Download Leer la Tesis completa

Survey
yes no Was this document useful for you?
   Thank you for your participation!

* Your assessment is very important for improving the work of artificial intelligence, which forms the content of this project

Transcript
Trastornos de la Conducta Alimentaria, de 18 a 22 años en
las Alumnas de la Carrera de Psicología de la Universidad
Tecnológica Intercontinental del año 2.013
Blanca Isabel Sánchez Jara
Tutor: Prof. Lic. Carolina Concepción Valdez Candia
Tesis presentada a la Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad
Tecnológica Intercontinental como requisito para obtener el título de
Licenciatura en Psicología Clínica.
Fernando de la Mora- Paraguay
Agosto- 2013
Derecho del Autor.
Quien suscribe, Blanca Isabel Sánchez Jara, con documento de identidad
N° 3283588, autor del trabajo de investigación titulado “Trastorno de la
Conducta Alimentaria de 18 a 22 años en las Alumnas de la Carrera de
Psicología de la Universidad Tecnológica Intercontinental 2013 turno
noche”, que declara voluntariamente cede a título gratuito y en forma pura
y simple, ilimitada e irrevocable a favor de la Universidad Tecnológica
Intercontinental el derecho de autor de contenido patrimonial que como
autor le corresponde sobre el trabajo de referencia. Conforme a lo
anteriormente expresado, esta cesión otorga a la UTIC la facultad de
comunicar la obra, divulgarla, publicarla y reproducirla en soportes
analógicos o digitales en la oportunidad que ella así lo estime
conveniente. La UTIC deberá indicar que la autoría o la creación del
trabajo corresponden a mi persona y hará referencia al tutor y a las
personas que hayan colaborado en la realización del presente trabajo de
investigación.
En la ciudad Asunción, a los 20 días del mes de Agosto de 2013
--------------------------------Firma de la alumna
Constancia de Aprobación del Autor.
Quien suscribe, Prof. Lic. Carolina Concepción Valdez Candía con
documento de identidad N°2.159.104, Tutor del trabajo de investigación
titulado “Trastorno de la Conducta Alimentaria de 18 a 22 años a las
Alumnas de la Carrera de Psicología de la Universidad tecnológica
intercontinental 2013 turno noche” elaborado por la alumna , Blanca
Isabel Sánchez Jara, para obtener el Título de Licenciatura en Psicología
Clínica hace constar que dicho trabajo reúne los requisitos exigidos por la
facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad Tecnológica
Intercontinental y puede ser sometido a evaluación y presentarse ante los
docentes que fueren designados para integrar la Mesa Examinadora.
En la ciudad Asunción, de 20 a los días del mes de Agosto de 2013
------------------------------------------Firma de la Tutora
Dedicatoria.
A mis padres por su interminable apoyo en todo
momento de mi vida, por sus enseñanzas,
consejos por su eterna paciencia.
Por mostrarme el camino de la verdad del amor
y
la
comprensión,
y
perdón
antes
mis
constantes errores.
A mis hermanos y a mi abuela Isabel, por el
apoyo incondicional.
Agradecimiento
A mis padres, Vicente Sánchez y Mirian
Jara de Sánchez, por su incondicional
apoyo.
A dios por darme la sabiduría y fortaleza
que necesito para salir adelante y por
estar conmigo en cada paso que doy, por
fortalecer mi corazón e iluminar mi mente
y así lograr mis metas.
Trastornos de la conducta alimentaria, de 18 a 22 años en
las alumnas de la carrera de psicología de la Universidad
Tecnológica Intercontinental del año 2.013.
Autora: Blanca Isabel Sánchez Jara.
Orientadora: Prof. Lic. Carolina Concepción Valdez Candia.
Resumen.
Esta investigación tiene por objeto principal conocer si las adolecentes,
alumnas de la carrera psicología presentan síntomas y conductas de
trastornos alimentarios. La muestra investigativa corresponde a un total
de 40 alumnas solo sexo femenino de 18 a 22 años de la carrera
psicología del turno noche del 2013. El diseño metodológico investigativo
es de tipo descriptivo- trasversal, ya que se a estudiado en un solo
momento y lugar.
La herramienta de validación psicológica utilizada es el manual EDI2
Inventario de los Trastornos de la Conducta Alimentaria; es un manual
que tiene 11 escalas con 91 elementos es profesional y utilizada en la
practica clínica para la detección de trastornos alimenticios, a lo cual se
concluye que el nivel de trastorno alimenticios es muy bajo. De las
cuarentas alumnas de la carrera de psicología de la UTIC del año 2.013,
en su mayoría poseen puntuaciones que revelan un nivel bajo de
trastornos alimenticios que son representadas por 28 alumnas (70 %),
mientras que solo 12 alumnas (30 %) se ubican en un nivel medio
indicada por sus puntuaciones de la conducta de trastornos alimenticios.
Palabra clave: Trastorno de la conducta alimentaria, Anorexia y Bulimia.
Índice.
Página
Página de Derecho del autor
Constancia de aprobación del tutor
Dedicatoria
Agradecimiento
Resumen
Índice
Índice de grafico
CAPITULO I - MARCO INTRODUCTORIO.
Introducción
1.1. Planteamiento del problema
1.2. Formulación de problema
1.3. Objetivos de la investigación
1.3.1. Objetivo general
1.3.2. Objetivo especifico
1.4. Justificación
1.5. Limitación del trabajo
CAPITULO II - MARCO TEÓRICO.
2.1. Antecedente de la investigación
2.2. Aspectos legales
2.3. Bases teóricas
2.3.1. Concepto de Trastornos de la conducta alimentaria
2.3.2. Tipo de trastornos de la conducta alimentaria
2.3.2.1. Trastorno por atracón
2.3.2.2. Síntomas del trastorno por atracón
2.3.2.3. Cusas del trastorno por atracón
2.3.2.4. Diagnostico del trastorno por atracón
2.3.2.5. El tratamiento del trastorno por atracón
2.3.2.6. Se puede prevenir el trastorno por atracón
2.3.3. Bulimia nerviosa
2.3.3.1. Etimología
2.3.3.2. Tipos de bulimia
2.3.3.3. Criterios para el diagnostico de bulimia
2.3.3.4. Factores de riesgo para desarrollar bulimia
2.3.3.5. Problemas psicológicos
2.3.3.6. Trastornos de la personalidad
2.3.3.7. Tratamiento de la bulimia
2.3.4.
Anorexia nerviosa
2.3.4.1. Características psicológicas y sociales
2.3.4.2. Que hacen las personas anorexia
2.3.4.3. Criterios para el diagnostico de anorexia nerviosa
2.3.4.4. Tipos de anorexia
2.3.4.5. Etiología
2.3.4.6. Características
2.3.4.7. Síntomas físicos y orgánicos
2.3.4.8. Síntomas comportamentales
2.3.4.9. Síntomas emocionales y mentales
2.3.4.10. Síntomas interpersonales y sociales
2.3.4.11. Causas biológicas
2.3.4.12. Factor social
2.3.4.13. Causas genéticas
2.3.4.14. Causas psicológicas
2.3.4.15. Interpretación psicoanalítica
2.3.4.16. Problemática familiar
2.3.4.17. Rasgos de la personalidad asociada
2.3.4.18. Tratamiento de la anorexia
2.3.5.
Vigorexia
2.3.5.1. Síntomas de la vigorexia
2.3.5.2. Causas de la vigorexia
2.3.5.3. Tratamiento de la vigorexia
2.3.6.
Megarexia
2.3.6.1. Características
2.3.6.2. Tratamiento de la megarexia
2.3.7.
Otros trastornos
2.3.8.
Tratamiento de los trastornos de la conducta alimentaria
2.4.
Definición de variables
CAPITULO III - MARCO METODOLÓGICO.
3.1. Tipo de investigación
3.2. Nivel de investigación
3.3. Descripción de la población y la muestra
3.3.1. Población
3.3.2. Muestra
3.3.3. Criterios de inclusión
3.3.4. Criterios de exclusión
3.4. Técnicas e instrumento de recolección de datos
3.5. Instrumento de recolección de datos
3.5.1. Descripción de las escalas
3.6. Descripción del proceso de análisis de datos
CAPITULO IV - RESULTADOS Y ANÁLISIS DE DATOS.
4.1. Resultados de análisis de datos
CAPITULO V - CONCLUSIONES Y RECOMENDACIONES.
5.1. Conclusión
5.2. Recomendación
Glosario
Bibliografía
Anexo
Índice de Gráficos.
Grafico Nº1 - Obsesión por la delgadez
Grafico Nº2 - Bulimia
Grafico Nº3 - Insatisfacción corporal
Grafico Nº4 - Ineficacia
Grafico Nº5 - Perfeccionismo
Grafico Nº 6 - Desconfianza interpersonal
Grafico Nº 7 - Conciencia introceptiva
Grafico Nº 8 - Miedo a la madurez
Grafico Nº 9 - Ascetismo
Grafico Nº 10 - Impulsividad
Grafico Nº11 - Inseguridad social
Grafico Nº12 – Trastornos
Resultado grafico Nº12
CAPITULO I – Marco Introductorio.
Introducción.
Un paseo a lo largo de la historia de la humanidad, nos sugiere que la
alimentación se
ha
considerado
no solamente
una
manera de
supervivencia, si no que a adoptado diversos matices asociados a la
cultura cuyo impacto ha afectado principalmente al genero femenino
atreves de los tiempos; los trastornos de la conducta alimentaria (TCA)
fueron prevalentes en países en desarrollo, no tardo mucho para que en
unos países en desarrollo también se presentaran este tipo de problemas
cuyo foco principal son edades que corresponden al final de la infancia,
adolescencia y jóvenes .
Los trastornos de la conducta alimentaria, contribuye uno de los
principales motivos de consulta psiquiátrica en adolescentes y su
prevalencia va en aumento en los países industrializados , este trastorno
va y predomina en el sexo femenino de clases socioeconómicas media,
alta y con una edad promedio de aparición de los síntomas a los 15 años.
A partir de los 6 años las personas logran interiorizar su imagen corporal,
creando en algunas oportunidades, patrones de belleza equivocados, y
es a esta edad cuando se forman aspectos fundamentales del desarrollo
psíquico, como autoestima, autonomía y habilidades sociales.
La preocupación por el aspecto físico se acentúan durante la
adolescencia y estar delgado es ser popular, inteligente y por supuesto
exitoso. Más allá de las cifras que representan el porcentaje de personas
que padecen y fallecen de trastornos del comportamiento alimentario;
más allá de las fórmulas creadas para adelgazar, de qué alimento es sano
y qué es dañino, de cuáles dietas funcionan y cuáles fracasan; más allá
del lenguaje médico de los textos científicos sobre la anorexia nerviosa
(AN) y de la bulimia nerviosa (BN), he querido humanizar, sociabilizar y
sensibilizar las estadísticas que hablan de estas enfermedades.
Es tan inquietante la formalización de estándar de un cuerpo normal o
saludable dentro de los parámetros medidores del consumo de alimentos
y la realización de ejercicio. La sociedad ha mediatizado el alimento como
una cantidad, ha estandarizado cuántos kilos pesar, cuánto gramos comer
y cuánto no; aún se desconoce la fórmula perfecta para prolongar la vida
del cuerpo joven, para ser delgado o mantenerse en el peso ideal. Lo
cierto es que el mercado está invadido de un gran negocio lucrativo,
cientos de fórmulas para adelgazar, pastillas para inhibir el apetito,
mantenerse con energía o perder grasa; clínicas estéticas, gimnasios, etc.
Esta es una investigación que corresponde a un acercamiento al
trastorno de la conducta alimentaria y una aproximación al problema de la
salud mental que repercute en enfermedades como la AN y la BN, las
cuales son invisibles ante la sociedad. Leyendo iba indagando las
experiencias de vida de personas y me cuestionaba la belleza desde sus
diferentes acepciones y percepciones en las diversas culturas, desde los
griegos y hasta nuestra generación, observé que el cuerpo es tan
relevante como el alma que lo habita, esa apariencia es tan válida como
la misma esencia del ser.
La investigación de los trastornos del comportamiento alimentario, comer
no es sólo un mecanismo de defensa de sobrevivencia, sino también una
manifestación de los estados emocionales. Es intolerante esa actitud
rebelde y caprichosa que protagonizaba la vanidad sobre aquellos que
negaban el alimento a sus cuerpos, no entendía cómo el placer de comer
y degustar los sabores fuera un momento tortuoso que encarcelaba el
sentimiento de culpa y el miedo a engordar. ¿Por qué inhibir el alimento?,
¿por qué expulsarlo?, ¿por qué rechazarlo?, ¿qué historia antecedía y
qué factores habían producido estos trastornos?
Es así como empieza esta investigación del trastorno de la conducta
alimentaria.
Tema “Trastornos de la conducta alimentaria.”
Titulo del trabajo.
Trastorno de la conducta alimentaria en alumnas de 18 a 22 años de la
carrera psicología de la Universidad Tecnológica Intercontinental 2013,
sede Fernando de la Mora.
1.1 Planteamiento del problema:
De un tiempo acá viene siendo noticia acerca de cómo cuidarse en
la alimentación abarcando el estado físico y la apariencia para la atracción
y aceptación de las personas. La adolescencia es una etapa de cambios
tanto físicos como emocionales, durante la cual prevalece a la practica de
hábitos alimentarios inadecuados por la adopción de modas alimentarias
dictada por la sociedad, aquí influye mucho el impacto de los medios de
comunicación y la publicidad que difunde la extrema delgadez como
modelo de felicidad y éxito , pero también esta el entorno familiar y los
hábitos alimenticios y todo eso hace que uno caiga
en desordenes
alimenticios y de ahí viene los gramos que pesan en la mente.
La bulimia y la anorexia son unos de los trastornos mas conocidos
y son el fantasma de nuestras jóvenes, ya que para ser aceptada en un
grupo social uno cree que debe estar bien físicamente por miedo al
rechazo, también muchas mujer se comparan con otras mujeres y se
sienten motivadas por el valor que se les da a la delgadez al tener un
compañero sexual en la clase, por otra parte las emociones negativas
producidas por no sentirse valiosas como compañeras, frente a otras
mujeres, pueden generar
por selección natural, emociones como la
culpa, la depresión y la ansiedad, que a su vez pueden llevarlas a hacer
dieta, ejercicios o a tomar medidas más extremas para perder peso.
Hace como unos años la gran pregunta era, porque la alimentación
para muchos es un placer ya que para otros es una tortura, como un
castigo, de repente inquietaba saber porque las emociones, sentimientos
y los problemas personales desembocaban en la comida y repercutían en
la figura corporal.
Se cuestionaba ese ideal de la belleza delgada y como se
escapaba de las manos esa dieta que hacia perder gramos a gramos. Es
difícil entender el capricho de ser delgada y esa fuerte voluntad de
negarse al alimento.
Por todo lo expuesto surge la siguiente pregunta de investigación.
1.2 Preguntas de Investigación
¿Existen trastornos de conducta alimentaria en las alumnas de 18
a 22 años de la carrera psicología de la Universidad Tecnológica
Intercontinental del 2013 turno noche Sede Fernando de la Mora?
1.3 Objetivos de la Investigación.
1.3.1 Objetivo General.
Determinar la existencia de trastornos de la conducta alimentaria en las
alumnas de la carrera de psicología de 18 a 22 años, de la Universidad
Tecnológica Intercontinental del año 2.013, sede Fernando de la Mora
turno noche.
1.3.2 Objetivos Específicos.
Describir cada una de las dimensiones de la conducta
alimentaria en las alumnas de la carrera psicología de 18 a22
años de la Universidad Tecnológica Intercontinental 2013.
1.4. Justificación.
Los trastornos de la conducta alimentaria han llegado a ser una
preocupación de salud pública en muchos países, sobre todo en ciudades
clasificadas como urbanas, en las cuales los jóvenes aspiran a un modelo
físico que implica un peso corporal bajo comparado con la talla del
individuo. Este comportamiento se ha hecho particularmente evidente
entre las mujeres. El trastorno de la conducta alimentaria entre los que se
encuentran la anorexia y la bulimia nerviosa, constituye un reto para
nuestro sistema debido a varias razones. En primer lugar los trastornos de
la conducta alimentaria son trastornos de origen causal, siendo
imprescindible tener conocimiento de los principales factores de riego y
realizar una minuciosas evaluación que facilite la detección precoz y el
diagnostico, por otro lado los trastornos de la conducta alimentaria
presenta una prevalencia importante en nuestra sociedad especialmente
en mujeres a partir de los 15 años, la realidad de estos trastornos es que
la mayoría impacta de manera integral, no solo en todas las áreas de
funcionamiento de la persona que lo sufre si no también en sus familiares
y entornos mas cercanos, lo cual supone un deterioro de calidad de vida.
La consecuencia puede decirse que este tipo de trastorno constituye un
problema de salud física y psicológica, y que puede llegar a ser fatal si no
le damos la importancia que requiere. El estudio del trastorno de la
conducta alimentaria es un área de
investigación profunda en la
actualidad, ha tenido un incremento importante lo que ha permitido la
obtención de un conocimiento más amplio del tema.
Día a día se da un incremento en el desarrollo de la conducta, como la
preocupación por engordar, atracones, sensaciones de falta de control al
comer, vómitos autoinducidos, dietas, ejercicios excesivos, pastillas para
adelgazar, diuréticos, laxantes, así como enemas, supositorios y
lavativas; las cuales han alcanzado en estatus de obsesión cultural
desarrollando un problema de salud importante que afecta directamente y
en gran parte al estado nutricional lo que provocaría consecuencia físicas
y psicológico en el individuo.
Con esta investigación se da a conocer a los jóvenes a llevar una dieta
saludable, y dar a conocer que la obsesión por ser delgada puede traer
varias consecuencias tanto físicas y psicológicas.
1.5. Limitaciones del Trabajo.
La investigación de los trastornos de la conducta alimentaria es una
enfermedad que ha abarcado mucho tanto en la familia como en la
sociedad, adolescentes que no esta conforme con su cuerpo y los gramos
que pesan en la mente.
Si bien las limitaciones principales se dan con el tipo de instrumento a
utilizar, en los costos de los mismos que no siempre son accesibles, en
cuanto al conocimiento profesional fue exitoso ya que el instrumento es
utilizado en consultorios.
Las alumnas y docentes de cada aula donde se aplicaron el instrumento,
cedieron con mucha amabilidad y responsabilidad ya que estaban
interesadas en participar.
El manual Edi evalúa 11 escalas y mide si la persona tiene riesgos o
padece a desordenes alimenticios o trastorno de la conducta alimentaria,
también evalúa el ambiente consigo mismo la familia y la sociedad.
Capitulo II – Marco Teórico.
2.1 Antecedente de la Investigación
En nuestro medio profesional constituye un instrumento nuevo que
debe ser conocido por los profesionales de la psicología ya que el
tema de los trastornos de la conducta alimentaria hoy abarca mucho
en adolecente y jóvenes y también en adultos es un problema que
desde hace mucho tiempo viene abarcando la forma de cómo una
persona tiene la obsesión por verse delgada y de ahí los gramos que
pesan en la mente, para las satisfacción de la persona misma para la
familia y la sociedad. El trastorno de la conducta alimentaria juega un
papel muy importante en cuanto a nuestro cuerpo y nuestra mente, es
un problema o trastorno que daña a las personas tanto física como
psicológicamente. Edi inventarios de trastornos de la conducta
alimentaria es un Manual que avalúa 2 escalas diferentes, todas ellas
relacionadas
con
los
trastornos
de
la
conducta
alimentaria,
principalmente la anorexia nerviosa (AN) y la bulimia nerviosa (BN).
Edi se inicio en 1980 por David M Garner y otros colaboradores como
Marion Olmsted y Janet Polivy en la ayuda de escalas originales,
también a otras colaboradoras como Sara Corral, Marina Gonzales,
Jaime Pereña y Nicolás Seisdedos de la edición (TEA.S.A)
publicaciones de psicología aplicada Madrid 1998. Edi no pretende
desembocar en un diagnostico especifico de (AN) o (BN), si no en la
observación y evaluación precisa de ciertos rasgos psicológicos o
conjuntos de síntomas que se supone que tienen relevancia para
comprender y poder tratar los trastornos de la conducta alimentaria.
Manual Inventario de trastorno de la conducta alimentaria Edi nos
ayuda a evaluar 11 escalas como, obsesión por la delgadez, bulimia,
insatisfacción
corporal,
ineficacia,
perfeccionismo,
desconfianza
interpersonal, conciencia introceptiva, miedo a la madurez, ascetismo,
impulsividad, inseguridad social.
2.2 Aspectos legales.
Es importante mencionar algunos artículos de la Constitución Nacional y
los Derechos Humanos que hace referencia a los derechos y
responsabilidades tanto de la familia, de los hijos, de la juventud, que
fundamenta el relacionamiento en cuanto a la alimentación.
El derecho de los hijos a ser alimentados por sus padres o parientes es
reconocido por las leyes y no uno concedido por las leyes. La obligación
de proteger y asistir a los descendientes es anterior a la existencia de
cualquier legislación al respecto, ya sea ésta constitucional u otra de
inferior categoría. Los alimentos son un derecho natural, pre-jurídico,
basado en la solidaridad familiar y que la legislación, únicamente, se
ocupa de regular.
Los alimentos están íntimamente ligados al derecho a la vida y su
naturaleza asistencial los convierte en derecho-función, derecho-deber o
deber-deber, según quiera interpretarse, considerando que la institución
de la patria potestad está concebida en la actualidad como servicio a los
hijos. La obligación alimentaria es una obligación natural que corresponde
a los progenitores, derivada de la patria potestad y reforzada por la ley,
razón por la cual no necesariamente debe existir una resolución judicial
compulsiva para que aquellos lo cumplan. "El derecho a percibir alimentos
y la correlativa obligación de prestarlos deriva de una obligación
alimentaria
legal,
esencialmente
de
contenido
extramatrimonial:
patrimonial,
la
pero
satisfacción
de
cuyo
fin
es
necesidades
personales para la conservación de la vida, para la subsistencia de quien
lo requiere. De ahí que si bien el objeto del crédito alimentario es
patrimonial, dinero o especie, la relación jurídica que determina ese
crédito atiende a la preservación de la persona del alimentado y no es
índole económica (en la medida que no satisface un interés de naturaleza
patrimonial)" En nuestro sistema positivo el derecho a los alimentos está
reconocido en la Constitución Nacional, en varias Convenciones de
Derechos Humanos, en el Código Civil, en el Código Procesal Civil.
La Convención de las Naciones Unidas y ratificada por nuestro país sin
reservas por Ley N° 57 en el año 1990, se refiere al derecho a los
alimentos en los artículos 6°, 18, 24, 27, 28 y 3.Tambien recuerda que la
infancia tiene derecho a cuidados y asistencia especiales y tiene presente
que el niño y adolescente por su falta de madurez física y mental necesita
protección, "incluso la debida protección legal, tanto antes como después
del nacimiento". Alimentar en forma adecuada a los hijos es un piso ético
cada día más difícil y lejano, Io que constituye una gran injusticia. Por
sobre el quantum asignado, los alimentos que el no conviviente está
obligado a pagar a sus descendientes, otorgan una pequeña o gran
seguridad, enseñan al padre, a la madre y a los hijos que la
responsabilidad parental es compartida, y siempre implica una mejora en
la calidad de vida.
2.3 Bases teóricas.
2.3.1 Concepto de Trastornos de la conducta alimentaria.
Los trastornos alimentarios se caracterizan por alteraciones graves de la
conducta alimentaria, se la define como el comportamiento relacionado
con los hábitos de la alimentación, la selección de los alimentos que se
ingieren, en ella interviene factores como la fisiología del apetito y la
saciedad aspecto socioculturales, aspectos familiares y alteraciones del
apetito. Los trastornos de la conducta alimentaria son enfermedades
mentales en las que el miedo a engordar, la alteración de la percepción
de la imagen corporal y del peso, así como el pensamiento obsesivo en la
comida conllevan una grave modificación de la conducta alimentaria que
ocasiona problemas médicos y nutriológicos marcados, los cuales pueden
poner en riesgo la vida. Los trastornos de la conducta alimentaria (TCA)
engloban varias enfermedades crónicas y progresivas que, a pesar de
que se manifiestan a través de la conducta alimentaria, en realidad
consisten en una gama muy compleja de síntomas entre los que
prevalece una alteración a subir de peso y la adquisición de una serie de
valores a través de una imagen corporal.
Un trastorno de la alimentación es una enfermedad que causa graves
perturbaciones en su dieta diaria, tales como comer cantidades muy
pequeñas o comer en exceso. Una persona que tiene un trastorno de la
alimentación puede haber comenzado por comer pequeñas o grandes
cantidades de comida, pero en algún momento el impulso de comer más
o menos se disparó fuera de control. Angustia severa o preocupación por
la forma o el peso del cuerpo también se pueden caracterizar como un
trastorno de la alimentación.
Los trastornos de la alimentación generalmente aparecen durante la
adolescencia o adultez temprana, pero también se pueden dar durante la
niñez o la adultez avanzada. Los trastornos de la alimentación más
comunes son la anorexia nerviosa, bulimia nerviosa y el trastorno por
atracón.
Los trastornos de la alimentación afectan tanto a los hombres como a las
mujeres. Se desconoce cuántos adultos y niños padecen otros trastornos
de la alimentaciones serios y significativos, como los trastornos de la
alimentación no especificados. Trastorno de la conducta de la
alimentación no especificada TANE incluye los trastornos de la
alimentación que no cumplen los criterios para la anorexia o la bulimia
nerviosa. El trastorno por atracón es un tipo de trastorno de la
alimentación llamado TANE. Pero se sabe que TANE es el diagnóstico
más común para aquellos que buscan un tratamiento para el trastorno de
la alimentación.
Los trastornos de la alimentación son enfermedades reales y tratables.
Con frecuencia coexisten con otras enfermedades como la depresión, el
abuso de sustancias o los trastornos de ansiedad. Otros síntomas, que se
describen en la siguiente sección pueden ser potencialmente mortales si
la persona no recibe tratamiento. Las personas con anorexia nerviosa son
18 veces más probables de morir a una edad más temprana en
comparación con las personas de edad similar en la población general.
1. GORAB, Alicia, Ma del Carmen Iñarrutu. Trastorno de la conducta alimentaria, anorexia y bulimia. Primera
edición ¿Cómo ves? México D.F. 2005.Pag.33.
2.3.2 Tipos de trastorno de la conducta alimentaria.
2.3.2.1Trastorno por atracón.
Junto con la anorexia bulimia, el trastorno por atracón conforma el póquer
de ases por una ingesta desproporcionada de comida que a diferencia de
la bulimia nerviosa, no tiene mecanismo compensatorio como puede ser
el vomito o el uso indiscriminado de laxantes. Para poder hablar por
trastorno por atracón, esta conducta no puede ser ocasional, ¿Quién no
se ha excedido alguna ves?, si no que debe cumplir determinados
patrones. Una característica importante es la perdida de control durante el
episodio de ingesta, es decir que el individuo no puede parar de comer o
controlar que cuanto esta comiendo.
El comportamiento del atracón es similar al que ocurre con aquellos que
padecen bulimia nerviosa, las personas que padecen trastorno por
atracón normalmente no se purgan vomitando o usando laxantes.
Mucha gente con trastorno por atracón usa la comida como un modo de
sobrellevar emociones y sentimientos incómodos. Esta es gente que
nunca aprendió a manejar el estrés, y encuentran que el comer es
reconfortante y calmante. Desgraciadamente, suelen terminar sintiéndose
tristes y culpables por no poder controlar su forma de comer, lo que
aumenta el estrés y así continua el ciclo
2. GORAB, Alicia, María del Carmen Iñarrutu. Trastorno de la conducta alimentaria, anorexia y bulimia. Primera edición ¿Cómo ves? México D.F.
2005.
2.3.2.2 Síntomas del trastorno por atracón.
La mayoría de la gente come demasiado de vez en cuando, y muchas
personas creen que frecuentemente comen más de lo que deben. Sin
embargo, comer grandes cantidades de comida no significa que esa
persona padezca el trastorno por atracón. La mayoría de la gente con
problemas serios del trastorno por atracón tiene algunos de los siguientes
síntomas:
• Episodios frecuentes de comer lo que considerarían otras personas una
cantidad excesiva.
• Sensaciones frecuentes de no poder controlar lo que come o cuanto
come.
• Comer mucho más rápido que lo normal.
•
Comer hasta estar incómodamente llenos (llegar a la plenitud
incomoda).
• Comer grandes cantidades de comida, aun sin sensación de hambre.
• Comer en solitario por vergüenza de la cantidad de comida ingerida.
• Sentirse a disgusto, depresión, o vergüenza después de un atracón.
• Cambios frecuentes de peso.
• Sentir baja autoestima.
• Perder el deseo sexual.
• Hacer dietas frecuentes.
3. RUIPEREZ David, Lorena L. Lobo. Mente es enemigo, testimonio de personas con trastorno psíquico. Editorial EDAF.S.L.2008.Pag. 187,188.
2.3.2.3 Causas del trastorno por atracón.
La causa del trastorno por atracón todavía no esta conocida, y los
investigadores
solo
ahora
están
empezando
a
entender
las
consecuencias del trastorno y los factores que contribuyan a su
desarrollo. Como otros trastornos alimenticios, parece que el trastorno por
atracón resulta de una combinación de factores psicológicos, biológicos, y
medioambientales.
Se ha reconocido una conexión entre el trastorno por atracón y otros
trastornos de la salud mental. Casi la mitad de las personas con el
trastorno del atracón tienen un historial de depresión, aunque no se
conoce bien porque existe esta conexión. Mucha gente admite que el
miedo, la tristeza, el aburrimiento, la ansiedad, o otros emociones
negativos pueden provocar un episodio de atracón. El comportamiento
impulsivo y ciertos otros problemas psicológicos también son más
comunes en la gente que padece el trastorno por atracón.
Los trastornos alimenticios, incluyendo el trastorno por atracón, tienden a
ser más comunes en las mismas familias, sugiriendo una susceptibilidad
del trastorno por atracón que igual se puede heredar. Los investigadores
también están intentando adivinar como los elementos químicos del
cerebro y el metabolismo (la forma que el cuerpo usa calorías) afectan el
desarrollo del trastorno por atracón.
Las personas que padece el trastorno por atracón muchas veces vienen
de unas familias que comen demasiado o que ponen un énfasis poco
natural en la comida; por ejemplo: Usando la comida como un premio o
como una cosa reconfortante y calmante.
2.3.2.4 Diagnostico del trastorno por atracón.
Puede ser difícil identificar los trastornos alimenticios ya que los secretos,
la vergüenza, y la negación sean característicos de los trastornos. Como
resultado, se puede pasar mucho tiempo sin detectarlos. En la mayoría de
los casos, se descubre el trastorno por atracón cuando una persona
busca ayuda profesional para perder peso, o cuando buscan tratamiento
para un problema medico relacionado con la obesidad.
En los casos sospechosos del trastorno por atracón, el médico empezará
la evaluación haciendo un historial completo y un examen físico. Aunque
no hay pruebas de laboratorios que se usan específicamente para
diagnosticar los trastornos alimenticios, el médico puede usar varias
pruebas diagnosticas-como los rayos-X o pruebas de la sangre-para
descartar otras enfermedades físicas que podrían causar los síntomas.
Si no se encuentra ninguna enfermedad física, se les puede mandar a un
psiquiatra o a un psicólogo, que son los profesionales mas entrenados
para diagnosticar y tratar las enfermedades mentales. Los psiquiatras y
los psicólogos usan herramientas especiales para entrevistar y evaluar a
las personas para los trastornos por atracón.
2.3.2.5 El tratamiento del trastorno por atracón.
El tratamiento para el trastorno por atracón es difícil porque la mayoría de
la gente se siente avergonzada por el trastorno e intentan esconder su
problema. A veces lo esconden tan bien que los otros miembros de la
familia y los amigos no saben que se dan atracones.
Para los trastornos alimenticios hace falta un plan de tratamiento
exhaustivo que se puede ajustar a las necesidades de cada paciente. La
meta del tratamiento para el trastorno por atracón es ayudar a la persona
tomar control de sus hábitos de comer. En la mayoría de los casos el
tratamiento incluye una combinación de las siguientes estrategias:
• Psicoterapia – Esto es un tipo de consejo que quiere cambiar la forma
de pensar (la terapia cognitiva) y el comportamiento (la terapia del
comportamiento) de una persona con un trastorno alimenticio. El
tratamiento incluye técnicas prácticas para crear disposiciones sanas
hacia la comida y el peso, y también formas para cambiar la manera en la
cual una persona responde a situaciones diferentes.
• Medicina – Ciertas medicinas antidepresivos llamadas inhibidores
selectivos de la re-captación de serotonina
pueden ser útiles para
controlar la ansiedad y la depresión asociadas con un trastorno
alimenticio.
• El consejo de una nutricionista – Esta estrategia ha sido diseñada
para enseñar a la gente relacionarse sanamente con la comida y el peso,
para ayudar a restaurar las formas normales de comer, y para enseñar la
importancia de la nutrición y una dieta balanceada.
• Terapia en grupo y/o de la familia – El apoyo de la familia es muy
importante para el éxito del tratamiento. Es importante que todos los
miembros de la familia entiendan el trastorno alimenticio y que
reconozcan las señales y los síntomas.
Las personas con trastornos alimenticios pueden beneficiarse de la
terapia en grupo, donde les pueden apoyar otras personas con problemas
y experiencias parecidos y pueden hablar de sus sentimientos y sus
preocupaciones.
2.3.2.6 Se puede prevenir el trastorno por atracón.
Aunque puede que no se pueda prevenir todos los casos de trastorno por
atracón, ayuda al empezar el tratamiento tan pronto como se empiecen a
tener síntomas. Además, enseñar y animar a la gente a tener hábitos
saludables y actitudes realistas sobre la comida y la imagen de su cuerpo
también puede ayudar a prevenir el desarrollo o empeoramiento de
trastornos alimenticios.
2.3.3 Bulimia nerviosa.
La bulimia es una obsesión por la alimentación y el peso que se
caracteriza por comilonas que se repiten, seguidas de una conducta
compensatoria, como el vomito forzado o el ejercicio excesivo. Para un
número de mujeres y hombres que alcanza proporciones epidémicas, la
bulimia es una adicción secreta que domina sus pensamientos,
menoscaba su autoestima y amenaza su vida.
La mayoría de personas con bulimia son en extremo reservadas acerca
de su conducta, y a veces hacen enormes esfuerzos por aparentar que
comen de manera normal ante otras personas. De cierta manera sienten
vergüenza de su conducta y de lo que este trastorno ha provocado en su
vida. Muchas admiten ser como dos personas distintas: la que desea
renunciar a la bulimia y sentirse sana, y otra que sabotea constantemente
sus esfuerzos. Las mentiras y el disimulo son rasgos comunes, algunas
confiesan haber robado alimento que saben que perteneces a otros o
haber escarbado en la basura durante un episodio particularmente
desesperado.
La persona con bulimia experimenta ataques de voracidad que vendrán
seguidos por ayunos o vómitos para contrarrestar la ingesta excesiva, uso
o abuso de laxantes para facilitar la evacuación, preocupación excesiva
por la imagen corporal y sentimientos de depresión, ansiedad y
culpabilidad por no tener autocontrol. Las personas que padecen dicha
enfermedad llegan a tener hasta 15 episodios por semana. Afecta
principalmente a personas jóvenes, en su mayoría son mujeres; también
afecta a personas que han padecido anorexia o han realizado dietas sin
control. Intervienen factores biológicos, psicológicos y sociales.
4. HALL, Lindsey, Leigh Cohn. Como entender y superar la bulimia. Primera edición EE.UU 2001. Pág. 1-2-3
2.3.3.1 Etimología
La palabra bulimia procede de latín bulimia, que a su vez proviene del
griego βουλῑ μια (boulīmia), que se compone de βούς (bous), buey y
λῑ μος (līmos), hambre y significa hambre en exceso o hambre de buey.
El término Bulimia nerviosa fue nombrado y descripto por primera vez por
el psiquiatra británico Russell en 1979. Algunas características de la
bulimia:
•
El menosprecio de los demás o de uno mismo.
•
Presión por sentirse bello y querido por los demás.
•
Problemas afectivos dentro del seno familiar.
•
Necesidad de pertenencia a un grupo.
•
Necesidad de sentirse querido.
•
Relacionan que el éxito y la prosperidad en la vida tiene que ver
con la delgadez.
•
Cambios emocionales.
•
Depresión y/o ansiedad.
2.3.3.2 Tipos de bulimia:
Bulimia
nerviosa
tipo
purgativo:
Es
decir,
se
provoca
regularmente el vomito o se busca de los laxantes, diuréticos o
enemas para controlar el peso. entre las bulimias, algunos que
comen con exceso y se purgan varias veces el día.
Bulimia nerviosa tipo no purgativa: Para contrarrestar los
atracones, hace ejercicio en exceso, dietas restrictivas o incluso
ayunos.
Los factores principales que van a mantener este problema son la
ansiedad la falta de autoestima y la alteración de la imagen
corporal.
Las consecuencias de las conductas bulímicas son amenorrea,
malformaciones en los dedos, problemas dentales y maxilofaciales,
debido a los constante por atracones pérdida de cabello, arritmias que
pueden desenfocar en infartos, perforación esofágica, pancreatitis,
Desequilibrio electrolítico que puede conducir a un ataque cardíaco
(niveles muy bajos o muy altos de sodio, calcio, potasio y otros
minerales).
Para evitar el aumento de peso usan métodos compensatorios
inapropiados (inducción al vómito).
5. CRUZ Dr. Abel. Bulimia. Un tratamiento natural. Editorial Selector, México D.F. Pág. 18
2.3.3.3 Criterios para el diagnóstico de bulimia nerviosa de acuerdo
al Manual de Diagnóstico y Estadística de los Trastornos Mentales
(DSM IV):
A
Presencia de atracones recurrentes. Un atracón se caracteriza por:
1. Ingesta de alimento en un corto espacio de tiempo (p. ej., en un
período de 2 horas) en cantidad superior a la que la mayoría de las
personas ingerirían en un período de tiempo similar y en las
mismas circunstancias
2. Sensación de pérdida de control sobre la ingesta del alimento (p.
ej., sensación de no poder parar de comer o no poder controlar el
tipo o la cantidad de comida que se está ingiriendo)
B
Conductas compensatorias inapropiadas, de manera repetida, con
el fin de no ganar peso, como son provocación del vómito; uso
excesivo de laxantes, diuréticos, enemas u otros fármacos; ayuno,
y ejercicio excesivo.
C
Los atracones y las conductas compensatorias inapropiadas tienen
lugar, como promedio, al menos dos veces a la semana durante un
período de 3 meses.
D
La autoevaluación está exageradamente influida por el peso y la
silueta corporales.
E
La alteración no aparece exclusivamente en el transcurso de la
anorexia nerviosa.
2.3.3.4 Factores de riesgo para desarrollar la bulimia.
Hacer
dieta.
En
algunos
casos,
al
dejar
de
ingerir
carbohidratos, la persona se priva de un importante supresor
del apetito, lo que hace que sienta un deseo incontrolable de
comer. Además, las dietas estrictas pueden afectar a ciertos
neurotransmisores cerebrales como la serotonina, lo cual
predispone a la bulimia.
La influencia social. El cine, la televisión, la publicidad, la
moda, transmiten constantemente mensajes que indican que es
necesario estar delgado para ser feliz y tener éxito. Para
conseguir ser aceptados socialmente, cada vez más jóvenes
tratan de modificar su apariencia física, utilizando métodos que
ponen en peligro su salud.
La incorporación de la mujer al mundo laboral: supone
un cambio en los hábitos alimenticios de las familias, al faltar
una persona que establezca los horarios de las comidas y vigile
su cumplimiento. De esta forma, los adolescentes están menos
controlados y comen, o dejan de comer, sin el conocimiento de
sus padres.
En las personas más venerables: en problemas emocionales
como el divorcio de los padres, el fallecimiento de un ser
querido la sobre protección familiar, o antecedente de
depresión y otros trastornos metales que hay en la familia.
Por otro lado, una excesiva preocupación por la figura y el peso
puede ser un desencadenante de bulimia, así como la baja
autoestima y el perfeccionismo.
2.3.3.5 Problemas psicológicos.
La bulimia suele presentarse junto con un fuerte sentimiento de
inseguridad emocional y con problemas graves en la autoestima, en
relación directa con el peso o con la imagen corporal. Es frecuente que
las personas con bulimia provengan de familias disfuncionales. Muchas
de estas personas presentan incluso salexitimia, es decir la capacidad de
experimentar y expresar las emociones de manera consiente.
2.3.3.6 Trastornos de personalidad.
Distintos autores han encontrado relación entre la bulimia y la
coexistencia de distintos trastornos de la personalidad, con un porcentaje
que oscila entre el 27-84% de los casos. Los pacientes con conductas
purgativas parecen tener mayor incidencia de comorbilidad. La presencia
de un trastorno de personalidad es indicador de peor pronóstico.
El trastorno de la personalidad mas frecuente es el trastorno limite de la
personalidad, oscilando entre el 9,40% de los casos. Las diferentes
metodologías en los estudios conllevan distintos resultados en la
prevalencia de trastornos de personalidad específicos.
En general se observa altas puntuaciones en la escala MCMI-II para los
siguientes estilos de personalidad:
Limite
Esquizoide
Autodestructiva
Pasivo-agresiva
Evitativa
Dependiente
Histriónica
2.3.3.7 Tratamiento de la bulimia
El tratamiento resulta más eficaz en las primeras fases del desarrollo de
este trastorno pero, dado que la bulimia suele esconderse fácilmente, el
diagnóstico y el tratamiento no suelen presentarse sólo hasta que este
problema ya se ha convertido en un ingrediente permanente en la vida del
paciente.
En el pasado, las personas con bulimia eran hospitalizadas con objeto de
poner fin al patrón de atracones y purgas, y se le daba de alta en cuanto
los síntomas habían desaparecido. Pero este procedimiento ya no es
frecuente hoy en día, dado que de esa manera sólo se ponía atención a lo
más superficial del problema y, poco después, cuando los síntomas
volvían, lo hacían con una intensidad mucho mayor.
Varios centros de tratamiento en instituciones (internamiento) ofrecen
apoyo a largo plazo, consejería e interrupción de los síntomas. La forma
más común de tratamiento actualmente incluye terapia de grupo,
psicoterapia individual, en grupo o familia, los grupos de autoayuda o
terapia cognitiva conductual y tratamiento farmacológico.
Las personas con anorexia o con bulimia suelen recibir el mismo tipo de
tratamiento y formar parte de los mismos grupos de tratamiento. Esto se
debe a que, en muchos casos, los pacientes padecen de ambas
enfermedades de manera simultánea. Algunos denominan a este
fenómeno "intercambio de síntomas". Estas formas de terapia se centran
tanto en los síntomas que llevan al individuo a presentar estos
comportamientos, como en los síntomas relacionados con la alimentación.
Además los psiquiatras suelen recetar antidepresivos o anti psicóticos.
Los antidepresivos se presentan en diferentes formas, y el que ha
mostrado resultados más prometedores es la fluoxetina.
Los antipsicóticos no se utilizan, aquí, en dosis menores que las que se
aplican en los casos con esquizofrenia. Con un trastorno de la
alimentación, el paciente percibe la realidad de otra manera y tiene
grandes dificultades para comprender qué significa comer en condiciones
"normales". Desafortunadamente aún no se sabe cuáles serán los
resultados a largo plazo de los tratamientos que han venido aplicándose a
muchos pacientes con este problema. Por lo pronto, las investigaciones
más recientes indican que un 30 por ciento de los pacientes recaen
rápidamente, mientras que el 40 por ciento presentan síntomas crónicos.
La prontitud del tratamiento es uno de los factores más importantes para
mejorar el pronóstico. Aquellas personas que lo reciban en las primeras
fases del trastorno, tendrán una recuperación mejor y más permanente.
La terapia cognitivo conductual, por su parte, es el método más
efectivo y el que mejores resultados ha conseguido en el tratamiento de la
bulimia. La terapia cognitivo-conductual, además de mejorar los síntomas,
también modifica la tendencia a realizar dietas extremas e influye en las
actitudes hacia el peso y la figura, así como otros síntomas
psicopatológicos como la depresión, la baja autoestima, el deterioro de las
relaciones sociales del paciente, etcétera); de esta forma, los resultados
se mantienen a largo plazo.
2.3.4. Anorexia nerviosa.
Lasegue
describió por primera ves en 1873 un trastorno que llevaba
consigo una delgadez extrema y amenorrea (falta de menstruación) como
“Lanorexie hysterique”; y Gull, en 1874, lo denomino “Anorexia nerviosa
es una palabra griega que significa “perdida de apetito” lo cual es
engañoso porque solo en las ultimas etapas de inanición las personas
pierden de hecho el apetito, mas bien un intenso miedo al sobrepeso lleva
a la anorexia a negar de manera rutinaria y vehemente su hambre. Los
observadores más recientes se han centrado menos en la conducta de las
pacientes y más en sus trastornos psicológicos. Por ejemplo Crisp (1967)
hablaba de una “Fobia de peso” y Russell (1970) se refería a un “miedo
mórbido a la gordura”. La anorexia se ha descrito también en término de
autocontrol. Por ejemplo Garfinkel y Garner (1986) señalaban que lograr
un peso siempre decreciente te convierte en un signo de dominio, control
y virtud. Crisp, en 1984 comparaba de modo parecido a las anoréxicas
con las ascetas por su “disciplina, frugalidad, abstinencias y control de las
pasiones” analiza la anorexia como el resultado de la determinación para
mantener a raya el impulso de ingerir
y como consecuencia de una
“vigilancia y negación sin termino”. De igual manera, Bruch presentaba a
la persona anoréxica como alguien con un “aura de fuerza especial y
disciplina sobrehumana” (1985)
En las mujeres que ya han pasado la menarquía, amenorrea, es decir,
ausencia de tres ciclos menstruales consecutivos, al menos (se considera
que una mujer tiene amenorrea si sus periodos solo se producen tras la
administración de hormonas. P. Eje; estrógenos).
Este sistema de clasificación puede utilizarse para diagnosticar de
anorexia nerviosa y en la actualidad, es fundamental para gran parte del
trabajo clínico y de investigación. Puede considerarse como el enfoque
medico clínico de trastornos. En contraste Brumberg (1988) definía un
enfoque de carácter más sociocultural para comprender los trastornos
alimentarios y señalaban que la presentación de la anorexia nerviosa
tiene que cambiar y cambiara de acuerdo a las normas sociales de cada
época concreta. Decía la autora que deberíamos esperar que la anorexia
nerviosa se presentara de un modo diferente teniendo en cuenta los
factores psicológicos que la favorecen como los síntomas físicos reales y
por lo tanto sostenía que la clasificación demasiado rígida de la anorexia
nerviosa ignoraba las variaciones potenciales en las mismas y corrían el
riesgo de situarlas en un determinado marco temporal concreto. Por lo
tanto desde una perspectiva médica clínica la definición de la anorexia
nerviosa implica un conjunto sencillo y claro de criterios. Desde una
perspectiva sociocultural, esos criterios pasan por alto las posibilidades de
que la expresión de la anorexia varié en el tiempo y en el espacio.
Entonces la anorexia o anorexia nerviosa (AN) es, junto con la bulimia
uno de los principales trastornos de la alimentación también llamados
Trastornos psicogénicos de la Alimentación. Lo que distingue a la
anorexia nerviosa es el rechazo de la comida por parte del enfermo y el
miedo obsesivo a engordar, que puede conducirle a un estado de
inanición, es decir, una situación de gran debilidad ocasionada por una
ingesta insuficiente de nutrientes esencial. En casos graves puede
desarrollar desnutrición y hambre amenorrea y extenuación. Sus orígenes
nosológicos son muy antiguos, se conocen casos descritos desde de la
edad media. Participan en su evolución las funciones psicológicas los
trastornos neuroendocrinos, hormonales y metabólicos.
La anorexia nerviosa por el contrario, no es un síntoma, sino una
enfermedad específica caracterizada por una pérdida auto inducida de
peso acompañada por una distorsión de la imagen corporal, cuya
presencia es indicativa de un estado patológico diferente del individuo, y
puede tener consecuencias muy graves para la salud de quien la sufre.
6. HALL, Lindsey, Monica Ostraff. Como entender y superar la anorexia nerviosa. Primera edición 2001.Pag.1-2
2.3.4.1 Características psicológicas y sociales.
Miedo intenso a comer en presencia de otros.
Dietas bajas en hidratos de carbono y grasas.
Preocupación por el alimento, abuso de laxantes y mentiras.
Las principales víctimas de este mal son las mujeres, sobre todo las
jóvenes, quienes en ocasiones pueden estar influenciadas por ser
admiradoras de personas famosas y mediáticas tales como actrices y
modelos.
2.3.4.2 Qué hacen las personas anoréxicas.
Todas las personas anoréxicas restringen su ingesta de alimentos. La
mayoría sabe muy bien su contenido nutricional y evalúan cada caloría.
Cuando, tienden a ingerir racimes pequeñas, sobre todo la base de frutas
y verduras. Comen muy despacio, cortando a veces la comida en trozos
muy pequeños. Evitan todos los alimentos grasos y a menudo toman café
y bebidas gaseosas, mascan chicle o fuman para minimizar su hambre.
Frecuentemente la dieta de las personas anoréxicas es repetitiva y
ritualizadas y la recogen de un repertorio muy limitado. Muchas
anoréxicas preparan platos muy elaborados para otras personas y a
menudo compran y leen revistas y libros especializados que contienen
recetas e ilustraciones de comidas, algunas anoréxicas se niegan a tragar
la comida la mascan y luego la escupen. Otras ingieren de modo
compulsivas, grandes cantidades de alimentos y después se purgan,
utilizando laxantes o diuréticos o se provocan el vomito. A veces las
personas anoréxicas también son muy activas físicamente y están
inquietas cuando están sentadas o se mueven de adelante y atrás con el
fin de quemar calorías. Algunas pacientes también acumulan comida. En
las publicaciones de personas que han superado la enfermedad y en
novelas semiautograficas se encuentran buenas descripciones del
comportamiento de las anoréxicas, Por Ejemplo; una mujer describe esta
situación: “Yo comía frutas y rebanadas duras de pan integral, lechuga, y
apio y una porción muy pequeña de carne magra. Mi dieta esa muy
monótona. Tenia que ser igual todos los días, me aterrorizaba que en la
tienda no hubiera exactamente la marca del pan integral que quería, me
causaba espanto no poder comer, ritualmente a la misma hora. En
consecuencia la anorexia abarca un complejo conjunto de conductas
pensadas para reducir la ingesta de alimentos y el peso lo que tiene
muchas consecuencias negativas.
7. OGDEN, Jane. Psicología de la alimentación comportamiento saludable y trastornos. Edición Morata S.L 2005.Pag192-193-194.
2.3.4.3 Criterios para el diagnóstico de anorexia nerviosa de
acuerdo al "Manual de Diagnóstico y Estadística de los Trastornos
Mentales (DSM IV):
A
Rechazo a mantener el peso corporal igual o por encima del valor
mínimo normal considerando la edad y la talla (p. ej., pérdida de
peso que da lugar a un peso inferior al 85 % del esperable, o fracaso
en conseguir el aumento de peso normal durante el período de
crecimiento, dando como resultado un peso corporal inferior al 85 %
del peso esperable).
B
Miedo intenso a ganar peso o a convertirse en obeso, incluso
estando por debajo del peso normal.
C
Alteración de la percepción del peso o la silueta corporales,
exageración de su importancia en la autoevaluación o negación del
peligro que comporta el bajo peso corporal.
D
En las mujeres pos puberales, presencia de amenorrea; por ejemplo,
ausencia de al menos tres ciclos menstruales consecutivos. (Se
considera que una mujer presenta amenorrea cuando sus
menstruaciones aparecen únicamente con tratamientos hormonales,
p. ej., con la administración de estrógenos.)
2.3.4.4 Tipos de anorexia.
Tipo restrictivo: durante el episodio de anorexia nerviosa, el
individuo no recurre regularmente a atracones o a purgas (p.
ej., provocación del vómito o uso excesivo de laxantes,
diuréticos o enemas).
Tipo compulsivo/purgativo: durante el episodio de anorexia
nerviosa, el individuo recurre regularmente a atracones o
purgas (p. ej., provocación del vómito o uso excesivo de
laxantes, diuréticos o enemas).
2.3.4.5 Etiología.
La causa real que origina este trastorno no está del todo clara. Existen
multitud de teorías que intentan explicar su aparición, la mayor parte de
las mismas inciden en los aspectos psicológicos como los principalmente
implicados. Hay algunas razones que predisponen a esta naturaleza,
tanto bilógicas, sociales y psicológicas al cual se superponen los factores
desencadenantes que llevan al desarrollo de la enfermedad. Sin embargo,
los desórdenes alimentarios también podrían tener causas físicas de
origen bioquímico y la disfunción serotoninérgica parece jugar algún
papel. El hecho de que la anorexia nerviosa tienda a presentarse en
determinadas familias sugiere que la susceptibilidad a este desorden
podría ser heredada. Se ha sugerido que la causa de la anorexia nerviosa
no debe buscarse en un único factor, sino en una combinación de ciertos
rasgos de la personalidad, patrones emocionales
y de pensamientos
factores biológicos, familiares y sociales.
Resumiendo, se puede afirmar que parece existir una predisposición
genética y son más susceptibles las adolescentes del sexo femenino con
ciertas características de la personalidad (personas perfeccionistas,
inseguras, estrictas, constantes, autoexigentes). Desempeñan un papel
no totalmente aclarado las circunstancias familiares y socioculturales.
2.3.4.6 Características.
Debemos analizar sus características desde las siguientes
perspectivas:
Por lo que se refiere a los hábitos alimenticios, las personas que
padecen anorexia nerviosa disminuyen voluntariamente total o
parcialmente el consumo de alimentos y seleccionan aquellos que
ayuden a la reducción del peso. Llegan a realizar registro diario de
las calorías consumidas y muestran un comportamiento obsesivo
por las comidas.
El comportamiento de las personas que padecen este trastorno es
muy variable dependiendo del paciente y la fase de la enfermedad.
Al principio, mienten constantemente a los que le rodean,
normalmente a la familia, como método para evitar las comidas y
acelerar el proceso de pérdida de peso. Otros pacientes practican
ejercicio físico en exceso o se provocan vómitos de forma
intencionada. Algunos toman laxantes y diuréticos para intentar
acelerar el proceso. Con el paso del tiempo, muchos pacientes van
aceptando su enfermedad y dejando de mentir, otros no consiguen
llegar a esa etapa.
Se
considera
que
en
la
anorexia
nerviosa
existe
una
sobrevaloración de la importancia que tiene la forma corporal. Se
percibe la propia imagen corporal distorsionada, es decir, más
grande de lo que realmente es, por lo que se busca de manera
continúa el adelgazamiento. Los pacientes pueden sufrir además
diferentes
síntomas: depresión,
ansiedad,
tristeza
pensamientos irracionales y hábitos de autolesión física.
infundada,
2.3.4.7 Síntomas físicos y orgánicos.
La mayor parte de los síntomas físicos son consecuencia de la
desnutrición y del la deficiencia de micronutrientes, vitaminas y minerales.
Se pueden afectar diferentes órganos, entre ellos el corazón y sistema
cardiovascular,
dando
como
resultado
un
ritmo
cardíaco
lento
(bradicardia). Es frecuente un desbalance electrolítico, en particular
niveles bajos de fosfato, asociado a debilidad muscular, disfunción
inmunológica, y muerte. Aquellas personas que desarrollan anorexia
nerviosa antes de la edad adulta pueden sufrir un retraso del crecimiento.
Con frecuencia existe disminución en los niveles de hormonas
esenciales, incluidas las sexuales, y elevación de cortisol en sangre. Así
mismo es usual la osteoporosis por disminución de los niveles de calcio y
vitamina D. También se han observado modificaciones en la estructura y
función cerebral por efecto de la inanición, con reversión parcial cuando
se recupera un peso normal.
Algunas de las alteraciones más frecuentes que se producen en el
organismo por efecto de la inanición son las siguientes:
Pérdida excesiva de peso. El índice de masa corporal es menor a
17,5 en los adultos, o el 85% del peso esperado para los niños.
Aspecto pálido y ojos hundidos; hinchazón de ojos y tobillos.
Piel seca, labios secos y quebradizos.
Retraso del crecimiento (deficiencia de hormona de crecimiento).
Alteraciones hormonales que provocan la interrupción del ciclo
menstrual amenorrea reducción de la libido e impotencia en los
hombres.
Alteraciones del metabolismo, arritmia y bradicardia, hipotensión,
hipotermia,
anemia,
disminución
del
número
de
plaquetas
(plagetorapia), pérdida de cabello (alopecia), aparición de lanugo
y uñas frágiles.
Problemas circulatorios (calambres y extremidades cárdenas)
Vertido, dolor de cabeza, deshidratación, alteraciones dentales
(caries), estreñimiento , dolor abdominal y edema
Insomnio, letargo, infertilidad
Anormalidad en los niveles corporales de minerales y electrolitos.
Depresión del sistema inmunitario.
Daños renales y hepáticos ; hipertrofia parotica
Infarto y muerte (casos muy graves).
2.3.4.8 Síntomas comportamentales.
Rechazo voluntario de los alimentos hipercalóricos.
Aumento de la ingesta de líquidos.
Conductas alimentarias extrañas (preparación y selección de
alimentos)
Disminución de las horas de sueño.
Mayor irritabilidad.
Auto-agresión.
Actividad física excesiva (ejercicio compulsivo)
Uso de laxantes y diuréticos.
Vómitos autoinducidos.
Uso compulsivo de la balanza.
2.3.4.9 Síntomas emocionales y mentales.
Los síntomas psíquicos pueden ser muy variados:
Personalidad rígida.
Afloramiento de estados depresivos y obsesivos.
Pensamiento obsesivo relacionado con el peso y los alimentos.
Trastorno severo de la imagen corporal (dismorfobia)
Cuadros de ansiedad, depresión, ansiedad social trastorno
obsesivo compulsivo y conductas agresivas.
Negación de las sensaciones de hambre, sed, fatiga y sueño.
Negación parcial o total de la enfermedad.
Miedo o pánico a subir de peso.
Desmayos psicógenos.
Dificultad de concentración y aprendizaje.
Desinterés sexual.
Temor a perder el autocontrol.
Desinterés por las actividades lúdicas y el tiempo libre.
Auto-destrucción, abuso de sustancias o intento de suicidio.
2.3.4.10 Síntomas interpersonales y sociales.
Distanciamiento de los amigos.
Aislamiento social.
Deterioro en las relaciones familiares.
Carencia de las necesidades básicas tales como comer y dormir.
2.3.4.11 Causas biológicas.
Las hormonas gastrointestinales desempeñan un rol importante en la
regulación neuroendocrina de la ingesta de alimentos y en el sentido de la
saciedad. La grelina es una hormona que estimula el apetito: si no
funciona correctamente puede ser una causa, así como la también de la
obesidad y de la anorexia nerviosa.
Estudios recientes muestran la influencia que los neuropeptidos de la
tiroides y la disminución de la leptina, una hormona que controla el peso
corporal, tienen sobre la incidencia de la anorexia. Por el contrario, otros
estudios muestran que la anorexia nerviosa está asociada con la
osteoporosis en los 38-50% de los casos.
2.3.4.12 Factor social.
Se ha postulado por parte de diferentes investigadores, la influencia que
puede tener en la génesis de la anorexia nerviosa el modelo de cuerpo
femenino, extremadamente delgado, que se toma como patrón de belleza
en diferentes medios de comunicación audiovisuales. La asociación de la
intensa delgadez con la belleza y su utilización como prototipo de modelo
ideal al que todas las mujeres se deben aproximar, puede ejercer un
papel, cuya importancia exacta aún no se ha determinado, en el inicio de
la enfermedad. Esta influencia es menos potente en el caso del varón,
pues el modelo masculino suele ser representado con mayor masa
muscular y por lo tanto menos delgada. En el clásico estudio llevado a
cabo por Garner y Garfinkel, se pudo comprobar que entre las personas
relacionadas con profesiones en las que se daba gran importancia a la
delgadez, como modelos y bailarinas, existía mayor probabilidad de
desarrollar la enfermedad. La llamada anorexia atlética tiene lugar en
deportistas que voluntariamente restringen la ingesta alimenticia a fin de
intentar aumentar su rendimiento. Simultáneamente a la pérdida de peso,
aparecen rasgos obsesivos y fóbicos.
Esta conducta es parecida a la que tienen en ocasiones algunos
profesionales del ballet. Adicionalmente las personas con desórdenes
alimenticios tienden a tener relaciones sociales problemáticas o presentar
antecedentes de haber sufrido burlas respecto a su tamaño o peso.
2.3.4.13 Causas genéticas.
La importancia de los factores genéticos viene dada por las aportaciones
de diferentes estudios en los que se ha comprobado que existe una
concordancia diagnóstica del 70% cuando se analizan los historiales
médicos de gemelos idénticos. Estas cifras se reducen a únicamente el
20 % cuando se trata de gemelos no idénticos. También se ha
comprobado
que las hermanas de las pacientes tienen
mayor
probabilidad de desarrollar la enfermedad. La susceptibilidad genética
podría deberse no a un único gen, sino a la interacción entre diferentes
genes.
2.3.4.14 Causas psicológicas.
Se ha afirmado que la mayoría los pacientes presentan una personalidad
previa al inicio de la enfermedad, caracterizada por tendencia al
perfeccionismo, baja autoestima y personalidad obsesiva. Por otra parte,
la imagen que una persona tenga de sí misma puede ser factor de riesgo
si ésta es negativa. Rosa M. Raich dice en uno de sus libros: "El sentirse
gordo es una de las causas más frecuentes que inciden en la aparición de
trastornos alimentarios, y en realidad no es necesario que la persona
presente un sobrepeso real, tan sólo es necesario que piense que lo es y
que esto le afecte".
2.3.4.15 Interpretación psicoanalítica.
La interpretación psicoanalista pone especial énfasis en que se trata de
jóvenes que no son capaces de separarse psicológicamente de la figura
materna y que la inanición tendría el significado inconsciente de evitar el
crecimiento. La maduración de los órganos genitales que tiene lugar
durante la pubertad, puede considerarse por el paciente, según algunos
psicoanalistas, como la pérdida del cuerpo idealizado de la infancia.
2.3.4.16 Problemática familiar.
Los problemas dentro del seno familiar pueden ser factor causal de las
desviaciones de la conducta alimenticia. La influencia de la autoridad o
falta de la misma de padre, madre u otro miembro de la unidad familiar,
podría
ocasionar
respuestas o
conductas dañinas. Los conflictos
intrafamiliares, especialmente con la figura materna y las familias de tipo
disfuncional son otro factor que tradicionalmente se ha señalado como
posible
causante.
Asimismo,
la
renuncia
a
alimentarse,
puede
considerarse según algunos psicólogos, como un acto de venganza hacia
los padres.
2.3.4.17 Rasgos de personalidad asociados.
En numerosos estudios clínicos se ha podido comprobar una serie de
rasgos de personalidad recurrentes en los afectados por anorexia:
Autoestima,
autoimagen
y
autoconcepto
pobre
(altamente
dependiente de la valoración de su apariencia física.
Necesidad imperiosa de recibir la aprobación de los demás.
Elevado neurotismo.
Sensibilidad el rechazo y la crítica.
Perfeccionismo; muy críticos y autoexigentes consigo mismos.
Emocionalidad negativa.
Tendencia a la evitación de daño.
Baja cooperatividad.
Alta y persistente auto-direccionalidad.
Introversión
Timidez
Inseguridad
Baja tolerancia a la frustración
Resistencia al cambio
Temperamento ansioso
Dificultad para las relaciones sexuales; déficit en habilidades
sociales; déficit en asertividad
Trastorno de personalidad por evitación
Trastorno- compulsivo de la personalidad
Trastorno de la personalidad por dependencia
Trastorno límite de la personalidad (asociados a pacientes
bulímicos)
2.3.4.18 Tratamiento de la anorexia.
Una vez evaluados los parámetros diagnósticos descritos previamente, y
descartadas otras patologías psiquiátricas y orgánicas, se procede al
tratamiento y seguimiento del paciente. El proceso de tratamiento de la
anorexia nerviosa es multidisciplinar, precisando una acción coordinada
del médico de familia, psiquiatra, psicólogo, endocrino y ginecólogo. Los
puntos principales del tratamiento son:
Modificación de los hábitos alimentarios del paciente: Se
precisa
una
“re-educación”
del
paciente
en
sus
hábitos
alimentarios. Para ello, se inicia con una dieta relativamente baja
en calorías (1.000-1.500 calorías/día) y se va incrementando
progresivamente hasta lograr cubrir las necesidades calóricas del
paciente, respetando siempre el espacio personal para no
presionarle, pero no permitiendo que coma a solas, y vigilando que
haga las cinco comidas diarias fundamentales.
Control
regular del
peso:
Se
deben detectar
aumentos
semanales de 250-500 gramos al pesar a la persona desnuda o en
ropa interior (evita la tara del peso de la ropa y posibles engaños
del paciente).
Restricción del ejercicio físico: Inicialmente se elimina por
completo y se reintroduce muy progresivamente.
Controles analíticos: Regulares para evitar complicaciones
orgánicas.
Terapia
farmacológica: Se
centra
principalmente
en
el
componente depresivo y/o ansioso de la anorexia. Es un
tratamiento individualizado y constreñido a los requerimientos y la
situación psicológica del paciente.
Terapia psicológica: Se emplea de forma aislada, o combinada, la
terapia conductual, psicoanalítica, interpersonal y la de grupo.
El seguimiento del tratamiento se puede realizar de forma combinada
entre el médico de cabecera y la unidad de salud mental. En el caso de
que el seguimiento ambulatorio haya fallado, y siempre que el paciente
tenga un buen apoyo familiar, buena predisposición hacia el tratamiento y
tolere la terapia en grupo, se puede intentar la terapia en hospitales de
día, siendo una opción totalmente contraindicada si el paciente muestra
tendencia al suicidio, abuso de sustancias o complicaciones médicas
severas.
El paciente puede ser hospitalizado en caso de riesgo manifiesto para su
vida, alteración psicológica muy grave (suicidio, otras alteraciones
psiquiátricas, etcétera), o si la situación familiar es muy desfavorable. Una
vez iniciado el tratamiento el pronóstico es muy variable, aunque se
consideran indicativos de buen pronóstico la capacidad de aceptación
precoz de la enfermedad por parte del paciente, la aparición y diagnóstico
a corto plazo de la enfermedad, un buen apoyo familiar, y la ausencia de
antecedentes psiquiátricos en la familia.
2.3.5 Vigorexia.
La vigorexcia es un trastorno caracterizado por la preocupación obsesiva
por el físico y una distorsión del esquema corporal (dismorfobia) que
puede presentar dos manifestaciones: la extrema actividad del deporte o,
la ingesta compulsiva para subir de peso ante la percepción de estar aún
demasiado delgado. Aunque los hombres son los principales afectados
por la vigorexia, es una enfermedad que también afecta a las mujeres.
Implica una adicción a la actividad física (especialmente la musculación):
los vigoréxicos suelen realizar ejercicios físicos excesivos, a fin de lograr
un desarrollo muscular mayor de lo normal, pues de lo contrario se
sienten débiles o enclenques. A esta exigencia se suma un trastorno de la
alimentación que se hace patente en una dieta poco equilibrada en
donde la cantidad de proteínas y carbohidratos consumidos es excesiva,
mientras que la cantidad de lípidos se reduce.
Esto puede ocasionar alteraciones metabólicas importantes, sobre todo
cuando el vigoréxico consume esteroides (que ocasionan cambios de
humor repentinos).
2.3.5.1 Síntomas de la vigorexia.
Fatiga crónica.
Problema de concentración.
Perdida de vitalidad.
Dolores y calambres de los músculos.
Ritmo cardiaco lento
2.3.5.2 Causa de la vigorexia:
Existen ciertos aspectos que provocan el desarrollo de estos trastornos,
emocionales y de alimentación:
Ciertas alteraciones bioquímicas en los neurotransmisores a nivel cerebral
relacionado con este tipo de patología y mas concretamente con la
serotonina.
•
Factores socioculturales como el culto al cuerpo y los modernos
cánones de belleza.
8. SAHIL, GONZALES, Luis Felipe A. Psicología clínica, Trastornos neurológicos, hormonales y psicológicos. Edición –Mexico, 2010. Pag.132
2.3.5.3 Tratamiento de la vigorexia.
Intervienen varias disciplinas, la fármacoterapia, la psicología y la
nutrición humana. No es sólo un trastorno alimentario, intervienen muchos
factores emocionales y psicosociales, por lo que requiere el trabajo varios
profesionales interrelacionados para conseguir superarla.
El tratamiento contra la vigorexia tiene como objetivo cambiar la visión
que la persona tiene sobre su cuerpo. Intentar hacerle ver la realidad, no
la realidad deformada que él ve cuando se mira en el espejo. Es un
trastorno emocional muy parecido a la anorexia, aunque con motivación
distinta, unos se ven excesivamente obesos y otros se ven excesivamente
pequeños.
Es fundamental contar con la ayuda de amigos y familiares, hay que
apoyarle para ajustar su actividad física a un esfuerzo y tiempo de
dedicación razonable. Al mismo tiempo deben estar atentos para que así
se
cumpla.
También es recomendable tratar de enfocar su interés en otras
actividades físicas menos peligrosas para su cuerpo, abriendo así su
perspectiva a otros ejercicios, con otras motivaciones.
El tratamiento de las vigorexia siempre debe estar supervisado por
profesionales de cada una de las disciplinas que se interrelacionan. Como
ya hemos citado, estas son la fármaco terapia, la psicología y un
tratamiento dietético a cargo de expertos en nutrición humana para
regular de nuevo su alimentación, es mas, la propia persona la que ha de
esforzarse en admitir que necesita ayuda profesional y buscarla. El
objetivo de la terapia es recuperar una actitud saludable hacia el cuerpo y
el ejercicio físico y aprender a canalizar las emociones de una manera
eficaz.
9. LADISH, Lorraine C. Miedo a comer, como detectar prevenir y tratar la anorexia y bulimia. Edición Algaba. S.A. Madrid 2002. Pág. 51-52.
2.3.6 Megarexia.
La megarexia
es un trastorno opuesto a la anorexia nerviosa.
Descubierto y denominado «megarexia» por el Dr. Jaime Brugos (PhD),
en su libro Dieta isoproteica (editado en 1992) y ampliado en su
libro Isodieta (en 2009). Suelen ser personas obesas que se miran al
espejo y no lo perciben; por eso no hacen ninguna dieta; por eso se
atiborran de comida basura (calorías vacías). Ellos se perciben sanos.
Son en cierta forma, personas obesas que se ven delgadas a causa de la
distorsión de la percepción que caracteriza a los trastornos alimentarios,
cuando la desnutrición que padecen (son obesos desnutridos por falta de
nutrientes esenciales en su alimentación), llega a afectar a su cerebro,
momento en el que, como sucede con la anorexia, su trastorno
alimentario se convierte en una grave enfermedad.
Ellos consideran que el exceso de peso es sinónimo de fuerza y vitalidad.
Comen de todo y en cantidades abismales, pero muy pocos "nutrientes
esenciales" y una altísima proporción de azúcares, féculas, almidones,
etc. Comida basura, dulces, frituras, alimentos grasos, postres, etc. son
algunos de los platos principales en la dieta de los megaréxicos (de los
que padecen megarexia, megarexia no es la persona, es su enfermedad).
2.3.6.1Características.
Las personas que sufren de megarexia tienden a padecer de obesidad y
no se someten a ningún tipo de régimen alimenticio. Debida a la distorsión
de su esquema corporal, característica de los trastornos alimentarios,
cuando se miran al espejo no perciben la obesidad, al contrario se ven así
mismos como personas sanas y delgadas, y no son capaces de valorar el
alcance de su problema. Llevaran hábitos de vida insaludables. Estas
personas consumirán grandes cantidades de comidas basuras que
contienen muchas "calorías vacías", lo que conlleva a medio plazo al
padecimiento de síntomas de desnutrición debido a la carencia de
nutrientes esenciales, tales como vitaminas, minerales y aminoácidos, y
provocar diversas condiciones patológicas secundarias como la anemia.
Este déficit de nutrientes altera la bioquímica del cerebro, al igual que
ocurre en la anorexia, por lo que la megarexia puede convertirse en una
grave enfermedad.
Además estas personas consideran que el exceso de peso es sinónimo
de salud y vitalidad por lo que no restringirán ningún tipo de alimento, y
consumirán grandes cantidades de comidas chatarras refinada en forma
de alimentos hipercalóricos, ricos en azúcares simples, grasas saturadas,
féculas, almidones y aditivos alimentarios; tales como dulces, bollería
industrial, frituras, postres, frutos secos, comida rápida (hamburguesas,
pizza, patatas fritas, comida precocinada, etc.), serán algunos de los
platos principales en la dieta de los megaréxicos.
Por lo general los megaréxicos son inconscientes de su enfermedad.
Evitan fotografiarse a sí mismos e ir de compras a tiendas de ropas para
seguir negando la realidad. Esta dinámica de autonegación puede resultar
en conductas hostiles hacia ellos mismos y los demás.
2.3.6.2 Tratamiento de la megarexia.
Como ocurre con el resto de los trastornos alimentarios, que tienen un
origen psicológico, para poder hacer frente a la megarexia es necesario
que el paciente reconozca que tiene un problema. Pero, como en el caso
de los anoréxicos, la imagen que refleja el espejo, y que no coincide con
la percepción que tienen de su propio cuerpo, no les hace cambiar de
opinión, por lo que es necesario que su familia les ayude a ver la realidad,
y normalmente necesitarán ayuda de un profesional médico (médico de
familia, psicólogo…) que les oriente sobre el trastorno que padecen, y de
un especialista en nutrición que determine las pautas de una buena
alimentación para que empiecen a perder peso mejorando al mismo
tiempo su deteriorado estado nutricional.
El nutricionista Jaime Brugos, que creó el término 'megarexia' para definir
a los obesos que se ven delgados y sanos, ha escrito varios libros que
exponen sus teorías sobre lo que debe ser una dieta sana, que ayude
a adelgazar a aquellos que lo necesitan, pero de una forma saludable y
revitalizadora. Brugos considera que para adelgazar no hay que comer
poco, sino escoger alimentos nutritivos, porque las dietas hipocalóricas
debilitan el organismo, reducen la cantidad de masa muscular, y fomentan
el sedentarismo, además de provocar el conocido 'efecto yo-yo'(volver a
engordar rápidamente en cuanto no se sigue la dieta a rajatabla).
Para conseguir y mantener un peso adecuado, este experto en nutrición
recomienda repartir los alimentos en cinco o seis tomas al día, convertir el
desayuno en la comida más importante, no empezar a comer menos sin
consultar a un especialista porque podríamos restringir nutrientes
esenciales para el organismo, y reducir sobre todo la ingesta de azúcares.
También aconseja evitar los alimentos energéticos (como dulces o
carbohidratos) poco antes de acostarse, ya que durante el descanso
nocturno no seremos capaces de eliminar ese exceso de energía, que se
acumulará en nuestro organismo en forma de grasa.
2.3.7 Otros trastornos.
• Ortorexia: Es aquel trastorno donde la persona come alimentos
que ella considera saludables, pero que en realidad no lo son.
• Pica: Ingestión de alimentos no comestibles.
• Diabulimia: El enfermo de bulimia, también diabético, manipula las
dosis de insulina que debe inyectarse, para adelgazar o compensar
los atracones. Aparte de las complicaciones de la bulimia, se
añaden las complicaciones mortales a medio plazo, de no
inyectarse las dosis correspondientes.
• Hiperfagia: Exceso de comida, llegar a consumir grandes
cantidades
de
alimentos
seguido
de
haberse
alimentado
adecuadamente.
2.3.8 Tratamiento de los trastornos de la conducta
alimentaria.
En las revisiones de la literatura sobre el tratamiento de los TCA, no hay
un acuerdo único de abordaje, pues existen tantos enfoques como
modelos explicativos hay, que van desde modelos psicoanalíticos
cognitivo-conductuales psicofarmacéuticos integrales o sistémicos, hasta
enfoques multidisciplinares. También en el tratamiento se ha considerado
apoyo asistencial como estancias hospitalarias, tratamiento en hospitales
de día, seguimiento en consulta externa, así como grupos de autoayuda.
Algunos estudios muestran que con frecuencia el tratamiento de los
pacientes con TCA es de larga duración, siendo el riesgo de recaídas
elevado, llegando a convertirse en muchos casos en enfermedades
crónicas,
señalando
la
seguimiento ambulatorio.
necesidad
de
desarrollar
estrategias
de
2.4. Definición de variable
Variable
Definición
Dimensión
Indicadores
Ítem
Pregunta
Conceptual
Obsesión por la
delgadez
Se refiere a la
Creo que mi
preocupación por el
estomago es
peso, las dietas y el
demasiados
miedo a engordar.
grande
Los trastornos de
la conducta
Bulimia
Evalúa la tendencia
Me gustaría ser
mas joven
alimentaria se
a tener
caracteriza por la
pensamientos o a
alteración del
darse atracones de
comportamiento
comida
relacionados con el
Incontrolables.
consumo de
Insatisfacción
Trastornos de
alimentos de un
corporal
la conducta
alimentaria.
Test
Pienso en
Edi
ponerme a
Inventarios
dieta
Insatisfacción del
de
individuo, que
sujeto con la forma
trastorno
presenta una serie
general de su
de la
de conflictos
cuerpo.
psicosociales,
consiste en la
Ineficacia
Sentimientos de
distorsión de la
incapacidad,
imagen corporal el
inseguridad, vacio,
mayor temor es
estrechamente
subir de peso y la
relacionado con baja
obsesión por la
autoestima.
delgadez.
Me siento muy
conducta
culpable
alimentaria
cuando como
en exceso
La infancia es
la época mas
Mide la tendencia a
Ascetismo
feliz de la vida
buscar ciertos
ideales espirituales
como autodisciplina.
Sacrificio y
autosuperacion,
Confió en los
control de las
Demás
necesidades.
Impulsividad
Evalúa la dificultada
Me siento
para regular los
incapaz
impulsos a los
abusos de drogas,
hostilidad y
destrucción de las
relaciones
interpersonales.
Variables Definición
Dimensión
Indicadores
Ítem
Pregunta
conceptual
Mide el grado en que
Los trastornos de
la conducta
Perfeccionismo
alimentaria se
caracteriza por la
el sujeto cree que sus
Me siento
resultados personales
satisfecho con
deberían ser mejores,
mi figura
que la lucha por ser
alteración del
perfectos es
comportamiento
característico del TCA.
relacionados con
el consumo de
Evalúa el sentimiento
alimentos de un
y pensamiento en
Trastornos de
individuo, que
Desconfianza
general y su
la conducta
presenta una
interpersonal
desinterés por
alimentaria.
serie de
establecer relaciones
conflictos
íntimas.
psicosociales,
Test
Edi
Inventario
s de
Me siento
seguro de mi
mismo
trastorno
de la
conducta
consiste en la
Evalúa el grado de
distorsión de la
Conciencia
confusión para
imagen corporal
Introceptiva
responder a los
el mayor temor
alimentari
a
estados emocionales
Como o bebo
es subir de peso
relacionadas con el
a escondidas
y la obsesión por
hambre y la saciedad.
la delgadez
Evalúa el deseo de
Miedo a la
volver a la seguridad
madurez
de la infancia
Creo que mis
Inseguridad social
Mide las creencias de
caderas tienen
que las relaciones
el tamaño
sociales, son tensas,
adecuado.
inseguras incomodas
y de escasa calidad.
Capítulo III - Marco Metodológico.
3.1 Tipo de Investigación.
Cuantitativo: En la Investigación se cuantifica en forma estandarizada y
se analizan los resultados. En datos estadísticos para una mejor
demostración de los porcentajes. Se utilizo en la recolección de datos un
Test estandarizado que posee base en la medición numérica y el análisis
estadísticos.
3.2 Nivel de Investigación.
Es una Investigación descriptiva porque está encaminada a determinar
cómo se revelan las variables en una delimitada situación. Se describen
los fenómenos de estudio, cómo también las características del sexo
femenino y las diferencias con resultados cuantitativos.
La Investigación es de corte transversal, se aplico el Test para la
recolección de datos en 1 semanas, por tanto no se tuvo otro contacto
con la muestra.
El diseño de la Investigación es no experimental, Se recogen los datos en
el ambiente natural de la muestra. Lo que significa que se pidió a las
alumnas de la carrera psicología que completen el Test en la misma aula.
3.3 Descripción de la Población y la Muestra.
3.3.1. Población: Alumnas de la carrera de psicología del año 2013 de
la Universidad Tecnológica Intercontinental, sede Fernando de la Mora,
con una población en su totalidad de 76 alumnas turno noche.
3.3.2. Muestra: Está constituido por 40 alumnas de 18 a 22 años, de
sexos femenino, pertenecientes a la cerrera de psicología de la
Universidad Tecnológica Intercontinental. Las mismas accedieron a
participar de la Investigación en forma voluntaria. El tipo de muestreo es
intencional no probabilístico, donde se escogió la muestra teniendo en
cuenta el problema y los objetivos de Investigación.
3.3.3. Criterios de inclusión.
Alumnas de la carrea de psicología del turno noche.
Alumnas que accedieron a ser evaluadas.
3.3.4. Criterios de exclusión.
Alumnas que no son de la Universidad Tecnológica Intercontinental
Alumnas que no accedieron a la aplicación del instrumento.
Alumnas que se encontraban fuera del rango de edad, establecida
para la investigación.
Personas de sexo masculino.
3.4 Teorías e Instrumentos de Recolección de Datos.
Primeramente se solicito permiso a los directivos de la Universidad
Tecnológica Intercontinental (UTIC) para llevar a cabo la aplicación del
Instrumento, y luego al docente y a las alumnas de dicha institución.
Luego se acordó el día y la hora para la aplicación del instrumento, se
explico el tema del trabajo y la importancia del mismo.
3.5 Instrumento de Recolección de Datos.
Test: EDI2 Inventario de trastornos de la conducta alimentaria.
Autor: David M. Garner
Características: Edi inventario de trastorno de la conducta alimentaria es
un valioso instrumento de autoinforme muy utilizado para evaluar los
síntomas
que normalmente acompaña a la anorexia nerviosa (AN) y
bulimia nerviosa (BN) es un instrumento de fácil aplicación en el
instrumento se encuentran escalas a evaluar como obsesión por la
delgadez,
bulimia,
insatisfacción
corporal,
ineficacia,
ascetismo,
impulsividad, perfeccionismo, desconfianza interpersonal, conciencia
introceptiva, miedo a la madurez, inseguridad social.
Este instrumento de la aplicación Edi proporciona una información muy
valiosa sobre el estado clínico del sujeto. Edi representa una forma rápida
y económica de detectar sujetos que presentan trastorno de la conducta
alimentaria, así puede aplicarse con facilidad en colegios, equipos
deportivos o de danzas y personal y otras personas que puedan tener
predisposición a esta patología.
Edi es un valioso instrumento de investigación porque suministra
información descriptiva y permite la comparación entre muestras de
diversos orígenes y distintas composiciones. Se ha utilizado también para
seguir el funcionamiento psicológico de sujetos con riegos de padecer
trastorno de la conducta alimentaria.
Aplicación: Individual y colectiva
Ámbito de Aplicación: Desde 12 años en adelante.
Duración: No hay un tiempo limitado, pero la mayoría de las personas
terminan en 20 minutos.
Finalidad: trastornos de la conducta alimentaria.
3.5.1 Descripción de las escalas.
Obsesión por la delgadez (DT):
Este constructo fue elaborado por Bruch (1973, 1982), quien describió la
obsesión por adelgazar o la “búsqueda incesante de la delgadez”, como la
característica esencial de los trastornos de la conducta alimentaria.
Russell (1970) ha descrito su antítesis, el “temor mórbido a la obesidad”
como el núcleo psicopatológico, tanto de la AN como de la BN. La
manifestación clínica de un intenso impulso de estar mas delgado o un
fuerte temor a la gordura es un síntoma esencial para el diagnostico de la
AN y la BN. Los elementos de estas escalas se refieren a la preocupación
por el peso, dietas y el miedo a engordar.
Bulimia (B):
La escala de bulimia evalúa la tendencia a tener pensamientos o a darse
comilonas o atracones de comida incontrolable. La presencia de este tipo
de conductas es una características distintiva de la BN y permite
diferenciar entre dos tipos de anorexia, bulimia y restrictivo.
Las investigaciones han demostrados que hay casos de bulimia en los
que no se cumplen todas las condiciones para un diagnostico formal de
trastornos de la conducta alimentaria (Pyle, Halvorson Neuman y Mitchell,
1986) pero en la mayor parte de los casos, la bulimia severa va asociada
con marcadas disfuncionales psicológicas.
Insatisfacción corporal (BD):
Esta escala mide la insatisfacción del sujeto con la forma general de su
cuerpo o con las de aquella parte del mismo que mas preocupa a los que
padecen trastornos de la conducta alimentaria (estomago, caderas,
muslos, nalgas, etc.). La insatisfacción corporal se considera uno de los
aspectos de la “perturbación de la imagen corporal”. Puede considerarse
también como uno de los principales factores responsables del inicio y
persistencia de conductas encaminadas a controlar el peso en los
pacientes con trastornos de la conducta alimentaria.
Ineficacia (I):
La escala de ineficacia evalúa sentimientos de incapacidad general,
inseguridad, vacio autodesprecio y falta de control sobre la propia vida.
Bruch (1962, 1973) describió en un principio el “sentimiento abrumador de
ineficacia” como la perturbación subyacente a los trastornos de la
conducta alimentaria. Conceptualmente la escala esta estrechamente
relacionada con una pobre autoestima o una autoevaluación negativa
pero va mas allá de estos constructos al incluir sentimientos de vacio y
soledad. Una puntuación elevada en esta escala revela un déficit
significativo de autoestima debido a poseer intensos sentimientos de falta
de adecuación.
Perfeccionismo (P):
Esta escala mide el grado en que el sujeto cree que sus resultados
personales deberían ser mejores. Bruch (1978) ha indicado que la lucha
por alcanzar niveles de rendimientos perfeccionistas es características de
los pacientes con trastornos de la conducta alimentaria y Sale (1982) ha
añadido que el perfeccionismo es una condición critica que facilita el
escenario para el desarrollo de la AN y BN. Los elementos de esta escala
evalúan en que grado el sujeto cree que solo son aceptables niveles de
rendimiento personal excelente y esta convencido de que los demás
padres y profesores, esperan de el unos resultados excepcionales.
Desconfianza interpersonal (ID):
La escala de desconfianza interpersonal evalúa el sentimiento general de
la alineación del sujeto y su desinterés por establecer relaciones intimas,
así como la dificultad para expresar los propios sentimientos y
pensamientos. Diversos autores consideran que la necesidad de
mantener a los demás a una cierta distancia en un rasgo psicológico
importante en relación con la aparición y persistencia de algunos casos de
trastornos de la conducta alimentaria.
Conciencia introceptiva (IA):
Esta escala evalúa el grado de confusión o dificultad para reconocer y
responder adecuadamente a los estados emocionales y se relacionan
también con la inseguridad para identificar ciertas sensaciones viscerales
relacionadas con el hambre y la saciedad, la confusión y desconfianza en
relación con el funcionamiento del cuerpo y de los sentimientos se ha
descrito con frecuencia como un factor importante en el desarrollo y
mantenimiento de algunos casos de la AN y BN.
Miedo a la madurez (MF):
La escala de miedo a la madurez evalúa el deseo de volver a la seguridad
de la infancia. Crisp (1965, 1980) arguyo que la psicopatología principal
de los pacientes de la AN YBN es el temor a las experiencias psicologías
o bilógicas relacionadas con el peso de la adultez. El paciente piensa que
esta regresión le puede proporcionar alivio frente a la confusión de la
adolescencia y los conflictos familiares. Mas aun, muchos pacientes dicen
que se sienten mas jóvenes cuando experimentan perdidas de peso
extremas y esto puede deberse a la inversión de los perfiles hormonales
maduros que forman el sustrato biológico de las experiencias psicológicas
(Crisp,1980).
Ascetismo (A):
Esta escala mide la tendencia a buscar la virtud por medio de ciertos
ideales espirituales como la autodisciplina, el sacrificio, la autosuperacion
y el control a las necesidades corporales, también se basaron en las
concepciones que consideran que hacer dieta es una purificación, la
delgadez es una virtud y el ayuno un acto de penitencia.
La autorestriccion oral puede formar parte de una actitud más general de
renuncia a las satisfacciones físicas.
Impulsividad (IR):
La escala de impulsividad avalúa la dificultada para regular los impulsos y
la tendencia al abuso de drogas, la hostilidad, la agitación, la
autodestrucción y la destrucción de las relaciones interpersonales. La
incapacidad de regular adecuadamente los propios impulsos, se ha visto
como un síntoma de pronóstico preocupante en los trastornos de la
conducta alimentaria.
Inseguridad social (SI):
Esta escala mide la creencia de que las relaciones sociales son tensas,
inseguras, incomodas, insatisfactoria, y generalmente de escasa calidad.
Se ha observado con frecuencia que algunos pacientes con trastornos de
la conducta alimentaria experimentan falta de seguridad y de felicidad en
sus relaciones sociales, y ello puede tener consecuencia para el
tratamiento.
3.6. Descripción del proceso de Análisis de Datos.
El EDI2 consta de 64 elementos que puntúan en 8 escalas principales y
de 27 elementos que avalúan otras 3 escalas adicionales. Los sujetos
contestan en una escala de 0 a 5, según el comportamiento que describe
el elemento con cual se identifica más, “nunca”, “pocas veces”, “a veces”,
“a menudo”, “casi siempre”, o “siempre”. Las respuestas dadas a cada
elemento pueden puntuar de cero a tres (0 a 3) y se dan un 3 a las
respuestas extremas en la dirección sintomática (“siempre” o “nunca”
según que el elemento este redactado en sentido positivo o negativo en
relación con lo que evalúa la variable)
Se atribuyen dos puntos a la respuesta inmediata adyacente y un punto a
la siguiente, las tres opciones mas alejadas o asintomáticas reciben 0
puntos. Así los elementos redactados en forma positiva puntúan como
sigue:
Siempre=……. 3
Casi siempre=.2
A menudo=…. 1
A veces=……...0
Pocas veces=...0
Nunca=………. 0
En los elementos redactados en sentido negativo las puntuaciones se
invierten
Para analizar los datos se tomó en cuenta la cantidad de la muestra en
general, de sexo femenino de las alumnas de la carrera de psicología de
18 a 22 años en la cual podríamos observa si hay trastorno de la
conducta alimentaria en jóvenes de baja edad.
Los resultados fueron analizados mediante la tabulación de datos
arrojados por la escala como la utilización de las puntuaciones lineales de
acuerdo al análisis de porcentaje. Que son representadas en gráficos y
cuadros demostrativos para una mejor comprensión de los mismos.
El programa utilizado para la demostración de los datos estadísticos es
Microsoft Excell.
Capítulo IV - Resultados y Análisis de Datos
4.1. Resultados de Análisis de Datos.
Resultados de los trastornos de la conducta alimentaria en alumnas de la
carrera psicología de la UTIC 2013.
Gráfico N° 1
En la dimensión obsesión por la delgadez compuesta por siete elementos
y cada elemento valorado con tres puntuaciones del uno al tres, en la
puntuación general, revela los siguientes tres niveles:
0 a 7 Puntos Nivel
Bajo
8 a 14 Puntos Nivel
Medio
15 a 21 Puntos Nivel
Alto
De las cuarentas alumnas de la carrera de psicología de la UTIC del año
2.013, en su mayoría poseen puntuaciones que revelan un nivel bajo en la
dimensión de obsesión por la delgadez que son representadas por 28
alumnas (70 %), mientras que solo 7 alumnas (17,5 %) se ubican en un
nivel medio indicada por sus puntuaciones, y por último 5 alumnas (12,5
%) obtienen los puntajes más elevados para definirlas en nivel alto en los
aspectos, de la dimensión a la obsesión para adelgazar.
Gráfico N° 2
En la dimensión bulimia compuesta por siete elementos y cada elemento
valorado con tres puntuaciones del uno al tres, en la puntuación general,
revela los siguientes tres niveles:
0 a 7 Puntos Nivel
Bajo
8 a 14 Puntos Nivel
Medio
15 a 21 Puntos Nivel
Alto
De las cuarentas alumnas de la carrera de psicología de la UTIC del año
2.013, en su mayoría poseen puntuaciones que revelan un nivel bajo en la
dimensión de la bulimia que son representadas por 36 alumnas (90 %),
mientras que solo 4 alumnas (10 %) se sitúan en un nivel medio indicada
por sus puntuaciones, en los aspectos a la dimensión de la bulimia.
Gráfico N° 3
En la dimensión insatisfacción corporal compuesta por nueve elementos y
cada elemento valorado con tres puntuaciones del uno al tres, en la
puntuación general, se revela los siguientes tres niveles:
1 a 9 Puntos Nivel
Bajo
10 a 18 Puntos Nivel
Medio
19 a 27 Puntos Nivel
Alto
De las cuarentas alumnas de la carrera de psicología de la UTIC del año
2.013, en su mayoría poseen puntuaciones que revelan un nivel bajo en la
dimensión de insatisfacción corporal que son representadas por 22
alumnas (55 %), mientras que 18 alumnas (45 %) se ubican en un nivel
medio revelada por sus puntuaciones, dentro de los aspectos de la
dimensión insatisfacción corporal.
Gráfico N° 4
En la dimensión ineficacia compuesta por diez elementos y cada
elementos valorado con tres puntuaciones del uno al tres, en la
puntuación general se revela los siguientes tres niveles de la siguiente
manera:
0 a 10 Puntos Nivel
Bajo
11 a 20 Puntos Nivel
Medio
21 a 30 Puntos Nivel
Alto
De las cuarentas alumnas de la carrera de psicología de la UTIC del año
2.013, en su mayoría poseen puntuaciones que revelan un nivel bajo en la
dimensión ineficacia que son representadas por 31 alumnas (77,5 %),
mientras que solo 9 alumnas (22,5 %) se ubican en un nivel medio
indicada por sus puntuaciones, en los aspectos a la dimensión de
ineficacia.
Gráfico N° 5
En la dimensión perfeccionismo compuesta por seis elementos y cada
elemento valorado con tres puntuaciones del uno al tres, en la puntuación
general, se revela tres niveles de la siguiente manera:
0 a 6 Puntos Nivel
Bajo
7 a 12 Puntos Nivel
Medio
13 a 18 Puntos Nivel
Alto
De las cuarentas alumnas de la carrera de psicología de la UTIC del año
2.013, en su mayoría poseen puntuaciones que revelan un nivel bajo en la
dimensión perfeccionismo que son representadas por 19 alumnas (47,5
%), mientras que 17 alumnas (42,5 %) se ubican en un nivel medio
indicada por sus puntuaciones, y por último 4 alumnas (10 %) obtienen los
puntajes más elevados para definirlas en nivel alto en la dimensión de
perfeccionismo.
Gráfico N° 6
En la dimensión desconfianza interpersonal, compuesta por siete
elementos y cada elemento valorado con tres puntuaciones del uno al
tres, en la puntuación general, se revela tres niveles de la siguiente
manera:
1 a 7 Puntos Nivel
Bajo
8 a 14 Puntos Nivel
Medio
15 a 21 Puntos Nivel
Alto
De las cuarentas alumnas de la carrera de psicología de la UTIC del año
2.013, en su mayoría poseen puntuaciones que revelan un nivel bajo en la
dimensión desconfianza interpersonal que son representadas por 21
alumnas (52,5 %), mientras que 19 alumnas (47,5 %) se ubican en un
nivel medio indicada por sus puntuaciones dentro de los aspectos a la
dimensión de desconfianza interpersonal.
Gráfico N° 7
En la dimensión conciencia introceptiva, compuesta por diez elementos y
cada elemento valorado con tres puntuaciones del uno al tres, en la
puntuación general, se revela tres niveles de la siguiente manera:
0 a 10 Puntos Nivel
Bajo
11 a 20 Puntos Nivel
Medio
21 a 30 Puntos Nivel
Alto
De las cuarentas alumnas de la carrera de psicología de la UTIC del año
2.013, en su mayoría poseen puntuaciones que revelan un nivel bajo en la
dimensión de la conciencia introceptiva que son representadas por 29
alumnas (72,5 %), mientras que solo 9 alumnas (22,5 %) se ubican en un
nivel medio indicada por sus puntuaciones, y por último 2 alumnas (5 %)
obtienen los puntajes más elevados para definirlas en nivel alto en los
aspectos a la dimensión de la conciencia introceptiva.
Gráfico N° 8
En la dimensión miedo a la madurez, compuesta por ocho elementos y
cada elemento valorado con tres puntuaciones del uno al tres, en la
puntuación general, se revela los tres niveles de la siguiente manera:
0 a 8 Puntos Nivel
Bajo
9 a 16 Puntos Nivel
Medio
17 a 24 Puntos Nivel
Alto
De las cuarentas alumnas de la carrera de psicología de la UTIC del año
2.013, en su mayoría poseen puntuaciones que revelan un nivel bajo en la
dimensión miedo a la madurez que son representadas por 30 alumnas (75
%), mientras que solo 9 alumnas (22,5 %) se ubican en un nivel medio
indicada por sus puntuaciones, y por último 1 alumna (2,5 %) obtiene el
puntaje más elevados para definirla en nivel alto en la dimensión miedo a
la madurez.
Gráfico N° 9
En la dimensión ascetismo, compuesta por ocho elementos y cada
elemento valorado con tres puntuaciones del uno al tres, en la puntuación
general, se revela tres niveles de la siguiente manera:
0 a 8 Puntos Nivel
Bajo
9 a 16 Puntos Nivel
Medio
17 a 24 Puntos Nivel
Alto
De las cuarentas alumnas de la carrera de psicología de la UTIC del año
2.013, en su mayoría poseen puntuaciones que revelan un nivel bajo en la
dimensión de ascetismo, que son representadas por 31 alumnas (77,5 %),
mientras que solo 9 alumnas (22,5 %) se ubican en un nivel medio de los
aspectos indicada en la dimensión de ascetismo.
Gráfico N° 10
En la dimensión impulsividad, compuesta por once elementos y cada
elemento valorado con tres puntuaciones del uno al tres, en la puntuación
general, se revela tres niveles de la siguiente manera:
0 a 11 Puntos Nivel
Bajo
12 a 22 Puntos Nivel
Medio
23 a 33 Puntos Nivel
Alto
De las cuarentas alumnas de la carrera de psicología de la UTIC del año
2.013, en su mayoría poseen puntuaciones que revelan un nivel bajo en la
dimensión de impulsividad que son representadas por 32 alumnas (80 %),
mientras que solo 5 alumnas (12,5 %) se ubican en un nivel medio
indicada por sus puntuaciones, y por último 3 alumnas (7,5 %) obtienen
los puntajes más elevados para definirlas en nivel alto de los aspectos en
la dimensión de impulsividad.
Gráfico N° 11
En la dimensión inseguridad social, compuesta por ocho elementos y
cada elemento valorado con tres puntuaciones del uno al tres, en la
puntuación general, se revela tres niveles de la siguiente manera:
0 a 8 Puntos Nivel
Bajo
9 a 16 Puntos Nivel
Medio
17 a 24 Puntos Nivel
Alto
De las cuarentas alumnas de la carrera de psicología de la UTIC del año
2.013, en su mayoría poseen puntuaciones que revelan un nivel medio en
la dimensión de inseguridad social que son representadas por 20 alumnas
(50 %), mientras que 17 alumnas (42,5 %) se ubican en un nivel bajo
indicada por sus puntuaciones, y por último 3 alumnas (7,5 %) obtienen
los puntajes más elevados para definirlas en el nivel alto de los aspectos
de la dimensión inseguridad social.
Gráfico N° 12
Para indicar si las alumnas de la carrera de psicología de la UTIC del año
2.013 tienen conducta de trastornos alimenticios, debemos fijar la
sumatoria de todas las dimensiones en una puntuación general,
compuesta por 91 elementos
y cada elemento valorado con tres
puntuaciones del uno al tres, en la puntuación general se revela los
siguientes tres niveles de la siguiente manera:
1 a 91 Puntos Nivel
Bajo
92 a 182 Puntos Nivel
Medio
183 a 273 Puntos Nivel
Alto
De las cuarentas alumnas de la carrera de psicología de la UTIC del año
2.013, en su mayoría poseen puntuaciones que revelan un nivel bajo de
trastornos alimenticios que son representadas por 28 alumnas (70 %),
mientras que solo 12 alumnas (30 %) se ubican en un nivel medio
indicada por sus puntuaciones de la conducta de trastornos alimenticios.
Capitulo V: Conclusión Y Recomendación.
5.1 Conclusión.
Considerando los resultados obtenidos del manual Edi2 contestadas por
las alumnas de la carrera psicología de la U.T.I.C de 18 a 22 años del
2013 se llega a la siguiente conclusión:
En el primer grafico de Obsesión por la delgadez podemos ver que
de las 40 alumnas de la carrera psicología de la U.T.I.C, la mayoría
con un 70% tiene un nivel bajo en cuanto al trastorno por adelgazar
y lo mas resaltante el sujeto 12, 15, 25, 37 y 38 con un (12,5%)
obtiene los puntajes mas altos en este aspecto.
En el grafico Nro. 5, también encontramos un nivel alto en la escala
Perfeccionismo, de las 40 alumnas de la carrera psicología 4
alumnas con un (10%) el sujeto 12, 14, 19, 24, obtienen los
puntajes mas elevados en cuanto al aspecto Perfeccionismo.
En el grafico Nro. 7; Conciencia Introceptiva, podemos ver que de
las 40 alumnas de la carrera psicología 2013, que participaron en
el test psicológico podemos observar que solo 2 alumnas (5%) el
sujeto 24 y 38 tuvieron el nivel mas alto en este aspecto de (IA).
En el grafico Nro. 8; Miedo a la madurez, podemos observar que de
las 40 alumnas de la carrera psicología que han participado en la
aplicación de test de trastornos de la alimentación solo una
persona con (2,5%) el sujeto 38 nada mas tiene el puntaje mas alto
en el aspecto de Miedo a la madurez.
En el grafico Nro. 10 de la dimensión Impulsividad, de las 40
alumnas de la carrera psicología de la U.T.I.C 2013, solo 3
alumnas el sujeto 7, 14, y 38 con (7,5%) tuvieron el nivel alto en
este aspecto.
En el grafico Nro. 11 podemos observar que de las 40 alumnas de
la carrera psicología de la U.T.I.C solo el (7,5%) que son tan solo 3
alumnas sujeto 26, 27 y 28 las que obtuvieron un nivel alto en este
aspecto de Inseguridad social.
En esta investigación de trastornos de la conducta alimentaria en alumnas
de 18 a 20 años de la carrera de psicología de la U.T.I.C 2013 de las 40
alumnas que se animaron a completar el manual Edi2 inventarios de
trastorno de la conducta alimentaria, el 70% de las alumnas representan
un nivel bajo en trastornos de la alimentación ya que el 30% obtuvieron el
nivel medio, es decir que ninguna alumna llego al nivel máximo para
poder decir que tiene problemas en cuanto a la alimentación.
5.2 Recomendación.
Conforme a los resultados se presentan las siguientes recomendaciones
para que padres de familia, hijos, adolescentes y jóvenes sean consiente
en cuanto a la alimentación es muy importante e indispensable para
seguir viviendo y seguir gozando de buena vida.
Enseñar desde la infancia a llevar hábitos de alimentos saludables.
Evitar excesivos mensajes sobre imágenes corporales falsamente
perfectas.
Prevención y ayuda si conocen a alguna persona que esta pasando
por este trastorno de anorexia y bulimia.
La comunicación en la familia es lo primordial para que los hijos
aprendan a comer sano y no caer en esta enfermedad.
Evitar disminución de autoestima.
Glosario.
Trastorno de la conducta alimentaria : Se caracteriza por
alteraciones graves de la conducta alimentaria, se la define como
el comportamiento relacionado con los hábitos de la alimentación,
también son enfermedades mentales en la que el miedo a
engordar, la alteración de la percepción de la imagen corporal y el
peso, así como el pensamiento obsesivo en la comidas y
alteraciones del apetito.
Trastorno por atracón: Es la perdida de control durante el
episodio de ingesta, es decir que el individuo no puede parar de
comer o controlar que cuanto esta comiendo.
Ingesta: Dieta. Material alimenticio o líquido que se incorpora al
organismo por la boca en un periodo determinado.
Imagen corporal: Es la manera como nos percibimos a nosotros
mismo, como nos sentimos con nuestro cuerpo. También se la
describe como la presentación del cuerpo que cada individuo
construye en su mente.
Bulimia nerviosa: La bulimia es una obsesión por la alimentación
y el peso que se caracteriza por comilonas que se repiten
seguidas, es una conducta compensatoria como el vomito forzado
o el ejercicio excesivo.
Bulimia nerviosa purgativo: Se refiere a provocar regularmente el
vomito, o el exceso de laxante, diuréticos o enemas para controlara
el peso.
Bulimia nerviosa no purgativa: Es para contrarrestar los
atracones como ejercicios en exceso, dietas restrictivas y ayunos.
Anorexia nerviosa: Autocontrol. Es una palabra griega que
significa “perdida de peso” también se le denomina “fobia de peso”,
“miedo mórbido a la gordura”. La anorexia nerviosa es el rechazo
de la comida por parte de la persona y el miedo obsesivo a
engordar. La anorexia nerviosa junto con la bulimia es uno de los
trastornos de la alimentación.
Anorexia nerviosa restrictiva: Durante el episodio de anorexia
nerviosa el individuo no recurre a atracones o a purgas.
Anorexia compulsivo-purgativa: Durante este episodio de
anorexia nerviosa, el individuo recurre a atracones o purgas.
Vogorexia: Es un trastorno caracterizado por la preocupación
obsesiva por el físico y una distorsión del esquema corporal
(dismorfobia).
Megarexia: Es un trastorno opuesto a la anorexia, son personas
obesas que se miran al espejo y no lo perciben por eso no hace
ninguna dieta. En cierta forma son personas obesas que se ven
delgadas a causa de los trastornos alimenticios.
Ortorexia: Es aquel trastorno donde la persona come alimentos
que ella considera saludable, pero que en realidad no lo son.
Pica: Ingestión de alimento no comestible.
Diabulimia: Es la persona con bulimia, también diabético y
manipula la dosis de insulina que debe inyectarse para adelgazar o
compensar los atracones.
Hiperfagia: Exceso de comida, se llega a consumir grandes
cantidades
de
comidas
seguidos
de
haberse
alimentado
adecuadamente.
Bibliografía.
1. GORAB, Alicia, María del Carmen Iñarrutu. Trastorno de la
conducta alimentaria, anorexia y bulimia. Primera Edición ¿Cómo
ves? México D.F, 2005.
2. RUIPEREZ, David, Lorena L. Lobo. Mente es Enemigo, testimonio
de personas con trastorno psíquico. Editorial EDAF.S.L.2008.
3. HALL, Lindsey, Leigh Cohn. Como entender y superar la bulimia.
Su libro representa el elemento crucial en mi vida, una bulímica en
recuperación. Primera Edición EE.UU 2001.
4. CRUZ, Dr. Abel. Bulimia. Un tratamiento natural. Editorial Selector,
México D.F.
5. HALL, Lindsey, Mónica Ostraff. Como entender y superar la
anorexia nerviosa. Ayuda practica para comenzar y seguir
comprometida y para comer sin miedo. Primera Edición 2001.
6. OGDEN, Jane. Psicología de la alimentación comportamiento
saludable y trastornos. Edición Morata S.L 2005.
7. SAHILI GONZALES, Luis Felipe A. Psicología clínica, trastorno
neurológico, hormonal y psicológico. Edición. México, 2010.
8. YOSIFIDES, Aris. Bulimia y Anorexia. Clínica de los trastornos
alimentarios. Editorial Brujas, Primera Edición Argentina Córdoba
2006.
9. SERRATO, Gloria. Psicología anorexia y bulimia. Trastorno de la
conducta alimentaria. Primera Edición, Madrid España, 2000.
10. AYELA PASTOR, María Rosario Trinidad, Adolescentes. Trastorno
de la alimentación. Editorial, Club Universitario-San Vicente.
11. PERPIÑA, Conxa, Rosa María Baños. Distorsión de la imagen
corporal, Un estudio en adolescentes. Volumen 6, Valencia
España, 1990.
12. LADISH, Lorraine C. Miedo a comer. Como detectar, prevenir y
tratar la anorexia y bulimia. Edición Algaba. S.A. Madrid 2002.
13. GARNER, David M. Manual Edi2 inventario de trastorno de la
conducta alimentaria. Ediciones Tea S.A. Publicaciones de
psicología aplicada, Madrid 1998.
14. HERNANDEZ, Sampieri. R. Metodología de la investigación. Mc
Graw Hill. Editores 5ªEdicion. México. 2010