Download Educación y cultura en ambientes virtuales

Survey
yes no Was this document useful for you?
   Thank you for your participation!

* Your assessment is very important for improving the work of artificial intelligence, which forms the content of this project

Transcript
El debate sobre los estudiantes universitarios en los estudios sobre trayectoria escolar: ¿actores o insumos?
segundo, desde la teoría de la reproducción, donde el énfasis está en las desigualdades de los sujetos; y tercero, como una tercera vía poco trabajada desde
una postura interaccionista, donde se resalta el papel del estudiante para elaborar estrategias que respondan a situaciones complejas no establecidas de
antemano, y en la que el énfasis de esta investigación será mayor. Es decir, el
tipo de trayectoria escolar de los estudiantes está asociada a su integración en
el ámbito universitario bajo sus reglas y normas, para sobrevivir en la institución. Es decir, el ámbito universitario no solo implica al estudiante aspectos
técnicos –conocimiento– sino una serie de negociaciones o interacciones para
el logro de sus objetivos (Tinto, 1989; Ortiz, 2003).
Las tipologías de trayectorias escolares sólo pueden ser construidas a
partir de elementos establecidos en los lineamientos curriculares: aprobación,
repetición, rendimiento, retención, deserción, tiempo y eficiencia terminal
(Morales, 1993; Ramírez, 1993; González, 2000; Chain, 1997, 2000, 2001,
2003). Es decir, comparado con la trayectoria ideal que se contempla desde la
organización formal.
Las variables que influyen en el tipo de trayecto escolar pueden organizarse en tres tipos: personales (antecedente personal, familiar y escolar previo);
institucionales (organización académica y administrativa); y las de interacción
social con otros sujetos de la institución (Ghiardo, 2007; Moreira-Mora, 2007;
Covo, 1987, 1989, Cuevas, 2001; Bartolucci, 1987, 1994; Casillas, 2007).
Uno de los supuestos compartidos con los autores (Cervini, 2003; Montes y Sendon, 2006; De Garay, 2004; Casillas, 2007) es que los estudiantes
son tratados con igualdad, se les exige lo mismo sin considerar que tienen
contextos diferentes y que en búsqueda de la igualdad, se generan exclusiones,
por lo que sus trayectorias no podrán ser las mismas.
Otro punto importante es la metodología utilizada. Son pocos los estudios
que han retomado el seguimiento longitudinal de los estudiantes (Bartolucci,
1987, 1994; Morfin Otero, 2008). Se han explicado las trayectorias escolares
desde su ámbito meramente técnico y parcial en uno de los momentos de la trayectoria generalmente como insumos (Gaviria, 2005; Vázquez, 1990; Santín,
1999; Chain, 1997, 2000, 2001, 2003) o productos (Morfin Otero, 2008; Martínez Rizo, 1999, 2001; Astin, 1999) del trayecto, por lo que será importante
centrarse en el proceso desde tres momentos: de inicio, permanencia y egreso.
65