Download la guerra del 98 y mayagüez

Survey
yes no Was this document useful for you?
   Thank you for your participation!

* Your assessment is very important for improving the work of artificial intelligence, which forms the content of this project

Transcript
de 1898, pensando recompensar los servicios rendidos por el Coronel Mateo
Fajardo Cardona proponiéndolo allí como Alcalde, pero habiendo comprobado que
dicho Coronel bajo su mando no tenía el apoyo del pueblo, propuso a la multitud
congregada frente a la Casa Consistorial, varios candidatos a Alcalde, en primer
lugar al hermano del Coronel Fajardo, don Pascasio Fajardo Cardona, y luego a
don Diego García St. Laurent, don Mariano Riera Palmer y otros, y viendo que los
nutridos aplausos del pueblo al escuchar los nombres de cada candidato indicaban
que el Dr. don Eliseo Font y Guillot, mencionado en último lugar, era el favorito
de la mayoría, lo confirmó como elegido por aclamación, proclamándolo Alcalde
de Mayagüez, ante lo cual la multitud allí congregada prorrumpió vehementemente
en vítores, desbordándose en gritos de aprobación y estruendosos aplausos. Ahí el
pueblo de Mayagüez le habló al invasor y le hizo saber que quería conservar el
gobierno que tenía. Al cabo de unas pocas horas Font y Guillot declinó
espontáneamente, por nobles motivos de lealtad y conciencia, por lo que a las ocho
de la noche del viernes doce de agosto Schwan designó como Alcalde de
Mayagüez a don Santiago R. Palmer, autonomista liberal y prominente masón,
como su predecesor.
El crucero USS. Montgomery había venido el día anterior acompañando a dos
buques estadounidenses de transporte militar, el Hudson y el Morgan. Estos
entraron al puerto en la mañana del día siguiente, 12 de agosto. El buque de
transporte USS. Hudson traía al Primer Regimiento de Voluntarios de Infantería de
Kentucky, cuyos mil soldados fueron acantonados en el área del puerto durante
algunas semanas. Luego se quedaron de guarnición en Mayagüez, donde dieron
servicios de policía, alojándose en el tinglado del muelle junto al Fuerte o Batería
de La Puntilla. El buque de transporte USS. Morgan traía provisiones.
Así, después de ciento veintitrés años de cumplir con todo éxito su importante
misión disuasiva en el puerto de Mayagüez, el sistema defensivo costanero de la
ciudad, que nunca había sido avasallado ni tomado por las armas, no cumplió en
esta guerra otro propósito que el de disuadir a los invasores de arriesgarse
innecesariamente a un ataque naval contra defensas costaneras cuyo estado
desconocían, demostrando, no empece cuán modestamente, que un poder naval,
por formidable que sea, sabe que nada o muy poco puede hacer contra una plaza
bien artillada.
Las baterías artilladas de Mayagüez fueron formalmente entregadas por las
autoridades civiles municipales de la ciudad al ejército expedicionario invasor de
los Estados Unidos, el cual había llegado por tierra, posesionándose pacíficamente
de la desguarnecida ciudad, en la que habían sido destruidos con fuego de hoguera
278