Download la guerra del 98 y mayagüez

Survey
yes no Was this document useful for you?
   Thank you for your participation!

* Your assessment is very important for improving the work of artificial intelligence, which forms the content of this project

Transcript
enfrentado al ejército estadounidense ascendían a setecientos hombres, o sea, que
eran más de la mitad de la columna que había salido de Mayagüez. Esto no era
cierto, pero deja entrever que cincuenta mayagüezanos habían luchado tan
bravamente como lo hubiesen hecho setecientos hombres.
Esa errónea impresión motivó al Brigadier General Schwan a ordenar a la
compañía al mando del Teniente Heavy, que se adelantase rápidamente hacia el
frente de combate con instrucciones específicas de capturar a los soldados de
Mayagüez que, atrapados por la creciente del río, se habían quedado rezagados de
su columna, y lo motivó también a trasmitir una orden al Coronel De Russy para
que, a toda prisa, hiciese avanzar, en dirección al lugar, a todo un batallón del
11mº. Regimiento. Esa noche se recibieron noticias, sin confirmar aún, en el
sentido de que se había firmado el armisticio.
Los soldados de la tropa mayagüezana que se habían ocultado en la espesura de la
maleza, al carecer de municiones y sin medios para defenderse concertadamente,
fueron hechos prisioneros por el enemigo cuando este, horas después de concluido
el combate, habiendo recibido más noticias sobre la suspensión de las hostilidades,
y después de haber abandonado el campo las guerrillas mayagüezanas de Bascarán,
descendió subrepticiamente a reconocer las márgenes del río al amparo de las
sombras, regresando a su campamento como a eso de las diez de la noche con los
soldados peninsulares que encontraron.
Allí los soldados estadounidenses encontraron también los instrumentos musicales
y la bandera175 de la banda de música del Batallón Alfonso XIII que habían
quedado junto a la orilla del río abandonados por los músicos antes de éstos
arrojarse a desafiar las turbulentas aguas del Guasio. Esto les causó gran alborozo
y, con ellos, rompieron enseguida a tocar, esa misma noche, la pieza musical
"There is a Hot Time in the Old Town Tonight"176, canción que, para los invasores,
casi se había convertido en el popular himno extraoficial de aquella extraña
campaña bélica, al igual que la hermosa Marcha de Cádiz lo era también para las
tropas defensoras. Los soldados que fueron hechos prisioneros por el invasor esa
noche horas después de haber concluido el combate, representaron solamente el
4% de los hombres que inicialmente integraron la columna procedente de
Mayagüez.
Por la madrugada del domingo 14 de agosto, el Teniente don Rodolfo de Olea y
algunos artilleros de la columna que habían quedado muy rezagados, regresaron a
175
La bandera, en cuyo centro figuraba un cornetín o cuerno francés se encuentra hoy en un museo de la Florida.
176
“Esta noche la cosa está caliente en el viejo pueblo”.
299