Download 91 a 96 Revista 2 - 2012-sumario-staff.p65

Survey
yes no Was this document useful for you?
   Thank you for your participation!

* Your assessment is very important for improving the work of artificial intelligence, which forms the content of this project

Transcript
Figura 4. Algunos equipos usados para determinación de
Compatibilidad Sanguínea y Transfusión de Sangre.
Figura 5. Dispositivo “Doble Gotero” para Sangre y Sueros o
Sangre y Plasma que puede funcionar combinado o aisladamente, transfundiendo lo que fuera más indicado.
duración prolongada, región, posibles hemorragias, mal
estado del paciente, etc.) como medida de prudencia
conveniente es efectuar el acto quirúrgico bajo la transfusión sanguínea “gota a gota”, a la velocidad y cantidad que sea necesaria según evolucione el acto
operatorio. Dosis totales que variarán según los casos
entre 500, 1000 o más cc. de sangre o plasma. Como
guía deben vigilarse siempre las cifras tensiométricas y
el pulso.
Antecedentes históricos de nuestra Revista
Transfusión Sanguínea y Cirugía
(Algunas de sus indicaciones. Dosis. Técnicas.)
Las intervenciones sobre cavidad torácica
(lobectomías, neumectomías, quistes, abscesos, etc.),
que son intervenciones por lo general muy schocantes
y hemorrágicas, o los actos operatorios sobre el sistema nervioso, requieren, por lo general, grandes dosis
totales, de dos o más litros que se administrarán lentamente y que variarán, naturalmente, como ya lo hemos
dicho, según la naturaleza de cada caso, su duración y
su evolución quirúrgica. Si la hemorragia no es grande,
es preferible prevenir y combatir el shock quirúrgico
con plasma sanguíneo puro, dejando la sangre para los
casos en que hay asociación de shock y hemorragias.
La terapia antichocante a base de plasma, es de brillantes resultados y la hemos podido valorar personalmente en algunos de nuestros casos. Su mecanismo
de acción, sus indicaciones y aplicación, son ya del
dominio médico corriente, debiendo cuidarse siempre
muy atentamente no dejar caer la tensión a cifras muy
bajas, donde luego es ya muy difícil conseguir salir del
shock.
Diré también, en homenaje a la verdad, que la casi
totalidad de los enfermos del Servicio del Prof. Mirizzi,
van en general en muy buenas condiciones y convenientemente preparados al acto operatorio y la habilidad de los señores cirujanos, reduce las pérdidas sanguíneas y traumatismos al mínimo, por lo que felizmente, nunca hemos asistido a grandes hemorragias de
orden quirúrgico; aunque, desde luego, hay casos en
que por procesos vasculares y perivasculares,
hemopatías, adherencias, etc., etc., toda pericia puede fallar y necesitar la eficaz cooperación de la transfusión de sangre.
Disponemos, como es lógico, de un stock de sangre conservada para los casos de posibles emergencias o falta de donantes, teniendo también dicho Servicio, una sección para preparación y conservación de
«Plasma humano congelado», cuya aplicación en el orden quirúrgico es muy valiosa.
Los resultados de la transfusión sanguínea en sí, están en relación con su oportuna indicación, y con la
precisión de su técnica; teniendo el médico transfusor
la obligación de tomar al máximo los requisitos pretransfusionales y todas las precauciones necesarias en
cuanto a perfecta compatibilidad sanguínea, selección
del donante (enfermedades transmisibles, edad, etc.),
velocidad de transfusión, atención del transfundido durante y después de la transfusión, terapia antischocante, indicaciones alimenticias y medicamentosas, etc., etc. para evitar posibles accidentes o trastornos en perjuicio del enfermo y del prestigio de la transfusión.
INDICACIONES Y APLICACIÓN DE LA TRANSFUSIÓN
SANGUINEA EN CLÍNlCA QUIRÚRGICA
Es ya ampliamente conocida la estrecha vinculación
entre cirugía y transfusión sanguínea, cuyos beneficios
tienden a diario a aumentar. Hemos de referirnos aquí
a sus indicaciones y dosis sólo en algunos de los pro-
Vol. XXXVIII / N° 2 / 2012
Págs. 165 / 175
Asociación Argentina
de Hemoterapia
e Inmunohematología
Pág. 167