Download Educación y cultura en ambientes virtuales

Survey
yes no Was this document useful for you?
   Thank you for your participation!

* Your assessment is very important for improving the work of artificial intelligence, which forms the content of this project

Transcript
La comunicación y las interacciones en entornos virtuales de aprendizaje
para organizar actividades individuales como grupales (foro) como detonante
para la construcción del conocimiento. Con esto se reconoce la importancia
de establecer un modelo de evaluación formativa centrado en la retroalimentación, la que debe ser constante, clara, oportuna, suficiente y pertinente. Su
abordaje es fundamentalmente teórico centrado en la función del profesor o
tutor virtual y el rol del alumno en el “feed back”.
Como punto de referencia Alvarado (2014) señala que Barberá (2006)
considera que la retroalimentación deberá darse en ambos sentidos (maestroalumno, alumno-maestro), y asegurar así que el aprendizaje se está dando.
Estos procesos de “Feed-Back” adaptan y readaptan de manera progresiva el
conocimiento ajustándolo de un modo correcto.
Además su trabajo considera la retroalimentación como la columna
vertebral en el proceso de construcción del conocimiento; y en éste la intervención del profesor para este fin es esencial. Refiere que:
[…] para que una retroalimentación esté completa debe incluir tres conceptos: “Feed-Up”
que se refiere a qué dirección está tomando el alumno, si se está dando cuenta hacia dónde
va, es básicamente no perder de vista el objetivo de la actividad que se está revisando y hacer referencia, en síntesis, de la actividad previa para ligar el conocimiento previo con el actual; el “Feed-Forward” que esencialmente y en retroalimentación enviada por su profesor,
debe contestar al alumno las interrogantes sobre ¿qué sigue ahora? ¿Cómo puede mejorar
para la siguiente actividad? Y el “Feed-Back” que le ayuda al alumno a darse cuenta cómo
se está desempeñando (p. 61).
Señala también que la comunicación debe darse de tal forma que le permita al docente conocer a cada alumno y posibilitarle encontrar motivadores
individuales y estilos de aprendizaje que podrían desencadenar una inercia
interesante en el grupo.
Lo anterior implica que el docente cuente con competencias para
comunicarse a través de la escritura. Además de las habilidades de autoanálisis y reflexión del mensaje escrito y sobre su intención comunicativa, a
fin establecer significados comunes. Para ello la autora propone una serie de
interrogantes de autoreflexión: ¿Es conveniente que me extienda o no en el
mensaje? ¿Elegir el “Asunto” (“Subject”) será importante? ¿Tendré que ser
93