Download Apuntes de antropología para la psicología clínica

Survey
yes no Was this document useful for you?
   Thank you for your participation!

* Your assessment is very important for improving the work of artificial intelligence, which forms the content of this project

Transcript
La libertad humana. Biografía y sentido. El problema del dolor
reconocidos en el fruto de nuestro esfuerzo. Y esto es perfectamente posible cualquiera
que sea el trabajo que uno desempeña.
De la distinción entre el aspecto objetivo y el aspecto subjetivo del trabajo, y de
lo que de ella se sigue, podemos extraer importantes consecuencias. En primer lugar, la
necesidad de que todo hombre pueda tener acceso al mercado laboral y pueda desempeñar
un trabajo digno. Además, si la persona es el sujeto del trabajo y este es un bien humano,
se deduce con facilidad que no se puede tratar el trabajo como si de una simple mercancía
se tratara: no puede ser objeto de compra-venta ni se puede enfocar como si fuera algo
meramente objetivo. El capitalismo salvaje del siglo XIX incurría en este grave
malentendido y aún hoy no estamos exentos de este peligro siempre que damos prioridad,
por ejemplo, al capital sobre el trabajo. Por último, aunque no menos importante, las
condiciones laborales (el medio en el que se trabaja, el modo en que se trabaja y el salario
que se percibe por ello) deben ser dignas, es decir, no pueden poner al trabajador en
situación de amenaza a su integridad física o espiritual.
Por lo que llevamos dicho, creo que resulta evidente, además, que hay en el trabajo
un componente ético esencial no sólo por lo que toca a la defensa del trabajador y de sus
condiciones laborales sino también por lo que se refiere a los derechos de aquel para el
que se trabaja. Y siempre tiene, por fin, una importantísima dimensión de servicio social:
por su propia naturaleza, exige ser considerado como un servicio útil de alguna manera
—por pequeña que sea— a la comunidad humana y al bien común. Precisamente una de
las circunstancias más habituales de despersonalización en el trabajo consiste en la
ausencia de sentido y de utilidad en lo que uno hace. Cuando uno encuentra absurdo e
inútil su trabajo, cuando se ve incapaz de reconocer su valor para sí y para los demás,
difícilmente va a poder interpretar la tarea como un desempeño creador y a invertir
esfuerzo alguno en ella59.
3.2 Plano ético
Que la dimensión ética es connatural al hombre y crucial para la fecundidad de su
existencia es obvio. Pero quizás no lo sea tanto, o al menos no suela insistirse
suficientemente en ello, que si la vida ética es un canal fundamental de autorrealización
59
Desde la perspectiva cristiana, en particular, esta concepción puede ser completada con otra nota que
permite, además, escapar a cualquier peligro de utilitarismo. Pues para ella el trabajo del hombre no es sólo
un servicio al prójimo y al bien común que empieza recalando en los que uno tiene más próximos (la familia,
tu país...), sino que se interpreta además como una cooperación en el plan Creador de un Dios que nos ha
entregado el dominio sobre el orden material con el encargo de desarrollar este en su plenitud y de contribuir
así también al progreso humano.
130