Download Apuntes de antropología para la psicología clínica

Survey
yes no Was this document useful for you?
   Thank you for your participation!

* Your assessment is very important for improving the work of artificial intelligence, which forms the content of this project

Transcript
La persona humana
Siendo esta convivencia o comunicación de vida lo más característico y expresivo
de la verdadera amistad, normalmente el número de los amigos debe ser pequeño, pues
no debe superar el número de las personas con las que podemos convivir habitualmente.
Por ello podemos tener muchos conocidos, pero pocos verdaderos amigos, pues, como
muy acertadamente afirmó Aristóteles: "Quien tiene muchos amigos en realidad no tiene
ninguno" (Ética a Eudemo, VII, 12, 1245 b; ver también Ética a Nicómaco, IX, 10 y
Magna Moralia, II, 16; de Cicerón, Diálogo sobre la amistad, VI, 20; de Séneca, De
beneficiis, VI, 25 y 45 y Epístolas morales a Lucilio, 9, 9 y 20, 7).
3.
La persona como ser de encuentro
3.1.
Amor y relación interpersonal
Hemos comprobado cómo la radical imperfección de la persona humana, en virtud
de la cual no se basta a sí misma ni en el orden substancial, ni en el orden operativo, ni
en el orden final, exige que el hombre no pueda permanecer encerrado en sí mismo, sino
que está constitutivamente abierto a otros seres: a cosas que utiliza, a personas con las
que convive y que ama.
La perfección del hombre, de la persona, no tan sólo depende del uso de las cosas
sino del trato con otras personas, porque no es tan sólo un sujeto correlativo de un objeto,
sino un yo correlativo de un tú. Así pues, las relaciones interpersonales son fundamentales
para el hombre. Pero, dentro de estas relaciones interpersonales, el amor y la amistad
tienen una importancia extraordinaria no sólo para lograr esta propia promoción y
perfección de la persona, sino también para difundir la que posee. Se advierte así que la
misma naturaleza humana reclama la amistad, o, con otras palabras, que los seres no están
hechos para la soledad.
Por consiguiente, por la propia perfección de su ser, la persona necesita
expansionarse o comunicarse en el más alto grado posible para ella, y puede hacerlo en
el amor de amistad entre dos personas. Además, con la comunicación personal que sigue
a la amistad se ve incrementado el descubrimiento o conocimiento de sí mismo.
En la superación de la soledad por la amistad, aparece otra ventaja de carácter
social consistente en el descubrimiento de las otras personas en cuanto tales, de unos
sujetos diferentes al propio yo, pero que experimentan nuestros mismos afanes y sienten
parecidos ideales. No sólo se nos manifiesta la persona, sino también su valor, porque se
advierte que sólo la persona merece por este valor ser amada con amor de amistad. Se nos
80