.50
$36.50
Sertralina (Zoloft) 50 mg
$98
$49
$49
Metoprolol (Toprol XL) 200 mg
$69
$9.50
$34.50
(1) Los precios son promedios de los precios minoristas de todo el país; información obtenida por Consumer Reports Best Buy Drugs,
a partir de los datos suministrados por Wolters Kluwer Health. (2) La dosis que se usa para el cálculo es el doble de la dosis que figura
en la primera columna. Aquí no se proporciona el precio de esa dosis.
• Los anticoagulantes (Coumadin,
warfarina).
• Las cápsulas de cualquier tipo que
contengan polvos o geles.
• Las píldoras con recubrimiento duro.
• Las píldoras fabricadas para
liberar el medicamento en el cuerpo
paulatinamente.
• Las píldoras recubiertas para proteger
el estómago.
No hay ninguna lista oficial ni completa de
los medicamentos que pueden partirse, y es
peligroso partir ciertos fármacos. Ello hace
que sea dos veces más importante
consultar a un médico o a un farmacéutico.
Por lo general, los siguientes tipos de
píldoras no deben partirse:
• Las píldoras que liberan el
medicamento durante todo el día.
• Los fármacos para quimioterapia.
Algunos ejemplos de medicamentos que
no pueden partirse son la oxicodona
(OxyContin) para el dolor, el omeprazol
(Prilosec) para la acidez gástrica y la
cetrizina (Zyrtec) para las alergias.
• Los medicamentos antiepilépticos.
• Las píldoras anticonceptivas.
• Las píldoras que se deshacen con
facilidad, irritan la boca, tienen sabor
amargo o contienen tintes fuertes que
podrían manchar los dientes y la boca.
LA SERIE GUÍA PARA EL COMPRADOR SOBRE MEDICAMENTOS DE VENTA CON RECETA
Esta serie es una producción de Consumers Union y Consumer Reports Best Buy
Drugs, un proyecto de información pública que se financia mediante subsidios de la
Fundación Engelberg y la Biblioteca Nacional de Medicina de los Institutos
Nacionales de Salud. La dirección del sitio gratuito del proyecto en Internet es
www.CRBestBuyDrugs.org.
Este informe no debe considerarse un sustituto de la consulta con un médico o con
un profesional de la salud. Su intención es mejorar la comunicación con el médico,
no reemplazarla. Ni la Biblioteca Nacional de Medicina ni los Institutos Nacionales
de Salud son responsables por el contenido ni por los consejos que aquí se ofrecen.
© CONSUMERS UNION 2006
Posibles ahorros
Costo mensual
mensuales si se
promedio resultante
parte a la mitad una
de partir píldoras
dosis mayor2
Costo mensual
promedio1
Algunas píldoras pueden deteriorarse si
se exponen al aire y a la humedad
durante períodos prolongados después de
partirse. Por lo tanto, no debe partir sus
píldoras por adelantado. En su lugar,
hágalo el día que tome la primera mitad.
Luego tome la otra mitad el segundo día.
No parta sus píldoras con un cuchillo. Esto
puede ser peligroso y, por lo general, es
impreciso. Es decir que, según muestran los
estudios, con demasiada frecuencia las
mitades son desiguales. En su lugar, compre
un partidor de píldoras. Este cuesta de $3 a
$10 y está disponible en la mayoría de las
farmacias y tiendas grandes de descuento.
Un dispositivo para partir píldoras que
tienen formas extrañas puede costar más,
hasta $25. Algunas aseguradoras le
enviarán un partidor de píldoras gratis, así
que consulte su plan de salud.
Si usted tiene visión deficiente o sufre de
alguna dolencia, como la artritis o la
enfermedad de Parkinson, podría resultarle
difícil partir las píldoras. Debe consultar al
médico acerca de si esto podría ser
agobiante. Asimismo, las personas con
problemas de memoria o discapacidad del
pensamiento no deberían partir sus
píldoras.
Las píldoras más fáciles de partir son las
relativamente planas y redondas con una
muesca en el medio, que es una línea
ligeramente marcada que atraviesa la
píldora por la mitad. Sin embargo, no
todas las píldoras que tienen una muesca
en el medio están diseñadas para
partirse. Consúltelo también con su
médico o farmacéutico.