Download 91 a 96 Revista 2 - 2012-sumario-staff.p65

Survey
yes no Was this document useful for you?
   Thank you for your participation!

* Your assessment is very important for improving the work of artificial intelligence, which forms the content of this project

Transcript
Morritt y col.28 diseñaron un estudio realizado en RU
para evaluar la eficiencia de la solicitud de los componentes sanguíneos para el manejo de la anemia asociada a la fractura de cabeza de fémur a través de la colocación de material de osteosíntesis y la reducción abierta de esta misma. Durante un año se realizó auditoría
retrospectiva dividiendo estos pacientes en seis grupos diferentes, dependiendo de la técnica quirúrgica
abordada para la reducción de la fractura. De acuerdo
con el tipo de técnica empleada, fueron transfundidos
64,3% en total y la concentración de Hb estuvo entre 2
y 4,6 g/dL en postoperatorio previo a la transfusión28. A
diferencia de los tres casos no pertinentes de este estudio, cuyas concentraciones de Hb prequirúrgicas estuvieron entre 9.1 y 11 g/dL. Es importante recalcar que
ninguna técnica quirúrgica presentó diferencia significativa en relación con la prescripción postoperatoria de
UGRE ni con la cantidad28.
Adicionalmente, si se explora en las cirugías programadas para reemplazo total de cadera y de rodilla
en el RU, se han publicado estudios, como lo reportan
Rogers y Johnstone,29 los cuales realizan un diseño de
auditoría prospectiva en 301 pacientes durante un periodo de un año; estos eran mayores de 65 años con
Hb < 8 g/dL, y fueron transfundidos de acuerdo con
las guías británicas de transfusión29. Existe discrepancia con los pacientes no pertinentes detectados en el
estudio cuyas edades estaban entre los 15 y los 59 años.
Sin embargo, hay publicaciones similares en relación con el uso estricto de la transfusión en RU debido
a la importancia de los riesgos infecciosos que trae esta
intervención como la variante de la enfermedad
Creuztfeldt-Jakob y los no infecciosos16. Otra investigación prospectiva ejecutada en Canadá en el 2.002
por Feagan y col30, en 19 hospitales durante un periodo
de ocho meses (junio de 1998 a enero de 1999) midiendo el impacto de medidas conservadoras para la
solicitud de glóbulos rojos en pacientes que requerían
cirugía electiva de ortopedia, reclutando 4.422 pacientes con una media de edad de 63,8 años, de los cuales
el 18,6% realizaron donación previa al procedimiento
quirúrgico. De estos solamente recibieron 30,6% (IC
95: 29.1%-32,1%) componente sanguíneo alogénico,
reduciendo hasta dos tercios en el empleo de estos en
relación con los registros de años anteriores 30 .
Similarmente, estos hallazgos fueron observados en una
publicación del RU para el 2001 realizada por Thomas y
col., con un grupo de 115 pacientes que recibieron
autotransfusión posterior al reemplazo total de rodilla,
con una edad promedio de 70 años y un rango
intercuantílico de 40-87 años31.
Además, se ha medido el impacto económico del
uso de medidas transfusionales conservadoras tales
como eritropoyetina y la donación autóloga para
artroplastias primaria de rodilla y cadera, como lo describen Martínez y col.32 en 2007, realizando un estudio
en Francia con 302 pacientes, en donde se observó una
reducción del 50% en los costos de hospitalización en
el grupo con medidas conservadoras (€ 345 vs € 169,
p=0,002)32.
Pág. 112
AAHI - Lavalleja 1214 (C1414DTZ)
Cdad. Aut. de Bs. As. - Argentina
Tel/Fax: (54-11)4771-2501 - L.Rot.
E-mail: [email protected]
Sin embargo, cuando se evalúa el uso de
hemoderivados en pacientes con trauma, como lo representan los casos no pertinentes encontrados en el
estudio, existen publicaciones europeas acerca de ello.
McRoberts, Beard y Walsh hicieron mediciones en cuatro hospitales de Escocia que pertenecen a una cohorte
nacional en trauma compuesto por 53000 pacientes en
un seguimiento de 13 años33. Estos autores tomaron
129 pacientes retrospectivamente, revisando historia
clínicas, de los cuales en los primeros siete días de
hospitalización en el 53,9% y 27,4% recibieron más de
8 unidades de UGRE en las primeras 24 horas. Además, encontraron que lo anterior se debía a pérdidas
sanguíneas masivas y rápidas que se vieron reducidas
por el uso de factor VIIa recombinante33. Similarmente,
en pacientes críticamente enfermos, como se documentó en EU, durante un periodo de un año comprendido entre 2000 y 2001, se realizó un estudio
multicéntrico en 284 UTI en 213 hospitales, reclutando
4892 pacientes cuyas Hb pretransfusionales fueron de
8,6 g/dL ± 1,7 g/dL sin diferencias entre las causas
nosológicas de la estancia en la misma quienes recibieron UGRE, encontrando que los pacientes que recibieron mas de dos de unidades se aumento su mortalidad y su estancia en la misma34. Estos resultados
correlacionaron con investigaciones similares efectuadas en años anteriores en Europa34. Además, en publicaciones posteriores en EU,35 se midieron los efectos y
los costos que trae el empleo de una estrategia
transfusional restrictiva solamente transfundiendo a los
pacientes con Hb < 7 g/dL. Se ejecutó un modelo de
simulación empleando una población de riesgo de
aproximadamente 1 millón de casos/año a partir de 4.4
millones de ingresos/anuales a la UTI con una prescripción de 1.2 millones de UGRE a un costo de U$A 634
por unidad y midiendo las complicaciones severas agudas atribuibles a la transfusión con un potencial de
sobrecostos, asociadas a estas en aproximadamente
U$A 821 millones anuales; encontraron una reducción
de complicaciones en 40.000 casos/año con un costo
cercano al U$A 1 billón35.
También se ha medido el uso inapropiado de
hemocomponentes en cirugía electiva, como lo describe Niraj y col.36 en la India, en un estudio observacional
de auditoría prospectiva en un hospital de III nivel de
complejidad durante un periodo de tres meses a un
grupo de anestesiólogos. Ellos emplearon como criterios de evaluación Hb < 8 g/dL sin comorbilidad y > 10
g/dL cuando está presente acompañado de pérdida del
volumen sanguíneo > 1.000 mL y/o > 20% del mismo.
En las observaciones realizadas la prevalencia del uso
no apropiado fue del 19,2% de una muestra de 140
pacientes. Adicionalmente, se determinó que el uso de
Hb postoperatoria fue la medición que ayudó más a la
pertinencia en la prescripción (p < 0,05) y disminuyó el
uso de hemoderivados sanguíneos (p < 0,05)36.
De igual forma, en las pacientes obstétricas se han
efectuado estudios para determinar las mejores indicaciones clínicas de acuerdo con las complicaciones
pre y postparto secundarias a condiciones médicas
Vol. XXXVIII / N° 2 / 2012
Págs. 99 / 122
Pérez Carrillo, José Arnulfo MD
Cortés Buelvas, Armando MD