Download 91 a 96 Revista 2 - 2012-sumario-staff.p65

Survey
yes no Was this document useful for you?
   Thank you for your participation!

* Your assessment is very important for improving the work of artificial intelligence, which forms the content of this project

Transcript
Figura 3. Gráfico de Pareto Antes-Después.
A pesar de que estas medidas se iniciaron con dos
meses de antelación y de que previamente se habían
intentado aplicar algunas modificaciones con aparente
buen resultado11, se nos comunicó que Cirugía General
y Urología continuaban siendo los servicios con menor cumplimiento del RD trascurridos 4 años desde su
entrada en vigor.
Los resultados de la primera evaluación corroboraron los datos que motivaron este estudio: los cuatro
criterios se encontraban por debajo del estándar establecido. Un cumplimiento tan escaso se podía explicar
por tratarse de una primera medición sin intervención
previa y ser un documento relativamente reciente y
poco distribuido, con lo que el impreso no se obtenía
fácilmente. En el caso de C1 y C4 no encontramos justificación ya que en cualquier acto médico debe constar la fecha en que se realiza y la identificación completa del médico junto a su firma. Así el cumplimiento inicial de todos los criterios, y muy especialmente en el
caso del primero de ellos, era inaceptablemente pobre. Las medidas tomadas en la intervención fueron
principalmente de tipo docente, centrándolas en informar al equipo médico del significado, indicaciones y
responsabilidades de cada profesional en la
cumplimentación del consentimiento. Además se introdujeron cambios que facilitaran al medico su acceso al documento como grapar una copia a cada impreso de petición.
En la segunda evaluación encontramos una mejora
en todos los criterios, especialmente en el primer criterio. Este dato no debería llamar mucho la atención
dado el escaso cumplimiento que habíamos encontraCumplimentación del consentimiento informado
para la transfusión de hemoderivados en los
Servicios de Urología y Cirugía
do en el análisis de la primera evaluación. Aún así permanecemos por debajo de todos los estándares de
forma estadísticamente significativa. En el análisis del
Pareto el criterio 1 continúa siendo el punto sobre el
que concentrar la intervención para seguir mejorando.
Con este trabajo hemos pretendido fortalecer la
especial relación que tradicionalmente ha unido al especialista quirúrgico con su paciente. Es preciso afianzar vías de comunicación que nos acerquen al paciente, mejorando y haciendo entendibles los documentos
de consentimiento informado y lo más importante, una
relación médico-paciente satisfactoria12-14.
Finalmente, en función de los resultados obtenidos,
podemos concluir que:
1. La realización de un ciclo de mejora ha permitido
detectar y corregir incumplimientos en el consentimiento informado de transfusiones sanguíneas.
2. Hemos conseguido una mayor concienciación por
parte de los profesionales a la hora de cumplimentar el consentimiento.
3. Es aconsejable vigilar que no disminuya el cumplimiento en los criterios que inicialmente tenían un
buen grado de aceptación.
Referencias
1. Ley 41/2002, de 14 de noviembre, básica reguladora de la
autonomía del paciente y de derechos y obligaciones en materia de información y documentación clínica. BOE nº 274, 15 de
noviembre de 2002.
Vol. XXXVIII / N° 2 / 2012
Págs. 123 / 129
Asociación Argentina
de Hemoterapia
e Inmunohematología
Pág. 127