Download la guerra del 98 y mayagüez

Survey
yes no Was this document useful for you?
   Thank you for your participation!

* Your assessment is very important for improving the work of artificial intelligence, which forms the content of this project

Transcript
verdadera urbe latina, culta, sofisticada, progresista y moderna, con acueducto y
alcantarillado, Instituto Histo-Químico, Estación Agronómica, escuelas públicas y
liceos privados, teatros, bibliotecas públicas, colegios, fábricas de carruajes, de
camisas, de chocolates, de zapatos, establecimientos bancarios, iluminación
eléctrica, servicio de correos, telégrafo y teléfono, amplios bulevares, plazas y
hermosos parques ajardinados adornados con fuentes y estatuas, con un activo
puerto de primer orden y cruzada por la vía del ferrocarril.
A las nueve de la mañana de ese 11 de agosto de 1898 entró en Mayagüez el
Brigadier General Theodore Schwan (1841-1926), oriundo de Hannover,
Alemania161, al frente de su Estado Mayor, el mejor que tuvo columna alguna de
las fuerzas invasoras, por estar integrado completamente, a diferencia de todos los
de los demás, por oficiales regulares veteranos.
Las fuerzas voluntarias expedicionarias estadounidenses que les seguían estaban
integradas por dos mil cuatrocientos cuarenta y siete hombres, los cuales fueron
descritos por algunos de ellos mismos, tal y como quedaron de maltrechos después
del reñido combate que habían sostenido el día anterior contra las tropas
mayagüezanas en las Lomas de Silva, que era el único en que habían participado
hasta entonces, como "flacos, bronceados, desgreñados y sin afeitar, sucios,
andrajosos y enseñando los dedos de los pies a través de los rotos de sus zapatos y
con sus sombreros llenos de agujeros, y a los pantalones difícilmente podría
dárseles este nombre: muchos cojeábamos ignominiosamente". Este estado de
desaliño causó cierta extrañeza o perplejidad que se dejaron notar en un populacho
dispuesto a aclamar a un invasor que había planeado bombardearlo.
En su libro "From Yauco to Las Marías"162, el sargento de artillería estadounidense
Karl Stephen Herrmann describió así su entrada en Mayagüez:
"Es fácil para cierta gente, vitorear con frenesí la llegada de un invasor,
no importa quién sea, y hasta los mismos chinos hubiesen sido recibidos
Montana, en las que los caciques Toro Sentado, Gerónimo, Joseph y Crazy Horse decidieron alzarse y enfrentarse
juntos a los invasores blancos que diezmaban las manadas de bisontes, la principal fuente alimentaria de los indios.
Schwan había ayudado en la recuperación del cadáver del General Custer, derrotado en Little Big Horn por el Jefe
Sioux Crazy Horse. La última rebelión de los Apaches en Montana concluyó en 1886 con la rendición de Gerónimo.
161
Era el único general de origen extranjero en dicha campaña. Su familia había emigrado a los Estados Unidos en
1857. En la Guerra Civil fue condecorado con la Medalla de Honor en la Batalla de Peeble`s Farm en 1864.
162
Herrmann, Karl Stephen. From Yauco to Las Marías, Richard G. Badger and Co, Boston, 1900.
265